Prueba SEAT LEÓN
1.6 TDI DPF 105 CV Ecomotive Style

DE MADRID A PARIS SIN REPOSTAR

Mientras llegan las versiones híbridas o completamente eléctricas, según rumores en 2014, SEAT lanza modelos de bajo consumo y emisiones mínimas que nos permiten ahorrar y tener una conciencia más ecológica sin tener que renunciar por ello a las prestaciones.

  

LA SEGUNDA EVOLUCIÓN

Este modelo corresponde a la segunda evolución mecánica de Seat sobre el inicial León Ecomotive, que nos ofrecía la misma potencia pero con el veterano motor de 1.9 litros que utilizaba la tecnología de bomba inyector. Este nuevo 1.6 TDI con common rail lleva además un sistema de recuperación de energía en la frenada que recarga la batería. También incorpora la tecnología, ya vista en otros modelos de la competencia, que para el motor durante las detenciones, llamado start-stop. Por supuesto, reduce los consumos y las emisiones del anterior León Ecomotive y queda exento de los impuestos que gravan a los vehículos que emiten más de 120 gramos de CO2 por kilómetro, se conforma con solo 99 gramos.

El motor es idéntico al que montan el Volkswagen Golf Bluemotion y el Audi A3 TDIe. La familia ecológica de SEAT está formada por el Ibiza, Altea, Altea XL y Alhambra.



¿Y CÓMO VA?

El hecho de ser un modelo abanderado de la ecología no quiere decir que resulte aburrido de conducir. Al principio hay que acostumbrarse un poco a sus relaciones de cambio pero luego resulta muy agradable y divertido de conducir. Es suave, silencioso y refinado. Para rebajar los consumos y emisiones sobre un León 1.6 TDI normal, se han alargado los desarrollos del cambio, lo que a priori debería hacer muy lenta su respuesta. Pero lo cierto es que circulando en ciudad a pocas vueltas el motor responde razonablemente bien. Simplemente hay que tratar de que no caigan las revoluciones por debajo de 1.500, y así tendrá siempre capacidad de acelerar sin tener que reducir una velocidad. Al tener unos desarrollos tan largos, sobre todo en 4ª y 5ª velocidad, podemos circular a 120 kilómetros por hora a tan solo 2.000 revoluciones por minuto en 5ª. Si incrementamos la velocidad a 140, las revoluciones ascienden a 2.500 aproximadamente, por lo que la sonoridad es reducida. Con estos desarrollos y una serie de medidas de las que hablaremos más adelante se reducen los consumos respecto al 1.6 TDI de serie en poco más de medio litro cada cien kilómetros. No solo consume menos que su antecesor de 1.9 litros, si no que mejora sus prestaciones. La velocidad máxima aumenta en cuatro kilómetros, ahora es de 190 kilómetros por hora, y en cuanto a la aceleración consigue una rebaja de 0,6 segundos en el cero a 100 kilómetros/hora. Todo ello sin olvidar que las emisiones se reducen en 20 gramos y el consumo medio en 0,6 litros menos.

SEAT ha conseguido reducir el peso utilizando materiales como el aluminio ligero y magnesio, también el coeficiente de resistencia aerodinámica, CX, se reduce a 0,30. Para ello se condena la entrada de aire a través de la rejilla frontal y monta deflectores delante de las ruedas y un faldón delantero más bajo. Los neumáticos contribuyen al ser de baja resistencia a la rodadura y tener unas medidas razonables, 205/55 en llanta de 16 pulgadas. Éstas pueden ser Michelin Energy Saver o Pirelli Cinturato P7 como los de nuestra unidad. Este León sacrifica los lujos innecesarios para no comprometer la eficiencia con el incremento del peso. Por ello no podremos contar con algunos extras que si estarían disponibles para las versiones con el mismo motor que no son Ecomotive. En cuanto al comportamiento sigue siendo tan bueno como en el anterior. El esquema de suspensiones no varía, sigue siendo de tipo McPherson delante y multibrazo en la trasera. Es firme y estable sin por ello resultar incómoda. Aunque hay balanceo es muy leve y transmite muy bien la información de la carretera sin tener que sentir directamente los baches. El equilibrio del Ecomotive entre prestaciones, consumos y emisiones es muy favorable.



EN EL INTERIOR

La calidad y solidez del León está fuera de toda duda, no tiene nada que envidiar en cuanto a la calidad de acabados que podemos encontrar en un Golf. Sin embargo, aunque el rediseño del salpicadero sirvió para actualizarlo, no ha conseguido alegrar un interior que sigue resultando demasiado sobrio. El cuadro de mandos es claro, viene retroiluminado con leds, es muy completo en información y de rápida lectura aunque discreto en su diseño. Nos ofrece, por medio de un indicador, una ayuda sobre cual es la marcha ideal que tenemos que llevar engranada. 

Los asientos son simplemente perfectos, cómodos, sujetan el cuerpo y con una tapicería sencilla y de calidad. Los plásticos de todo el salpicadero han mejorado bastante, de tacto blando y con un diseño en forma de red muy conseguido. En la consola central el plástico no es tan bueno, es duro al tacto, liso y con un aspecto visual poco logrado.
En cualquier caso se nota que está fabricado para durar y envejecer en perfectas condiciones. Los toques “metalicos” en la decoración del volante y del pomo del cambio, ambos forrados de cuero, alegran un poco el discreto interior.

El volante tiene un grosor y un tacto muy bueno y a pesar de tratarse de un coche con pretensiones ecológicas se respira cierta deportividad. SEAT consigue mantener su reputación de marca deportiva dentro del grupo, algo que tiene más valor si tenemos en cuenta que estamos hablando de un modelo ecológico.

El hecho de ser un modelo con cinco puertas, exclusivamente, hace que su acceso sea siempre fácil y cómodo. El sistema de cierre de las puertas traseras que le hace parecer un modelo coupé de tres puertas, obliga a cerrar las puertas traseras empujando la puerta o el cristal con la mano, al estar tan escondido si metemos la mano en él hueco para cerrar, corremos el riesgo de “pillarnos” la mano. La capacidad del maletero no está entre las primeras del segmento de los compactos pero si presenta unas formas muy aprovechables. Por capacidad, 341 litros, se queda en la zona media de la tabla.

Para distinguirse del resto de SEAT León, tiene una pequeña placa con la inscripción Ecomotive que va colocada bajo el piloto trasero derecho.



PRECIOS, ACABADOS Y RIVALES

El león Ecomotive se vende con dos acabados: Reference y Style como el de nuestra unidad de pruebas. El precio de partida del León Ecomotive Reference, modelo básico es de 19.450 euros. El verdadero rival, por el momento, es el Ford Focus 1.6 TDCi Econetic. Similar potencia y menor precio pero consumos superiores. El Focus cuenta con la ventaja de poder contar con el sistema de parada y arrancada como opción además y tiene un maletero cerca de 50 litros más capaz pero cede ante el León que vence por comportamiento general. Otro posible rival sería el Volvo C30 1.6 D Drive Start-stop, pero solo existe en versión de tres puertas y es considerablemente más caro y menos capaz. Si lo comparamos con otro SEAT Leónque monte la misma motorización pero sin apellido Ecomotive, la diferencia económica no nos parece elevada, sería de 700 euros y las diferencias de consumo entre ambos rondarían el medio litro cada cien kilómetros.

Hay que valorar la cantidad de kilómetros que realizaremos al año para estudiar si resulta interesante o no. Cabría incluso la comparación con un híbrido por economía de uso y emisiones de CO2. Comparándolo con el mejor híbrido del mercado, el Toyota Prius. Por precio sería mucho más barato que éste, del orden de 3.300 euros menos en el caso de comparar entre versiones básicas de ambos modelos. En cuanto a los consumos estarían prácticamente a la par, 0,1 litros de diferencia cada 100 kilómetros a favor del híbrido. Y en lo que a las emisiones de CO2 se refiere, estaríamos hablando de 10 gramos de diferencia también a favor del Toyota Prius.

El SEAT León tiene el valor añadido de que ya no es necesario sacrificar la línea, todos los híbridos tienen una estética “rara”, para seguir siendo ecológico y cuando llegue el momento de vender el coche, SEAT siempre es un valor seguro con una depreciación muy favorable. Por otra parte el SEAT León tiene un comportamiento más ágil y divertido que cualquiera de los híbridos del mercado.



A favor

- Consumo (Las cifras son verdaderamente mínimas).

- Prestaciones (Buena respuesta y comportamiento).

- Acabados (Calidad y ajustes sobresalientes).

En contra

- Diseño (Interiores muy sobrios).

- Opciones reducidas (No se pueden montar todas, pero son suficientes).

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Mayo 2010

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar