Prueba DAELIM DAYSTAR 125 Fi Black Plus

MÁS NEGRO

Eso es, más o menos, lo que quiere decir el nuevo apellido de la Daelim Daystar 125 Fi “Black Plus”. Y eso es exactamente lo que ofrece, más negro sobre una de las custom 125 de más éxito del mercado.

 

Lleva ya unos años en el mercado y en este tiempo se ha ganado, al menos, un puesto de consideración en las listas de todos los aficionados a las pequeñas custom de 125cc. Desde 2007 es una de las opciones del mercado disponibles con inyección electrónica y seguramente una de las más accesibles, por precio, con este nivel técnico. Y como en Daelim sabían que con la crisis que nos ha tocado vivir en estos tiempos, uno de los segmentos de mercado más importantes a cuidar es precisamente el de las 125cc Custom, a la Daystar se le añadió el año pasado esta versión Black Plus. No hay cambios técnicos o de base en ella. Sigue siendo la misma moto que la Daystar de inyección normal (la Fi), sólo que terminada en colores negros, con algunos toques rojos, que hacen destacar la profusión de cromados que siempre ha llevado la Daelim. Si han cambiado las llantas, una curiosa “vuelta atrás” en la historia, ya que estas llantas lenticulares fueron equipamiento de serie en la Daystar y hace unos años que dejaron paso a unas más clásicas de radios. Ahora, para la Black Plus, se recuperan aquellas macizas “ruedotas” pero en color negro, lo que refuerza la imagen “dark” buscada en esta versión.

daelim daystar black plusSigue empleando el motor “de siempre”, de inyección y de diseño propio y basado (de lejos) en los motores Honda que la marca construyó hace años bajo licencia de los japoneses. Entrega 12 Cv a 9.700rpm, transmitidos a la rueda a través de un cambio de 5 velocidades. Monta un pequeño radiador de aceite que ayuda a la refrigeración de aire del cilindro. En la parte ciclo, emplea un disco delantero de 276mm y un tambor trasero y con ambos la moto frena bien y con buen tacto. Sobre las suspensiones, en el tren delantero, una horquilla convencional, pero atrás, la moto es estilo “softail” que dicen los puristas y como tal parece que no lleva amortiguadores aunque lo cierto es que monta un monoamortiguador escondido, de tarado algo blando. Con este esquema de suspensiones la Daystar es una moto cómoda pero sobre todo, resulta llamativa. Aunque lo más destacable, después de años de ver “Daystars” por la calle, sus nuevas llantas lenticulares negras ya mencionadas.

El cuadro también es el que ya conocíamos de la Daystar Fi. Con dos esferas, con el exterior cromado, con cuentavueltas y cuentakilómetros y varios testigos dentro de ellas. No está mal, es más completo que en otras “congéneres” custom 125cc, aunque se echa a faltar alguna información. Visible, como en casi todas las custom lo es y mucho, puesto que lo llevas delante, por encima del manillar. Eso si, el aforador de gasolina, como ya es habitual en este tipo de motos requiere que quites la vista de la carretera, ya que va en el depósito de gasolina. A la hora de aparcarla tiene caballete central y pata de cabra. Sobre el primero, nada que decir, salvo que es fácil de usar. La pata lateral es otra cosa: es de las que se pliegan solas mediante un muelle nada más levantar la moto y tiene bastante peligro, ya que es fácil, si la pones sin bajarte o la moto no está totalmente plana que se cierre sola y te estampe la moto en el suelo.

¿CÓMO VA?

La Daystar es una moto cómoda, con una posición de conducción bastante racional, con los pies adelantados pero sobre plataformas y las manos algo altas. El asiento es un butacón, mullido y amplio para el piloto. Ponerla en marcha es tan simple como darle al contacto y al arranque, aunque cuidado, por que arranca hasta con marcha engranada. No hay problema con la pata de cabra por ello, desde luego, por que se recoge sola nada más poner de pie la moto (no hay mal que por bien no venga), pero como abras gas mientras le das al botón y tengas algo delante... 

daelim daystar black plusEl motor de inyección arranca a la primera. Al ralentí no hay vibraciones ni sonido estridente. Suena, eso si, a moto pequeña, con un ronquido un tanto agudo, poco “custom”. Pero es lo que hay, con un motor de 125cc de un cilindro. El cambio es cómodo y lleva palanca doble, de las que permite subir marcha con el tacón para no marcar los “zapatos de guapo”. El pedal de freno también es grande y tiene buen tacto a pesar de su tambor trasero (algo común en todas las custom de 125cc de su nivel). Las manetas también tiene buen tacto. La de freno delantero un poco esponjoso, pero frena bien y detectas sin problema “cuanto” quieres frenar. En resumen, nada que objetar sobre los mandos, ya que el resto de ellos también cumplen con su función de sobra.

Salir a carretera con ella requiere la misma paciencia que con cualquier otra custom de su cilindrada. No es ningún “avión” y en las mejores condiciones (con algo de cuesta abajo) la hemos medido a 111 Km/h. Pero a esa velocidad las vibraciones que suben del motor, sobre todo a las plataformas reposapiés son considerables, así como los ruidos mecánicos que generan esas vibraciones. En curvas, si no tienes prisa, mejor, y a una velocidad lógica se muestra noble y fácil. En ciudad es algo grande para ser una 125cc, con un manillar algo ancho y a la altura de los espejos de los coches. Aun así, con buen radio de giro y poca altura de asiento, la moto se maneja realmente bien y es una buena ciudadana.



EN CONCLUSIÓN: BELLEZA NEGRA

La Daystar Black Plus es una nueva versión de la ya conocida Daystar Fi. Sobre esta, la ventaja es indiscutible: es mucho más atractiva en este acabado y las llantas negras lenticulares, que en mi opinión, son más atractivas que las clásicas de radios son, además, más baratas. Con ellas la moto baja de precio y si ya era una de las opciones más elegidas por los compradores por su relación precio-prestaciones (o acabados, si prefieres), ahora esta relación mejora un poco más. Concretamente 50 euros más barata, de 2.239€ de la Fi normal a 2.189€ de la Black Plus. Y te ahorrarás más si echas un vistazo a nuestra página de precios, pues hay oferta especial para nuestros usuarios.

Equipamiento probador:

- Casco: HJC CL-Max modular

- Chaqueta: Halvarsson



A favor

- Una versión más atractiva de una de las custom más vendidas del mercado.

En contra

- Vibraciones y estabilidad de la pata de cabra.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Daelim, Miguel Méndez e Israel Medranoz
Octubre 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar