Prueba DUCATI 1198

DE CASA AL CIRCUITO

Decir Ducati refiriéndonos a sus deportivas de carretera, es decir motor bicilíndrico en “V” a 90º colocado longitudinalmente, con distribución desmodrómica y montado sobre un bastidor construido a base de tubos de acero. Esta 1198 es la enésima versión de este concepto mejorado con el tiempo y en la gama de este año, la “básica”, incorpora un sofisticado control de tracción y un eficaz cambio semiautomático.

Todos pensamos que Ducati está preparando una V4 de calle, al estilo de la exclusiva Desmosedici edición limitada que lanzó hace unos cuantos años pero con un enfoque más comercial y asequible para la calle. Eso supondría una nueva etapa para la marca Boloñesa en lo que a motos de carretera se refiere que posiblemente aparcara su emblemático y tradicional bicilíndrico. Esta elucubración parte de la idea de aprovechar más y mejor la enorme inversión realizada en Valentino Rossi y la nueva 1000 de Moto GP del año que viene. Pero resulta que en el Campeonato del Mundo de Superbikes, que a la postre es el campeonato del Mundo de las motos derivadas de serie, en las cuatro primeras mangas disputadas en el 2011, la bicilíndrica italiana ha ganado tres. Y aunque nuestro Carlitos Checa, también ha tenido mucho que ver en estas victorias pilotando con la bravura de un toro de lidia, la 1198 nos ha demostrado que no hay que defenestrarla ni enterrarla antes de tiempo y que todavía le puede quedar cuerda para rato.

ducati 1198La triple victoria de Carlos tiene más merito todavía si tenemos en cuenta que las ha conseguido a lomos de una moto privada del equipo italiano Althea, que aunque apoyado por fábrica, la moto es una carreras-cliente privada. Como seguramente ya sabrás, el equipo oficial tomo la decisión de retirarse este año para emplear todos sus efectivos y recursos en el proyecto Valentino.

Vistas así las cosas no confiábamos mucho en que la marca italiana nos sorprendiera con nuevos productos, pero su departamento comercial no deja de trabajar y lanza este año dos renovadas versiones de la 1198, lo que confirma que la superdeportiva propulsada por el afamado Testastretta, está más viva que nunca. De esta forma la saga 1198 ha quedado reducida a dos representantes en el 2011: la sofisticada SP con un precio de 23.995 euros que sustituye a las anteriores versiones «S» y «R», y por debajo queda sola la protagonista de estás líneas como versión básica, que mantiene el precio de la 2010 (19.225 euros). Como premio especial, esta versión incluye como equipo de serie el DTC (Ducati Traction Control) y DQS (Ducati Quick Shift) que es el cambio semi-automático. Mantiene las suspensiones Showa que siempre han caracterizado a las versiones básicas de las superbike fabricadas por Ducati y tengo que recordaros que la versión SP se diferencia este año por incorporar elementos Öhlins, además de un depósito de aluminio de mayor capacidad. Los frenos utilizan los Brembo de última generación, llantas Marchesini muy ligeras y el basculante monobrazo de aluminio súper-robusto y de diseño inspirado en las primeras Desmosedici de MotoGP. Por supuesto todo se encuentra unido a su tradicional chasis multitubular de acero, como no puede ser de otra manera.

LÍNEAS MÁGICAS

La 1198 sigue las líneas maestras marcadas por el lapicero del genio Tamburini cuando dibujó la 916 hace ya más de quince años (en 1994). Es posible que Massimo Tamburini junto al ingeniero Taglioni, padre del motor en V y la distribución desmodrómica en las motos de Borgo Panicale, representen sus dos pilares más identificativos. Y los actuales responsables de la marca siguen pensando (aunque ya sinceramente creo que con ciertas dudas) que solo dos cilindros todavía siguen siendo válidos para ir por carretera e incluso para ganar carreras de motos derivadas de serie. Están convencidos que la estrechez, ligereza y sencillez, priman sobre la complejidad, anchura y peso. 

La realidad es que para Ducati y sus deportivas, la efectividad es el parámetro principal y el resto de las cosas (suavidad, comodidad, buen tacto, finura…) quedan en un segundo plano y así debemos entenderlas. También es verdad que a lo largo de estos años algo se han ido puliendo y ahora son motos, dentro de su carácter radical y de pocos compromisos, más amables que antaño con su propietario y más gratificantes si cabe, en su conducción.

En esta ocasión para el bicilíndrico “Testastretta” declaran 170 CV a 9.750 rpm, cifra que no esta nada mal teniendo en cuenta los dos enormes “pucheros” que lo conforman, con un diámetro de 106 mm y una carrera de 67,9. La calidad de todos sus componentes tiene que estar asegurada, pues la velocidad lineal que alcanza el pistón a régimen máximo y la carga a la que se encuentran sometidos todos sus componentes internos, son más que considerables. Es muy de agradecer el esfuerzo que ha realizado Ducati para mejorar su fiabilidad y optimizar su mantenimiento, normalmente caro y meticuloso en este tipo de motos, pues ahora alarga los periodos de mantenimiento en intervalos de 12.000 kilómetros, lo cual indica claramente la fe y confianza depositada en su producto.

ducati 1198Como te comentaba, una de las grandes novedades de este modelo “base” 2011, es su DTC, el control de tracción, que acude en nuestra ayuda para poner en contacto la potencia sobre el suelo de manera óptima en aceleración a la salida de las curvas. Es idéntico al de la SP, con ocho niveles de actuación, siendo el ocho el más intrusivo y el uno en el que menos participa. Para circular por carretera está bien moverse entre el cuarto y el último, depende un poco tu nivel de conducción, también es divertido si te gusta enredar con ellos y ver como actúan en diferentes situaciones, con agua, suelo resbaladizo, asfalto bacheado… aunque está claro que a pesar de este sofisticado sistema que asegura tu seguridad, esta motocicleta no se la recomiendo a ningún principiante. Por debajo del nivel cuarto son los modos que utilizaremos en circuito, donde nos permitirá abrir gas sin contemplaciones a las salidas de las curvas, permitiendo que la rueda pueda deslizar un poco, pero que no pase a mayores y sin hacernos perder tiempo por “caparnos” el motor en exceso. Tengo que recordarte que este 1198 tiene un par motor que pega como la coz de una mula, sobre todo cuando abrimos a fondo a partir de de 6.000 rpm.



ES UNA MOTO DE...¿CALLE?

Bueno, la realidad es que se puede matricular y está homologada para circular por las vías públicas y por tal motivo me ha parecido oportuno utilizarla en mí día a día y contarte como se desenvuelve.

Evidentemente la ciudad no es lo suyo. Es una moto con el asiento alto, los manillares bajos, tiene poco radio de giro y además le sigue pasando lo mismo que su primera predecesora de hace 17 años: cuando giras a tope el manillar, te pillas las manos con la cúpula-carenado frontal, donde van anclados los espejos retrovisores, porque está situada tan baja y es tan afilada (todo por la estética) que no deja apenas sitio para el dorso de las manos. Luego en ciudad es incómoda si te metes en un atasco no te mueves bien entre coches, el motor despide mucho calor… ¡¡bufff, lo mejor es salir de la ciudad cuanto antes!! 

Vamos a la carretera, ¡esto es otra cosa!. Lo único con lo que nos topamos es con los famosos límites de velocidad, y ahora con esto de tener que ir a 110 km/h ya me contarás, hay que ir en 4ª si quieres que el motor gire más o menos redondo, porque en 6ª a 4.000 rpm vas ya por encima de los 150 km/h. En autopista protege mejor de lo que parece, la postura es radical, con las piernas flexionadas y las manos bajas, pero no me resulta incomoda ni demasiado fatigosa. Pero realmente la autopista, tampoco es lo suyo; vayamos a la montaña.



RIGIDEZ Y PRECISIÓN

Ahí si he disfrutado de verdad por mis carreteras favoritas. Si el firme se encuentra en buen estado pueden venir las curvas que quieras, es más, ¡cuantas más, mejor, va de maravilla! Desde los primeros metros que recorres a sus mandos, las sensaciones que transmite son muy peculiares. La impresión de firmeza y de robustez que podemos sentir… es difícil de explicar. El conjunto es tan compacto que es muy raro que pierda la compostura. Es estable y precisa hasta decir basta, aunque eso sí, requiere más que ninguna otra que el asfalto se encuentre en buenas condiciones. Los baches y demás irregularidades son mal recibidos cuando circulas a ritmo alegre y ello repercute directamente no solo sobre su comportamiento, también nos cansa los antebrazos y golpea nuestras “partes nobles”. 

ducati 1198Ahora bien, en «esa» carretera de curvas que te conoces tan bien y que tiene tan buen asfalto, la verdad es que la 1198 te encantará por la seguridad que te transmite en apoyos fuertes y por lo equilibrada que se muestra. No es un prodigio de agilidad, pero si lo es, como te he dicho, de precisión y aplomo. La moto va donde diriges la mirada con una exactitud milimétrica y sin descomponerse en ningún sitio vayas a la velocidad que vayas. Y conduciendo por carretera no hace falta descolgarse mucho, yo apenas me movía del asiento y no fallaba ni una trayectoria. La sensación que tienes es como ir sobre un rail encima de un cuchillo caliente cortando mantequilla. Por otra parte puedes apurar las frenadas lo que quieras, frena de maravilla y las suspensiones, sobre buen firme, funcionan de coña.

Por probar me metí por un tramo de carretera malísima, la M-541, entre Madrid y Toledo, desde Pelayos de la Presa hasta el cruce con la 403 que va de Ávila a Toledo y fue una auténtica tortura. Pero la realidad es que hubiera sido una tortura con cualquier otra moto que no sea de motocross. Es de trazado muy virado y estrecho, con el suelo roto no, ¡destrozado! Discurre entre pinos y las raíces han excavado debajo del asfalto y han levantado unos “huevos” tremendos que como no lo veas y lo pilles, pegas un bote como un chivo… en fin, no os recomiendo ese tramo.



LA GUINDA DEL PASTEL

En contrapartida de la dichosa carreterita, la guinda la puso el incomparable marco del circuito de Jerez, donde nuevamente gracias a la amabilidad de nuestro amigo José Luis Cardoso y su escuela de conducción, tuvimos la oportunidad de rodar una jornada memorable con “nuestra” 1198. Este es el circuito si no lo conoces visita: www.circuitodejerez.com.

Realmente la pista es su campo de batalla y queda que ni pintada dentro de un box, subida a un caballete con los calentadores puestos y templando el motor con roncos y suaves acelerones. Solo con eso ya intimidamos a nuestros compañeros de tanda, que han pasado en ese instante de ser amigos a convertirse en contrincantes. 

La posición para rodar en circuito es típica Ducati, que para mi me resulta un tanto especial. Estoy más lejos del eje de la dirección de lo que me gustaría, pero una vez que me acostumbro, no me perjudica para pilotar, incluso me puedo esconder mejor en las rectas tras el carenado. Salgo a pista, un par de vueltas para tomarla la medida, coger confianza con los neumáticos y empiezo a apretar. En contra de lo que te pueda parecer, este motor que va realmente apretado, tiene pocos bajos. Es más por debajo de 4.000 rpm funciona mal y en circuito has de tratar de mantenerlo siempre por encima de 6.000 rpm y no estirarlo más allá de las 9.500 rpm. Por tanto solo 3.500 rpm buenas de verdad. Pero esto es en parte una de las gracias de esta moto. No la puedes conducir como cualquier otra, has de pilotarla y para hacer buenos tiempos tienes que ser un buen piloto. Su conducción es exigente, para mi requiere concentración –más que otras motos- y esfuerzo físico. Tras una tanda de veinte minutos rodando a buen ritmo, me bajaba de la moto sudando la camiseta y con las manos y muñecas cansadas, pero enormemente satisfecho.

A cambio de tu trabajo, la Ducati 1198 te premia en cada viraje y en cada frenada. Cuando adelantas a un rival lo haces con autoridad y poderío, y suele ser en una frenada o en una aceleración a la salida de la curva porque has entrado en el viraje con una trazada perfecta, lo has hecho con una velocidad de paso mayor y le ganas al abrir gas. Hice seis o siete tandas, hasta casi dejar los neumáticos en las lonas, y en cada una de ellas disfrutaba más. ducati 1198Nos medimos con rivales japonesas preparas para circuito y mi 1198, totalmente de calle, no desentonaba nada, en la recta de atrás no me pasaba casi nadie. Recuerdo que en la tercera o cuarta tanda adelanté, entrando en el viraje de Sito Pons, a un piloto que iba bastante rápido sobre una de las nuevas BMW S 1000 RR. A mitad de la recta siguiente, se emparejó conmigo y me adelantó, pero su alegría solo le duró unos metros, mi Ducati me permitió hacer una apurada de frenada perfecta en Dry Shak, dejando a mi “amiguete” completamente clavado y no se si algo desmoralizado.

No se si creo que me he extendido demasiado en esta prueba y te podría seguir contando más cosas de esta Ducati, pero no quiero cometer el error de aburrirte, si no lo he hecho ya. Como conclusión te diré que esta 1198, aunque es la “básica”, no deja de ser una moto deportiva muy especial, exclusiva y con carácter, con la que la marca ha intentado superarse una vez más. Y ahora gracias a su mejor equipamiento y sofisticada electrónica parece menos cara y resulta aún más interesante.

Equipamiento Probador:

- Casco: Shoei

- Traje: Danrow Competición

- Guantes: RS Taichi carbono

- Botas: Puma



A favor

- Su carácter, típicamente Ducati.

En contra

- Tal vez algunas de sus virtudes pueden ser defectos para algunos.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: David Clares
Abril 2011

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar