Prueba VOLKSWAGEN TIGUAN
2.0 TDI R-Line 170 CV

VEHÍCULO PICANTE DEPORTIVO

La preparación R de Volkswagen proporciona picante deportivo al Tiguan, convirtiéndolo en un especialista sobre asfalto. Una mutación sport que se realiza sin que el todocamino alemán renuncie completamente a su faceta off road. Y si se elige con el motor 2.0 TDI de 170 CV, se disfrutan de excelentes prestaciones con un contenido consumo de carburante.

Logrado "tunning" Prueba VOLKSWAGEN TIGUAN

También se identifica al Tiguan R por sus espectaculares llantas de aleación. Denominadas Omanyt por VW, tienen 19 pulgadas de diámetro y un vistoso diseño de 10 radios. Calzan neumáticos 255/40, más propios de deportivos de altos vuelos que de un todocamino compacto convencional.

El remate estético distintivo de esta versión especial lo ponen unos pequeños aletines que resaltan los pasos de rueda, un alerón sobredimensionado sobre el portón trasero y los emblemas R que lucen en parte posterior de las aletas delanteras.

Curiosamente no lo hacen ni en la parte frontal de la carrocería, en la parrilla, ni en la trasera, en el portón. Todos los elementos reseñados otorgan al Tiguan un aspecto más musculoso y fiero. Sin estridencias. El tuning de fábrica de Volkswagen está muy logrado.

En el habitáculo, la personalización R es más discreta. Sólo luce este logotipo en el brazo inferior del volante, ya que, con los asientos tapizados de piel opcionales se elimina de los reposacabezas (en los tela de serie van bordados). El citado volante presenta un diseño de tres brazos muy deportivo, con rebajes para agarrarlo mejor y aplicaciones de cuero en el aro, que está ligeramente achatado en su parte baja. Además de bonito, el volante también resulta muy práctico, ya que incorpora mandos multifunción para controlar el completo ordenador de abordo y los equipos de audio y telefonía. El otro detalle racing que presenta el habitáculo del Tiguan R son los pedales y el reposapiés para el conductor de aluminio. Muy llamativos, presentan pequeños tacos de goma en su parte central para evitar que resbalen los zapatos, objetivo que no consiguen si entramos con éstos mojados. Ojo.



Espacioso habitaculo Prueba VOLKSWAGEN TIGUAN

El todocamino (SUV) alemán mide 4.427 mm de largo, por 1.809 de ancho y 1.683 de alto y el acceso a su espacioso habitáculo se realiza sin problemas gracias a sus amplias puertas. También para los pasajeros de las plazas traseras, ya que, a diferencia de otros SUV de su categoría, el paso de rueda posterior no molesta a la hora de acomodarse. El interior es muy espacioso. El conductor y su acompañante delantero gozan de holgada anchura, altura y hueco para los pies. Además van sentados en magníficas butacas, con un mullido bastante firme, que resultan muy cómodas en largos desplazamientos.

Los ocupantes traseros también viajan en Primera Clase. Mejor dos que tres por la configuración de la banqueta, pero por nada más, ya que el de la plaza central goza de suficiente espacio para los hombros y las piernas, ya que el túnel de transmisión no es muy abultado y tampoco molesta la parte final de la consola central. Ésta incorpora dos salidas de aire de la climatización, a la que se suma una toma de corriente para dispositivos eléctricos y dos posavasos. Otros tantos se encuentran destapando el respaldo que resulta de plegar la parte central de la banqueta. Bien pensado. También lo están las mesitas tipo avión que incorporan la cara posterior de los asientos delanteros.



Banqueta deslizante y respaldo... Prueba VOLKSWAGEN TIGUAN

El Tiguan no ofrece opción de siete plazas, como otros todocaminos de su categoría, pero sí viene de serie con segunda fila de asientos deslizante (160 mm) y con respaldo reclinable, que dan un plus de comodidad para los pasajeros. También se lo aporta en el apartado de configurar el espacio para personas y carga, a lo que también ayuda que el respaldo esté dividido asimétricamente (en proporción 60:40). 

El maletero presenta una boca de carga alta, algo común en los SUV. Su cofre tiene una altura interior inferior a la de, por ejemplo un Golf, hasta la bandeja, si bien el plano para dejar el equipaje es más grande. Con cinco personas a bordo, la capacidad es de 395 litros. Si se prescinde de la rueda de repuesto de emergencia (en medida 145/80 R18), crece hasta los 470 litros. Prescindiendo de la bandeja y plegando los asientos traseros, se dispone de 1.510 litros de volumen útil. Y haciendo lo propio con el respaldo de la butaca del acompañante, se da cabida a objetos de hasta 2,5 metros. Algo muy útil para acarrear, por ejemplo, tubos, listones de madera, estanterías y otro tipo de muebles. No es un gran monovolumen, pero está cerca. En peso, el Tiguan puede cargar hasta 650 kilos, pudiendo remolcar 2.500 kilos.



Plasticos mejorables Prueba VOLKSWAGEN TIGUAN

El salpicadero del Tiguan deriva del que tenía la anterior generación del Golf Plus. Se caracteriza por sus ocho salidas de aire y la ergonómica disposición de los mandos, con una consola central avanzada hacia el conductor que permite a éste y al acompañante un fácil manejo de climatizador dual, que destaca por su silencioso y eficaz funcionamiento.

Por encima de éste se sitúa el radioCD, con amplia pantalla táctil en color que sirve también para el navegador y el asistente de aparcamiento trasero. La instrumentación cuenta con grandes esferas para el velocímetro y el tacómetro, de fácil lectura. Se acompaña con otras más pequeñas para indicar la temperatura del motor y el combustible que tenemos en el depósito. Los plásticos de la parte superior del salpicadero son blandos y de buena calidad, en línea con lo que se espera de un vehículo de su precio. Contrastan, sin embargo, con los de la parte inferior, que son rígidos y con una presentación manifiestamente mejorable.



TDI energetico y elastico Prueba VOLKSWAGEN TIGUAN

El motor 2.0 TDI, en su versión de 170 CV, es uno de los mejores diésel de Volkswagen. Esta mecánica, con inyección directa de gasóleo por conducto común a 1.800 bares de presión, inyectores piezoeléctricos de ocho orificios, culata multiválvula y turbocompresor con álabes de geometría variable, genera 170 CV de potencia a 4.200 rpm, siendo el par máximo de 350 Nm, cifra que, además, mantiene constante entre las 1.750 y las 2.500 rpm.

Un propulsor gozoso por enérgico y elástico. Mueve las 1,7 toneladas de peso del Tiguan -con el conductor a bordo- con presteza, haciendo gala de unas recuperaciones también brillantes.

Este excelente propulsor, de callado funcionamiento, se combina con un cambio manual de seis marchas, con unos desarrollos que están muy bien elegidos. Cuenta con una primera velocidad muy corta, ideal para abordar zonas lentas en campo, mientras que el desarrollo de la sexta permite circular a cruceros legales a bajas revoluciones y prácticamente en silencio -sólo se perciben el ruido de los anchos neumáticos y del fluir del aire sobre los retrovisores-. Con un selector de menos recorrido entre las marchas y de inserciones más suaves, esta transmisión sería perfecta.



Sport en carretera Prueba VOLKSWAGEN TIGUAN

El empuje del motor, la suspensión deportiva, el agarre extra que proporcionan los neumáticos 255 y la tracción integral 4Motion, convierten al Tiguan R en un SUV sport en carretera. Capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos y de alcanzar 201 km/h de velocidad máxima, el R entusiasma por su capacidad para ir rápido en cualquier carretera. En autovía y autopista transita, a velocidad legal y mucho más, con un aplomo y una seguridad sobresalientes. Y en trazados de segundo orden el ritmo es inconfesable. Además, en los más bacheados, encanta por la buena absorción de baches y por seguir las directrices del conductor sin inmutarse. Parece que vamos en un coche menos voluminoso y más ligero. Ya quisieran muchos compactos con etiqueta deportiva poder seguirle.

Asentado en neumáticos horma ancha –exagerados para la potencia disponible- el agarre lateral es soberbio. Además, cualquier amago de subviraje en curva es compensado al instante por las ruedas traseras, que nos sacan del trance en un santiamén. Definitivo sobre asfalto seco y más cuando llueve o está deslizante.

La postura de conducción también es sport, al menos con el asiento eléctrico opcional que, además de una regulación milimétrica, permite ir con la banqueta muy baja. El volante, ajustable en altura y distancia, queda bastante vertical y cercano. Su manejo es una gozada.

El tacto y rapidez de la dirección son de diez. El R es inscribe en las curvas con un mínimo giro de volante y sin dilación. Los cambios de apoyo, con la firme suspensión, son una gozada. La carrocería prácticamente no inclina. Nada que ver con los todocaminos de su categoría.

 

La capacidad para ir rápido del Tiguan R somete a una dura prueba a los frenos. Éstos, con discos delanteros de 312 mm de diámetro y traseros de 286 mm, aprueban la asignatura, aunque son menos racing que, por ejemplo, el bastidor o la dirección. Sus pinzas muerden con fuerza los discos inicialmente, asumiendo perfectamente el peso del SUV teutón. Pero no tardan en fatigarse si queremos emular a Carlos Sainz en el Dakar bastantes kilómetros. Yendo de carreras, el ESP se muestra demasiado vigilante, cortando de raíz cualquier pérdida de la trayectoria.

 

Todo este dinamismo, no se paga en exceso en el surtidor, si bien el consumo varía bastante según la forma de conducción. A cruceros legales en autopista, con el control de velocidad puesto, se baja de los 7 litros, según el ordenador de viaje, casi como un compacto de potencia equivalente. Pero si hacemos uso de los 170 CV, la cifra de consumo ronda los 10 litros, que sigue siendo un buen registro teniendo en cuenta el peso a desplazar y la resistencia aerodinámica que plantea la gran sección frontal de la carrocería y la anchura de los neumáticos. En ciudad, con continuas arrancadas y paradas, los kilos también se hacen notar, situándose en los 9 litros.



Suficiente en campo Prueba VOLKSWAGEN TIGUAN

Especializado en carretera, el Tiguan R no pretende serlo también en campo. Con todo, permite circular por caminos sin problemas. Suficiente. Eso sí, ni la suspensión deportiva ni el perfil 40 de los neumáticos autorizan alegrías velocísticas. Tampoco su concepción para asfalto (el resto de los Tiguan montan cubiertas de invierno M+S, más eficaces sobre suelo resbaladizo) ni su gran ancho son unos aliados.

Y precaución y prudencia al afrontar fuertes desniveles, ya que el ángulo de ataque de la carrocería es de sólo 18º (en el Tiguan Country, con chaflán en el faldón delantero es de 28º). Eso sí, la distancia al suelo de 195 mm, el ángulo ventral de 20º y los 25º le otorgan cierta operatividad campera y garantizan el aventurarnos en sendas no demasiado rotas. Volkswagen no prescinde en el R del botón off road. Pulsándolo se cambia la ley del acelerador para dulcificar la entrada de potencia del motor y el antibloqueo de frenos ABS relaja su actuación. También el sistema de tracción total 4Motion, dotado de embrague central Haldex con discos en baño de aceite, gana en reflejos. Y se activa antes el sistema electrónico de bloqueo del diferencial EDS. Además se activa el control de descenso de pendientes, para limitar la velocidad en las cuestas abajo, y el de arranque en rampa Auto-Hold. Lástima que, como el resto de Tiguan, el R no disponga, ni en opción, de reductora. Ésta le permitiría superar zonas especialmente deslizantes evitando la posibilidad de castigar el embrague en el trance.



Bien equipado Prueba VOLKSWAGEN TIGUAN

El VW ofrece un completo equipamiento de serie. Trae, además de los elementos mencionados, dirección asistida y freno de estacionamiento eléctrico, faros antiniebla, activación de los intermitentes en caso de frenada de emergencia, ordenador de viaje con brújula, control de velocidad, retrovisores exteriores eléctricos y calefactados e interior electrocromático, volante y pomo del cambio forrados en cuero, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, conexión MDI (Multimedia Device Interface) en el apoyabrazos delantero ( con entradas USB y tipo iPod) en el apoyabrazos delantero, radioCD con MP3, ocho altavoces, cargador frontal de 6 CD, entrada auxiliar y lector de tarjetas SD y sensor de presión de los neumáticos.

La unidad probada contaba con el Paquete Premium opcional, que cuesta 1.730 euros e incluye asientos eléctricos tapizados en cuero y calefactados (con cajón para objetos en la butaca del acompañante) y faros bixenón adaptativos en curva. También llevaba el asistente de aparcamiento con cámara de televisión, que cuesta 390 euros y proyecta las imágenes en la pantalla del equipo de audio. Muy práctico para un coche con medidas ya considerables. Otro extra incorporado era el techo panorámico corredizo (1.165 euros). De grandes dimensiones, proporciona una excelente luminosidad al habitáculo. Se abre por puntos y cuenta con una persiana eléctrica como filtro solar. VW también ofrece para el Tiguan R un navegador con disco duro y 30 GB de capacidad de memoria y equipo Dynaudio de sonido digital. Tiene amplificador de ocho canales y 300 vatios. Esta opción conjunta, combinada con el citado asistente de aparcamiento con cámara, tiene un precio de 2.870 euros.



Caro pero excelente Prueba VOLKSWAGEN TIGUAN

El VW Tiguan R se sitúa comercialmente entre dos aguas. Por un lado está con los todocaminos generalistas de aspiración premium, como son los Peugeot 4007, Mitsubishi Outlander, Honda CR-V y Mazda CX-7. Por el otro, rivaliza con los Audi Q5, Mercedes-Benz GLK y BMW X3. Respecto a los primeros, resulta más caro –cuesta, según tarifa oficial, 36.860 euros-, siendo algo más asequible que los segundos. Analizando la calidad, salvo algunos plásticos, está más cerca de los Q5, GLK y X3, superando a los 4007, Outlander, CR-V y CX-7. También se desmarca de éstos por sus excelentes prestaciones y comportamiento deportivo en carretera, si bien la mayoría de ellos lo dejan atrás en campo.



Los otros Tiguan R Prueba VOLKSWAGEN TIGUAN

Volkswagen ofrece el acabado deportivo R con el resto de motorizaciones del Tiguan. El SUV alemán puede elegirse con motores de gasolina 1.4 TSI (150 CV) y 2.0 TSI, con 170 y 200 CV. Con el primero (que lleva compresor mecánico y turbo) acelera de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos, registrando una velocidad máxima de 192 km/h y un consumo medio de 8,4 litros. Cuesta 34.070 euros.

El de 170 CV (35.700 euros) invierte 8,5 segundos en pasar de 0 a 100 km/h, alcanzando 201 km/h de velocidad máxima con un gasto ponderado de combustible de 8,9 litros (9,9 segundos, 197 km/h y 9,9 litros si monta cambio automático y secuencial Tiptronic. 38.190 euros). Con el 200 CV manual (37.090 euros), el Tiguan R pasa de 0 100 km/h en 7,9 segundos, logra 210 km/h y consume 8,9 litros de media. Si monta la transmisión Tiptronic (39.640 euros), consigue 8,5 segundos, 207 km/h y 9,9 litros.

El R también se ofrece con un propulsor 2.0 TDI de 140 CV. La versión manual (35.570 euros) acelera de 0 a 100 km/h en 10,5 segundos, alcanza 186 km/h y se conforma con 6,9 litros de promedio. La Tiptronic certifica 10,7 segundos, 182 km/h y 7,5 litros. El 2.0 TDI de 170 CV de la prueba sólo está disponible, de momento, con caja de cambios manual.



A favor

- Motor.

- Relaciones del cambio.

- Consumo.

- Comportamiento.

- Estética.

- Calidad.

- Confort.

- Banqueta trasera deslizante y reclinable.

- Asientos eléctricos.

En contra

- Antena no integrada.

- Pedales de aluminio.

- Peso.

- Precio.

- Rueda de emergencia.

- Radio de giro.

- Aspecto de algunos plásticos.

- Siete plazas no disponibles.

- Sin posibilidad de reductora.

- Alarma opcional.

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Abril 2010

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar