Prueba VOLKSWAGEN JETTA
1.6 TDI BMT 105 CV Advance

BERLINA AHORRADORA

Nacido a la sombra del Golf, del que toma chasis y órganos mecánicos, el Jetta merece sin embargo la consideración de una auténtica berlina. La distancia entre ejes aumentada respecto al coche de partida, la capacidad del maletero, o incluso la estética, así lo certifican. Y con esta motorización se reduce el consumo sacrificando algo las prestaciones.

  

BERLINA SÍ, BERLINA NO

Los coches con maletero “añadido” siempre han tenido el estigma de “patitos feos”. La mayoría de ellos, como este Jetta, derivan de coches polivalentes y el “añadido” no siempre armoniza con el resto de líneas estéticas del modelo. No es el caso del nuevo Jetta porque Volkswagen ha aumentado la distancia entre ejes respecto al Golf y, en consecuencia, ahora el cuerpo central sintoniza perfectamente con los dos voladizos. El Passat, su hermano mayor, con el que tiene un innegable parecido estético, parte de idéntico planteamiento y nadie osa calificarlo como un “derivado”.



MALETERO ENORME

Por lo tanto, estamos ante una berlina de 4,64 metros de longitud que tiene, como es habitual, una de sus grandes virtudes en la capacidad del maletero. Cubica 510 litros, una cifra generosísima que podría ser superior si las bisagras de la tapa fueran un poco más elaboradas. Las utilizadas, unas sencillas y económicas de perfil en U, “roban” algún litro al necesitar espacio para realizar su función, aunque afortunadamente están bien protegidas para que no dañen el equipaje. Este planteamiento delata los esfuerzos por contener los costos, lo mismo que la carencia de recubrimiento de moqueta en la parte alta del maletero. Afortunadamente, la rueda de repuesto es de verdad, aunque la llanta sea de chapa en lugar de aluminio. Y unos prácticos tiradores permiten abatir desde el propio maletero los respaldos posteriores en dos partes asimétricas 60/40. Esto incrementa la capacidad de transportar equipaje y la polivalencia del modelo, aunque la boca de carga, relativamente pequeña, no permita introducir bultos grandes como haríamos en un coche con portón.



HABITÁCULO 4+1

En el interior encontramos el típico ambiente germánico de todos los Volkswagen. Por lo tanto, mucho rigor en los ajustes y una estupenda funcionalidad y ergonomía de mandos. Ciertamente esta versión cuenta con un acabado muy básico y se nota en la decoración menos adornada y en algunos recubrimientos, como los paneles de puerta, de aspecto más pobre que en otros modelos equivalentes de la marca. También carece de las prácticas bolsas de detrás de los respaldos anteriores, aunque hay bastantes sitios para dejar objetos y la guantera es muy amplia.

Las plazas delanteras son muy cómodas y con asientos de buena sujeción lateral. No obstante el conductor tendrá, en algunos casos, que establecer una postura ante el volante con algún compromiso. Es la consecuencia de un pedal del embrague con un recorrido excesivamente largo (obliga a avanzar mucho el asiento) y una regulación del respaldo mediante puntos fijos que no consiente un ajuste tan milimétrico como la típica rueda continua. Detrás el espacio longitudinal para las piernas es correcto para una berlina de este tamaño y algo más justo a lo ancho. Por ello y por la configuración de la plaza central, donde la consola central molesta a las piernas y el mullido más alto de la banqueta no permite gran comodidad, lo lógico es considerar al Jetta como un 4+1. No es un demérito teniendo en cuenta que prácticamente no quedan berlinas, ni siquiera grandes, donde tres adultos viajen cómodos detrás. Una cualidad que prácticamente parece, hoy en día, reservada a los monovolúmenes y no a todos.



FÁCIL DE CONDUCIR

Dinámicamente el Jetta sigue al pie de la letra la receta habitual de la marca. En consecuencia, es muy fácil de conducir y tiene unas reacciones muy previsibles que le permiten ganarse en seguida la confianza del conductor. Para ello, emplea unas suspensiones cómodas y de recorridos amplios que, al estar muy bien amortiguadas, limitan los movimientos excesivos de la carrocería. En las curvas, ayudado por una dirección de precisión ejemplar, se inscribe con gran facilidad y en las rectas siempre sabremos por donde están pasando las ruedas sin tener por ello que soportar reacciones parasitas del volante. No obstante, hay que tener en cuenta que esta versión en su configuración Bluemotion Technologies hace algunas concesiones en aras del ahorro de combustible.

La más llamativa de las que afectan a este apartado es la utilización de unos neumáticos de bajo rozamiento. En concreto, la unidad probada montaba los Continental ContiPremiunContact 25/55R16, menos adherentes que unos convencionales. Se nota levemente en el agarre lateral en las curvas y también en las frenadas fuertes. Quizá por este motivo la mordiente inicial de los frenos es algo débil y obliga a aplicar bastante fuerza sobre el pedal si se desea una deceleración consistente. Del mismo modo los conductores que gusten de exprimir las cualidades del chasis en las zonas de curvas, podrán constatar como el neumático muestra sus límites mucho antes de que lo hagan las suspensiones.



PRIORITARIO AHORRAR

No es esta una versión que busque la excelencia en el comportamiento o en las prestaciones. La configuración Bluemotion Technologies, más bien al contrario, prioriza la conducción tranquila y el ahorro de combustible. Para ello, emplea un motor turbodiesel de 1.6 litros TDI con alimentación por conducto único (Common Rail) que rinde 105 caballos. Lo curioso es que va asociado a un cambio de solo 5 marchas y de desarrollos muy largos. Esto genera saltos importantes entre una relación y otra que se hacen muy evidentes en las tres últimas velocidades. Si a esto le sumamos una cierta falta de respuesta del motor al acelerar (qué añoranza de los primeros 1.9 TDI), típica de los motores pequeños que cumplen las normas anticontaminación Euro V, el resultado es una pereza a la hora de cambiar de ritmo, más evidente a la hora de recuperar que a la de acelerar. En consecuencia, hay que “preparar” los adelantamientos lanzando el coche con antelación. Esto obliga a un uso más exhaustivo de la palanca de cambios (por cierto, precisa y con buen tacto) en particular si se viaja con el vehiculo cargado. Curiosamente la velocidad máxima está limitada electrónicamente.

Sin embargo, los “peros” se transforman en virtudes a la hora de evaluar los consumos. Viajando a 120 Km/h en 5ª el motor, con los largos desarrollos ya comentados, gira a menos de 2.400 revoluciones. Un régimen muy tranquilo para un propulsor capaz de entregar la potencia máxima a unas elevadas, para un diesel, 4.400 revoluciones. Esto supone que en trazados despejados y a velocidades sostenidas se conforme con solo 5 litros. En un uso más general se mantiene entre los 6 y los 7 litros y difícilmente se dispara, incluso bajo condiciones muy exigentes. Hasta el punto que estas cifras se pueden extrapolar también a la ciudad, donde el sistema Stop&Start, muy activo aunque algo brusco en los arranques, se muestra decisivo para mantener la parquedad en los consumos.



RIVALES

Con un precio y potencia similares al Jetta de la prueba, hay otras cuatro berlinas compactas disponibles en el mercado: Ford Focus Berlina 1.6 TDCi, Mazda 3 Sport Sedán 1.6 CRTD, Renault Fluence 1.5 dCi y Skoda Octavia 1.6 TDI. Todos tienen interiores y maleteros amplios y cumplen como berlina, aunque cada uno aporta también sus matices diferenciadores. Ford y Mazda se decantan por el diseño deportivo y por una conducción más dinámica, mientras que Renault y Skoda presentan líneas más convencionales e interiores más sobrios y se inclinan hacia el confort. Este último comparte además mecánica con el Jetta y tiene portón trasero, lo que incrementa la practicidad de uso.

Ampliando la búsqueda hay otros modelos que podrían llegar a ser una opción de compra a considerar. Entre ellos el Chevrolet Cruze, equivalente por tamaño y concepto. Tiene una calidad de conjunto inferior, aunque correcta, y sobresale por su relación entre potencia y precio: por unos 1.500 euros menos de lo que cuesta el Jetta 1.6 TDI, permite disfrutar un motor 2.0 VCDi turbodiesel de 163 CV. En el polo opuesto encontramos al Seat Exeo TDI de 120 CV. Por calidad interior y dinámica está un paso por encima (es un coche de una categoría superior al estar basado en el anterior Audi A4), y cuesta solo un poco más que el VW.



CONCLUSIÓN

El Jetta es una berlina en toda regla. Atrás quedaron los tiempos, no tan lejanos, de pegar un maletero en la trasera de un coche compacto. La habitabilidad y la comodidad general son correctas para 4+1 ocupantes y, como suele ser norma en esta categoría, cuenta con un maletero enorme. Se maneja con agrado y con notable facilidad aunque la sobriedad en la presentación interior y algunos ahorros le restan algo de caché. La mecánica en esta configuración Bluemotion Technologies tiene un buen comportamiento global, siendo los consumos contenidos su principal argumento. Ciertamente sacrifica algo las prestaciones y la adherencia por vía de los neumáticos específicos, pero ya se sabe que no se puede obtener todo a la vez. En cualquier caso, un cambio de 6 velocidades sería bienvenido.



A favor

- Consumos (Muy contenidos, no se disparan ni en ciudad donde el sistema Stop&Start se muestra muy activo).

- Maletero (Muy capaz y con posibilidad de abatir desde el maletero los respaldos traseros).

- Comportamiento (Destaca por la nobleza de reacciones y por la facilidad de conducción más que por la efectividad pura).

En contra

- Prestaciones (La respuesta del motor y los largos desarrollos del cambio no le permiten brillar).

- Cambio (Tener solo 5 velocidades y una 5ª tan larga supone un condicionante).

- Detalles de acabado (El maletero sin recubrir por completo o la sobriedad de algunos plásticos interiores le restan empaque).

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Septiembre 2011

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar