Prueba GOES G 125 MAX

A LO JAPONÉS

Goes es una marca francesa dedicada principalmente a los quads, faceta en la que son bien conocidos. Lo que es menos conocido, por ahora, son sus scooters: desde no hace mucho tiempo están vendiendo scooters bajo su marca. Con fabricación China pero bajo directrices Europeas, su gama de scooters acaba de crecer con un nuevo maxiscooter al más puro estilo Japonés: el Goes G 125 Max.

No se si estarás informado de las últimas tendencias en Japón, por que la verdad es que aquello es “un mundo aparte”. Aquí, a Europa, está claro que nos llegan las motos y los scooters Japoneses, pero no los mismos que “consumen” ellos. En cualquier caso, si te entretienes en buscar scooters Japoneses “de moda” verás que allí, lo más “in” es el scooter-custom-tunning, es decir, scooters bajados de altura, alargados, con cromados, escapes cambiados, pantallas quitadas y otras personalizaciones por el estilo. Marcas como Suzuki u Honda han fabricado y ofrecido versiones especiales de los Forza y Burgman específicos para su mercado con parte de esta estética que tanto triunfa allí aunque en Europa no se han atrevido todavía a hacerlo.

goes g 125 maxGoes sin embargo ha sido más valiente y, según los responsables de la marca en España, por ahora, con éxito. El nuevo G 125 Max recuerda, en cuanto lo ves, a esos scooters-custom Japoneses: negro, con cromados, largo y bajo (long&low, que diría un aficionado al custom), bien equipado y, lo mejor de todo, a un precio muy razonable.

Es un scooter muy grande, del tamaño de un maxi de más cilindrada. Aún así han conseguido contener el peso dentro de unos razonables 145 kgs, una cifra que el pequeño motor de 125 cc y 4T puede mover con cierta soltura. Viene bien equipado: dos discos lobulados, freno de aparcamiento, al estilo del de sus quads, con un gatillo bajo el puño izquierdo, un enorme hueco bajo el asiento para dos cascos y sobra sitio, tres guanteras delanteras, cuadro digital...y algo me dejo. No se puede pedir más equipamiento, desde luego, y menos por el precio que tiene.

Mecánicamente equipa un motor simple, un monocilíndrico de 125 cc refrigerado por aire forzado y alimentado por un carburador, por lo que mantiene la pata de arranque que te salvará de un problema si un día falla la batería. Entrega 7,37 Cv a 7.500 rpm, una cifra baja, aunque una vez probado la verdad es que o se han quedado cortos al medirlo o el Goes aprovecha pero que muy bien hasta el último gramo de potencia disponible. El chasis, lógicamente es de tubo de acero y de las suspensiones se encargan una horquilla convencional delante (con las botellas cromadas, por cierto) y dos amortiguadores apoyados sobre el propio bloque del motor, que hace de basculante: el sistema que se emplea en casi todos los scooters modernos.

Cuando aparcas, el Max tiene para que elijas: pata de cabra o caballete central. Para abrir el asiento, desde la cerradura de contacto, con suavidad y bien ajustado, y te encuentras con un enorme hueco para dos cascos integrales, con dos bolsillos laterales con tapa y un portaobjetos en la parte delantera muy amplio. Sin embargo también ves el suelo: los plásticos no cierran del todo el hueco, algo que ocurre también cuando abre la tapa del depósito de gasolina.

CÓMO VA

Es un scooter con una línea llamativa, no cabe duda, y además muy grande. Depende de por que lado lo mires le encontrarás parecidos con scooters conocidos, algo típico en los scooters de origen asiáticos. Desde detrás, en las guanteras de los lados del manillar o en el hueco del asiento recuerda a los Burgman 400. El manillar de tubo cromado o el estilo del frontal se parece al de los Honda Forza. Sin embargo, no me negarás que el resultado, el conjunto es original. 

Es bajita, muy aconsejable para los pilotos menos altos. Las manos quedan altos en el original manillar cromado y en la unidad de pruebas las manetas quedaban algo bajas, algo poco preocupante, ya que al ser manillar de tubo, tipo moto, puedes soltarlas y subirlas un poco. El asiento es muy mullido, tiene un gran respaldo para el conductor y muchísimo espacio para las piernas, además de tener plataformas adelantadas para los pies. Se pone en marcha con facilidad, con el botón de arranque y con cualquiera de los dos frenos cogidos, no vibra y tiene un sonido contenido, grave y agradable.

goes g 125 maxAcelera con suavidad, no es ningún “avión” pero tampoco es lenta. No hemos podido comprobar en esta presentación la velocidad máxima, aunque según Goes supera con facilidad los 100 Km/h, a pesar de que la ficha técnica declara sólo 85 Km/h. Andando resulta cómoda, blanda de suspensiones lo que ayuda a pasar con facilidad los baches. En curvas requiere cierto tacto: entre las suspensiones poco deportivas y que estas primeras unidades vienen con neumáticos mixtos (con tacos) es mejor tomarse las cosas con tranquilidad, aunque si no tienes prisa ni “vocación deportiva” no tendrás problemas.

Monta dos discos de freno lobulados, con pinza de dos pistones delante. El G 125 Max se detiene con contundencia, si tiras fuerte de las manetas. Pero el tacto es un poco impreciso, según la marca por que el líquido de frenos que llevaba nuestra unidad no es el que debía llevar para nuestro país, pero no había dado tiempo a cambiarlo.



EN CONCLUSIÓN

En la conclusión de esta toma de contacto / prueba del nuevo Goes G 125 Max hay que tener en cuenta un factor determinante, en mi opinión, de mucho peso: un precio de 1.845 €. Los plásticos de debajo del asiento no cierran por debajo como en otros maxiscooters, no trae ruedas de calidad o es algo blando de suspensiones, de acuerdo, pero es que, por 1.845 € tienes un scooter con un equipamiento que no encuentras en muchos scooters de más de 3.000 €. Y esa diferencia de precio permite, o bien mejorar todo lo que no te guste o bien conformarte y “gastarte la pasta” en otras cosas.

No lleva un motor apretado si no más bien sencillo y fácil y está respaldado por una marca con experiencia en vehículos importados de China que ha sabido sacar adelante sus quads. Y por eso saben que el éxito de esta nueva G 125 Max también estará en tener contentos a sus clientes, lo cual, es una razón más a tener en cuenta este Max.

Equipamiento Probador:

Casco: LS2 Modular

Protector Cervical: Moveo Brace Dynamic

Chaqueta: Halvarssons Proximo (Cedida por 2TMoto)

Guantes: Alpinestar

Botas: Axo



A favor

- Un scooter de gran tamaño y muy cómodo y llamativo a un precio espectacular.

En contra

- Los frenos son mejorables y las ruedas de tacos no son lo mejor en un maxiscooter.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Miguel Méndez
Mayo 2011

Tu seguro en un click

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos