Prueba BMW F 800 R CHRIS PFEIFFER EDITION

DIVERSIÓN ASEGURADA

Cuando BMW presentó hace ya tres años la primera generación de sus 800, era de todos conocido que en poco tiempo de esas primeras sport-turismo evolucionaría una naked que competiría directamente contra toda la generación de motos de aproximadamente 600 cm³ que dominan el mercado desde hace aproximadamente un lustro. Desde excelentes tetracilíndricas como la Suzuki GSR600 o la Kawasaki Z 750 hasta bicilíndricas en V como la Suzuki SV o el máximo icono del segmento, la Ducati Monster, está claro que cualquier marca que quiera vender cantidades importantes en las motos de media y gran cilindrada, ha de tener un buen representante en esta parcela. Y BMW no la tenía, puesto que contaba solamente con la muy exitosa GS 650 monocilíndrica, en aquel momento ya daba señales de fatiga en el mercado.

 

La verdad es que aquellas primeras F 800 S y ST tenían algunos detalles mejorables, algo habitual en modelos totalmente nuevos. Los alemanes habían desarrollado un bicilíndrico que, tras barajar varias configuraciones diferentes que pasaban desde su particular boxear hasta el V2- prácticamente la regla general del segmento- decidieron, como casi siempre, por tirar por la calle de en medio y mantener ese temperamento propio del que siempre han hecho gala los alemanes. Así, fabricaron un bicilíndrico paralelo ”twin” con los cilindros bastante inclinados hacia adelante y con una biela ciega como sistema de equilibrado para disminuir las vibraciones que generan motores con tanta cilindrada unitaria. La verdad es que su tacto y entrega de potencia eran mejorables, algo que se logró de forma bastante evidente en la siguiente familias para la que se usó este mismo propulsor, aunque ligeramente rebajadas de potencia a favor de mayor par, que fueron las nuevas trail medias GS.

bmw f 800 r chris pfeiffer edition Para sorpresa de todos, la naked de la familia, aunque podría parecer que hubiera sido el modelo siguiente- porque, básicamente, sólo se trataba de desnudar la primera F- tardó bastante en aparecer. Estaba claro que los de Berlín sabían lo que se jugaban con este modelo, y lo que podían ganar si todo salía bien y, por supuesto, lo que podían perder si algo fallaba. Concretamente tuvimos que esperar hasta principios del 2009 en que, durante una presentación bastante lluviosa, pudimos probarla en la Ciudad Condal.

La evolución respecto a sus hermanos anteriores era más que evidente tanto en la entrega de potencia como el comportamiento de toda la parte ciclo. Una moto ágil, rápida, con una potencia no desbordante pero si perfecta y fácil de llevar, con un excelente precio para la calidad y marca la que estamos hablando y, algo muy importante, un diseño bonito a la vez que atractivo y personal. Destacaba ese siempre característico doble faro asimétrico que ya parece una carta de presentación dentro de las motos alemanas, desde la clásica GS 1200 hasta la novísima superbike S1000RR, y las acertadas formas generales que combinaban esa extraña magia que consiguen hacer especialmente atractiva una moto sin carenado ni mucha parafernalia especial.

LARGO DESARROLLO EN LA COMPETICIÓN

A pesar de que, como hemos dicho, este modelo tardó en presentarse bastante más tiempo del que todos supusimos en un principio, lo cierto es que desde un primer momento, ya las primeras sport turismo F800S fueron cedidas al campeón del mundo de motociclismo acrobático, el alemán Chris Pfeiffer, para desarrollar la moto para sus competiciones. De hecho, hay una anécdota que, tras ganar alguna prueba, la moto era mostrada en el parque cerrado con un gran cartel que decía “Si, es una BMW. Y no, no está en venta”. Y realmente tenía razón, porque se trataba de una 800S a la que se había quitado el carenado y se le había elevado el manillar, por lo que prácticamente ahí estaba ya la primera 800R… que aún no se había fabricado en serie.

 

bmw f 800 r chris pfeiffer editionPor supuesto, no todo era tan sencillo y las motos de los buenos “stunt riders” tienen mucha más preparación que simplemente quitar un carenado y elevar manillar, pero está claro que Pfeiffer desarrolló la naked deportiva de la marca alemana. Y en honor a ello, BMW ha creado la moto que ahora probamos para ti. Las variaciones sobre el modelo base no son numerosas ni definitivas, pero sí lo suficiente para lograr un modelo más atractivo y más efectivo desde el plano deportivo y, no lo olvidemos, también sobre el estético, algo muy importante cuando estamos hablando de un segmento tan reñido como éste.

 

De momento, las decoraciones monocolor de la R normal pasa a ser la preciosa combinación rojo-blanco-azul “racing” de BMW. Bueno… Blanco Alpino, Azul metal, Rojo Magma y Negro mate si queremos ser más exacto.

 

Después, se elimina la mínima pero efectiva careta que equipa el modelo básico para dejar el frontal totalmente desnudo, como podemos ver en las preparaciones con las que Chris compite. Después, también tenemos uno de los elementos más importantes: un precioso escape Akrapovic oval que consigue un sonido legal pero definitivamente más contundente y atractivo que el soso tubo redondo de serie. No declaran ningún caballo de ganancia, pero si desde luego consigue una mejor subida de vueltas y menos inercia y más progresividad del motor en retenciones bruscas, por lo cual las ventajas en conducción deportiva son evidentes. Como guinda de detalles “” tuning” equipa intermitentes de leds con tulipa blanca.



RODANDO SIN ACROBACIAS… ¡PERO CON DIVERSIÓN!.

Cuando pudimos probar por primera vez la 800 R todos los periodistas allí reunidos llegamos a la misma conclusión: era una moto muy, muy divertida. Pues en esta versión réplica, que básicamente es la misma, evidentemente no ha perdido ni un ápice de ese toque “picante” que cada vez (afortunadamente) saboreamos en más modelos de la hasta ahora tradicionalmente seria y formal fábrica alemana. Pero, es más, podemos decir que incluso ahora es más adrenalínica, aunque sólo sea por el embriagador sonido de su precioso escape y por su decoración mucho más “guerrera”.

bmw f 800 r chris pfeiffer editionRecordemos las características de su motor que, como hemos comentado antes, ha mejorado bastante, tirando a mucho, desde las primeras “miembras” (como diría alguna ministra) de la familia aparecidas en el 2006. Este bicilíndrico paralelo está refrigerado por agua y equipa 8 válvulas, 4 por cilindro, y su cilindrada total es de 798 cc. Sus cuotas son 82,0 milímetros de diámetro y 75,6 de carrera, por lo que es evidente que no se ha buscado un motor de carrera muy corta para ganar par y facilidad de uso, lo que se demuestra con datos como que a sólo 5000 revoluciones ya da el 90% de su par máximo o que su zona roja está a 8.500 revoluciones. Su potencia máxima no es espectacular, declarando 87 CV a 8000 revoluciones, pero desde luego si es más que suficiente para las prestaciones que se pueden buscar y se esperan de una moto totalmente desnuda y que, a pesar de lo que puedas pensar, es capaz de alcanzar los 220 km/h. O sea, que no es precisamente una moto lenta, y más si tenemos en cuenta que a partir de los 150 tus hombros y tu cuello estará pidiendo clemencia si los mantienes más de cinco minutos. Es una moto para divertirse, y mucho, por zonas de curvas, y que si buscas viajar en ella recomendamos que acuda al siempre completo catálogo de complementos que toda BMW tiene. Allí podrás encontrar desde cúpulas hasta puños calefactables, maletas, bolsas de depósito, y todo lo que necesites para explorar esa vertiente turística de todo el mundo que posee una moto alemana termina buscando alguna vez.

bmw f 800 r chris pfeiffer edition A este respecto, tiene una cara amable y otra no tanto. En largas rutas por carreteras disfrutarás de unos consumos admirablemente bajos, algo que se viene disfrutando desde los primeros modelos. No obstante, ahora tienes la gran ventaja de que dispones de potencia casi a cualquier régimen dispuesta a empujar te hacia adelante, lo cual demuestra el esfuerzo hecho en evolucionar ajustes y la inyección electrónica respecto a la primera generación de este motor. Es verdaderamente fácil mantener que la frontera de los 5 l, y difícil pasar de los seis incluso a ritmos realmente altos y tratamiento bastante, digamos, deportivo. Además, la ausencia de carenado y otros ornamentos las épocas sensible al viento lateral, algo bastante importante en carretera. Lógicamente, esto puede cambiar si ésta las maletas, quilla, cúpula, etc., pero la base es buena. Por otro lado, el cuadro de instrumentos informa perfectamente de todo los datos necesarios y, además, incorpora un reloj de gasolina digital (como casi siempre en BMW) grande, fiable y perfectamente legible además de un ordenador de a bordo

bmw f 800 r chris pfeiffer edition Y ahora llega la pequeña crítica. A la biela ciega que se encarga de minimizar las vibraciones de este “twin” se le acumula el trabajo y, realmente, podemos decir que el motor que vibra bastante, sobre todo teniendo en cuenta la suavidad de sus rivales de segmento. En excursiones por la sierra o incluso el circuito, esto tiene su lado bueno porque sientes exactamente en qué “punto” está el motor y todas sus reacciones, pero tras unos kilómetros lo cierto es que terminan siendo bastante molestos y parece que has metido las manos en un hormiguero

El manillar está bastante alto, por lo que el brazo de palanca es perfecto para controlar el tren delantero, pero en principio te tienes que acostumbrar a cierta ligereza frontal si vienes de motos con semimanillares bajos porque, a esta ergonomía se le suma un perfecto y musculoso empuje del motor que te permite levantar la rueda delantera a poco de control es el arte del caballito. Eso sí, todo queda bajo control gracias al eficaz amortiguador de dirección colocado bajo la tija inferior.

Y no podemos olvidar que mucha gente la comprará como “moto para todo”. Es decir, para rodar tanto para carretera como por usar en su transporte diario de ciudad, circunvalaciones, etc. En este terreno es absolutamente perfecta por su tracción, manejabilidad, recuperación y un tacto de embrague prodigioso. Lo más curioso es que, y esto ocurre en muchos modelos de la marca, apenas cabe nada debajo del asiento. Por lo tanto, mientras en otros modelos puedes transportar algún pequeño candado, la cartera, y quizás el móvil y unas llaves, en esta 800R hasta un par de herramientas y la documentación van encajados directamente en la carcasa que sirve de base para el asiento. Teniendo en cuenta que hasta en modelos deportivos con el escape en el colín podemos llevar algo, que en este modelo naked con escape lateral no haya ni un hueco aprovechable es cuando menos curioso.

Como buen modelo réplica, cuenta con un colín monoplaza fácilmente desmontable (simplemente con elásticos) que le da un toque deportivo arrebatador, pero que te permite fácilmente llevar a ese o esa [email protected] que te interesa sin tener que andar con herramientas o directamente cambiando todo el asiento. Quien vaya detrás puede contar con una buena altura de las estriberas y, además, un buen par de asas laterales donde agarrarse. No te olvides, es una BMW.

En cuanto a la amortiguación, delante cuenta con una horquilla de 53 mm y detrás un mono amortiguador regulable en precarga de muelle y extensión que, por su posición lateral, es fácilmente accesible. Además, para el hidráulico cuenta con un pequeño pomo, por lo que no te hace falta un destornillador como en la mayoría de los modelos. Para tranquilizar las sacudidas del tren delantero en las aceleraciones más bruscas, cuenta con ese buen amortiguador dirección tangencial colocado debajo de la pipa del que hablábamos antes.

El tarado general es bastante suave (sobre todo en la horquilla, que no es regulable), pero es lógico que se trabaje más sobre la comodidad y manejabilidad frente a una excesiva rigidez que no sería bien recibida por ningún usuario de este modelo pero, desde luego, tanto la dirección como el chasis son imprecisos y no es ni mucho menos una moto blanda.



NAKED SIMPLE PERO TECNOLÓGICA

La tecnología nunca puede faltar en ninguna BMW, y esta no iba a ser una excepción. Inyección electrónica, chasis doble vía de aluminio, escape con los últimos adelantos en catalización, el cuadro con ordenador de a bordo y las últimas piñas que se presentaron en la última y reciente generación de las K 1300. bmw f 800 r chris pfeiffer editionCompactas, pequeñas, perfectamente manejables y con contacto electrónico y no mecánico (como las de un móvil, vamos) jubilan definitivamente las antiguas piñas voluminosas y difíciles de manejar que todo los periodistas y usuarios criticaban en su momento.

Los alemanes han logrado desarrollar una naked polivalente que cumple perfectamente en cualquier tipo de terreno- ciudad, carretera solo o a dúo, incluso rodadas en circuito para los más adrenalínicos- pero que tiene un diseño simple al mismo tiempo que espectacular y atractivo, que abrirá las puertas de la marca alemana a muchos que, hasta este momento, quizá no se planteaban convertirse en “bemeuveros”. Además, y cuenta con un precio que, si bien es algo más alto que el de la competencia japonesa, es realmente bueno si tenemos en cuenta de la marca y modelo del que estamos hablando. Sin duda, alguien en Berlín está haciendo muy bien su trabajo…



A favor

- Manejabilidad

- Dosificabilidad del motor

- Frenos

- Detalles especiales de este modelo replica: pintura, escape, etc.

En contra

- Vibraciones

- Protección aerodinámica

- Capacidad bajo el asiento inexistente

- Precio algo más alto que sus rivales directas

Prueba y Redacción: David García de Navarrete
Fotos: Miguel Méndez
Diciembre 2009

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar