Prueba DUCATI 1098

LA RAZÓN DE UN MITO

Ducati es considerada desde hace mucho tiempo como el equivalente de Ferrari en el mundo de las dos ruedas. Después de marcar pautas estéticas y deportivas con las 916-996-998 diseñadas por el mítico Massimo Tamburini, llegó el relevo con la 999 esta vez de la mano de Pierre Terblanche, de líneas mucho más rectilíneas y que, a pesar de su espectacularidad, nunca a llegó a satisfacer a los fanáticos de la marca como las anteriores. Además su peso era superior a casi toda la competencia, por lo que era difícil hacerla competitiva… aunque como toda Ducati deportiva de los últimos tiempos llegó a ser campeona del mundo de Superbikes.

  

LA RAZÓN DE UN MITO

Cuando hace dos temporadas se anunció la nueva generación, la expectación causada fe enorme, y esta vez el éxito fue pleno. Las formas volvían a inspirarse claramente en las 916 con un frontal más ancho que alto y dos ópticas rasgadas. Se trabajó duramente en que la estética fuese inequívocamente estilo “Ducati superbike”, y se consiguió. A pesar de que en una moto 100 por 100 nueva hasta el último tornillo, no puede, ni quiere, disimular sus orígenes.Empecemos por lo que se mantiene respecto a sus predecesoras.

ducati 1098 La Ducati 916 fue la primera moto de la historia que impuso una colocación, por entonces revolucionaria, del sistema de escape, que cambiaba la clásica oposición en un lateral a instalarse bajo el colín para centrar el centro de gravedad (valga la redundancia). Los dos escapes ovales saliendo juntos justo debajo de la óptica trasera se convirtieron rápidamente en una referencia estética y técnica. Se mantuvo en las 999 y sigue en esta 1098.Otro detalle inequívocamente Ducati es el chasis multitubular, que en esta ocasión se ha reforzado con tubos de diferente grosor y se basaba la experiencia acumulada en la MotoGP. Este bastidor tipo Trellis se estudió para ahorrar la mayor cantidad de peso posible respecto al anterior modelo (que, como hemos dicho, se “pasaba” un poco de peso para el segmento de la súper deportivas) por lo que se simplifico su entramado y se incrementó el diámetro de los tubos de 28 a 34 mm, aunque reduciendo sus paredes de 2 a 1. 5 mm. El resultado final fue un aumento de rigidez, necesario para soportar el importantísimo incremento de potencia del nuevo motor, de un 14% y, sin embargo, con un ahorro de kilo y medio.

Otro elemento que supuso toda una marca identidad en las 916 y posteriores, y que se perdió en la 999 a favor de un diseño más tradicional, fue el masivo basculante monobrazo. Esto se ha vuelto a recuperar, rediseñándolo y haciéndolo todavía más robusto y grande, hasta tal punto que la pieza de aluminio se ha practicado un “túnel” para que pueda pasar la cadena a través de él. Es simplemente precioso, y aparte de su función puramente estructural y que es una verdadera obra de arte de la ingeniería, es tan bonito que podrías comprar uno para colocar como en tu casa como si fuera una escultura. Y ahora, pasemos a elementos que si han cambiado. Por ejemplo, el cuadro ha desterrado todo elemento analógico y clásico, decantándose por un cuadro absolutamente digital y un tacómetro en forma de escala.

ducati 1098 También aquí vemos una clara herencia estética y tecnológica de su modelo de MotoGP. Aparte de todos los datos que puedas necesitar como presión de aceite, temperatura, entrada de reserva, etc., tiene un elemento puramente “racing”. Se trata del Ducati Data Analyser (DDA), por el cual puedes bajar todos los datos de tu último rodaje, tanda en circuito, o simplemente en ese tramo de puerto vetando te gusta, mediante una toma USB a tu ordenador. Aproximadamente su capacidad de carga estándar es de dos megas, que corresponden a unas tres horas y media de datos. Pero pasemos al elemento más importante y uno de los “leit motiv” de este modelo: el nuevo motor. Sabiendo que en su momento que las Superbikes bicilíndricas podrían subir hasta los 1200 cm³, Ducati presentó este 1098 convenientemente preparado para poder montar un kit de pistones grandes para subir esos más de 100 cm³ necesarios para la competición. Por supuesto, se ha mantenido la clásica estructura V2 a 90°, pero ahora el motor se denomina Testastretta Evoluzione. ¿De dónde viene ese nombre? Ya en la última de la primera saga, la 998, y que se mantuvo en la 999, se evolucionó respecto al propulsor anterior montando unas válvulas más cruzadas, con lo que se conseguía más potencia a más vueltas, acentuando su carácter deportivo sin concesiones, pero al mismo tiempo suavizando la entrega de potencia y consiguiendo una culata más estrecha, de ahí el nombre (Testratetta significa “cabeza estrecha” en italiano). Pues el Evoluzione tiene esta misma base, pero básicamente subida de cilindrada, con un espectacular aligeramiento interior y más potencia. Con unas cotas de 104 mm por 64. 7 de a, es un claro ejemplo de motor deportivo de carrera ultra corta que declara 160 caballos.

ducati 1098 El aligeramiento comienza por los cilindros, en los que ya se ahorra unos espectaculares tres kilos respecto a modelo anterior, subiendo a los cinco en todo el conjunto. Todos estos cambios junto con electrónica, la admisión e inyectores elípticos consiguen una entrega de potencia consistente y muy poderosa, pero además progresiva y relativamente tratable para tratarse de una superbike de altísima cilindrada unitaria (550 cm³ por cilindro) como es esta. La dieta de adelgazamiento no se ha quedado solamente en el motor y el chasis, sino que lógicamente se ha extendido al resto de la moto. Así disfrutamos de unas excelentes llantas Marchesini realmente ligeras con unas pinzas de freno Brembo monobloque (la primera moto en montar las de serie), discos aligerados, etc.



LA MARCHA ITALIANA

Sí, todos estos datos técnicos están muy bien y seguro que te interesan, pero te interesará mucho más saber cómo va a la hora de la verdad. Es decir, en el momento en que te sientas sobre ella, giras la llave y presiona el botón de arranque. Pues pasemos a ello.

ducati 1098

Si has tenido la suerte de probar a lo largo de los últimos años diferentes motos deportivas, te das cuenta de que eso del “carácter propio” de cada país en el diseño de las motos deportivas existe. En este caso, la Ducati representa el estilo o de cómo diseñar una moto deportiva puramente italiana, al igual que otras superbikes de ese país, como por ejemplo la Aprilia RSV 1000. Se distinguen claramente por su estrechez a la altura del asiento, posición deportiva sin concesiones con los semimanillares muy bajos y las estriberas altas y atrasadas, chasis rígido, depósito largo y, en resumidas cuentas, un diseño general que no deja lugar a ninguna duda. Te encuentras ante una deportiva exclusiva y exigente.

Al girar la llave, la gran pantalla digital se ilumina y comienza una fiesta de luces, y figuras digitales que forman parte del proceso del chequeo de todo el sistema electrónico. Además, y como está de moda últimamente, el cuadro te saluda con un mensaje que en este caso dice “Ducati 1098 SBK”. Para que no olvides que te acabas de montar en una moto de pura raza.

ducati 1098 El motor cobra vida con la contundencia y el retumbar habitual en cualquier bicilíndrico tan grande y deportivo como este, pero ya se nota desde este momento el propulsor funciona con más progresividad, finura y con menos vibraciones que modelos anteriores. El trabajo de aligeramiento interior, afinamiento de la inyección y mejora en los ajustes del motor es evidente.

El tacto del embrague hidráulico es impecable, y las marchas entran sin ningún problema, aunque cuando está muy caliente puede chirriar un poco al soltar la maneta en primera. Pero esto sobre todo maniobrando en primera muy baja velocidad, lo que supone estar rodando en ciudad y, desde luego este es el peor medio en que se puede mover una superbike como ésta. Tiene poco ángulo de giro, la ergonomía es exigente y cansada y tampoco la entrega de potencia ni el tacto el motor se han pensado para este medio, puesto que el par es tan poderoso en marchas cortas que resulta difícil de dosificar.

En carretera abierta es todo un ejemplo de rigidez y empuje de motor. Desde luego, no se puede considerar una buena, ni siquiera una mediocre, sport turismo entre otras cosas por su sacrificada posición de pilotaje, que aún con todo y con eso es bastante más “habitable” que ninguna de sus predecesoras. Comparada con la 999 se puede considerar casi hasta cómoda, y desde luego con una ergonomía mucho más eficaz a todos los niveles incluyendo el de conducción exclusivamente deportiva. Para cerrar este comentario sobre sus pocas cualidades turísticas sólo falta citar un detalle: no tiene asiento trasero, y tampoco estriberas, por lo que no solamente no puedes llevar ningún pasajero sino que tampoco podrías anclar ningún eventual equipaje, ni siquiera pequeño, sobre el colín. Eso así, este está rematado por una tapa que se puede retirar por cerradura y que está precisamente terminada con el nombre de la marca troquelado sobre un breve acolchamiento para las lumbares del piloto al mejor estilo “de carreras”, consiguiendo un toque estético tan seductor como el resto de la moto. Bajo él puedes encontrar, sorprendentemente, un pequeño cajetín que te dejará transportar algún pequeño elemento como pueda ser un móvil como una cartera un pequeño anti robo. Desde luego, mucho más que ninguna de las anteriores superbikes de Ducati.

ducati 1098 Y hará pasemos al terreno donde está moto es una de las reinas: la conducción deportiva. En este caso, si vienes de una tetracilíndrica japonesa (que es lo habitual) la verdad es que requiere un tiempo de adaptación. No tienes ni debes subir tanto de revoluciones para tener empuje del bueno, pero además necesitas mucho más tacto en zonas lentas y a la salida de ciertas curvas porque tanto par se convierte-como no combines el giro del acelerador con el tacto del embrague- en una serie de pistonazos arrolladores que pueden tender a sacarte de la curva en plena tumbada y hacerte levantar la rueda delantera a la salida… que es algo muy bonito y espectacular pero muy poco efectivo y algo “delicado” en carretera abierta.

Una vez le has cogido el tacto de estos elementos, te puedes dedicar a disfrutar de una estabilidad absolutamente subyugante en curvones rápidos donde siempre sientes que tu capacidad de pilotaje es infinitamente inferior a lo que la Ducati es capaz de ofrecerte. Si el asfalto es bueno y la curva larga, puedes inclinar con una confianza ciega sabiendo que jamás vas a perder la trazada y sintiendo la rueda delantera como si fuera sobre raíles. Éste es, sin duda, la mayor y mejor característica de la “escuela italiana” de motos deportivas.

ducati 1098 Esto también tiene su lado menos positivo, y es que la dirección es tan aplomada y el chasís tan rígido que cuesta cierto esfuerzo hacerla cambiar de trazada sobre todo en zonas lentas y muy reviradas, donde te exige estar cambiando de sentido continuamente. Aquí realmente se necesita mucha fuerza, flexibilidad y técnica para exprimir todo el espíritu racing de una moto como la 1098. Toda esta rigidez exige una buena puesta a punto de la amortiguación, que aquí es realmente excelente como suele ser habitual en la marca, aunque lógicamente inferior a la versión R de puro lujo y que incorpora hasta sistema antibloqueo mediante corte de inyección al más puro estilo del Mundial… pero es otra historia. Aquí tenemos una recia horquilla invertida Showa multiregulable, así como el excelente amortiguador trasero y pinzas radiales Brembo monobloque con un tacto firme e infatigable característico de las motos deportivas buenas de verdad. Toda la amortiguación tiende más a la firmeza que la comodidad, por lo que es bastante sensible al estado del asfalto, y si la carretera está bacheada la verdad es que resulta especialmente incómoda de llevar.



PERSONALIZACIÓN

Como siempre en la marca, puedes complementar este modelo con todo tipo de extras que te permitan personalizarla a tu gusto. Desde cúpulas tipo doble burbuja, hasta escapes que te permiten ganar casi ¡10! caballos reales a la rueda, además de un buen ahorro de peso, chips de inyección, centralitas completas, llantas aún más ligeras, carenados enteros de fibra de carbono... ducati 1098un verdadero sueño para todos aquellos que aman las sensaciones deportivas y el color rojo de Ducati. Junto con el inacabable merchandising de la marca, es uno de los elementos que fomenta el verdadero culto que existe hacía las motos de Borgo Panigale por parte de miles de motoristas a lo largo del mundo.

Por mucho que se hable de la exquisita e increíble capacidad de los diseñadores italianos para crear motos especiales, bonitas y activas, no lo calibra en su justo punto hasta que no montas un rato sobre un modelo como esta 1098. Todas las miradas se giran y es inevitable oír susurros de admiración cuando pasas con ella o simplemente la aparcas en la acera, mientras que si vas con cualquier “vulgar” japonesa sólo se darán cuenta de que existes los motoristas más fanáticos y conocedores de las últimas novedades. En Ducati crean motos que no sólo están pensadas para ganar campeonatos del mundo y ser las mejores deportivas, sino seducir al mundo con modelos absolutamente subyugantes y que entran directamente a la galería de modelos míticos. Esta 1098 es una de ellas.



A favor

- Diseño increíblemente espectacular y atractivo

- Comportamiento deportivo

- Chasis

- Potencia y Par motor

- Frenos

En contra

- De un uso absolutamente especializado

- Muy sensible en asfalto bacheado

- Capacidad de carga nula

- Posibilidades ruteras casi nulas

- Tacto del motor que necesita adaptacion.

Prueba y Redacción: David García de Navarrete
Fotos: Miguel Méndez
Diciembre 2007

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar