Prueba SEAT LEÓN
2.0 TSI Cupra R 265 CV

LA BESTIA MÁS POTENTE DE SEAT

Por si el León Cupra se te queda pequeño, SEAT lo ha retocado convenientemente dando una vuelta de tuerca más y haciendo una versión más deportiva. Para distinguirlo tendrás que buscar una pequeña letra “R” plateada en su carrocería.

  

SEAT LEON



CUPRA + R

Al tener que pelear por el carácter deportivo dentro de su propio grupo con modelos tan emblemáticos como los Volkswagen Golf GTI, SEAT no puede relajarse y realiza una evolución más deportiva sobre el León Cupra. Para ello se ha tomado el motor de dos litros del Cupra “normal” y con los consiguientes retoques en centralita, presión del turbo e intercooler, han logrado incrementar la potencia desde 241 caballos hasta 265. Es decir, estamos hablando del mismo motor que monta el Audi S3 o el Volkswagen Golf R actual aunque sin la tracción integral de éstos.

Con estos retoques, el par máximo se incrementa hasta los 350 Nm y el peso permanece prácticamente invariado. Los escapes se cambian al igual que la caja de cambios que se refuerza para aguantar el incremento de potencia. Los desarrollos se modifican acortando algunas marchas aunque para ser honestos no hemos sido capaces de notar la diferencia con respecto al Cupra normal. Solo está disponible con cambio manual de seis velocidades.



EN CARRETERA

El motor del Cupra R comienza a empujar en serio a partir de 2.500 vueltas, justo donde comienza a entregar el par máximo, y se estira acompañado de un sonido embaucador, algo más ronco que el de su hermano pequeño, el Cupra. La entrega de potencia es lineal, sin altibajos, tanto que durante la prueba llegamos al corte inyección de forma suave en más de una ocasión. Por todo ello podemos decir que este motor entrega lo mejor de su personalidad en la gama media del cuentavueltas. Si lo mantenemos en esa zona media, podemos negociara ritmo elevado una curva tras otra sin necesidad de exprimir excesivamente el motor ya que podremos acelerar a fondo que una agradable y suave patada nos catapultará hasta la siguiente curva. La suspensión también sufre retoques con respecto a la versión Cupra sin R. Ahora es más rígida y la altura se ha rebajado 3 milímetros. Con la bajada de altura y las enormes llantas de 19 pulgadas calzadas con neumáticos de 235/35 esperábamos lo peor en cuanto a sequedad en las reacciones y transmisión de baches al conductor. Sin embargo nos encontramos con un coche que filtra bien y no se “queja”, incluso al pasar por carreteras secundarias que parecen haber sido bombardeadas. Los ocupantes, por cierto, tampoco se quejan de ello. En virajes forzados el León se mantiene plano lo que ayuda a trazar como si fuéramos sobre raíles. Para transmitir toda esta caballería a través del eje delantero no han puesto ni siquiera un diferencial autoblocante, han apostado por el XDS. Este sistema funciona como un diferencial electrónico, consigue mejorar la tracción a través del ESP que frena la rueda que esté perdiendo adherencia. Todo esto le otorga un comportamiento muy deportivo y eficaz y evita, en parte, el subviraje. El paso por curva no exige un esfuerzo físico tan grande como en otros modelos rivales y gracias al XDS le sacamos el máximo partido posible sin necesidad de emplearnos a fondo. En la práctica podemos acelerar sin contemplaciones y no perdemos adherencia aunque si un poco de sensibilidad al volante al no transmitir tan fielmente las sensaciones de la carretera.



DEPORTIVO Y ECOLÓGICO

¿Se puede ser ambas cosas a la vez?, si hablamos en términos relativos, si. En SEAT han logrado aumentar las prestaciones y mantener los mismos consumos que en el Cupra. Sus emisiones de 190 gramos/km son muy razonables teniendo en cuenta sus prestaciones, un León 1.4 TSI de 125 caballos emite 52 gramos menos. El consumo anunciado por la marca entra dentro de lo razonable y el que hemos obtenido durante la prueba de conducción es algo superior pero razonable, 8,6 cada 100 kilómetros, hablamos siempre de una conducción normal y económica, si practicamos la conducción extrema y deportiva que nos pide el Cupra Rserá muy difícil bajar los 15 litros de media.



INTERIOR Y OPCIONALES

Los asientos de serie son bacquets tapizados en alcántara y tela pero nuestra unidad montaba los asientos opcionales de cuero por 1.318 euros. Aunque tenían una correcta sujeción, me hubiera gustado sentirme más encajado, cuestión de gustos. Es posible que de ser más envolventes fueran más incómodos para acceder y los conductores más “voluminosos” no se hubieran encontrado tan holgados. Su estética algo retro me gusta, el estar tapizados en forma de rombos con costuras blancas le dan un poco de alegría a un interior más bien discreto para tratarse de un modelo tan deportivo. Al margen de todo esto está muy bien acabado y salvo algunos plásticos en zonas puntuales aprueba con nota. El navegador de nuestra unidad es otro de los opcionales del paquete Technology Plus que incluye además la luz diurna, faros bixenon, bluetooth, toma auxiliar y sensor de parking entre otros, su precio 1.624 euros. Si solo queremos el navegador con toma auxiliar, bluetooth y dos altavoces extra el precio es de 862 euros. 

El volante está achatado en su parte inferior y con inserciones en aluminio, el pomo del cambio de marchas y el cuadro de mandos viene iluminado con leds de color blanco, todos estos detalles son exclusivos del modelo R.

 

La realidad es que hay muy pocos detalles estéticos que marquen las diferencias entre ambos Cupras. Salvo un puñado de discretas “erres” plateadas que aparecen repartidas en la parrilla frontal, en la parte trasera, en el velocímetro o en la tapa del motor. Solo las llantas de 19 pulgadas distinguen a ambos modelos, en el Cupra convencional son de 18. No somos muy amigos de los alerones y demás apéndices exagerados pero es posible que al comprador de este modelo le hubiera gustado percibir algún cambio estético más que marcara las diferencias con respecto al León Cupra normal. Para poder diferenciar un poco, nos queda solicitar las llantas pintadas de color blanco con un coste de 305 euros. El precio de partida es de 29.750 euros, pero si sumamos todos los extras de nuestra unidad de pruebas, su precio final aumenta hasta 34.295 euros.



LOS RIVALES

La diferencia con el Cupra “normal” es de 1.720 euros, aunque no nos parece mucha cantidad por las diferencias que hay entre ambos en cuanto a suspensiones o los 25 caballos extra, si que es cierto que a la hora de conducirlos la diferencia no se nota tanto y tendremos que echar mano de un cronómetro para justificarlas. La diferencia en velocidad punta sería mayor de no estar autolimitada en el R a 250 kilómetros hora, por eso se queda en solo tres kilómetros/hora y en cuanto a la aceleración hablamos de 0,2 segundos de diferencia en el cero a 100, 6,2 segundos para el R. Por otra parte, los cambios en la suspensión del R le hacen un poco más seco de suspensiones y menos confortable si se trata de largos recorridos. En cualquier caso ninguno de los dos es especialmente incómodo y admiten un uso cotidiano normal.

En cuanto al resto de rivales, el precio es la principal baza a favor del Seat León frente a ellos. Los más parecidos de todos podrían ser el Renault Mégane Coupé Sport de 250 caballos o el Ford Focus RS de 300. El primero es un rival peligroso por comportamiento y precio muy similar y el segundo supera al Seat en potencia y en precio, 4.000 euros, además su comportamiento es más radical y no tolera tan bien como el Cupra R un uso cotidiano. Otra opción a tener en cuenta sería el Mazda 3 MPS por prestaciones y precio, aunque el León cuenta con la ventaja de su mejor comportamiento en conducción deportiva. El resto de rivales como por ejemplo el Audi S3, BMW 130i o Volkswagen Golf R son bastante más caros, y eso que en algunos casos, como VW y Audi, estamos hablando de exactamente la misma mecánica, eso si, con tracción integral. SEAT se ha situado muy arriba entre los compactos deportivos de altas prestaciones al lanzar un Cupra más deportivo, pero tal vez debería haberlo hecho sin timidez y como Ford ha hecho con su Focus RS, darle un toque que distinga a este León del resto de la manada de Leones. Al fin y al cabo, es el SEAT más potente de toda la historia y se lo merece.



A favor

- Prestaciones (Motor muy potente).

- Comportamiento (Excelente entrega de potencia gracias al XDS).

- Consumos (Si no le exprimimos, se mantienen en medias razonables).

En contra

- Diferencias con Cupra (Aspecto demasiado similar al Cupra y al resto de Leones).

- Interior discreto (Salpicadero muy convencional).

- Acabados mejorables (Reposapiés con adhesivo simulando aluminio, algunos plásticos).

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Mayo 2010

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar