Prueba DUCATI MONSTER 796

FILOSOFÍA ARISTOTÉLICA

Fue Aristóteles, en el siglo IV a. de C. el primero que dijo que en el término medio está la virtud. Según él, esto no significa mediocridad sino un equilibrio entre los vicios de los extremos. El "valor" es un justo medio entre la "temeridad" y el "miedo". La 796 es el justo medio entre la polivalencia y utilidad de la 696 y la deportividad de la 1100

  

FILOSFÍA ARISTOTÉLICA

A mi, la verdad, me parece buena idea. Con esta Monster ya he probado las tres versiones de una moto que me gusta, me convence. Y de las tres, creo que me quedo con esta, precisamente por lo que te digo en la entradilla: la 1100 es divertida, no cabe duda, no es una moto brutal, puesto que con 100 Cv noducati monster 796 puedes decir que sea un “bicho incontrolable”, si no más bien todo lo contrario. Pero en el fondo, no necesito tanto y es algo más incómoda que sus hermanas menores. La 696 es un “juguetito”. Pequeña y ligera, tiene carácter Ducati, pero a veces, en conducción deportiva, echas de menos “un poco más”. La 796 tiene todo. Es algo más bajita y cómoda que la 1100 y es algo más rápida cuando le exiges que la 696. O si lo quieres ver al revés: es “casi” tan rápida y sport como la 1100 pero con la comodidad y la facilidad de la 696.

La M796 no es sólo el resultado de meter el motor mediano de la Hypermotard 796 en el chasis Monster. En este diseño se ha trabajado para que resulte, efectivamente, un término medio ideal entre las Monster ya existentes, tanto en comportamiento como en precio. Así, entre su equipamiento de serie encuentras la tapa de la plaza trasera del asiento que la convierte en monoplaza o la pequeña cúpula sobre los relojes que en la 696 es opcional o el basculante monobrazo que sólo llevaba la 1100. Sin embargo la horquilla si es la misma que en la pequeña, sin reglajes de ningún tipo, un privilegio que se reserva la 1100.

Por supuesto, sigue llevando los dos enormes escapes que se han convertido en seña de identidad de las Monster de última generación. Y el faro doble, dividido horizontalmente por esa banda gris. El cuadro, igual que el de sus hermanas es completamente digital. Sólo se diferencia en que durante el chequeo, al dar el contacto aparece la leyenda “Monster 796”. Por lo demás, es tan completo como ya sabíamos, con todo tipo de funciones. Incluso cronómetro “vuelta a vuelta” y conexión al sistema opcional DDA de telemetría de Ducati.

Bajo el asiento, que puedes abrir con la llave accedes a una mínima guantera, suficiente para la documentación y poco más. Y a la hora de dejarla sola te da la única opción de la pata de cabra, no hay caballete central. Como en cualquier deportiva.



LA MECÁNICA: MOTOR Y CHASIS

Es una Monster de última generación, por supuesto; en el chasis mixto multitubular de acero, con subchasis formando parte de la sección central en aluminio y atornillado al acero, se ha metido el motor que se estrenó en la Hypermotard.

ducati monster 796Este, como siempre en Ducati, forma parte de la estructura del chasis y es un derivado del “Desmodue en L” de aire “de toda la vida” de Ducati. El 796 (realmente 803 cc) nace de “estirar” las medidas del motor desde 88 x 57,2 hasta 88 x 66 mm. Con estos nuevos parámetros, pasa desde los 80 Cv a 9000 rpm de la 696 a 87 Cv a 8250 rpm: más caballos a menos vueltas, lo que además de mejorar las prestaciones refuerza ese “carácter Ducati” del que te hablaba antes. Así, el par motor pasa de 7 kgm a 7750 rpm a 8 kgm a 8250. Se queda todavía a distancia del motor 1100, que con 100 cv a 7.500 rpm y un par de 10,5 kgm a 6000 sigue siendo el tope de gama Monster. Se ha montado el embrague APTC que también montan sus hermanas de gama, un embrague con efecto antirrebote y de mayor suavidad en la maneta que los anteriores embragues Ducati, famosos precisamente por lo contrario. Y la verdad es que se agradece.

Entre los componentes de la parte ciclo encontramos la ya conocida horquilla Marzocchi de 43mm, igual que la de la 696. Detrás, sin embargo, se emplea ahora el precioso basculante monobrazo de aluminio con un amortiguador Sachs regulable en precarga y extensión. Y de parar los 167 Kgs de Monster (no tan a medio camino entre los 161 de la 696 y 169 de la 1100) se encargan, delante, dos discos de freno de 320mm con pinzas radiales Brembo y detrás un disco de 245mm. Las manetas son, por supuesto, regulables ambas en distancia al manillar, lo que en el caso del freno contribuye al fantástico tacto firme que tiene.



HISTORIA DE LA "FAMILIA MONSTER"

Como todas las familias importantes, la “familia Monster” tiene su leyenda en cuanto a su nacimiento. Se cuenta por ahí que Miguel Ángel Galluzzi, su diseñador, era sólo un chaval que trabajaba en Bolonia, en la fábrica Ducati.

Se movía por allí con una flamante 851 SuperBike a finales de los 80 hasta que un encontronazo con un coche la dejó maltrecha.ducati monster 796Y él, con sus compañeros de Ducati echando una mano, montaron un faro redondo con unos soportes cromados, un escape nuevo y quitaron todo el carenado y soportes de este: estaban hechos polvo y no tenía dinero para una reparación a fondo. Esa 851 naked “ a la fuerza” con la que Galluzzi empezó a ir a trabajar acabó siendo conocida como “il Mostro di Galluzi”. Y Miguel Ángel, que en aquellas épocas debía andar “un poco tieso” y metía la moto en casa por las noches, dicen que una noche, viendo el reflejo de la luna sobre el faro cromado, el motor “desnudo” de su “Mostro” dibujó los primeros bocetos de la Monster.

No se cuanto de verdad hay en esta leyenda y cuanto se ha exagerado con el tiempo. Lo cierto y comprobable es que en 1992, Bordi, jefe de Galluzzi le encargó a este una moto no deportiva, original y que pudiese fabricarse con lo que había por allí ya “inventado”: no estaban los tiempos para gastarse una pasta en I+D en una moto que no se sabía si iba a venderse bien. En aquellos tiempos la gama Ducati “flojeaba”: estaban las SS, deportivas “descafeinadas”, las 916 recién presentadas, una SBK en toda regla y que fue un éxito y poco más. Se había descatalogado hacía poco la Excalibur, aquella custom de Ducati que tuvo más bien poco éxito, pero que era lo único que tenían en producción para aquellos que no fueran “RR´s”.ducati monster 796

La Monster, entonces, se concibió para aumentar la base de clientes de Ducati, sin encarecer sus costes de I+D. La primera M900 empleaba motor y chasis de la 900SS, con horquilla de la 750. El depósito, el faro y el escape junto con el motor eran los protagonistas de la línea de esta naked de carrocería minimalista, que heredando componentes de las SS quería ser una moto fácil, para todo el mundo, pero con un cierto aire sport, como buena Ducati que era. El éxito fue rotundo y a esa primera M900 siguieron versiones de 600, 750 e incluso 400cc. Unos años después vino una “segunda tanda”, en la que vimos las Monster más grandes y potentes de la historia: las S4RS, que junto con las S4R y S2R fueron continuación del éxito de las primeras.

Ahora vivimos la tercera generación de Monster. Más sport y menos deportivas que las anteriores, ya que ahora se complementan con las Streetfighter, son las Monster más efectivas, cómodas y, para mi gusto, más bonitas de todos los tiempos. Hoy día suponen dos terceras partes aproximadamente de la producción de la marca, por lo que esta historia no ha acabado todavía. Seguro.



¿COMO VA?: LA VIRTUD DEL MEDIO

Te contaba al principio como es la filosofía que subyace tras esta M796. Es la hermana mediana de la actual gama Monster, por debajo a su vez en cuanto a prestaciones, precio y “deportividad” de las Streetfighter, las más potentes naked deportivas de Ducati. Y para esa posición que ocupa en la gama, la M796 está muy bien hecha, puesto que aúna esa polivalencia y facilidad de la 696 con las sensaciones “Sport-Ducati” de la 1100. Y entiende eso de Sport-Ducati que me acabo de inventar: una Ducati es rígida de parte ciclo, el motor tiene par y empuja mucho desde muy abajo y acabas yendo más deprisa de lo que crees, por que vas con sensación de ir a punta de gas, contando las pistonadas del “Desmodue” y sin embargo vas muy deprisa. No es así con los 80 Cv de la 696: vas deprisa, pero si de verdad quieres sensaciones tienes que “apretar” más: no es tan “Sport-Ducati”. Por supuesto, en esto le sigue ganando la 1100, con menos gas vás más deprisa todavía. Pero la 1100 es algo más grande, más aparatosa y de posición algo más “racing”, dentro de que son motos cómodas, lo que la convierte en un grado menos cómoda en el uso diario.

Laducati monster 796 796 tiene la belleza de la justa medida; un agradable paso intermedio entre sus dos hermanas. En Ducati han sido capaces de encontrar ese equilibrio entre las cosas mejores de sus dos hermanas sin caer en aquello de “ni chicha ni limoná” y satisface las dos necesidades de forma correcta. Cierto, si sólo vas a usarla como medio de transporte y casi siempre en ciudad, la 696 es más barata y más que suficiente, además de todavía más ligera y pequeña, por tanto más ágil. Y si tienes claro que le vas a dar un uso 100% sport, en carretera, sólo por ocio, la 1100 es más potente y con algunas mejoras de parte ciclo (como la horquilla regulable) que ayudan a ir deprisa. Pero si lo tuyo es el uso diario más salir a las curvas en cuanto puedas, la 796 es una opción muy interesante.

Subido sobre ella es razonablemente cómoda. No es como otras naked, si no que las Monster son motos sport y en ellas vas más tumbado, con los pies más atrasados y las manos algo abiertas. Es fácil tumbarte sobre el depósito para evitar en lo posible el aire en la cabeza, pero también es cómoda para ir erguido, aunque circular en ciudad mucho tiempo acaba cargando un poco la espalda y las muñecas. No gira mucho, aunque recordando algunas Ducati de hace unos años es maniobrable. La horquilla invertida no es amiga del radio de giro corto. Se llega bien al suelo, con 800 mm de altura del asiento al suelo no es ni muy alta ni muy baja, pero suficientemente estrecha para llegar bien aunque no seas muy alto.

En marcha, el doble escape emite el sonido ronco típico de Ducati. El embrague APTC es más suave y menos rumoroso que los anteriores embragues de la marca. Sigue siendo más duro que en otras marcas, pero es que si no no ducati monster 796sería Ducati. La primera es larga, algo típico en todos los cambios de Ducati, que parecen “de relación cerrada” en las primeras marchas, como los de las carreras, con marchas muy largas. A pesar de ello, con el par motor disponible y el buen tacto, maniobrar con ella no es difícil. Sin embargo es un placer a la hora de arrancar con ella: sale disparada. En la carretera es una moto agradable. Manteniendo ritmos medios, sobre 140 km/h vas cómodo y no hay molestias por el viento. Por encima de esa velocidad, además de jugarte el carnet, tendrás que agacharte mucho: como es normal, no hay protección alguna contra el viento. Pero donde la M796 muestra su mejor cara es en las curvas: los chasis Ducati son una maravilla de estabilidad y nobleza, muy rígidos, transmiten bien el agarre de las ruedas. Con el manillar alto y ancho de la Monster notas muy bien todo lo que la rueda delantera quiere hacer, da sensación de control y eso permite ir deprisa en curvas. Eso si, ojo con el motor L2: como te digo, vas contando pistonadas tranquilamente, frenando con dos dedos y cierta sensación de que vas un poco más deprisa de lo que parece y cuando miras el cuentakilómetros no es así: vas mucho más deprisa de lo que creías.



EN CONCLUSIÓN

Las Monster de Ducati no son una más de las opciones que ofrece el mercado en motos naked sport. Son las inventoras del concepto y siempre han sido diferentes. Hace unos años Ducati desdobló la gama naked ofreciendo las Streetfighter, verdaderas deportivas sin carenar para los escalones superiores de potencia y dejó las Monster como motos sport, de buen uso diario pero que no renunciaban a ese carácter deportivo que todo aparato salido de Borgo Panigale debe tener. Pero entre la M696, una moto de “iniciación” en el mundo Ducati y al 1100, cada vez más “Evo” y deportiva, Ducati percibió un hueco; una moto más potente y más “Ducati” que la 696 pero más barata y polivalente que al 1100. Y con el motor en “el almacén” ya desarrollado para la Hypermotard y algunos ajustes de parte ciclo y equipamiento nace esta M796, la mediana de la “familia Monster”, que ajusta su precio también a medio camino entre ellas: 9.245 €. No es barata. Pero es la naked sport más equilibrada en la gama más deseada de una de las marcas con más tirón del mercado.011

Equipamiento Probador:

- Casco: LS2 Integral

- Protector Cervical: Moveo Brace Dynamic

- Mono: Dos piezas Lindstrands (Cedido por 2TMoto)

- Guantes: Halvarssons Newman (Cedidos por 2TMoto)

- Botas: Alpinestar Supertech-R

 



A favor

- Equilibrio entre uso sport y cotidiano, además de una estética muy atractiva

En contra

- No es precisamente barata.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Javier Ortega
Mayo 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar