Prueba HONDA CB 1000 R

MUSCLE TECNO BIKE

El concepto “muscle bike” es un poco vago hoy día. En principio se aplicó a una generación de motos que surgió entre los 80 y 90 cuyo denominador común era ser naked y mostrar orgullosas sus poderosos motores de alta cilindrada y, normalmente, formas generales no demasiado minimalistas… es más, bastante grandes. Es decir, que el depósito, la horquilla, el asiento, etc. no eran pequeños y compactos al estilo de las street Fighter actuales, sino que más bien solía en copiar formas de antiguas deportivas japonesas (las CB en el caso de Honda, las KZ en el de Kawasaki, etc.). Con el tiempo y las nuevas tendencias del mercado ese segmento se fue especializando y mezclando con otros como las custom o las ya comentadas Fighter. En el caso de Honda se pasó de los primeros “revival” de las CB de principios de los 80 se comenzaron a finales de los 90 y llegaron a los 1300 cm³, sin olvidar a esa extraña naked sport con mucho motor y poco chasis que fue, ya en este siglo, la preciosa pero poco exitosa X11.

  

MUSCLE TECNO BIKE

Pues la evolución más reciente pertenecería a las que se podría llamar “tecno muscle bikes”. Es decir, modelos que siguen esa estética desnuda, musculosa e impresionante, pero que al mismo tiempo tiene unas líneas que podríamos llamar futuristas. Buenas muestras son la Kawasaki Z 1000, la Suzuki B –King 1300 y la reciente Honda CB 1000, que es precisamente de la protagonista de esta prueba.



ESTÉTICA MUY...PERSONAL

Desde luego, si algo caracteriza a este particular segmento de motos son sus diseños agresivos y generalmente rompedores, que en este caso esto se juntan con las particulares líneas de casi todos los modelos recientes de la marca del ala dorada. Ahí tenemos los ejemplos de la CBR 1000 RR, la última superbike de la marca, la Hornet 600 e incluso en un modelo tan alejado de éstas como el scooter S-Wing 125. Desde luego, no se parece a nada conocido, e incluso en un segmento como el RR en el que la marca siempre se había apoyado en la estética de sus modelos de competición, han diseñado una moto totalmente diferente que puede gustar o no, pero nadie puede negar que es original.

honda cb 1000 rPues aquí estamos en el mismo caso. Mientras el resto de las motos del segmento presentan unas formas que se mueven entre la herencia de sus hermanas más deportivas y los diseños casi salidos de un cómic manga, la Honda no deja de tener un claro toque futurista pero también desde luego algo, llamémosle, “diferente”. De momento, los colores elegidos son bastante discretos, como el blanco o el suave verde metalizado de nuestra unidad de pruebas que parece más propio de un coche familiar de gama alta que de una moto deportiva. De nuevo, aquí encontramos otra línea común en lo que se les refiere con el resto de la marca, porque no olvidemos que la superbike RR también ha abandonado en este 2008 su estampa de MotoGP por un monocolor muy alejado de las combinaciones “racing” de años anteriores.

En resumen: es un diseño muy especial que evitará confundirlo con cualquier otro modelo y que, por mi experiencia durante esta prueba, he llegado a la conclusión de que gusta o se aborrece, pero es difícil encontrar un término medio.



UNA HERENCIA MUY CLARA

Como es habitual en este terreno de las naked deportivas o/ y las “street fighter”, son motos que provienen de modelos súper deportivos a los que se les ha quitado el carenado además de otras modificaciones, entre las que están aprovechar sus poderosos y rabiosos motores aunque convenientemente tranquilizados y modificados para dar lo mejor de sí a medio y bajo régimen. Desde luego, aquí tenemos el mejor ejemplo de la categoría actualmente puesto que gran parte de su competencia directa no tiene apenas relación directa con la superbike de la marca. Ahí tenemos el caso de la Kawasaki Z 1000, que nada tiene que ver con la ZX10, o la Suzuki B-King que proviene de una potentísima sport turismo, por lo que podríamos decir que tendría un duelo directo con la Yamaha FZ 1000.

De la CBR 1000 RR hereda todo el conjunto motor. No se han aprovechado motores antiguos, por muy efectivos que pudieran considerarse – como fue el caso de las 600 durante casi 10 años- ni usado materiales menos nobles que el motor “base” para abaratar costos. Chasís de aluminio fabricado por gravedad, tapas de culata y alternador en magnesio, todo es de excelente calidad y última generación. Se ha trabajado para dar unos excelentes e increíblemente aprovechables 125 caballos frente a los 172 declarados de la superbike. ¿Y por qué se hace esto, si al final todo el mundo termina buscando más potencia?, pues porque al montar en una moto de este tipo, sin ninguna protección aerodinámica y una excelente ergonomía, te das cuenta que esos 125 CV es un caballaje ideal para poder disfrutar de todo su potencial. Logra un tacto en la zona baja y media del tacómetro que es absolutamente delicioso, incluso te hace pensar si éstas son una moto de cilindrada inferior gracias a su suavidad diríamos que aterciopelada. Pero no te equivoques, esa sensación es engañosa puesto que cuando te das cuenta estás yendo realmente rápido y que ya sacas una curva a esa deportiva que se intentaba seguir. Además, tanto el tacto del embrague como el del acelerador tienen esa especial característica que hecho famoso a las Honda. Es decir, son tan fáciles, progresivos y suaves que logran comprimir el tiempo de adaptación a una moto grande y potente como esta apenas a unos minutos mientras en otros modelos similares necesitas días. Además, permite el uso de estas motos a gente que no se atrevería con otros modelos del segmento pero mucho menos, digamos, “permisivos”. Estéticamente también llama la atención el escape muy a la moda, situado casi todo bajo el motor y con una pequeña cola triangular saliendo por el lado derecho.

honda cb 1000 rHablemos de la parte del ciclo. Aquí sí que se ha cambiado claramente el chasis “obligado” en cualquier deportiva-un sólido doble viga de aluminio- por un simple espina central, denominado Monobackbone, concepto usado en toda la familia Hornet (tanto en las numerosas 600 como en la única 900) y que sacrifica algo de tanto deportivo para ganar en agilidad, manejabilidad y estrechez general. Al colocarse la única viga del bastidor por encima del motor, este es el que delimita la anchura, lo que logra que se pueda cerrar mejor las rodillas, llegar mejor al suelo y con ello conseguir un excelente control de toda la moto. Por supuesto, esta agilidad se refuerza claramente con unas estriberas algo más bajas que en la deportiva, pero que a la vez es difícil que dé problemas de distancia libre al suelo-de nuevo, hay que halagar lo bien que han trabajado la ergonomía los chicos de Honda- y también con un manillar alto y ancho pero sin resultar excesivo como en las Street Fighter más radicales.

Además, cierto es que no tienen ninguna protección aerodinámica, pero se incorpora una pequeña cúpula que carena todo el panel de relojes digitales repleto de información. Esta pequeña pieza, muy bien integrada en el conjunto, logra combinarse con la posición de pilotaje para desviar increíblemente bien el aire del pecho del piloto… por supuesto, dependiendo de la altura de este. Entre unos 1, 70-1,75 la verdad es que vas realmente cómodo, aunque supongo que si mides 2 mts. este comentario sonará un poco a risa. Estamos hablando de una moto que ronda los 250 km/h de velocidad máxima, por lo cual cualquier ayuda, por pequeña que sea, para mejorar la penetración aerodinámica es bienvenida.

honda cb 1000 rEl pasajero se encuentra con un asiento estrecho pero que no resulta demasiado incómodo, con las estriberas también situadas bastante bajas por lo que puede que no sea una superturística pero sí una moto que acepta hacer viajes o excursiones de fin de semana a dúo, sobre todo si ese o esa pasajero-a no es demasiado grande. Por otro lado, desde luego admite bien la instalación de alforjas blandas o incluso maletas- cuestiones estéticas aparte, por supuesto- puesto que tiene un buen espacio libre gracias al basculante monobrazo y el escape bajo.

La sólida horquilla invertida de 43 mm es totalmente regulable y el monoamortiguador trasero sólo en precarga de muelle y extensión de hidráulico. Éste se une a un precioso basculante monobrazo que deja la llanta totalmente a la vista en el lado derecho.



RODANDO

Como hemos dicho, si hay algo que define a esta CB desde el primer instante en que te montas en ella es comodidad y suavidad. El botón de arranque hace ronronear el motor desde el primer instante, lo que denota el buen trabajo hecho con la inyección respecto a otros modelos de la marca que necesitan coger temperatura para estabilizar el ralentí. Aquí no, desde el primer instante te permite rodar con ella (como siempre y por supuesto, con cuidado hasta que se caliente) sin tirones ni ahogos.

Rodar a buen ritmo, e incluso realmente rápido, con ella resulta tan fácil como el proceso de adaptación a su pilotaje. Cierto que de serie viene tarada bastante blanda, porque que debes tener en cuenta que realmente no nos encontramos ante una deportiva pura ni por concepto ni por objetivo de usuario, pero solamente deberás regular la amortiguación a tu gusto- algo realmente fácil por qué los reglajes no son complicados y sí bastante efectivos a las modificaciones- para poder rodar realmente rápido y seguro. El tacto de los frenos, con discos de 310 mm, pinzas de anclaje radial y sin grandes alardes en lo que a la bomba se refiere, es justo el que busques en una moto así: suficientemente potente pero sin llegar ni mucho menos a tener el riesgo de bloquear la rueda delantera gracias a su excelente progresividad y tacto asequible para cualquier usuario, sea cual sea su nivel.

El chasis, al no tener una estructura puramente deportiva, consigue esa mágica facilidad de uso y manejabilidad de la que hablábamos antes a cambio de situar el centro de gravedad un poco alto. Éste es un detalle que a la infinita gran mayoría de usuarios de esta moto no les afectará lo más mínimo, a no ser que se la saque de su entorno natural, que es la carretera, y se la meta en algún circuito. Este comentario viene a que resulta un modelo que enseguida da ganas de aprovechar al máximo, por lo que será un modelo perfecto para que muchos usuarios exploren en algún cursillo o rodada todas sus excelencias sobre el asfalto de algún circuito. En este caso, se deberá apretar un poco más toda la amortiguación y aprovechar el mejor arma que tiene esta serie: su curva de potencia absolutamente perfecta e inacabable que te permiten un paso por curva fácil, descansado y muy, muy rápido. Es capaz de sacarte a unas “ridículas” 2000 revoluciones sin apenas titubear y con una nobleza y tracción que te costaría trabajo asimilar, lo que da a entender que ofrece un buen par desde las “catacumbas” del tacómetro.
No obstante, está claro que su mejor rendimiento se encuentra bastante más arriba. Entre las aproximadamente 7000 y 11.000 revoluciones te hace sentir como si fuera sentado sobre un cohete en el que las cosas pasan muy deprisa.



POLIVALENCIA

Y no sólo es una moto con la que podrá disfrutar en zona reviradas o practicando un mototurismo moderado, sino que es la excelente moto total puesto que te vale para hacer lo que quieras y cuando quieras. Como moto para uso diario es perfecta, porque su tamaño es grande pero asequible para casi cualquier talla, y su manejabilidad, estrechez y ese admirable tacto de motor te permite manejarte perfectamente en medio de un atasco o en una circunvalación dirección a tu trabajo, a clase o a donde quieras. Desde luego sí podemos decir que es más manejable y fácil de llevar que muchísimos megascooter de los que pueblan actualmente nuestras ciudades, así que…

Elegancia, potencia, suavidad, diversión y polivalencia. Con estas características es difícil no rendir te ante este modelo al que sólo los más radicales podrán achacarle un sonido de escape muy amordazado- la corrección política obliga- y alguna decoración un poco más llamativa. Por lo demás, aquí tienes una de las mejores grandes naked deportivas del mercado.



A favor

- Motor

- Ergonomía

- Estética particular

- Suavidad general

- Facilidad de pilotaje

En contra

- Asiento trasero algo estrecho.

- Estética muy particular

- Capacidad de carga muy reducida

- Peso algo elevado

- Colores de serie algo “serios”

Prueba y Redacción: David García de Navarrete
Fotos: Miguel Méndez
Noviembre 2008

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar