Prueba HARLEY-DAVIDSON XR 1200

DIRT TRACK AL PODER

Hace unos cuantos años que la factoría americana de motos por excelencia, Harley Davidson, ha dado un pequeño vuelco a su filosofía de diseño mirando a Europa y atendiendo a los gustos custom-deportivos que pueden triunfar en este viejo continente. De basar toda su imagen en hacer motos más grandes, más brillantes, más pesadas, con más acero y más cromo y, en resumidas cuentas, más al gusto americano, de poco tiempo esta parte se está dando un toque moderadamente sport a ciertos modelos (siempre teniendo en cuenta lo que históricamente en Harley han concebido como sport, totalmente alejado de lo que podemos entender en Europa o en Japón) para que, además de ser impresionantes, sean algo más estables, ágiles e incluso potentes

  

DIRT TRACK AL PODER

harley davidson xr 1200De momento, sin duda el modelo que probamos ahora es la cumbre de este concepto. Hace ya cuatro años se presentó uno de los modelos más desconocidos pero a la vez más efectivos desde el punto de vista deportivo de toda la historia de Harley: la Street Rod, que era prácticamente una Fighter con el potente y precioso motor que ya conocíamos de toda la familia V-Rod. Hace algo más de un año también pudimos ver una versión “europeizada” del modelo más vendido de la marca, la Sporster 1200. Se trata de la Nightster (que probamos aquí en Arpem.com) que ya contaba con una amortiguación trasera algo más alta y sólida, además de un concepto general un punto menos custom y otro punto más sport que el modelo base.

Estaba claro que la deportividad iba en aumento dentro de “The Factory” (como se llama familiarmente a la marca de Milwaukee), como también demuestra la comercialización de un modelo tan claramente poco custom y si muy deportivo dentro de la marca hermana de Harley. Por supuesto estamos hablando de Buell y su 1125 R.

Pues bien, recogiendo toda su tradición en carreras (porque aunque muchos no lo sepan, Harley tiene, y mucha) esta primavera se presentó en nuestro país- concretamente en Valencia- en un espectacular evento el primer modelo de una nueva familia dentro de la gama. Junto con las Sporster, Softail, V-Rod y las demás, ahora estarán las más deportivas de todas: las XR.



DIRT SPIRIT

Esta nueva “raza” de Harleys basa todo en su estética y su éxito en el mercado en la tradición vencedora que la marca tiene en el espectacular y muy conocido (en Estados Unidos, no tanto en Europa) campeonato de Dirt Track, también denominado Flat Track. Por cierto, el piloto más legendario y carismático estas carreras, Scott Parker, estuvo presente en aquella presentación haciendo la delicia de todos los periodistas allí presentes con sus comentarios, su simpatía y la preciosa y apabullantemente sonora XR 750 oficial y que vence históricamente ese campeonato.

Así pudimos comprobar de primera mano la similitud que se ha buscado entre ese modelo puramente de competición y su homólogo de calle. Los colores, los escapes situados en un lateral, la ergonomía, todo nos hace recordar la vena “racing”, para muchos desconocida, de la marca creadora del concepto custom ¿Un contrasentido?, para muchos puede que sí, pero cuando ves la moto de cerca, te montas en ella, todo rodeado de esa pasión que los americanos ponen en el diseño y desarrollo de sus motos, llegas a creerte que se pueden mezclar ambos conceptos.

harley davidson xr 1200

Podríamos denominarla una “Harley pura a la europea”, puesto que aparte de su evidente talante e imagen puramente deportivos, lo que decidió definitivamente la puesta en marcha del proyecto fue la excelente acogida del público en el salón Intermot en otoño del 2006. El mismísimo Bill Davidson (bisnieto de uno de los fundadores de la Harley-Davidson Motor Company, como te podrás imaginar por su apellido) reconocía que “La reacción increíblemente positiva que recibimos frente al prototipo de la XR 1200 y la gran inquietud por conocer su lanzamiento que demostraron los clientes y los medios de comunicación en toda Europa confirmaron el gran interés que despierta una motocicleta Harley-Davidson inspirada en nuestra línea deportiva”

Efectivamente, y teniendo la base de una Sporster, como comprenderás no es una deportiva pura, ni siquiera una naked sport ligera como lo que puedas conocer hasta el momento. Lo más parecido, por carisma y por diseño, estaría la Ducati Monster por debajo (refiriéndonos a la cilindrada, por supuesto) y alguna “rara avis” como la Yamaha MT01 por arriba. De hecho, Harley busca captar a ese cliente europeo que no quiere una custom pura porque busca un- al menos- aceptable comportamiento en curvas junto con un carisma que raramente tienen las japonesas. De ese modo, y por lo que pudimos comprobar tanto la presentación como a lo largo de la prueba tiempo más tarde, parece que los americanos han vuelto a dar en el clavo. No solamente llama la atención allá por dónde vas, como toda la Harley por el simple hecho de llevar su nombre escrito en el depósito, sino que encandila de igual manera a los amantes de los “choperones” como a los que tienen una superbike japonesa. No sé cómo lo hacen, pero lo cierto es que en Milwaukee lo han conseguido.

Ahora pasemos a ver cómo han conseguido evolucionar una “simple” Sporster hasta una nueva raza de motos mucho más estables, potentes y rápidas.



EVOLUCIÓN

Está claro que el motor debía ser revisado profundamente, porque desde luego con el tacto, la respuesta y la potencia que es capaz de dar un motor cuya base data de principios del siglo pasado, esta evolución se convertía en todo un reto.

De momento, todo el conjunto se ha sometido a un proceso de aligeramiento y modernización general. Incluso ya estéticamente se ha querido distinguir de su base original, un Evolution con anclajes elásticos y refrigerado por aire, con un acabado en polvo plata que, de verdad, lo hace verdaderamente precioso. Por otro lado se ha mejorado la admisión con un sistema activo controlado electrónicamente lo que ha obligado a hacer los correspondientes retoques en cuanto a inyección y electrónica.

harley davidson xr 1200Proporciona 90 CV, lo que supone un aumento de prácticamente un espectacular 30% respecto a su base ya conocida, que da unos 70, pero lo que marca la diferencia, incluso más que en la potencia es su tacto. Sin tener un ni un comportamiento que se pueda comparar a un moderno propulsor bicilíndrico deportivo cambio (se mantienen las cinco marchas), lo cierto es que tanto bielas como pistones se han aligerado y la culata aumenta de compresión hasta los 10:1 (9,7 en una Sporster normal), por lo que se muestra algo menos brusco tanto en retención como en aceleración. Como muchos sabréis, un principio básico en cualquier preparación de motores es que más potencia significa más calor, por lo que también ha habido que añadirle un radiador de aceite para aumentar la refrigeración

Pasemos a la parte ciclo. Lógicamente, se ha buscado que frene mejor, se aguante mejor y ganar distancia libre al suelo en inclinaciones. El bastidor sigue siendo un doble cuna y en cuanto a la parte ciclo se han instalado suspensiones y frenos para mejorar un abismo la capacidad deportiva de una Sporster normal. La horquilla es una Showa invertida con barras de 43 y un tarado claramente deportivo, las pinzas de freno Nissin de 4 pistones y los neumáticos de serie son unos Dunlop Qualifier especialmente desarrollados para esta XR en medidas moderadamente deportivas: delantero de 120/70ZR18 y trasero de 180/55ZR17 montadas en llantas, por supuesto, de fundición

Al montarse en ella, la ergonomía no deja lugar a dudas. Está claramente inspirada en lo que es: lo más parecido que puedes comprar en la tienda a una moto de dirt track. Por tanto, se aleja mucho de los cánones custom tradicionales con las estriberas muy atrasadas, el manillar ancho y plano y bastante distancia libre al suelo

Como colofón, tenemos una pieza realmente nueva y de la que los chicos de Harley están lógicamente orgullosos. Se trata del nuevo basculante doble brazo de aluminio tan ligero y rígido como te puedas esperar en cualquier deportiva japonesa.



DEPORTIVA A LA AMERICANA

Nunca una Harley ha sido como cualquier otra moto, y esta XR no podía ni quería ser diferente en este respecto. Cuando te montas en una de ellas tienes que acostumbrarse al sitio siempre peculiar donde se coloca la llave de contacto, sus manetas anchas, su particular tacto de embrague (que se ha suavizado y mejorado espectacularmente durante los últimos tres años) y su cambio algo tosco y con muchos salto entre marchas. Por supuesto, por no hablar de una posición que, incluso en modelos “deportivos” como este, siempre tienen cierto toque custom.

harley davidson xr 1200

Aquí el asiento está a una buena altura (más que una Sporster convencional, 742 mm), su tacto es muy firme lo cual es bueno para un uso sport pero no tanto para los que busquen hacer kilómetros con ella, las estriberas algo retrasadas y altas y el manillar bastante ancho, por lo que la ergonomía general necesita un proceso de adaptación. Como la verdad es que tanto el tacto del motor como la posición te incitan, tras unos cuantos kilómetros, a “darle al mango” y a aventurarte en alguna carretera revirada a ver qué tal va esta XR, eso es lo que hacemos.

La estrechez del chasis y del asiento permite moverte con bastante facilidad una vez te has acostumbrado a la peculiar posición. La horquilla tiene los hidráulicos con un tarado bastante duro, así como también los amortiguadores traseros que sí son regulables. Por lo tanto, es realmente estable sobre todo en curvones y zonas enlazadas siempre y cuando el asfalto esté en buenas condiciones. Si no es así, tiende a ser algo rebotona.

El motor se siente infinitamente más poderoso y rabioso que su homólogo custom, pero no puedes tratarlo como al de una deportiva convencional, incluso si nos referimos a grandes bicilíndricas. Primero porque tiene cinco marchas en vez de seis, y después porque los saltos entre marchas y el tacto algo duro del cambio exige otra técnica. Así, con una excelente capacidad de empuje y motricidad (aunque algo tosca, pero a esto te acostumbras con cierta rapidez) es mejor intentar no cambiar de marcha en esa zona de curvas enlazadas y hacer las trazadas muy limpias manteniendo el tacómetro a un régimen medio. A esto ayuda una dosificación de embrague muy mejorada respecto a modelos anteriores… aunque, repito, se necesita cierta (bastante) fuerza y experiencia en motos grandes. En cuanto a la velocidad punta, llega la frontera de los 200 km/h, por supuesto siempre y cuando seas capaz de soportar el endiablado azote del viento que intenta arrancar la cabeza a partir de los 160. Como intentes mantener mucho tiempo esa velocidad, te aseguro que sacarás un cuello que dejará al del mismísimo Tyson a la altura del de un tierno jilguerillo.

harley davidson xr 1200 La moto es bastante larga si la comparamos con una naked deportiva convencional con casi 2.200 mm de longitud, por lo que tiende a subvirar. Aquí lo que hay que aprovechar es su estabilidad y su demoledor golpe de gas, aunque a pesar de haber ganado altura terminas rozando estriberas relativamente pronto. No obstante, no podemos hablar de ella como si fuera una deportiva convencional porque, lógicamente, no lo es. Es una deportiva, si, pero desde luego muy especial, una deportiva americana que satisface (y eso me consta) a un espectro de motoristas tan amplio que resulta difícil de creer. Junto a detalles muy cuidados como la pintura, ciertos remates y, sobre todo, el diseño general, llama la atención algún detalle mejorable como, por ejemplo, el tosco tornillo que sujeta la pipa de la dirección que desentona con una moto tan especial y exclusiva como esta.



CONCLUSIÓN

Vuelvo a repetir que no hay que caer en la trampa de comparar a esta preciosa XR con una naked deportiva de la competencia, siempre mucho más “vulgar”, sino si acaso con lo que hasta ahora hemos considerado una custom sport. No obstante, para aquellos que duden de las capacidades puramente “racing” de esta moto no tienen más que acercarse a ver las carreras que organiza Harley España en distintos circuitos, las BBQ Series, donde con una preparación en la que encontramos llantas Marchesini aligeradas, sistema de escape totalmente nuevo más abierto y ligero, electrónica retocada, filtro de aire y sistema de frenos Brembo entre otras “lindezas”, se logra rodar a unos ritmos endiablados.

No obstante, y como moto de calle (que es para lo que seguramente tú la quieras ) tendrás el irresistible atractivo de una Harley Davidson pura y dura y, por otro lado, el sano comportamiento que te hará disfrutar de cualquier ruta, tenga o no curvas.



A favor

- Diseño.

- Evolución del motor.

- Frenada efectiva.

- Es una Harley Davidson.

- Basculante.

En contra

- Aerodinámica.

- Tacto del cambio mejorable.

- Peso.

- Manetas anchas.

- Vibraciones a ciertos regímenes.

Prueba y Redacción: David García de Navarrete
Fotos: Miguel Méndez
Diciembre 2008

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar