Prueba VOLKSWAGEN GOLF
Cabriolet 2.0 TSI 210 CV GTI

VW GOLF: CUESTIÓN DE SEGUNDOS

En el Volkswagen Golf GTI Cabrio el tiempo es un parámetro muy importante. En solo 9,5 segundos abre completamente el techo y en solo 7,3 segundos acelera de 0 a 100 kilómetros/hora. No existe otra etiqueta más famosa para un compacto que apellidarse GTI, estás tres siglas se convirtieron hace 37 años en toda una definición para un nuevo segmento.

Por mucho tiempo modelos y versiones Prueba VOLKSWAGEN GOLF

Si existe un flamante Golf de séptima generación, ¿Por qué se genera el Golf Cabrio sobre la anterior versión?. Prácticamente acaba de aterrizar en el mercado la última evolución del Golf, el VII, pero hasta que llegue al mercado una versión cabrio de éste, va a pasar mucho tiempo, por lo que este va a ser el Golf Cabrio por unos cuantos años. Este hecho queda confirmado también por la reciente aparición del Golf Cabrio R, elaborado sobre la misma versión que la de esta prueba pero con nada menos que 265 caballos. El Golf GTI ha acumulado muchas alabanzas y ha sido el punto de referencia durante muchas generaciones. Siempre se las ha arreglado para combinar comodidad y practicidad con la emoción de un coche deportivo. Lo que faltaba por hacer es integrar la mecánica de un GTI con la carrocería de un convertible. Desde el exterior resulta fácil reconocerlo, enormes llantas de 18 pulgadas, suspensión rebajada, y una rejilla frontal negra con forma de panal de abeja y con retoques en rojo. Veamos a continuación si merece lucir las tres letras que definen el carácter deportivo de un auténtico GTI.



Interiores Prueba VOLKSWAGEN GOLF

Todos los indicios que resultan familiares en un GTI, están ahí. Cuatro asientos (se pierde una plaza) con un montón de costuras rojas, volante deportivo muy grueso y forrado de cuero, instrumentación con agujas en color rojo e iluminación blanca y todo ello realizado con materiales de primera calidad y ajustes impecables.

No hay posibilidad de queja alguna sobre un interior tan sólido como una roca. Los asientos están tapizados con el estilo de los antiguos Golf GTI, con cuadros y consiguen que no se eche de menos la tapicería de cuero. La sujeción es excelente así como la cantidad de reglajes disponibles para dejar una posición al volante perfecta, la única decepción es que no lleva navegador de serie. Las cuatro plazas son cómodas, las delanteras no se diferencian de un Golf “normal” en las dos plazas traseras también se viaja cómodo. El acceso no es malo, incluso con el techo cerrado. Aunque dos adultos se pueden acomodar en la parte trasera, un viaje largo podría llegar a cansar, todo depende de las estaturas, hasta 1,75 metros, bien. En cualquier caso sus plazas traseras no son de las peores, hay cabrios más grandes de tamaño pero peor aprovechados.

La apertura del techo se realiza en solo 9,5 segundos desde que se inicia el proceso. Este consiste simplemente en pulsar un botón situado entre los dos asientos delanteros. No hay que desenganchar ningún anclaje ni salir del coche para colocar ninguna tapa que proteja el equipaje. El proceso de cierre lleva algo más de tiempo, alrededor de 11 segundos. El acceso al maletero es estrecho por la pequeña apertura que queda, pero la capacidad no es mala, 250 litros. Sobre todo teniendo en cuenta que la capacidad es siempre la misma independientemente de si el techo está abierto o cerrado. 



En carretera Prueba VOLKSWAGEN GOLF

Bajo el capó se encuentra el mismo propulsor del Golf GTI y si, es cierto, todo lo que pesa la parafernalia de la estructura del techo (138 kilos) resta algunas prestaciones a este modelo sobre el modelo cerrado, pero honestamente empuja como un tren. Hasta tal punto, que no imagino una situación en la que se pueda llegar a necesitar más potencia de la que hay. El dos litros turbo se estira y estira como si no tuviera final. De hecho es en la parte más alta del cuentavueltas cuando entrega todo lo que tiene, en donde otros motores se desvanecen el Golf parece seguir pidiendo guerra. Por encima de 2.500 r.p.m. es la mejor manera de disfrutar del silbido del turbo, el murmullo ronco de los escapes y una agradable sensación de aceleración, la potencia fluye de manera uniforme. Y esto es solo una de las partes destacables de este modelo, pero no su única virtud. También sorprende por su facilidad de conducción.

Es relativamente fácil ir muy, pero que muy rápido sin necesidad de ir peleando con la dirección o mejor todavía, con un volkswagen golfasfalto estropeado. Al Golf GTI Cabrio le da igual como este la carretera ya que absorbe completamente los baches sin que esto influya en absoluto en la dirección. La suspensión es eminentemente deportiva pero la calidad de marcha no es mala, no llega a ser nunca brusca o seca, es simplemente efectiva, muy efectiva. La carrocería tiene muy poco balanceo y resulta muy ágil, transmite mucho agarre. Todo el conjunto motor/suspensiones es un cocktail desarrollado para disfrutar conduciendo. Se siente muy bien plantado en la carretera y puestos a sacar algún defecto, podría decirse que lo hace todo solo y el conductor no termina de sentirse partícipe de la conducción. Como si cualquier persona, independientemente de su nivel de conducción, pudiera ir igual de rápido, lo que en el fondo no es tan malo.

De forma opcional se puede solicitar el DCC, una suspensión de dureza variable que tiene varios programas de utilización (Confort, Normal y Sport). En mi opinión la suspensión de serie original está muy bien resuelta en su compromiso entre dureza y confort y no veo necesaria esta opción.volkswagen golf

La sonoridad es muy baja en el interior con la capota cerrada, las tres capas aíslan perfectamente el interior de los ruidos, no tanto como en un coche de techo rígido, pero muy próximo a él. La visibilidad trasera disminuye con la capota cerrada, pero no llega a resultar problemático. Con el techo desplegado y el deflector de aire colocado (inutilizando las dos plazas traseras) y las ventanillas subidas es posible circular hasta 130 kilómetros/hora y mantener una conversación en tono normal sin despeinarse.

A medida que se incrementa la velocidad hay que subir el tono de voz pero siempre dentro de unos parámetros razonables. Sentado en cualquiera de las plazas traseras, se disfruta más del bello sonido de los escapes. La apertura o cierre del techo se puede realizar en marcha siempre que no se sobrepasen los 30 kilómetros/hora. 



Consumos reales Prueba VOLKSWAGEN GOLF

A pesar de lo que las prestaciones sugieren, el Golf GTI no gasta tanto como aparenta. En este apartado tiene dos extremos muy opuestos lógicamente relacionados con la forma de conducir y el entorno. En una conducción relajada y conservadora se puede llegar a consumir 6,5 litros/100 kilómetros por carretera. Pero si nos dejamos llevar, algo relativamente fácil, y pisamos el acelerador sin contemplaciones el gasto medio de combustible se eleva a prácticamente al doble, es decir 13,2 litros/100 kilómetros. En ciudad y con atascos frecuentes siempre está alrededor de los 10 litros/100 kilómetros. 



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL GOLF CABRIOLET?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Volkswagen Golf Cabriolet 2.0 TSI 210 Cv GTI, hemos tomado como referencia un varón de 40 años soltero, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Madrid, guarda el coche en garaje privado y recorre hasta 15.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliado con lunas, robo e incendio, es Genesis Auto con un precio de 279.77 € y con una calidad en la póliza de 8.54.



Rivales y conclusiones Prueba VOLKSWAGEN GOLF

Algunos fanáticos de la marca podrían estremecerse ante la idea de la existencia de un Cabrio GTI, pero este coche se mantiene fiel al concepto legendario. Exactamente igual que la berlina cerrada, ofrece refinamiento, prestaciones puras, agarre y añade el poder disfrutar de dos coches por el precio de uno. Su rival más directo es el BMW 125i Cabrio, con similar potencia y prestaciones, ofrece 55 litros más de maletero y ligeramente más espacio. El lado negativo del BMW es el precio, superior en alrededor de 6.000 euros al del Golf, mucha diferencia económica para la poca diferencia prestacional que hay entre ambos modelos. Otras opciones menos potentes y de menor precio son el Opel Cabrio, Renault Mégane Coupé Cabrio y Peugeot 308 CC

Mucho menos potentes, más baratos y más capaces pero con un comportamiento dinámico que aun siendo bueno, queda muy lejos del de este Golf.

Otra opción al Golf GTI Cabrio es un modelo de su misma marca con el mismo motor, el Volkswagen Eos 2.0 TSI. Este modelo comparte la misma mecánica pero tiene un sobre coste de 3.000 euros, es más capaz (maletero de 380 litros) gracias a su capota metálica. Al igual que el modelo cerrado, el Golf Cabrio no es arriesgado en términos de diseño, lo que es realmente bueno porque ciertos diseños extravagantes tienden a quedarse desfasados rápidamente lo que influye directamente en su depreciación.

Aunque éste, esté basado en un coche que ha llegado al final de su vida comercial, vale la pena acostumbrarse a este Golf Cabrio, es probable que esté entre nosotros durante unos cuantos años más. Por lo que aporta este modelo en prestaciones es el que tiene el precio más razonable y lo que ofrece a cambio es un placer de conducir difícil de encontrar. No importa cuantas veces lo conduzcas, siempre que te sientas en este coche y pisas el acelerador, sin darte cuenta, te encontrarás sonriendo. 



Prueba VOLKSWAGEN GOLF Cabriolet 2.0 TSI 210 Cv GTI

 

Como decíamos, la sexta generación del Golf será la encargada por el momento de ser la base del cabrio. Está disponible con dos mecánicas diésel, 1.6 TDI 105 y 2.0 TDI 140 caballos (probado en ARPEM en noviembre de 2012), más otras cinco de gasolina: 1.2 TSI 105 caballos, 1.4 TSI (122 y 160 caballos) y 2.0 TSI (210 y 265 caballos). Los hay con caja de cambio manual de cinco velocidades (1.6 TDI), de seis (1.2 TSI, 1.4 TSI, 2.0 TDI, 2.0 TSI) y también de forma opcional con caja automática DSG de doble embrague (1.4 TSI, 2.0 TDI, 2.0 TSI). El modelo que ilustra esta prueba tiene un coste inicial de 36.100 euros. A este precio hay que añadir unas cuantas opciones como: paravientos (335 euros), pintura rojo tornado (215 euros), llantas de aleación de 18 pulgadas Detroit (645 euros), regulación luces de carretera (145 euros) y detector de fatiga (75 euros). El precio final de esta unidad es de 39.785 euros pero existe un Golf Cabrio desde 26.270 euros. Con cambio automático DSG el precio aumentaría en 1.890 euros, el navegador desde 990 euros hasta 2.005 euros y la regulación adaptativa del tren de rodaje (DCC) serían 975 euros.

 

 

 

A favor:

- Prestaciones (el motor dos litros turbo tiene el mismo espíritu y naturaleza deportiva que la versión cerrada. Con el techo abierto se disfruta más del sonido de éste)

- Interiores (la calidad de construcción es muy buena sí como el diseño de todo el interior)

- Suspensiones (resulta impresionante el fortalecimiento del chasis de esta versión cabrio. Se maneja tan bien como la versión cerrada)

- Sonoridad (está muy bien aislado y lo poco que se escucha, es el precioso sonido del motor cuando se acelera a fondo)

- Precio (sin ser barato si cuesta menos que los modelos que ofrecen las mismas prestaciones que él)

 

En contra:

- Techo de lona (entre los aspectos negativos de los techos de lona es que queda expuesto a los actos de vandalismo si, por circunstancias, tenemos que dejarlo aparcado en la calle)

- Capacidad de maletero (los rivales cabrio que se decantan por el techo metálico aprovechan mucho mejor la capacidad del maletero)

- Estética (para algunos puede suponer un inconveniente el que esté basado en la versión anterior de Golf, VI, teniendo a su sustituto ya a la venta)

 

Prueba y redacción: www.arpem.com

Fotografías: Alex Blanco

Febrero 2013

 



Prueba VOLKSWAGEN GOLF Cabriolet 2.0 TSI 210 Cv GTI

 

Como decíamos, la sexta generación del Golf será la encargada por el momento de ser la base del cabrio. Está disponible con dos mecánicas diésel, 1.6 TDI 105 y 2.0 TDI 140 caballos (probado en ARPEM en noviembre de 2012), más otras cinco de gasolina: 1.2 TSI 105 caballos, 1.4 TSI (122 y 160 caballos) y 2.0 TSI (210 y 265 caballos). Los hay con caja de cambio manual de cinco velocidades (1.6 TDI), de seis (1.2 TSI, 1.4 TSI, 2.0 TDI, 2.0 TSI) y también de forma opcional con caja automática DSG de doble embrague (1.4 TSI, 2.0 TDI, 2.0 TSI). El modelo que ilustra esta prueba tiene un coste inicial de 36.100 euros. A este precio hay que añadir unas cuantas opciones como: paravientos (335 euros), pintura rojo tornado (215 euros), llantas de aleación de 18 pulgadas Detroit (645 euros), regulación luces de carretera (145 euros) y detector de fatiga (75 euros). El precio final de esta unidad es de 39.785 euros pero existe un Golf Cabrio desde 26.270 euros. Con cambio automático DSG el precio aumentaría en 1.890 euros, el navegador desde 990 euros hasta 2.005 euros y la regulación adaptativa del tren de rodaje (DCC) serían 975 euros.

 

 

 

A favor:

- Prestaciones (el motor dos litros turbo tiene el mismo espíritu y naturaleza deportiva que la versión cerrada. Con el techo abierto se disfruta más del sonido de éste)

- Interiores (la calidad de construcción es muy buena sí como el diseño de todo el interior)

- Suspensiones (resulta impresionante el fortalecimiento del chasis de esta versión cabrio. Se maneja tan bien como la versión cerrada)

- Sonoridad (está muy bien aislado y lo poco que se escucha, es el precioso sonido del motor cuando se acelera a fondo)

- Precio (sin ser barato si cuesta menos que los modelos que ofrecen las mismas prestaciones que él)

 

En contra:

- Techo de lona (entre los aspectos negativos de los techos de lona es que queda expuesto a los actos de vandalismo si, por circunstancias, tenemos que dejarlo aparcado en la calle)

- Capacidad de maletero (los rivales cabrio que se decantan por el techo metálico aprovechan mucho mejor la capacidad del maletero)

- Estética (para algunos puede suponer un inconveniente el que esté basado en la versión anterior de Golf, VI, teniendo a su sustituto ya a la venta)

 

Prueba y redacción: www.arpem.com

Fotografías: Alex Blanco

Febrero 2013

 



A favor

- Prestaciones (el motor dos litros turbo tiene el mismo espíritu y naturaleza deportiva que la versión cerrada. Con el techo abierto se disfruta más del sonido de éste)

- Interiores (la calidad de construcción es muy buena sí como el diseño de todo el interior)

- Suspensiones (resulta impresionante el fortalecimiento del chasis de esta versión cabrio. Se maneja tan bien como la versión cerrada)

- Sonoridad (está muy bien aislado y lo poco que se escucha, es el precioso sonido del motor cuando se acelera a fondo)

- Precio (sin ser barato si cuesta menos que los modelos que ofrecen las mismas prestaciones que él)

En contra

- Techo de lona (entre los aspectos negativos de los techos de lona es que queda expuesto a los actos de vandalismo si, por circunstancias, tenemos que dejarlo aparcado en la calle)

- Capacidad de maletero (los rivales cabrio que se decantan por el techo metálico aprovechan mucho mejor la capacidad del maletero)

- Estética (para algunos puede suponer un inconveniente el que esté basado en la versión anterior de Golf, VI, teniendo a su sustituto ya a la venta)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Febrero 2013

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar