Prueba HONDA VFR 1200 F

CONCEPTO ROAD-SPORT

Honda dice que esta máquina ha nacido totalmente de cero, que han estudiado las necesidades del cliente y que en su realización han utilizado los últimos avances de la ingeniería desarrollados en competición. Si quieres conocer la moto más avanzada del momento, sigue leyendo

 

Ha sido diseñada por un equipo de ingenieros de varias partes del globo, un americano, un europeo y tres japoneses, capitaneados por la experta mano de Kishi-san, al que tuve el honor de conocer en la presentación de la primera CBR 1100 XX Blackbird, allá a mediados de la última década del siglo pasado. Paradójicamente todo el proyecto lo supervisa otro ingeniero japonés más joven, Hasegawa-san, con lo cual el equipo de desarrollo lo componen no solo distintas culturas sino también distintas generaciones.

¿Qué es lo que se plantearon cuando se pusieron manos a la obra en la nueva VFR 1200? Su objetivo era el crear una moto deportiva pero con aptitudes viajeras para recorrer largas distancias, de ahí el concepto “Road-Sport”. Si me lo pidieran a mi, me imaginaría despertándome una mañana de primavera preciosa, un día espléndido con un intenso cielo azul y el sol brillando en lo alto. La temperatura perfecta, ni frió ni calor (no 0º, un poco más, entre 20 y 25º, je, je, je…), y un aroma primaveral que inunda los sentidos. Me imagino recorriendo primero unos par de cientos de kilómetros de autopista, de forma relajada con un perfecto confort y buena protección. Y después adentrarme por intrincadas carreteras de montaña, entre parajes maravillosos, escalando puertos y cruzando valles, para disfrutar de una comida en el lugar más bello que puedas imaginar, para luego volver de nuevo a casa.

Eso es más o menos lo que cuenta el diseñador europeo Teofilo Plaza, que para más señas es paisano mío (madrileño), que hicieron los miembros del equipo. Se reunieron en un pequeño hotel perdido a las afueras de Roma y empezaron ha dibujar borradores, explorar formas y posibilidades y en un momento dado, con el diseño todavía empantanado pero con las líneas maestras marcadas, se marcharon a Tokio. Allí continuaron trabajando paralelamente cada uno en sus bocetos y posteriormente se juntaron para definir el esquema definitivo, recopilando lo mejor de cada uno. Dice Teofilo que esta experiencia que duró seis intensos meses de trabajo sin interrupción, ha sido una de las más apasionantes de su vida.

La primera VFR 1200 F como prototipo fue presentada en el Salón de Intermot en Octubre de 2008 y expresaba a la perfección la libertad de pensamiento que había imperado en el equipo de diseño desde el comienzo del proyecto.

 

EL TRABAJO TOMA FORMA

Hay una palabra japonesa “tsuya” que describe la pasión que uno puede sentir hacia un objeto, su encanto, su forma, la manera en que atrapa y fija las miradas. Eso hace que esa forma cobre vida, dando un nuevo significado a cada línea, a cada curva, a cada ángulo…

 

La VFR 1200 F es una moto bella, pero cada parte de su diseño tiene una razón de ser. Es una moto estrecha en su parte media, la llaman “cintura de avispa” y eso es gracias a que las culatas de los cilindros traseros son increíblemente pequeñas y permite una altura del asiento muy baja, que facilita la maniobrabilidad del piloto al llegar perfectamente con los dos pies al suelo. También nos proporciona la sensación de estar integrado dentro de la moto, en lugar de estar encima de ella, y puedes sentir y controlar mejor sus reacciones.

 

Las claves que han marcado los criterios del proyecto son dos: una buena centralización de masas y una sobresaliente eficiencia aerodinámica. Otro aspecto que llama la atención para tratarse de una moto de carácter deportivo, es el confort y la seguridad que le han querido dar al pasajero, un autentico sufridor en este tipo de motos que aquí dispone de una zona amplia y plana con asas robustas y bien situadas para sujetarse y una altura razonable de los reposapiés pensando en su comodidad y seguridad.

 

Cabe destacar en cuanto a algunos componentes novedosos la tecnología de capas para el carenado, patentado para esta VFR, que tiene dos paneles superpuestos entre los que circula aire que toma a través de unas entradas ovales en la parte delantera del carenado y lo canalizan exactamente en la dirección necesaria para aumentar la estabilidad de la máquina alta velocidad. Al entrar por estas aberturas el flujo de aire aumenta su velocidad y es conducido hacia los radiadores para optimizar la refrigeración del motor.

 

La carrocería combina una sucesión de superficies cóncavas y convexas que otorgan al frontal un aspecto ligero pensado para penetrar en el viento con el mínimo esfuerzo. Vista de frente dibuja una especie de forma en “X” perfectamente definida en la parte del faro que es una de las señas de identidad de esta moto. El carenado y el chasis se funden juntos de forma armoniosa para mejorar su aerodinámica, y la parte trasera ligera y estilizada, imita sutilmente con el piloto y los intermitentes el diseño frontal.



INVENTIVA EN LA MECÁNICA

Honda es una marca que cuando quiere sorprender, ¡sorprende! Y eso es lo que ha hecho con su motor. No se deriva de ningún otro, ni que yo sepa tiene antecedente alguno. Bien es verdad que la primera VF de 4 cilindros en V a 90º y refrigerada por agua fue comercializada en 1983 y la primera VFR de idéntica configuración pero carácter más deportivo en 1986. Luego la RC 30, RVF 400, NR 750, RC 45, VFR 800, RC 211V y RC 212V, son algunos de los hitos que han marcado la historia de las Honda V4. Pero este motor, no tiene nada que ver con ninguno de aquellos.

honda vfr 1200 f

Para empezar es un V4, pero con un ángulo de 76º en lugar de los típicos 90º y además los dos cilindros traseros están más juntos mientras que la pareja delantera se encuentran más separados. Esto es con el fin de centralizar las masas y conseguir que la moto tenga esa “cintura de avispa” que hablábamos al principio. También monta un cigüeñal de fase cambiada, con un decalaje de 28º, que unido a la especial configuración de sus cilindros, reduce de forma efectiva las vibraciones primarias y evita el montaje de un eje de equilibrado, con lo que ahorra la potencia que este consumiría.

 

Las culatas son otro punto y aparte. En ellas si utiliza una tecnología ya empleada por Honda en otros de sus modelos, ¡pero curiosamente en sus modernas motos de campo! Provienen de las CRF que compiten en el Mundial de Motocross, en un entorno donde la relación entre espacio-peso-prestaciones son fundamentales y venían que ni pintadas para este proyecto donde la centralización de masa y la ergonomía son fundamentales. También han adoptado de la gama CRF el sistema de lubricación por carter sellado, honda vfr 1200 f

engrasa con mayor precisión y reduce las perdidas por bombeo. Nunca antes había sido empleado por Honda en una máquina de carretera, pero sus ventajas son claras, tiene una respuesta más instantánea al girar el acelerador y reduce el consumo de combustible.

 

El cardan en la transmisión secundaria también es otra novedad y su sistema para amortiguar el efecto de los piñones funciona tan bien que casi parece una cadena. Su principal ventaja claro está es que no tiene mantenimiento y dura toda la vida. El embrague es del tipo antirrobote como el de la super deportivas CBR 1000 RR, que funciona muy bien y en un futuro muy próximo se podrá pedir en opción el cambio de marcha automático-secuencial con sistema de doble embrague, desarrollado por Honda para motocicletas, pero eso en su día dedicaré un capitulo aparte.

 

En cuanto al chasis poco que decir, es un doble viga de aluminio con forma de diamante que proporciona ligereza y rigidez, con un basculante monobrazo largo que favorece su impecable estabilidad a alta velocidad y aplomo en línea recta. Los frenos van equipados de serie con el sistema combinado y C-ABS de última generación Honda que al apretar la maneta o el pedal, dosifican sabiamente la frenada en los dos trenes sin bloquear nunca las ruedas. 



NOS VAMOS

Muy de vez en cuando, aparece en el panorama motociclista, una moto que rompe moldes y marca un estilo propio, la VFR cuando salió fue una de ellas, y esta nueva VFR 1200 casi treinta años después es otra motocicleta que marcara tendencias.

honda vfr 1200 f

Al arrancar la VFR 1200 la combinación de las notas de la admisión y el escape crean un sonido discreto, muy personal, que la distingue de cualquier otra moto y embriaga los sentidos. Por motivos medioambientales, la petaca del silencioso es un buen armatoste, pero con un diseño triangular muy logrado se integra bien en la armonía de la moto. A pocas revoluciones su sonido es intenso y grave, pero a medida que sube de vueltas, se nota que está diseñado para proporcionar emoción a raudales.

 

Ya te he contado con bastante detalle como es esta moto y estoy seguro que su dispendio tecnológico te ha dejado impresionado, igual que a mí. Pero hay algo que me ha gustado más todavía, es conducirla; va como una seda.

 

Moverla en parado y en ciudad resulta bastante fácil, a pesar de sus considerables dimensiones y peso en orden de marcha (268 kg llena de combustible), pero la clave está en sus estudiadas formas, con el depósito muy estrecho en su unión con el asiento, que te permite llegar perfectamente con los dos pies al suelo sin ser un tipo alto. Podríamos decir de ella que es una moto “larga y pasada”, pero la verdad es que en cuanto superamos los 5 km/h sus kilos desaparecen como por arte de magia. Salimos a autopista, protección perfecta, no necesitamos encorvarnos ni adoptar posturas incomodas detrás del carenado, su aerodinámica está divinamente estudiada. Te lo puedo asegurar tras estos meses de climatología tan adversa para el motorista, de lluvias y nieves, que me ha caído agua con mucha frecuencia y con esta moto me he mojado poco. En los curvones rápidos de autopista su solidez es imperturbable, es precisa y aplomada, se dirige como una flecha, perfecta en su trayectoria hacia donde fijamos la mirada. Luego es ágil de maniobrar, cambia sin esfuerzo de dirección y podemos modificar la trazada en mitad del viraje solo haciendo una pequeña presión en los manillares. En carreteras más lentas y con el firme en peor estado, continúa demostrando su nobleza, a pesar de que en virajes muy lentos, horquillas muy cerradas de puerto de montaña tal vez tenga cierta querencia a cerrarse hacia el interior, pero enseguida te habitúas a ello y la coges por la mano. El tacto del motor es una delicia, va perfectamente a cualquier régimen, sin apenas vibrar y proporcionando siempre un empuje suave pero firme y muy enérgico si abrimos el gas sin contemplaciones.

 

honda vfr 1200 f Honda declara 173 CV a 10.000 revoluciones para este motor, la verdad es que no me ha dado la sensación de ser tantos, es posible que su finura los camufle un poco y también puede ser que exageren una decena. La moto corre y mucho, (unos 270 de marcador), pero sobre todo lo hace muy bien, es una moto dinámicamente muy equilibrada. Quiero resaltar también la gran labor de sus frenos, verdaderamente eficaces con el sistema combinado C-ABS, que no estorba para nada en conducción deportiva y en mojado te proporciona un extra de seguridad que agradeces. Acelerar a fondo sabe hacer todo o casi todo el mundo, pero para parar en situaciones delicadas, has de tener pericia y manos expertas para detener la moto antes del desastre. Con el C-ABS puedes apretar la maneta con todas tus fuerzas, incluso en mojado o con arena, que la electrónica se encargará de detener la moto en el mínimo espacio y con seguridad.

 

Como conclusión te diré que la moto me ha encantado, es una apuesta de futuro y un alarde tecnológico, que se comporta y funciona de maravilla, pero sin perder de vista lo que es una moto y lo que podemos disfrutar pilotándola. Es la moto total, una moto de alta cilindrada que va bien para todo, con un diseño futurista e impactante que consigue hacer disfrutar a su propietario y volver la cabeza a los viandantes.

 

Equipamiento opcional

- Juego de maletas de 35 litros.

- Baúl trasero de 31 litros

- Bolsas interiores de nylon.

- Bolsa sobre-depósito de 13 litros.

- Asiento tapizado en Alcantara.

- Pantalla más grande ajustable en tres posiciones.

- Asiento más bajo y estrecho para los conductores de menor talla.

- Puños térmicos.

- Kit de navegador con mando en el manillar.



Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Paloma Soria
Marzo 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar