Prueba BENELLI VELVET 125

UN POCO DE TODO

Un poco de diseño italiano para la carrocería, un poco de carácter deportivo para el chasis, un poco de motor de aire básico y suave, con algo de chino. Mezclamos, revolvemos y nos sale un scooter útil y de todo uso, a buen precio, de comportamiento sano y, aunque justo de prestaciones, cómodo y polivalente.

  

UN POCO DE TODO

Un poco de diseño italiano para la carrocería, un poco de carácter deportivo para el chasis, un poco de motor de aire básico y suave, con algo de chino. Mezclamos, revolvemos y nos sale un scooter útil y de todo uso, a buen precio, de comportamiento sano y, aunque justo de prestaciones, cómodo y polivalente.

Así es el Benelli Velvet en esta versión actual, un scooter que aprovechando el diseño italiano del Benelli, con el motor de aire de Keeway (propietarios de Benelli, no lo olvides) y bien terminado, consigue un scooter un tanto “heterogéneo”, en el sentido de que en él puedes encontrar rasgos de scooters básicos, ciudadanos, GT´s, deportivos...de todo. 

benelli velvet 125Lógicamente, si ves que es propulsado por un motor de 10Cv refrigerado por aire forzado y que su precio no llega a los 1600 euros, pues no parece que vaya a ser un maxiscooter GT ni un deportivo de ultimísima generación. Pero cuando te acercas a él, ves que es un scooter de buen tamaño, con detalles como una pequeña cúpula delantera o que lleva el cierre del asiento en el contacto, o caballete central y pata de cabra “ de las buenas”, de las que apagan el motor y no saltan solas cuando levantas el scooter...en resumen, tiene mucho más equipamiento que otros scooters “que van de maxis” y valen bastante más dinero.

No es un scooter nuevo en cuanto a diseño, desde luego. De hecho es de los más veteranos del mercado. Sin embargo, al ser un scooter poco visto y tener, en su momento, un diseño moderno y atractivo, sigue siendo un scooter muy aceptable estéticamente. Llama la atención la cúpula delantera y verás que en algunos Velvet y en fotos de catálogo a veces aparece sin ella: es fácil de quitar y está preparado para que no se note nada si no la llevas, de forma que es cuestión de gustos ponerla o no. Realmente no protege mucho; es más bien baja y estrecha y el piloto va sentado alto. También son llamativos los intermitentes, que en vez de integrados en la carrocería van sobre soportes semi flexibles, como en las motos. El cuadro es bastante espartano, con tres esferas con fondo blanco en los que están el cuentakilómetros, el nivel de gasolina y un voltímetro para ver el nivel de carga de la batería, algo que hace tiempo que no se ve en un scooter. Y no es que en Keeway les sobren voltímetros y lo coloquen aquí: es que las benelli velvet 125primeras versiones del Velvet montaron un motor de agua Minarelli y aquí iba el termómetro. Cuando llegó el motor de aire, en vez de taparlo de cualquier manera se les ocurrió esta original solución.

El asiento y el hueco para las piernas es amplio y cómodo. De hecho es un scooter grande para ser un 125cc de este nivel de precio. Bajo el asiento puedes guardar un casco jet y otro semijet (quitamultas, que dicen por aquí), ya que el hueco es largo pero poco profundo. Para compensar, sobre la parrilla trasera puedes montarle un cofre y además lleva un gancho portabultos en la columna de dirección. En la tabica central está el tapón de la gasolina, bajo una tapa con llave. Es fácil repostar y a pesar de estar abajo no es incómodo.

El motor es, como te decía antes, el Keeway de aire forzado. Declara 10 cv y aunque la moto es relativamente ligera (123Kg en seco) sus prestaciones si que están al nivel de un scooter ciudadano, pero no más. Alimentado por un carburador, el motor es muy suave y lo que si que tiene es buena respuesta abajo. No vibra, no hace ruidos “feos” y arranca bien, sin necesidad de estárter, ya que es automático. El chasis, de tubo de acero con estructura de doble cuna va sobre una horquilla de 33mm y doble amortiguador trasero regulable. Y los frenos, dos discos con pinzas simples. Y no le hace falta más



CÓMO VA

Y digo que no hace falta más por que realmente, en estos aspectos el Velvet convence. Es muy noble en curvas y frena como los mejores. Pero empezando por el principio: subirte al Benelli. Es un scooter alto, más de lo que a la vista parece. No muy pesado, una vez encima de el, todos los mandos están a mano y tienen un tacto bueno. El de los frenos sorprende gratamente: tienen un recorrido “muerto” algo largo, pero después el tacto es muy firme y se dosifica muy bien. Pata de cabra recogida (si no, no arranca, como es normal), freno cogido, contacto y botón de arranque o pata, que tiene las dos posibilidades y con las dos arranca bien. 

benelli velvet 125Tiene cortacorrientes en la piña derecha, algo habitual en las motos pero no tanto en los scooters. Abres gas y el Benelli se mueve con soltura y acelera rápido. Es muy suave y en marcha se nota ágil y con una dirección precisa. Si pisas baches, es rebotón. Si te metes en curvas y, a pesar de sus neumáticos CST, da confianza y llegas a dar con el caballete en el suelo. Es divertido y noble.

Como puedes ver, con esas capacidades que demuestra, el Velvet es un estupendo aliado en la ciudad. Ágil, suave, noble...en los atascos se mueve bien. Es más grande que otros scooters básicos, pero no tanto como un GT y su agilidad y suavidad, así como la buena respuesta del pequeño monocilíndrico 4T de Keeway ayudan a que resulte un buen scooter ciudadano. En la carretera no es así: con una velocidad máxima en el marcador que no llega a 110km/h no es precisamente rápido. Eso si, es cómodo, y con paciencia llegarás a donde quieras. Pero si puedes elegir, vete por las curvas, cuantas más mejor, por que ahí es divertido y ratonero.



EN CONCLUSIÓN

El Benelli Velvet es una opción muy válida para aquellos que quieran un vehículo polivalente y a buen precio. Su mayor particularidad es que por línea y equipamiento es un scooter de un nivel superior, aunque con un precio de 1.599€ y una velocidad punta muy limitada, es más bien un scooter de la gama de los utilitarios.

Por el precio de un scooter chino tienes diseño italiano, terminaciones europeas y lo único de chino que tiene, su motor, es un Keeway, una de las marcas que más ha apostado por la calidad y por hacer las cosas bien de las que vienen de aquel país. Y eso se nota, no puedes achacarle defectos de diseño o malos modos por ningún lado y de hecho, este motor, tiene buena y ganada fama de fiable.

Equipamiento Probador:

Casco: Hebo Indy

Chaqueta: Halvarssons Proximo (Cedida por 2TMoto)

Guantes: Alpinestar

Botas: Axo



A favor

- Por un precio muy razonable, un scooter práctico, amplio y polivalente, con buen diseño.

En contra

- Un motor con un poquito más de potencia le daría una capacidad en carretera mejor.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Miguel Méndez
Noviembre 2008

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar