Prueba HUSABERG FS 570

AL MAS ALTO NIVEL

Husaberg no es una marca que haga motos comunes. Cuando se meten en algo es para hacer lo mejor posible, sin considerar otras cuestiones. Para eso son la marca “de lujo” de KTM. Y nosotros, nos ponemos a su nivel.

  

AL MÁS ALTO NIVEL

A lo mejor me paso de poco modesto, pero es que es lo que pienso. Hemos juntado en una de las mejores pistas que husaberg fs 570hay en el centro de España para entrenar Supermotard a uno de los mejores pilotos del panorama nacional y una de las mejores motos del mundo, en cuanto a motos de serie se refiere: Rubén Retuerta, la Husaberg FS 570 SM y el circuito de Recas. El resultado fue una mañana de “bocas abiertas”, no sólo nuestras, si no que incluso algún piloto de karts que se acercó por allí para rodar dejó el kart guardado y sacó la cámara de fotos para admirarse con nosotros de lo que Rubén es capaz de sacar de la “Hussy” en este circuito.

Rubén no necesita presentación, pero para los despistados, este “chaval” de El Álamo fue campeón de España de motocross cuando era un niño, se pasó a la velocidad y en el 2004 ganó la Bancaja de 125cc, uno de los campeonatos más reñidos por su igualdad mecánica del panorama nacional de hace unos años. Y desde el 2007 se dedica al Supermotard, especilidad donde ya ha sido campeón de España de SM3, segundo del Europeo y ganador de la categoría Open del SM de las Naciones el año pasado.

husaberg fs 570El circuito de Recas tampoco necesita mucha explicación: el Karting Correcaminos, en Recas, suele abrir sus puertas a las Supermotard todos los martes y allí entrenan pilotos del nivel de Rubén, Julito Simón o Álvaro Bautista. Uno de los circuitos más divertidos de toda la zona y más animados, cita imprescindible de los martes.

Y la Husaberg FS 570 SM también es una moto ya conocida, aunque no por eso menos interesante. Desarrollada a partir de la gama de enduro de la marca sueca, la 570 es una de las Supermotard matriculables más racing del panorama nacional. Como todo lo que hace esta marca, la moto está pensada para correr, independientemente de que después se haya homologado (incluso suavizado) para poder ser utilizable en la calle.

Como las enduro de las que toma la base, la Husaberg es una moto con una estructura muy original. El motor, inclinado 70º en el chasis, con el cilindro tumbado sobre el cambio y la toma de admisión, por supuesto, con inyección, por arriba ya sería suficientemente especial como para llamar la atención por si sólo. Pero además un subchasis de plástico (si, si, polietileno) “remata” las originalidades de esta 570. El motor monta culata de cuatro válvulas pero con un sólo árbol de levas y balancines. La inyección y la gestión electrónica del motor está firmada por Keihin y es de los motores más “redondos” del mercado: no hay toses, calados en frío o vibraciones superfluas. Muy conseguido, por que además, y aunque en Husaberg no declaran potencia oficial (política de KTM), si nos dicen que es de los más potentes de su categoría.

El chasis, aparte de el uso poco común del plástico, se adapta a las formas “raras” del motor. Con todos estos “inventos” se consigue un centro de gravedad muy bajo y con ello una agilidad absoluta y una nobleza de reacciones impresionante. El resto de la parte ciclo está a su nivel, claro. Delante hay una horquilla White Power invertida de cartucho cerrado “a la última”, de 48mm ajustada en sus tarados para el Supermotard (aunque con matices, como verás) Para frenar, un nuevo disco Braking husaberg fs 570y una impresionante pinza de cuatro pistones mandada por una bomba radial Magura. Detrás, la amortiguación se confía a un amortiguador WP con sistema PDS de progresividad variable (ya sabes, es el propio amortiguador el que proporciona la progresividad) y un pequeño freno de 220mm, suficiente, contando con el poder de retención del monocilíndrico.

Hasta aquí, todo muy racing, como ves. En el apartado de acabados, es todavía más racing. Por supuesto, lleva faro, piloto y soporte de matrícula, así como pata de cabra y un mini-cuentakilómetros, al estilo de las enduro, entre el portafaros y el manillar. Pero no hay más. No hay llave de contacto o tapón de gasolina con llave, el mando de las luces es digno de una 50cc de calidad y el asiento está duro. Eso si, el manillar es un Nekken de conicidad variable, las manetas son de la mejor calidad, con la del embrague que se “abre” hacia adelante para que en caso de caída puedas “continuar en carrera”... es decir, destila carácter racing por los cuatro costados y “prescinde” de los accesorios más usuales en el día a día: estos pesan y el peso es enemigo de los tiempos en carrera.



RODANDO

Como te decía, la Husaberg es una moto diseñada para los circuitos y las carreras. Es matriculable, por supuesto, pero en su equipamiento se nota que no está muy pensada para el uso por la calle. Aún así, como es normal, nosotros si la hemos probado por la calle y la moto es mas utilizable de lo que puede parecer. El motor es muy husaberg fs 570potente, los mandos suaves, no hay vibraciones ni un ruido escandaloso que haga que tus vecinos se acuerden de tu familia cuando vuelves a casa tarde. Subirte a ella no es difícil. A pesar de una altura de asiento importante, la moto es ligera y estrecha, por lo que una vez sobre ella no tendrás problemas. La suavidad del motor y un buen radio de giro ayuda a maniobrar a baja velocidad. El cambio te da sensación de ser muy corto, metes las seis marchas “en un tris”, algo que en el circuito de karts es muy positivo. Es capaz de rodar a 60 km/h sin “toses” en 6ª, pero la realidad es que eso se debe, en gran parte al brutal par motor disponible, por que si “le enroscas” corre mucho. Pero no esta diseñada para mantener velocidades elevadas por las autopistas si no para acelerar como una bestia entre las curvas, frenar tarde y abrir gas pronto. Y en eso es imbatible. Si intentas ir deprisa por interminables rectas hay vibraciones, el tren delantero no llega a moverse pero notas como se aligera y acabas suspirando por llegar a las curvas.

En ciudad el manillar pasa por encima de casi todos los espejos y la posición de conducción de una Supermotard, en estas condiciones es casi la ideal. El asiento es duro para pasar mucho tiempo sobre ella pero por motor, chasis y posición seguramente sea el vehículo capaz de husaberg fs 570desplazarse más deprisa por una ciudad. Otra cosa será que eso le haga gracia a las “fuerzas del orden público”. Amén de que cuando tengas que aparcar y dejarla sola más te vale llevar al lado (detrás no, está homologada para uno sólo) un guarda de seguridad, por que no hay ni llave de contacto.

El circuito es su salsa. Ahí demuestra todo su potencial y la moto es realmente impresionante: muy rápida y noble, frena que te pega los ojos a las gafas y puedes tumbar hasta acabarte las ruedas, cosa que llega a suceder: las dos únicas veces que se me movió “raro” fue por que, con las ruedas de calle (unas fantásticas Pirelli Dragon SuperCorsa), llegas a apoyar en el último borde de la rueda y ahí empieza a cerrarse la dirección: lástima de no haber llevado unos buenos slicks, por que por chasis la moto, en el circuito, los pide a gritos.

Acelerando las sensaciones son increíbles. En los ángulos más cerrados llegas a levantar rueda a la salida no sólo sin querer, si no que a pesar de que apoyes peso delante notas como la rueda delantera llega a despegarse. Eso sí, no te asustes, por que aún en esas condiciones es fácil mantenerla en la trazada y ni siquiera cuando metes marcha y la rueda baja “se menea”.



RODANDO "DE VERDAD"

Esta bien, contaré como sucedió de verdad y no como lo estoy haciendo. Estás leyendo primero mis sensaciones sobre la moto y ahora te contará lo que Rubén nos dijo sobre la moto, aunque allí, en el circuito, fue Rubén el que abrió la pista y rodó primero con la Husaberg. Salió, dió unas vueltas, le ajustamos la manetas que no estaban a su husaberg fs 570gusto y después nos dio un recital de frenadas, derrapadas, caballitos, invertidos...todo lo que se pueda hacer con una Supermotard.

Para Rubén la moto es muy de calle. El motor corre mucho, pero se nota que está “capado”. Él está acostumbrado a motores de carreras y el de nuestra Husaberg es de calle, con su catalizador y sus historias Euro III para poder ser una civilizada moto de calle. Aún así se le nota el potencial, y seguro que una vez “liberado” de esas ataduras mediante los reglajes oportunos para competición el motor será un autentico tiro. Los frenos y el chasis son muy buenos, con buen tacto y con potencia, mientras que el chasis se muestra noble y rígido. Los neumáticos de calle son los que marcan los límites en la pista: no agarran como los slicks de carreras ni tienen esa nobleza para deslizar necesaria en la pista. Y las suspensiones, aparte de su calidad, tienen un reglaje muy blando (de chicle, textualmente), muy para la calle. Para las carreras, dice Rubén, necesitaríamos un tarado de suspensiones más firme y rápido de reacciones.



EN CONCLUSIÓN

husaberg fs 570

Una Husaberg es una moto de competición. Así ha sido siempre y tiene toda la pinta de seguir siendo así por mucho tiempo. Sin embargo, en este mundillo de las motos, lo que a veces parece una tenue frontera entre la competición y la calle, cuando crees que sólo con dinero te puedes comprar la moto con la que ganarás, la realidad te pone en tu sitio. No sólo hace falta “pasta”. La competición es un mundo muy exigente y los que llegan al máximo nivel en ella, como nuestro amigo Rubén, saben bien que no es compatible, no es factible, no se puede hacer una moto de carreras para andar por la calle o si lo quieres al revés, no puedes correr al máximo nivel con una moto de calle sin más. Aunque esto es hablando del máximo nivel, si eres de los poquitos seres humanos capaces de disputarle una frenada o una vuelta a un tipo como Rubén. Si no, si eres “una persona normal” (que no se ofenda nadie, que es un broma), posiblemente sea la moto de carreras de Rubén la que te parezca horrible: sin suspensiones,husaberg fs 570 violenta y brusca y esta Husaberg sea lo más parecido a una moto de carreras que seas capaz de llevar rápido y con cierta seguridad.

La Husaberg ha demostrado ser una gran moto. Muy rápida y noble, con componentes de primera y una fantástica base como moto de carreras. Y a pesar de la “fama” de cara de Husaberg, el precio no es ningún disparate (9.348€), si piensas en el nivel de la moto. Sólo las carísimas réplicas de carreras de Aprilia VDB o Husqvarna SM-RR vienen mejor preparadas para correr que esta Hussy. Y aquellas no puedes matricularlas. 

Equipamiento Probador:

Casco y gafas: Hebo

Mono: A-Pro

Guantes: RPS

Botas: Alpinestar SMX



A favor

- Una SM casi de competición, matriculable y de calidad indiscutible

En contra

- Poco se puede mejorar en una moto casi perfecta.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Miguel Méndez
Octubre 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar