Prueba DERBI RAMBLA 300i

REY DE LOS SEMÁFOROS

Un scooter ligero, con buena parte ciclo con ruedas “casi altas” y un motor potente al que además se le ha dotado de un desarrollo de transmisión corto. Así es el Derbi Rambla 300, un scooter de comportamiento muy sport, rey de los semáforos por aceleraciones y casi una supermotard por la forma en que se deja llevar.

  

REY DE LOS SEMÁFOROS

La verdad es que en ciudad es uno de los scooters más divertidos que he cogido en los últimos tiempos. En cierta forma me recuerda a aquellos Runner 180 de 2T que con un montón de caballos y poco peso “zumbaban” como pocos scooters actuales. Este Rambla recoge un poco el testigo de aquella filosofía, sólo que con un poco menos de “mala leche” y una parte ciclo bastante mejor, lo que le hace más accesible a todo el mundo, más fácil y más divertido que aquellos.

derbi rambla 300iNacido como Aprilia, el Rambla es la interpretación de la marca española del Sportcity italiano. Como sabes, desde hace unos años, Derbi y Aprilia son marcas propiedad del gigante italiano Piaggio y, por tanto, algunos modelos de ambas marcas coinciden, con ligeras variaciones. En el caso que nos ocupa las diferencias son mínimas en cuanto a equipamiento, mecánica o parte ciclo: son el mismo scooter con una diferencia importante en precio. Cambian algunos plásticos, el cuadro, más “pelao” en el Derbi y poco más.

La mejor forma de describirlo es viendo el nombre de su “primo italiano”. Con eso, entiendes del tirón la filosofía de este scooter: Sport-city; deportivo de ciudad. Como tal, es un scooter ligero, estrecho y muy ágil en el que se han primado las aceleraciones y su capacidad de circular deprisa por cualquier sitio. Para ello se recurre a un chasis tubular de acero, buenas suspensiones y frenos de disco en ambos trenes. Emplea el motor QUASAR del grupo italiano en su última versión, de 278 cc (lo de 300 es por redondear) e inyección electrónica, con 22,5 Cv a 7250 rpm. Curiosamente, en el Aprilia se declaran 22 Cv a 8.000 rpm, lo que lleva a pensar que se ha afinado en algunos puntos para esta versión. Este motor proviene del antiguo 250 de la marca; cuando los 300 cc empezaron a ponerse de moda, Piaggio hizo crecer la cilindrada del Quasar hasta esos 278 cc para conseguir una mejor respuesta en bajos, ya que se conforma con la misma potencia que ya tenía antes.

Pero la particularidad más significativa del Rambla es que monta llantas de 15”, a medio camino entre los scooters normales con ruedas de 13” ó 14” y los rueda alta de 16”. Con esta medida tan peculiar se intenta conseguir un buen compromiso entre estabilidad y buena capacidad de bachear (como tienen los scooters de rueda alta) y la mayor agilidad que suelen tener los scooters de ruedas más pequeñas. Y lo consigue, acercando así su comportamiento a esa derbi rambla 300ideportividad que busca. Sin embargo tampoco olvida esa parte “City” de la que hablábamos: suelo plano, que facilita montarte en el asiento y llevar bolsas en el suelo (tiene un gancho en la columna de dirección para eso) y un manillar estrecho que pasa por cualquier lado para hacerte la vida más fácil en el día a día ciudadano.

Sin embargo se echan en falta algunas cosas: contener los costes para tener un buen precio de venta tiene este inconveniente. El hueco para el casco, como es normal en un scooter que intenta ser ágil y ligero (y además es un “rueda casi alta”) es un poco justo y sólo cabe un casco jet. Se abre desde el lado, no desde el contacto y la cerradura queda un poco baja, te obliga a agacharte para verla o a tantear con la mano a ver donde esta. Eso sí, se le puede montar sin muchos problemas (y sin que afecte demasiado a su estética) un baúl detrás. El cuadro es un tanto básico: informa de velocidad en la esfera principal y en la pantalla digital lleva la hora, nivel de gasolina, temperatura del agua y kilometrajes. Mediante un botón en la piña derecha puedes cambiar en el display entre kilómetros totales, parciales y carga de batería. Se lee bien, aunque por el tamaño del scooter hay que bajar un poco la cabeza. Lleva una pequeña (pequeñísima) cúpula, más como elemento estético que por una utilidad real. Pero para mi gusto, lo que más echo en falta es una pata de cabra en condiciones: un scooter perfecto para hacer rápidos recado por la ciudad y te obliga a subirlo al caballete todas las veces, lo que cuesta más esfuerzo y tiempo, algo que con el Rambla deberías ganar.



CÓMO VA: SUPERMOTARD-SCOOTER

El Rambla es un scooter divertido, muy rápido y dinámico. Como te decía al principio, recuerda en cierta forma a aquellos 2T de hace años que eran capaces de correr más de lo que se tenían, con el resultado de que a ciertas velocidades había que agarrarlos fuerte para llevarlos por donde querías. No es así este Rambla. Es capaz de acelerar tanto como aquellos pero sus ruedas de 15” y sus suspensiones son bastante mejores que lo que se utilizaba entonces. 

Todo queda bajo control, además, el motor de 4T es bastante más dócil y fácil que aquellos 2T. No eran para todo el mundo aquellos “aparatos”, por que sin un poco de experiencia no era difícil pasar el límite. En este Rambla también es fácil pasarse y que te recompense con su rabia, aunque hay que buscarlo y es más difícil que eso acabe en susto. Estamos hablando de un scooter de 22 Cv y poco más de 140 Kgs de peso, con mucho par y desarrollo de transmisión corto. Con buenas ruedas que lleva y si “tienes sangre en las venas” acabas jugando al supermotard por las esquinas: frenas tarde, entras y abres gas a tope, sacando el pie y desliza derbi rambla 300ide atrás sobre la pintura de los pasos de cebra...hasta que acabes detenido, por lo que aunque sería posible hacerlo, mejor contrólate.

En ciudad, como ves es divertido. Su desarrollo corto hace que las aceleraciones hasta 80 Km/h sean espectaculares y como te cuento, por chasis, permite hacer diabluras. Frena muy bien de delante y un poco más justo de detrás. Las suspensiones, sobre asfalto bueno, sujetan al Rambla muy bien y sólo a alta velocidad y con baches rebota un poco de atrás. De delante siempre mantienes buen control, a pesar de que el manillar es estrecho y por eso resulta ágil y divertido.

En la carretera se muestra menos cómodo. El desarrollo corto que permite acelerar tan bien e incluso salir deslizando sobre pintura hace que en carretera se quede un poco justo de velocidad máxima para ser un 300 cc. Roza, de marcador, los 130 Km/h, por lo que las autovías no son lo suyo. Desde luego, de chasis, va sobrado con esa velocidad de la que es capaz, por lo que si puedes elegir entre autovía o una buena carretera llena de curvas y con rectas cortas, no te lo pienses: el Rambla es un supermotard de los scooters y le van las frenadas, las curvas y las aceleraciones, no las rectas, sosas y aburridas.



EN CONCLUSIÓN

El Rambla es un scooter que tiene un público determinado. Es un scooter muy enfocado al uso ciudadano y aunque por cilindrada permite tranquilamente un uso interurbano no va a destacar en este uso por encima de otras opciones. Sin embargo, en ciudad o en zonas con curvas no tiene rival por cómo acelera, como se sujeta, como frena y en general, por sus virtudes dinámicas, casi de supermotard. Además tiene un precio muy atractivo: es poco más caro ( e incluso más barato) que algunos 125 cc de gama alta, con muchas más posibilidades, claro está. Cuesta ahora 3.399 € y con este nivel de precio bien puedes olvidarte de su poco hueco bajo el asiento y la falta de pata lateral...o ponerle un baúl y una pata y aún te sobrará dinero



A favor

- Divertido, ágil y de buen precio.

En contra

- Le falta una pata lateral y el ajuste de algunos plásticos no es muy bueno

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Miguel Méndez
Mayo 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar