Prueba TATA ARIA
2.2 Dicor 150 CV 4x4

SALTO CUALITATIVO

TATA se suma a la moda de los crossover con el Aria, un gran monovolumen de siete plazas elaborado sobre la base de un todoterreno. En TATA han estado trabajando muy duro durante los últimos cinco años para crear lo que hasta el momento, es su vehículo estrella y buque insignia de la marca.

  

LO MEJOR DE LOS DOS MUNDOS

El Aria es un producto muy importante para TATA, no solo por las ventas que obtendrá en la India si no por sus resultados en el exigente mercado europeo. Lo cierto es que este modelo supone un gran salto cualitativo con respecto a los TATA que se conocen hasta el momento. La idea inicial es ofrecer la delicadeza de un sedán con el músculo de un SUV, todo ello con el envoltorio de un amplio monovolumen de siete plazas.

Para fabricar el Aria se ha partido sobre un chasis de todoterreno, lo que permite hacer algunas incursiones por el campo. Estéticamente tiene unas líneas muy modernas tanto que puede hablarse hasta de ciertas influencias europeas. Visualmente el coche puede parecer bajo, pero con 1,78 metros de altura no se le puede calificar precisamente como pequeño, los diseñadores han hecho un gran trabajo para disimular su gran tamaño.

Los dos tubos de escape elípticos ofrecen el toque de agresividad a una trasera que respeta el aire de familia con los pilotos verticales, al estilo del TATA Vista. La interesante oferta económica que plantea de base este modelo toma más fuerza con la enorme lista de equipamiento de serie (sobre todo en versión 4x4) que incluye elementos poco habituales en TATA como cámaras de ayuda al aparcamiento o navegador.



MODELOS Y VERSIONES

El Aria se comercializa con un solo motor, 2.2 de 150 caballos proveniente del Pick Up Xenon y con dos tipos de tracción: 4x2 y 4x4. La única opción disponible es la pintura metalizada (370 euros) ya que el equipamiento de serie es tan completo que deja poco lugar para añadir opcionales. El equipamiento varía en función de la tracción, 4x2 y 4x4, siendo el último el más equipado. La diferencia de precio entre ambas es de 4.000 euros, este precio incluye además de la tracción integral: navegador, cámara de visión trasera (para aparcar), limpiaparabrisas y luces automáticas, climatizador automático y Bluetooth. La unidad de pruebas que hemos utilizado tiene un precio base de 23.960 euros a los que hay que añadir 370 euros de la pintura metalizada, lo que deja el precio final en 24.330 euros. La versión base del Aria (4x2) tiene un precio de 19.975 euros.



INTERIORES

Se nota claramente que el Aria ha dado un paso hacia delante en comparación con productos anteriores de la marca. Hay que matizar que los estándares de calidad de los modelos de TATA no son los mismos que encontramos en los automóviles europeos. Ya en el modelo Vista se apreciaba una mejora en la calidad pero el Aria avanza todavía más en la misma dirección. Los diseños comienzan a ser más modernos, ergonómicos y funcionales, pero todavía tienen mucho terreno por delante para mejorar. Los asientos delanteros carecen de sujeción lateral aunque son cómodos por el mullido. La tapicería tiene un diseño discreto y el tejido es de buena calidad, algo de agradecer ya que algunos coches europeos pecan por diseños demasiado atrevidos. 

Los reposabrazos centrales son molestos para el conductor a la hora de utilizar la palanca del cambio por lo que es mejor plegarlo hacia arriba, al estar dividido en dos, el acompañante puede tener su propio apoyo para el brazo sin molestar al conductor.

El tacto de la palanca de cambios no es muy suave para insertar las marchas pero si resulta preciso. Nada más sentarnos, la posición recuerda poderosamente a la de un todoterreno, el volante no es regulable en profundidad lo que reduce las opciones de ajuste para el conductor. También incorpora algunos controles (volante multifunción), para manejar el audio insertados en los brazos contestar al teléfono o activar/desactivar la velocidad de crucero lo que está genial hasta que se hace de noche. Al no estar iluminados, de noche, desaparecen por completo y es prácticamente imposible adivinar que función tiene cada botón, un pequeño detalle a mejorar.

El cuadro de mandos tiene un diseño simple y claro, los datos del ordenador de a bordo están representados con una tipografía digital de hace algunos años y aunque se leen perfectamente resulta extraña la forma de acceder a ellos. En lugar del típico botón que va saltando de un dato a otro, tenemos que girar el mando del intermitente para seleccionar el tipo de datos que queremos visualizar (odómetro, consumos, etc). Posteriormente, ahora si, hay que pulsar un botón que se encuentra en el extremo del intermitente y ya vamos “saltando” entre la información que ofrece.

Los materiales en general son buenos, hay algunos plásticos duros al tacto y algunas partes, como la tapa de la guantera principal, que no ajustan perfectamente en los extremos al cerrar. Por primera vez nos encontramos un navegador en un vehículo fabricado en la India y las ya cada vez más habituales tomas USB, auxiliares o Bluetooth con manos libres.

El equipo de audio cuenta con dos ranuras, la primera o superior es para el sistema de navegación y la segunda situada más abajo para reproducir audio (o MP3).

El Aria tiene capacidad para transportar a siete pasajeros, concretamente a cinco adultos y dos niños. Ya hemos comentado que las dos plazas delanteras son aptas para cualquier tamaño, en las tres plazas centrales se pueden acomodar tres adultos ya que cuentan con espacio suficiente para colocar las piernas sin tocar la primera fila de asientos. Por último la tercera fila de dos plazas, podría llegar incluso a servir para dos adultos pero siempre que la fila central, que se puede desplazar longitudinalmente, estuviera colocada en su posición más adelantada. En este caso los pasajeros de la segunda fila dejarían de tener espacio para las piernas y los de la tercera, aunque podrían realizar un trayecto corto, tampoco viajarían cómodos del todo por tener el suelo muy cerca del asiento. Por ello el reparto más lógico es de cinco adultos delante y dos niños en la tercera fila. El volumen del maletero con siete pasajeros es de 214 litros, con cinco ocupantes 588 litros y abatiendo las dos filas traseras el máximo de capacidad es de 1.777 litros. Los asientos de la tercera fila se pliegan 50/50 y los de la segunda 60/40. En el techo hay mucho espacio para almacenamiento, al estilo aviación, toda la parte central está plagada de guanteras de diversos tamaños. Personalmente creo que es una exageración, pero hay mucha gente que valora estos pequeños departamentos con trampilla. La rueda de repuesto va colocada en el exterior, bajo el suelo del maletero. Contrariamente a lo que es habitual en la actualidad, es de una medida idéntica a las que monta el coche, en el caso de la versión 4x4 la llanta es ligeramente inferior, es decir 235/70 16 cuando las otras cuatro son 235/60 17, pero siempre es mejor que llevar una rueda de emergencia o un kit reparapinchazos.



EN CARRETERA

El Aria es un vehículo cómodo en carretera y aunque existe un ligero balanceo o “efecto barco” de la carrocería en apoyos, teniendo en cuenta el volumen, peso y tamaño que tiene, la verdad es que no se desenvuelve mal. La sensación al volante, una vez más, es la de conducir un todoterreno de los de “toda la vida”. Se siente sólido, absorbe los baches por muy profundos que sean sin apenas inmutarse y resulta bastante cómodo en viajes de largo recorrido. La sonoridad es elevada y a medida que aumentamos el ritmo lo es más todavía, a la par que las vibraciones que aunque no llegan a molestar, ahí están inevitablemente. El motor responde bien, no anda sobrado a pocas vueltas ni nos dejara pegados al asiento, pero el silbido del turbo que se escucha perfectamente al acelerar acude en nuestra ayuda y empuja los 2.305 kilos del Aria con razonable celeridad. 

El radio de giro es correcto teniendo en cuenta la gran envergadura del Aria, lo cierto es que en maniobras delicadas como aparcar en huecos pequeños o parkings llenos de columnas la ayuda de la cámara trasera es de gran importancia. La imagen que proporciona no tiene demasiada definición, ni carriles virtuales de ayuda como en otros vehículos europeos o japoneses, pero cumple su función y permite salir airosos sin rozar el coche contra las columnas u otros vehículos. Algo que con casi cinco metros de largo, enormes neumáticos, tracción 4x4 y con ese gran volumen resulta difícil de creer.

La suspensión en la parte trasera del Aria está formada por un eje rígido, no resulta incómodo ni brusco para los pasajeros pero es un tipo de suspensión más frecuentemente utilizada en vehículos todoterreno. Circulando por el campo admite una conducción similar a la de un todoterreno por pistas rotas y bacheadas, aunque se desenvuelve mejor que cualquier turismo o monovolumen por este tipo de terrenos, tampoco es posible afrontar subidas extremas o pendientes delicadas. Los ángulos de ataque no soportan el inicio de la maniobra y los paragolpes pegan a la mínima con el terreno, por otra parte al tener un centro de gravedad alto conviene no arriesgar demasiado ni provocar inclinaciones muy acusadas. El Aria 4x4 de nuestra prueba circula normalmente con tracción integral entregando mayor potencia al eje trasero, en caso de que las condiciones de adherencia empeoren puede llegar a repartir la potencia entre ambos ejes en un 40/60. En la consola central existe un botón marcado como 4x2 que permite dejar el Aria solo con propulsión trasera. No hay que confundirse, el Aria es un vehículo eminentemente de asfalto. Si las condiciones se complican, lluvia o nieve, tenemos la tranquilidad de que la tracción total añade un plus de seguridad y estabilidad que otros modelos convencionales no tienen, pero para salir al campo en serio, mejor un todoterreno.



CONSUMOS REALES

Con su peso, tracción integral y una aerodinámica “difícil”, es imposible lograr unos consumos contenidos. La marca anuncia 7,2 litros cada 100 kilómetros de consumo medio. Es una cifra difícilmente alcanzable y durante la prueba la cifra más habitual han sido los 9 litros cada 100 kilómetros. Aunque no se trate de un todoterreno, los consumos están más cerca de un 4x4 que a los de un monovolumen convencional.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL TATA ARIA?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar Tata Aria 2.2 DICOR 150 Cv 4x4, hemos tomado como referencia una varón de 45 años soltero, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Sevilla, no guarda el coche en garaje y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliado con lunas, robo e incendio, es Mutua Madrileña con un precio de 601.61 euros y con una calidad en la póliza de 5.68.



RIVALES Y CONCLUSIONES

La primera conclusión a la que se llega nada más comparar el Aria con sus rivales es que tiene un precio mucho más favorable. Hay pocos monovolúmenes con tracción integral y siete plazas (Fiat Freemont y SSangYong Rodius) pero cuestan alrededor de 7.000 euros más que el TATA. Esta configuración, monovolumen y 4x4, no es nada favorable para tener prestaciones espectaculares o consumos comedidos. Lo cierto es que comparando las prestaciones y consumos de todos ellos el TATA es el mejor, ya que gasta y contamina menos. Por espacio interior el más capaz es el SSangYong Rodius pero eso es algo lógico ya que sobrepasa los cinco metros de longitud y en ciudad, demasiada longitud, pasa factura. 

Entre los rivales que carecen de tracción integral tenemos un Ford S-Max o Renault Grand Espace, dinámicamente el Aria sale perdiendo además de tener unas prestaciones y consumos claramente peores. En cuanto a los precios el Ford S-Max es ligeramente más caro que el Aria (1.500 euros), no trae un equipamiento tan completo pero tiene considerablemente mayor calidad en los acabados. El Grand Espace tiene un precio mucho más elevado que ambos (alrededor de 10.000 euros) difíciles de justificar.

Existe la posibilidad de compararlo también con un todoterreno por aquello de tener siete plazas con tracción total, el SSangYong Rexton o el Chevrolet Captiva serían dos buenos ejemplos. Por precio todos son similares pero por prestaciones y consumos el claro vencedor sería el modelo americano.

Los todoterreno no tienen tanto espacio interior o maletero como el TATA, pero en lo que a las dos plazas extra de la tercera fila se refiere no existen grandes diferencias entre los tres. En resumen si buscamos un todoterreno siete plazas la opción lógica es el Chevrolet Captiva, si queremos un monovolumen con tracción delantera de siete plazas el Ford S-Max es una interesante opción, pero si lo que necesitamos es combinar ambos mundos (siete plazas, espacio y tracción integral) el TATA Aria es una opción bastante razonable, muy económica y con las últimas mejoras en calidad que ha incorporado, merece ser tenido en cuenta.



A favor

- Precio (en su particular segmento, monovolumen con tracción integral, es el más barato)

- Equipamiento (no puede llevar cuero, tener xenón u otros equipamientos, pero lo verdaderamente importante viene de serie)

- Habitabilidad (aunque no sea el monovolumen con más habitabilidad, tiene un interior bastante amplio)

- Calidad (se observa un gran esfuerzo por mejorar la calidad y los detalles, aunque aún le queda trecho por recorrer, van por buen camino)

En contra

- Calidad (aunque ha mejorado bastante con respecto a otros TATA, sigue siendo inferior a los modelos europeos)

- Sonoridad (el motor es ruidoso y se percibe claramente desde el interior)

- Plazas traseras (la tercera fila de asientos es muy poco utilizable, solo por niños)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Álex Blanco
Noviembre 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar