Prueba TOYOTA VERSO
2.2 D-CAT 150 CV 7 plazas Auto Drive

CORTAR POR LO SANO

El segmento de los monovolúmenes es un mercado muy lucrativo con cerca de un millón de unidades vendidas cada año por lo que lograr una pequeña cuota de este porcentaje, puede llegar a suponer un gran número de unidades vendidas. Esta puesta al día del Verso le convierte en el primer Toyota desarrollado en Europa ya que este es el principal mercado de destino.

  

ESTILISMO

Está realizado sobre la misma base del anterior, por lo que en realidad no es un modelo completamente nuevo aunque si cuenta con cambios relativamente profundos e importantes. El diseño del coche se originó en Francia, la ingeniería y el desarrollo se ha producido en Bélgica y se fabrica finalmente en Turquía. El Verso es la respuesta de Toyota al Volkswagen Touran y Ford C-Max y en esta ocasión han decidido, por fin, darle un aspecto bastante más distintivo a su nuevo modelo. 

Para ser sincero las generaciones anteriores del Toyota Verso han sido terriblemente anodinas en diseño. Así que es una buena noticia que en el diseño del Verso 2013, Toyota haya emprendido una mejora importante y haya conseguido que un monovolumen, concepto de por sí aburrido, sea, ¿Por qué no?, hasta atractivo.

El nuevo Verso parece engañosamente más bajo y ancho que su antecesor, pero esto es ni más ni menos que una ilusión óptica generada por el nuevo diseño. La parrilla inferior es más ancha y alta y el logo de Toyota queda más cerca del suelo. El resultado es que mantiene el nuevo aire de familia de la marca y a la vez se ve razonablemente agresivo. El perfil lateral se mantiene prácticamente invariado y es una lástima que, en la parte trasera, las cosas no hayan cambiado tanto como en el frontal. 



MODELOS Y VERSIONES

Dispone de cinco motorizaciones. Tres motores diésel: 120D, 150D y 180D con potencias de 124, 150 y 177 caballos. En gasolina se comercializan las versiones 130 y 140 con potencias de 132 y 147 caballos. Se puede elegir una caja de cambios automática en la versión diesel 150D y 140 de gasolina, en el primer caso es de convertidor de par (AutoDrive) y en el segundo de variador continuo (Multidrive). 

Existen solo dos acabados: Confort y Advance.

El modelo que estamos probando corresponde al acabado Advance con los siguientes extras: Pack SkyView por 1.000 euros (techo panorámico, cristales traseros y laterales oscurecidos), Smart Line por 2.000 euros (asientos delanteros calefactables, tapicería mixta cuero/tela, sistema de entrada y arranque sin llave, parasoles retráctiles en ventanas laterales traseras y faros de xenón con lavafaros), Toyota Touch&Go por 800 euros (sistema de navegación, conectividad BlueTooth avanzada y acceso a Apps) y pintura metalizada blanco perlado por 575 euros.

El precio de esta unidad en el momento de escribir estas líneas y sin descontar las posibles promociones vigentes es de 33.125 euros. Existe un Toyota Verso disponible desde 17.890 euros (promociones y plan PIVE incluidos).



INTERIORES

El interior de un monovolumen deberá soportar durante toda su vida una gran cantidad de maltrato asociado inevitablemente a la ajetreada vida familiar. En general el Verso saca muy buena puntuación en este apartado, buenos materiales y un ajuste y acabados resistentes a cualquier niño o niños por muy inquietos que estos sean. En su mayoría es el mismo interior del modelo anterior pero si se percibe una clara ganancia en calidad. Tan solo la guantera central con el apoyabrazos se siente un poco más débil a cualquier ataque de maltrato, parece algo endeble por el sistema de plegado y es lo único criticable de un interior muy bien pensado. En el lado positivo está la gran capacidad de almacenamiento de esta misma guantera, ya que caben hasta botellas de litro y medio de agua. El cuadro está ubicado en la parte central pero orientado hacia el conductor, es simple pero convincente. Todo queda cerca del alcance del conductor y está bien organizado. Los asientos deberían ser más envolventes pero al menos son bastante cómodos. El sistema de plegado de asientos (Easy Flat) es muy fácil de utilizar y jugando con todas sus posibilidades permite hasta 32 configuraciones diferentes (en esta versión de siete plazas). Cada asiento de la fila central es independiente y se puede avanzar o retrasar en su carril (hasta 20 centímetros) para adaptarse a la estatura de cada pasajero, de esa manera podemos configurar las plazas al centímetro para que cada pasajero se encuentre con espacio razonable para las piernas. En cuanto al reparto de espacio para cada plaza no supone ningún problema. Pueden viajar perfectamente cinco adultos y dos niños en la tercera fila incluyendo las voluminosas “sillas” de transporte de cada niño. Realmente cuesta creer que se pueda meter tanta gente en un coche con el tamaño tan contenido del Verso, 4.460 mm. 

El lado menos positivo es que el maletero con la configuración de siete pasajeros, queda reducido a 150 litros, suficiente para pasar un día en el campo y guardar los abrigos de los siete ocupantes pero insuficiente para guardar nada más. En configuración de cinco plazas el maletero del Verso es bastante más grande de lo habitual, son 440 litros (484 litros en Verso de solo cinco plazas). En pocos segundos podemos pasar de siete plazas a solo dos con un maletero gigantesco y completamente plano. En este último caso la capacidad total es de 1.696 litros. 



EN CARRETERA

Ya sea para un uso privado o como empresa, las mecánicas diésel casi siempre suelen resultar la mejor opción. En esta última generación del Toyota Verso, las mecánicas han sido concienzudamente revisadas para obtener unas reducciones en los consumos, emisiones, sonoridad y respuesta.

Toyota también ha trabajado mucho en reducir vibraciones e insonorizar mucho el interior. Y este trabajo parece haber dado sus frutos ya que al accionar el claxon ni los pasajeros se enteran de que está sonando, el sonido parece venir de algún punto muy lejano, la verdad es que suena inquietantemente poco. En marcha y a alta velocidad solo se escucha el ruido del viento. 

También se ha modificado la suspensión, aumentado la rigidez y ajustado la dirección asistida eléctrica para mejorar el agrado de conducción. Todos estos cambios han logrado un coche muy confortable para hacer viajes largos por autovía. El conductor no se siente especialmente partícipe de la conducción pero es muy relajante en viaje. La suspensión no es especialmente eficaz, pero si mantiene el balanceo de la carrocería muy controlado. De esta forma se evita que las personas propensas al mareo que viajen en cualquiera de las filas posteriores, sufran este incómodo inconveniente, comprobado en una carretera con numerosas curvas y pasajeros ocupando todas las filas.

En cuanto a la entrega de potencia en mi opinión, el tipo de cambio automático por convertidor de par, no termina de extraer todas las bondades de la mecánica de 150 caballos. Da la sensación de que se desperdicia potencia cuando necesitamos empuje y el motor se acelera bastante sin plasmar esta aceleración en ganancia de velocidad real. No es que no acelere, tiene un empuje constante y que permite realizar adelantamientos o incorporaciones con facilidad, es simplemente que esperaba algo más de aceleración de 150 caballos. Por otra parte este sistema de cambio automático también lastra unos consumos que deberían ser considerablemente inferiores. Prueba de ello es la versión más potente del Verso, de 177 caballos y cambio manual, que en algunos casos llega a reducir el consumo en prácticamente 1 litro/100 kilómetros. Esta mecánica de 150 caballos diésel, solo está disponible con cambio automático. 



CONSUMOS REALES

Queda bastante claro que el cambio automático penaliza los consumos del Verso. El consumo medio mínimo obtenido en carretera a velocidades siempre legales e intentando practicar una conducción muy conservadora ha sido de 7 litros/100 kilómetros, bastante alejada de la oficial, 5,5 litros/100 kilómetros. Esta cifra ha sido obtenida con cuatro pasajeros y sin equipaje.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL TOYOTA VERSO?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Toyota Verso 2.2 D-CAT 150 Cv Advance 7 plazas Auto Drive, hemos tomado como referencia una mujer de 38 años soltera, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Madrid, guarda el coche en garaje privado y recorre hasta 15.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo con franquicia de 200 €, es Genesis con un precio de 325.52 € y con una una calidad en la póliza de 8.75.



RIVALES Y CONCLUSIONES

Toyota se había propuesto una mejora profunda de su monovolumen, se han modificado más de 470 partes, el 60% de ellas son visibles. Todas estas mejoras han dado como resultado un coche convincente si se valora el confort de marcha, un interior silencioso y una calidad de construcción elevada. No es el monovolumen más grande o más versátil, tampoco es un coche emocionante ni deportivo pero tampoco entra dentro de sus pretensiones. Es un mero transporte para la familia muy cómodo y en el caso particular de Toyota, bastante fiable. Sus rivales como el Ford C-Max o Renault Scénic se decantan por ofrecer dos largos diferentes de carrocería dejando las siete plazas solo para la versión de mayor longitud. El Toyota Verso, al igual que el Volkswagen Touran, ofrece en un único tamaño la opción de siete asientos. Por precio el Toyota queda muy bien posicionado, siendo mucho más económico que el modelo de Volkswagen o Renault y muy similar a las versiones de cinco plazas de Ford. 



A favor

- Calidad (la calidad de los acabados es sobresaliente, al nivel de los mejores)

- Espacio (hay bastante espacio en las dos primeras filas. Con esta configuración la capacidad de maletero es bastante elevada)

- Manejo del cambio (las levas agilizan bastante la respuesta del Verso, en modo automático no se aprovecha bien toda la potencia)

- Maletero (con siete plazas operativas cuenta con mayor maletero que alguno de sus rivales más grandes)

En contra

- Espacio (el Verso no es tan amplio para los pasajeros como alguno de sus rivales de siete plazas, pero es debido a su menor longitud total)

- Prestaciones (esperaba algo más de respuesta de una mecánica de 150 caballos. El cambio de marchas automático diluye una potencia aceptable sobre el papel pero que no se percibe en las aceleraciones)

- Consumos (me ha parecido que son elevados, el hecho de ser automático y tener un depósito relativamente pequeño, 55 litros, contribuye a acentuar esta sensación)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Marzo 2013

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar