Prueba Toyota Yaris
1.33 VVT-i 100 CV Soho 5p MultiDrive S

EL YARIS SE PONE A LA MODA

Esta versión especial del Yaris está pensada específicamente para la ciudad. Disponible solo en versión de cinco puertas y con algunos detalles diferentes en el exterior y un nuevo diseño más sofisticado en el interior. Se comercializa en dos únicas versiones, gasolina y diesel, que tienen un precio único compartido.

  

UN YARIS MÁS URBANO

El segmento de los urbanitas no es uno de los más atractivos del mundo del automóvil pero las marcas hacen grandes esfuerzos para revertir esta tendencia natural. En este segmento los modelos son pequeños pero a pesar de ello, algunos siguen teniendo un espacio razonable para transportar gente de forma cómoda, el Yaris es uno de ellos.

Este modelo ya está desarrollado para una utilización urbana de base, pero la tercera generación del Yaris creció en tamaño y aumentó la distancia entre ejes. Al gozar de mayor habitabilidad interior, este modelo se reposicionó alejándose del pequeño Aygo y ocupando un lugar más definido entre este y el nuevo Auris. 

El Yaris SoHo fue denominado así por uno de los barrios más populares de la ciudad más importante del mundo, Nueva York. El carácter cosmopolita y bohemio que evoca este nombre es lo que se ha pretendido añadir a la personalidad del Yaris. En el exterior incorpora algunos detalles cromados tanto en las carcasas de los espejos retrovisores como en las molduras laterales. Las luces con led delanteras están inspiradas en la versión híbrida del Yaris y en la trasera se añade un alerón y unos pilotos traseros con leds al estilo de los modelos híbridos de Toyota. También incorpora unas enormes llantas de 16 pulgadas con un nuevo diseño, tienen la superficie pulida y son de dos tonos.



MODELOS Y VERSIONES

El Yaris se comercializa en dos versiones de gasolina, una diesel y otra más híbrida con motor de gasolina aunque esta serie limitada, solo esta disponible con dos motores: una versión diesel de 90 caballos (1.4 D-4D) y otra de gasolina con 100 caballos (1.33 VVT-i). La mecánica diesel cuenta con un cambio manual de seis velocidades y la de gasolina, como la utilizada en esta prueba, monta un cambio automático de convertidor de par. La versión SoHo de gasolina no tiene posibilidad de montar un cambio manual y solo está disponible en color blanco, en otros acabados si está disponible con cambio manual. El precio de este modelo, y del diesel también, es de 14.200 euros. Esta unidad de pruebas incorpora Toyota Touch&Go (600 euros), es una interfaz táctil de 6,1 pulgadas mediante la cual se puede controlar el audio, el teléfono móvil y los parámetros del coche tales como consumo medio, temperatura etc. También muestra las imágenes recogidas por la cámara de visión trasera. Otra de las funciones que incorpora es un navegador y tiene la posibilidad de conectarse a Internet mediante Google Local Search a través de la conexión de datos de nuestro teléfono móvil. El precio final de esta unidad sin descuentos promociónales es de 14.801 euros.



INTERIORES

Los cambios en el interior se reducen a aspectos estéticos que persiguen una mayor personalización y elevar la calidad con respecto a un Yaris de serie. Como si de un artículo de moda estuviéramos hablando, la combinación de colores habitual de los Yaris es sustituida por otra mucho más llamativa, Toyota propone un nuevo diseño de los interiores en el que predomina el blanco combinado con el negro y ocre. Los paneles más altos de la consola y en las puertas tienen una nueva textura aunque sigue siendo dura al tacto y la palanca de cambios y el volante son ahora más deportivos. El volante tapizado de cuero con inserciones en blanco es multifunción y viene achatado en su parte baja y la palanca de cambios es más corta con un nuevo pomo más grande. Otro detalle que eleva la calidad interior son los asientos. 

La tapicería en general tiene un diseño exclusivo con detalles en blanco y materiales de calidad pero donde de verdad se nota una gran mejora es en los asientos delanteros, estos gozan de una sujeción lateral excelente y tienen una ergonomía y dureza muy adecuada para pasar muchas horas al volante. El acceso a las plazas traseras es muy bueno en esta versión de cinco puertas, el espacio para las piernas y la altura disponible es razonable para el tamaño exterior del coche y el pasajero trasero central es el único que se encontrará incómodo por anchura. En el interior hay muchos huecos suficientes para dejar los objetos más habituales como llaves, carteras o móviles, pero los huecos portabebidas solo admiten latas o botellas pequeñas y ni siquiera en las bandejas de las puertas laterales donde hay otro hueco redondo para bebidas es posible encajar una botella grande de agua.

El maletero tiene una capacidad de 286 litros, cuenta con una tapa en el piso que se puede colocar a dos alturas y si se abaten los asientos traseros la capacidad aumenta hasta los 768 litros. Comparado con sus rivales es una cifra razonable que le sitúa en la zona media.



EN CARRETERA

El motor del Yaris es un cuatro cilindros de 100 caballos. Es un mecánica potente sobre el papel para un coche tan pequeño, entrega lo mejor que tiene a bastantes revoluciones. El par máximo lo consigue a 4.000 r.p.m. y la potencia máxima a 6.000 r.p.m. Con estas cifras y un cambio es automático con variador, en la práctica supone que a un régimen bajo de giro del motor, apenas tenemos respuesta. La caja de cambios CVT Multidrive S cuenta con paletas del cambio tras el volante o la posibilidad de manejo manual a través de la palanca del cambio. Con el manejo manual es posible moverse entre las siete marchas ficticias y extraer algo más a la mecánica. En ciudad el funcionamiento de la caja de cambios es correcto y cómodo para desenvolverse entre abundante tráfico, pero cuando salimos a carretera su manejo se vuelve más confuso. En la mayoría de situaciones en las que necesitamos ganar velocidad, en carretera, da la sensación de que lo único que conseguimos es añadir más volumen al sonido del motor pero sin obtener respuesta en forma de ganancia en velocidad real o empuje.

Utilizar el modo manual/artificial de manejo de la caja CVT mejora algo la respuesta y en ocasiones puede ser hasta divertido el intentar sacar algo de velocidad o prestaciones, pero la utilización en modo automático queda meridianamente claro que solo sirve para rodar por ciudad a bajas velocidades. Hay incluso un botón “sport” en la consola central que en teoría mejora el rendimiento pero la verdad es que lo único que parece incrementar es la sonoridad aún más con pocos o ningún resultado en forma de respuesta por parte del motor. Queda claro que su medio natural es la ciudad, sus dimensiones compactas, la dirección, la visibilidad panorámica y la cámara de marcha atrás que hace más fácil todavía la maniobra de aparcar en un modelo en el que ya resulta sencillo. La suspensión está muy bien configurada y mantiene un buen equilibrio entre comodidad y estabilidad. En apoyos fuertes el Yaris se comporta de forma muy noble y aunque balancea no lo hace en exceso, a la hora de pasar sobre baches la suspensión se muestra muy consistente. En esta serie limitada se han adoptado ajustes deportivos en la dirección y en la suspensión y la verdad es que en la práctica se percibe su eficacia.



CONSUMOS REALES

Esta mecánica combinada con este tipo de cambio automático no es lo más adecuado para lograr unos consumos reducidos. Sin embargo si la utilización del coche es principalmente por ciudad y autovías radiales donde no se alcancen velocidades elevadas los consumos se mantienen comedidos. En carretera si no se superan los 100 kilómetros/hora y se practica una conducción conservadora, el consumo medio es de 5,3 litros/100 kilómetros (4,5 litros según datos oficiales). En ciudad la marca anuncia 5,7 litros/100 kilómetros pero ha sido imposible acercarse a esa cifra y la nuestra se incrementó hasta 6,7 litros, 7,3 litros en una utilización despreocupada. El terreno más desfavorable para los consumos del Yaris son las carreteras de doble sentido en las que haya que adelantar o las autovías si tienen pendientes pronunciadas. En ellas el consumo se eleva y puede llegar a estar muy cerca de los 10 litros/100 kilómetros.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL TOYOTA YARIS?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Toyota Yaris 1.33 VVT-i 100 Cv Soho 5p MultiDrive S, hemos tomado como referencia una mujer de 30 años soltera, con 11 de antigüedad de carné, que vive en Barcelona, guarda el coche en garaje privado y recorre hasta 10.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo con franquicia de 125 €, es Regal Auto con un precio de 324.02 € y con una una calidad en la póliza de 8.73.



RIVALES Y VERSIONES

Toyota afirma que los propietarios de vehículos de este segmento no realizan grandes kilometrajes y tendrían dificultades para recuperar el sobreprecio que suele tener la mecánica diesel. Como en este caso particular ambas mecánicas, gasolina y diesel, tienen el mismo precio, este planteamiento pierde completamente validez y teniendo en cuenta la utilización que vayamos a realizar del coche (ciudad o ciudad y carretera), interesara elegir una mecánica u otra. Si la utilización va a ser exclusivamente en ciudad, la opción del gasolina es muy adecuada por la comodidad que aporta el cambio automático en el día a día de los atascos. Por otra parte si pretendemos realizar viajes de largo recorrido por carretera la opción diesel representa una mejor elección por su respuesta en carretera más consistente. Comparado con sus rivales de otras marcas, el Yaris SoHo cuenta con un precio muy favorable y un equipamiento muy completo. Las series limitadas suelen ser muy interesantes por su relación precio/equipamiento, y en el caso particular del Toyota Yaris SoHo, es especialmente interesante.



A favor

- Habitabilidad (Correcta para cuatro pasajeros, con cinco la anchura limita la comodidad)

- Equipamiento (esta versión especial viene muy bien equipada y no se echa nada en falta)

- Interiores (los asientos delanteros son muy buenos, no solo son cómodos si no que la sujeción lateral es excelente)

- Suspensiones (la configuración sport de este acabado hace que su tacto al volante sea muy bueno. La suspensión es firme y consistente)

En contra

- Ruidoso (en conducción por ciudad tiene un funcionamiento coherente, al salir a carretera y necesitar ganar velocidad o aceleración el ruido se dispara)

- Prestaciones (sucede lo mismo que con la sonoridad del apartado anterior, en ciudad el funcionamiento es correcto pero en carretera cuando necesitamos empuje solo tenemos a cambio mucho ruido)

- Acabados (los plásticos son de buena calidad pero el tacto de los que están más visibles es bastante duro)

Prueba y Redacción: www.arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Julio 2013

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar