Prueba TOYOTA YARIS
1.4 D-4D 90 CV Sport 3 puertas

PEQUEÑO GRAN YARIS

La tercera generación del Yaris crece en tamaño para mejorar habitabilidad. En el exterior nos encontramos la imagen de familia típica de Toyota pero recogida esta vez en un envoltorio más pequeño.

  

CUESTIÓN DE ESPACIO

El objetivo principal de esta nueva generación era mejorar la capacidad general del anterior Yaris. Al estirar la distancia entre ejes aumentando la longitud total, se han conseguido dos logros distintos pero interesantes. Por un lado se ha mejorado la habitabilidad interior y por otro se han mejorado las sensaciones de conducción, algo que en el modelo anterior era un apartado bastante discreto.

Paralelamente a estas mejoras Toyota ha logrado reducir el peso total del coche en veinte kilos y aunque el chasis no es nuevo, han conseguido mejorarlo para cumplir con los últimos test de choque.



GAMA Y MOTORES

Por el momento no tiene una gama muy extensa de motores aunque si suficiente para el tipo de coche utilitario que es. La única mecánica diésel es un 1,4 litros de 90 caballos y en gasolina cuenta con dos motores de 1.0 VVT-i y 1.33 VVT-i con 70 y 100 caballos respectivamente, siendo el 1.0 de tres cilindros. Salvo el pequeño de un litro, el resto pueden disponer de caja de cambios manual o automática (de siete marchas en el de gasolina y de seis en el diésel). Todos los motores están disponibles con carrocería de tres y de cinco puertas.

Durante este año, 2012, el Yaris enriquecerá su gama con la incorporación de un modelo híbrido, HSD (Hybrid Synergy Drive). Prototipo presentado en el Salón de Ginebra y que anticipó las líneas de este nuevo Yaris. Este modelo, HSD, está dirigido principalmente a usuarios de zonas urbanas ya que puede ser utilizado en modo completamente eléctrico. El objetivo de Toyota es ofrecer una variante híbrida en todos sus modelos para Europa lo más pronto posible, se estima que a lo largo de 2020. Este programa comenzó en 2010 con el lanzamiento del Auris que pertenece al segmento C. Ahora le ha tocado el turno al Yaris, segmento B, el que más ventas consigue en Europa. También existen rumores de que Toyota tiene la intención de fabricar un Yaris con tracción total aunque no hay fechas previstas de lanzamiento.

Los acabados disponibles son tres: Live, Active y Sport.

El básico Live, incluye entre los más importantes: siete airbags, display con ordenador de viaje, mandos de audio en el volante, radio CD MP3, seis altavoces, USB y entrada AUX, ABS y VSC+TRC (control de estabilidad y de tracción).

El siguiente Active, añade al anterior; aire acondicionado, cuentarrevoluciones, frenos traseros de disco, volante de cuero, Toyota Touch y mandos de teléfono (Bluetooth) en el volante.

El Sport es el más equipado e incorpora, además de todo lo anterior, retoques en dirección y suspensión para hacerlos más deportivos y llantas de aleación de 16 pulgadas (de 15 en el resto de acabados).



INTERIOR

El interior es completamente nuevo y está diseñado alrededor del conductor. El anterior cuadro de mandos digital situado en el centro del salpicadero ha sido sustituido por un panel de instrumentos analógico convencional que ahora se ubica justo enfrente del conductor. El volante está situado de forma más horizontal que antes y el diseño del interior es en general más atractivo y acogedor. Buenos acabados en general por tonos y materiales aunque la consola superior del salpicadero está fabricada con plástico duro al tacto que enturbia algo los buenos ajustes y materiales del resto.

Los asientos, en el acabado Sport de nuestro modelo de pruebas, son muy buenos por diseño y sujeción. Los asientos de las plazas traseras gozan de un espacio razonable para tratarse de un modelo del segmento B y tanto por espacio para las piernas como por altura consigue muy buena nota. La capacidad del maletero es de 286 litros que aumentan hasta 768 si abatimos los respaldos traseros. Cuenta con una tapa que divide el maletero en dos zonas y enrasa con el marco inferior para conseguir una plataforma plana de carga. Bajo esta tapa encontramos otro espacio extra para almacenaje y bajo esta el hueco donde se encuentra la rueda de repuesto de emergencia. En el interior del Yaris encontramos algunos huecos más para dejar objetos (menos que en el anterior Yaris) así como bandejas laterales en las puertas, aunque estas resultan muy estrechas. 

El Yaris tiene el “toque” Toyota en su sistema de audio que le confiere una calidad de sonido por encima de la media. Controles de la pantalla táctil, Bluetooth, puerto USB o la cámara trasera de aparcamiento son elementos que cuesta encontrar en modelos de su competencia. Todo esto puede ampliarse con el Toyota Touch and Go, con este sistema dispondremos de navegación por satélite (con avisador de radar) y el acceso a una completa gama de servicios que pueden ser descargados a través de un portal dedicado en exclusiva a los clientes de Toyota. Por 750 euros podremos disponer no solo de navegador con pantalla táctil, si no también de conexión a Internet, información sobre gasolineras con precios de carburantes, información del ordenador de a bordo, visualización de fotografías (a través de USB), teléfono y hasta una aplicación exclusiva para Facebook.



EN CARRETERA

A los pocos metros recorridos se aprecian claramente las virtudes de esta mecánica. El 1.4 D4D está equipado con un filtro de partículas diésel y cuenta con una caja de cambios manual de seis velocidades (automática opcional por 750 euros, solo en acabados Live y Active). La entrega de par máximo lo realiza desde 1.800 hasta 2.800 r.p.m. y gracias a lo acertado de los desarrollos es capaz de rodar en sexta velocidad a 120 kilómetros/hora mientras las revoluciones no pasan de 2.000. Por este motivo resulta muy confortable en carretera por su baja sonoridad, además si queremos adelantar la recuperación es lo suficientemente rápida como para no tener que reducir de marcha. En general, este motor es dulce de comportamiento y continuo en su empuje aunque no desata pasiones de conducir porque la entrega de potencia es siempre muy progresiva. Resulta muy manejable en ciudad y fácil de aparcar tanto como el anterior pero ahora la visibilidad hacia cualquier lado es mayor. 

Las sensaciones que transmite cuando rodamos por autopista son las de un coche más grande, por aplomo y nobleza. La dirección asistida eléctrica, es rápida, precisa y transmite lo suficiente como para dirigir ágilmente el Yaris entre curvas sin perder sensibilidad sobre la carretera. En esta versión además de endurecer la suspensión en un 20%, se aceleró la dirección asistida (2,3 vueltas de tope a tope en lugar de 3). La suspensión tiene un buen compromiso entre comodidad y deportividad, aunque más firme no llega a resultar incómoda. Gracias a estos ajustes el Yaris transmite más sensaciones de conducción que el modelo anterior. El paso por curva se realiza con gran estabilidad y comodidad, no balancea apenas y con los neumáticos deportivos en 195/50 16, el tacto que se logra es deportivo pero sin brusquedades.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL TOYOTA YARIS?

Según nuestro comparador de seguros, en la fecha que se ha realizado la prueba, el precio mínimo por asegurar a terceros con 
lunas, robo e incendio
, un Toyota Yaris 1.4 D-4D 90 Cv Sport 3 Puertas cuando el tomador de la póliza es una una chica de 25 años, con residencia en Toledo, con 8 años de antigüedad de carné de conducir y deja el coche aparcado en la calle, recorre hasta 15.000 kilómetros al año, es 258.77 € euros. Este precio lo ofrece Verti y con una calidad de póliza, 7.23 puntos sobre 10. Además si se contrata con esta compañía a través de www.arpem.com la compañía asegura que no sube el precio del seguro en tres años siempre que no tengas partes culpables.



RIVALES

Este segmento cuenta con algunos recién llegados y con otros modelos ya consagrados y con buena reputación. Ford Fiesta, Volkswagen Polo, Kia Rio, Opel Corsa, Volkswagen Polo, SEAT Ibiza o Hyundai I20 serían siete de los principales posibles rivales del Toyota. En prestaciones el Yaris se coloca en tercer lugar por detrás de los dos modelos del grupo VAG (SEAT y Volkswagen). En eficiencia, consumos y emisiones, el Toyota es el mejor de todos y en algunos casos por una abultada diferencia. En cuanto a la habitabilidad sin ser uno de los más grandes en longitud, cuenta con una capacidad de maletero y de ocupantes que le sitúan en la zona media, siendo los más capaces (para pasajeros) Ibiza y Polo. En cuanto a los precios, nuestra unidad de pruebas se comercializa por 17.350 euros. Si sumamos los extras de Pack Senso (climatizador bi-zona, sensor lluvia/luces, guantera refrigerada y retrovisor interior electrocromático), techo solar y Toyota Touch&Go el precio final es de 18.925 euros. Los más caros son Polo, Ibiza y Ford Fiesta cuyos precios rondan también los 17.000 euros. El resto de modelos se encuentran a varios miles de euros por debajo (entre 2.000 y 3.000). Lo que es indudable es que todas las novedades y cambios incorporados, le han hecho escalar varios peldaños y codearse con los mejores del segmento sin olvidar que su mecánica es la más refinada de todos ellos.



A favor

- Interior (con el acabado Sport los asientos son muy cómodos y envolventes, los tonos oscuros del interior y el razonable espacio nunca da sensación de coche pequeño o básico)

- Estabilidad (con la suspensión más firme que los de serie al ser Sport, el paso por curva es efectivo y confortable. No llega a ser tan deportivo como su apellido indica pero si mantiene un buen compromiso)

- Prestaciones (no es el motor más brillante de 90 caballos diésel pero si es el más refinado. La sonoridad y las vibraciones se mantienen siempre en límites razonables)

- Consumos (la sexta velocidad resulta definitiva para lograr buenas cifras. Cuesta superar los 5 litros/100 kilómetros si realizamos una conducción respetando los límites de velocidad)

- Audio y navegación (para tratarse de un utilitario cuenta con un equipo de audio de excelente calidad y el navegador táctil multifunción o la cámara trasera no son habituales en modelos de este segmento)

En contra

- Diseño (ha perdido chispa en el diseño, el parecerse a un coche híbrido no levanta muchas pasiones. Toyota puede ser muy original cuando lo intenta. El iQ es una buena prueba de ello)

- Precio (más coche, más prestaciones, menos consumos. Todo ello tiene un precio, al menos no es el más caro de todos)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Marzo 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar