Prueba HONDA CBR 125 R

DEPORTIVA OLÍMPICA

Más fuerte, más alta y más rápida. Así es la nueva CBR 125R, y si te fijas esa frase, sólo que en latín, es precisamente el eslogan de los Juegos Olímpicos. Además, lo que antes era una buena y pequeña sport urbana se ha metido, por derecho propio, en la lucha por ser la mejor deportiva de las 125 cc. Pero a su manera.

  

DEPORTIVA OLÍMPICA

Y digo que a su manera por que si te fijas un poco en sus datos, sobre todo de potencia, parece que en Honda han pretendido ir deliberadamente un paso por detrás de la competencia: no apuran los 15 Cv “legales” y se quedan honda cbr 125 ren poco más de 13. Sin embargo, en cuanto la pruebas, ves que en Honda, esta vez, tienen razón: no son necesarios 15 Cv para estar al nivel, en todos los sentidos, del resto de deportivas de la categoría. A pesar de esos dos caballos de diferencia.

En cierto modo me recuerda tiempos pasados: si eres de los que ya somos “talluditos” recordarás a lucha por las prestaciones de las 1000 cc de principios de los 90. Las Exup eran la referencia, las GSX-R 1100, un “tiro” algo desfasado, pero con mucha cilindrada y par. Y las ZXR 750 y GSX-R 750, más ligeras y ágiles, reflejo de lo que los japoneses ponían en las pistas de las carreras de Superbike. Y llegó Honda y decidió hacer una deportiva que marcó a muchos: con casi la potencia de las 1000 pero la agilidad y menor peso de las 750: la CBR 900. Fue un éxito en la calle. Fiable, rápida y ligera, estuvo en fabricación hasta finales de los 90 y fue una gran moto. Y algo similar ocurre con esta 125 cc. Lógicamente, con las restricciones legales del carnet A1 y B no puedes hacer una “150 cc con el peso de una 80”, lo que sería más cercano a ese ejemplo de la CBR 900. Pero si puedes hacer una ligerísima 125 cc, más ágil y pequeña que la competencia, obsesionada en parecerse tanto a las motos grandes que las “copian” hasta en tamaño. Y con eso, ser tan rápida como la que más, aunque tengas menos caballos.

Siempre ha estado esa filosofía detrás de las CBR 125, también en las anteriores. Sin embargo, Honda “se pasó de la raya” en el diseño de la anterior CBR y les quedo una moto un tanto “encanijada”. Rápida, estable y efectiva, al final, pero estéticamente poco afortunada y poco cómoda, ya que te obligaba a ir encogido sobre ella. Se había partido para su desarrollo del antiguo chasis de las NS-1 de 50 cc,honda cbr 125 r adaptándole el motor 125 4T de agua, velocidades y distribución SOHC y 13 Cv que se había preparado para ella. Así, la moto tenía las dimensiones de un ciclomotor, con ruedas muy estrechas y un poco de aspecto de “bicicletilla”. La nueva CBR 125R, con el mismo motor, ha sabido solucionar este aspecto, sin perder su ventaja: la ligereza y la agilidad.

Un nuevo chasis, más grande en todas sus cotas, con una carrocería que recuerda indudablemente a sus hermanas mayores, con el mismo buen motor que ya tenía en su última versión, ya que te recuerdo que la anterior CBR nació de carburación pero al final adoptó la inyección electrónica. Nuevas ruedas, de dimensiones más generosa, poco necesarias para sus prestaciones (ocurre en todas las 125 cc) pero mucho “mejores” a nivel estético y las mismas suspensiones y frenos que la anterior versión. Con todo ello, la CBR 125R es una moto mucho más conseguida.



CÓMO VA

La CBR 125R es una moto agradable en todo. Estéticamente es atractiva, parecida en sus líneas a las CBR mayores y más “proporcionada” en sus formas que la anterior. Si te fijas, elementos como la horquilla siguen siendo dos “palillitos”, como antes, pero ahora, más escondida con un carenado más grande “canta” menos que antes y en el fondo sigue siendo suficiente para esta moto.

Muy parecida a la CBR 250, sus líneas recuerdan también (están basadas en ella) a las CBR 1000RR, sólo que “a escala”.honda cbr 125 r Cuando te subes notas que, a pesar de su crecimiento con respecto a la versión anterior, sigue siendo una moto de un tamaño muy contenido. Pero ya no tienes la sensación de ir “montado en un alambre”, si no que sus dimensiones son más “ de moto”. La posición a sus mandos es cómoda, no es excesivamente racing no te obliga a ir como en una carrera de MotoGp. Llevas las manos en una posición muy natural y los reposapiés poco retrasados, más bien centrados. Sin embargo tienes sitio para tumbarte y moverte como quieras sobre ella, descolgar en las curvas, agacharte del todo en rectas o ir cómodamente sentado sobre su buen asiento, en una posición más turística. El cuadro tiene un gran cuentavueltas central y una pantalla más pequeña con el resto de la información, por debajo de este y de forma alargada. Se lee bien, en general. Llama la atención la cerradura de contacto: no es la normal y la que se suele ver en Honda si no una nueva, plana, grande y bien situada para no pelearte con la llave.

En marcha la “Hondita” es tan suave y dulce como cabía esperar. Con la misma mecánica pero más carrocería que su antecesora, si la anterior vibraba poco, esta, en la que vas más aislado del motor, llegan menos todavía. En el manillar puedes notar algo todavía, algo prácticamente irremediable en una monocilíndrica 4T, pero ni te enteras si no prestas atención. Es muy ligera y es fácil maniobrar con ella. A pesar del carenado integral y su apariencia de más aparatosa es tan ágil como muchas 125 cc básicas o ciudadanas. Pero en cuanto abres gas, el cambio de 6 marchas, bien escalonado y su poco peso hacen que acelere muy bien. En la carretera es cómoda. La cúpula es baja y no te tapa, pero tampoco necesita más con sus prestaciones. Es capaz de rodar muy tranquilamente por encima de 100/110 Km/h de marcador y si te pones a “estrujar”honda cbr 125 r llegas a verla pasar bastante de 130 en el marcador, unos 122 reales llegamos a medirla, lo que no está nada mal. En conducción deportiva, en carreteras muy reviradas y con buen asfalto (sus preferidas) es una moto muy divertida. El buen chasis, con buenos neumáticos, da confianza y resulta muy noble. Permite inclinar y la sensación de excesiva ligereza de la anterior CBR a desaparecido. Esta es más “sólida”, más como una moto grande, lo que permite más confianza. Llama la atención el funcionamiento del resto de componentes de la parte ciclo: ni te das cuenta de que están ahí. Me explico: las suspensiones están muy bien calculadas, hacen su trabajo de sujetar la motos sin necesidad de estar “como un cuerno”, no son duras y en caso de baches absorben bien las irregularidades sin ser incomodas. Y los frenos, igual: tiras de ellos y la moto se para deprisa y sin protestas, sin desfallecer pero sin resultar violentos. Muy conseguida. Sólo ensombrece un poco (y será cuestión de tu pilotaje) el freno trasero. Para el mió, es demasiado grande y potente. Acostumbrado a “timonear” con el pedal de freno antes de las curvas, tiende a bloquear la rueda trasera demasiado pronto y basta con “acariciarlo” un poco. Entiendo que sea así: es una moto pensada para “enseñar” a pilotos noveles que al principio desconfían de frenar como se debe, con el delantero y abusan del trasero, que asume la responsabilidad de para la moto.



EN CONCLUSIÓN

La conclusión, en general es muy positiva. Honda ha hecho un gran trabajo con su CBR 125R nueva y ha mejorado mucho los defectos de su primer intento. Una moto que ahora si tiene tacto de moto, de buenas prestaciones, muy noble y fácil y que, como fueron aquellas primeras CBR-F de los años 80 aúna lo deportivo con lo utilitario, capaz de convencer en las calles y carreteras y “vencer en los piques” en conducción deportiva. Y todo ello a un precio razonable, por 3.299 €, uno de los precios más accesibles del catálogo de deportivas “ de verdad” de 125 cc.

Sólo queda una pregunta, como conclusión: ¿cómo sería esta CBR si Honda decidiese “apretar” hasta los 15 Cv? Seguramente, la referencia absoluta de la categoría, por mucho tiempo.

Equipamiento Probador:

- Casco: LS2 Stealt

- Protector cervical: Moveo Brace Dynamic

- Chaqueta: Halvarssons/Lindstrand

- Guantes: Halvarssons

- Botas: Axo



A favor

- Por fin la CBR 125R explora el lado más deportivo de su carácter, sin perder “utilidad”.

En contra

- Si llegase a los 15Cv y un freno trasero más dosificable sería la 125 deportiva perfecta.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Javier Ortega
Agosto 2011

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar