Prueba SEAT ALHAMBRA
2.0 TDI CR 140 CV Style

EL HERMANO GEMELO

Tras muchos años en el mercado manteniéndose con ligeros cambios de imagen, por fin le ha llegado la hora de cambiar. El nuevo SEAT Alhambra da un enorme salto en tamaño y calidad comparado con el anterior y nos ofrece un clon del nuevo Volkswagen Sharan pero con un precio más reducido.

  

CATORCE AÑOS MÁS TARDE

Fue en 1996 cuando apareció en nuestro mercado acompañado por otros dos monovolúmenes con diferente insignia en su frontal, pero que a la postre resultaban ser el mismo modelo: Volkswagen Sharan y Ford Galaxy. Durante todos esos años ha sufrido diversos lavados de cara y actualizaciones en sus motores pero, a grandes rasgos por tamaño y espacio interior, seguía siendo el mismo. Más tarde Ford se desmarcó del trío al lanzar un nuevo Galaxy que ha sido actualizado recientemente, en 2010. Por su parte Volkswagen ha lanzado el Volkswagen Sharan hace muy poco tiempo y finalmente le ha llegado el turno a SEAT. En este caso particular ambos modelos, Alhambra y Sharan, tienen mucho en común ya que pertenecen al mismo grupo. Ambos modelos cuentan con un interior y exterior prácticamente calcado, las modificaciones en pilotos o diseño de interiores tienen cambios muy leves.

Teniendo en cuenta que es una réplica del Volkswagen pero con un precio menor, no es de extrañar que logre robar algunas ventas al modelo de Volkswagen.



VERSIONES Y ACABADOS

La gama mecánica puede parecer escasa con solo tres motores pero el abanico de potencias que ofrece resulta muy adecuado para la envergadura y concepto del Alhambra, al menos con uno o dos pasajeros. Es posible que con el Alhambra cargado con siete pasajeros y equipaje haya que exprimir mucho las dos mecánicas menos potentes para obtener toda la potencia en alguna situación comprometida, como por ejemplo un adelantamiento.

Pero en la prueba realizada con un solo conductor las prestaciones y aceleraciones han resultado satisfactorias. La gama mecánica está formada por el 1.4 TSI de 150 caballos de gasolina y el dos litros common rail en diésel que se oferta con dos potencias; 140 y 170 caballos. Todos ellos con seis velocidades y la posibilidad de elegir el cambio automático DSG para los motores diésel. Existen dos niveles de acabado, el básico llamado Reference que incluye once airbags, ESP, radio CD con MP3 y cuatro altavoces, testigo de presión de neumáticos o aire acondicionado por citar los más importantes. En este acabado la tercera fila de asientos es opcional con un coste de 1.661 euros, en este paquete también va incluido el Climatronic para las tres zonas del vehículo. Otras opciones interesantes o recomendables pueden ser el asistente de ayuda al aparcamiento por 493 euros cada uno (delantero o trasero), airbags laterales traseros por 219 euros o dos asientos elevados para niños en las plazas externas de la segunda fila por 219 euros cada uno.

El siguiente acabado añade al anterior la tercera fila de asientos, el volante multifunción, las ayudas al aparcamiento Parktronic, asistente de arranque en pendientes, control de crucero, Climatronic para las tres zonas, radio CD con ocho altavoces y entrada auxiliar entre otros muchos accesorios. Si queremos que las puertas correderas se accionen eléctricamente y sin esfuerzo deberemos pagar aparte el pack que cuesta 1.042 euros, con él estaría incluido también la apertura automática del maletero. También tenemos la posibilidad de solicitar la opción de la cámara de visión trasera por 493 euros, con ella viene incluido un equipo de audio mejor y una imagen gráfica que ayuda enormemente en las labores de aparcamiento.



INTERIOR DEL MONOVOLUMEN

El encargado de las líneas del Alhambra no es otro que el ex-jefe de diseño de Lamborghini Luc Donkerwolke. Como comentábamos más arriba, el Sharan y el Alhambra son prácticamente idénticos: algunos cambios en faros y pilotos junto con un interior que cambia ligeramente volante y consola.

El aumento de tamaño con respecto a su antecesor, se nota nada más abrir la puerta y mirar hacia el interior. Son 22 centímetros más de largo, 9,2 de ancho y 1 centímetro más bajo. Los asientos delanteros son muy cómodos por dureza pero la sujeción lateral es muy escasa, todo el interior rebosa buenos acabados y una calidad de primera línea. Es uno de los monovolúmenes que cuentan con mayor batalla del mercado, 2,92 metros, por lo que las plazas centrales con butacas independientes cuentan con mucho espacio. Suficiente como para repartir, al ser desplazables longitudinalmente permiten compartir generosamente el espacio para que los dos ocupantes de la tercera fila puedan viajar casi con la misma comodidad que en las plazas centrales. El acceso a la tercera fila de asientos es muy bueno, gracias al sistema de puertas correderas queda mucho espacio al abatir el asiento.

Las puertas correderas con la opción de apertura automática, se pueden abrir de cuatro formas diferentes: con la llave, desde el asiento del conductor con unos botones en el centro del salpicadero, desde la segunda fila de asientos pulsando unos botones ubicados en el pilar central y con la mano simplemente moviendo el picaporte desde dentro o fuera. Con el maletero sucede algo parecido ya que funciona electrónicamente pulsando la apertura o el cierre, incluso desde un botón del salpicadero. En la segunda y tercera fila ya no se utiliza el viejo y complicado concepto de asientos desmontables, en su lugar un nuevo sistema inteligente denominado Easyfold, los pliega utilizando una sola mano y sin mucho esfuerzo. Además el espacio de carga resultante, cuando abatimos las dos filas de asientos, es una superficie completamente plana de nada menos que 2.430 litros. Con la tercera fila de asientos abatida la capacidad del maletero es de 809 litros y con las tres filas operativas se queda en 267 litros. Ésta última cifra no es suficiente para el equipaje de siete pasajeros durante un periodo vacacional largo pero si podría llegar a servir para transportar las pertenencias que siete personas pueden necesitar durante un fin de semana. Por supuesto no lleva rueda de repuesto, peroSEAT no ha elegido los neumáticos runflat, su sistema consiste en un producto sellador de neumáticos que autorepara pequeños pinchazos, es la primera vez que un fabricante utiliza este sistema de la firma Continental llamado ContiSeal.



MANEJO Y COMPORTAMIENTO

Los cerca de cinco metros de largo, 4.854 mm y 1.774 kilos en vació no son la mejor receta para un modelo deportivo pero está claro que esas no son sus pretensiones. La principal virtud del Alhambra es que resulta un vehículo extremadamente confortable y silencioso, no solo por el escaso ruido del motor si no por lo poco que se escucha el viento cuando aumentamos la velocidad.

El comportamiento es muy refinado y las prestaciones con este motor parecen a priori, suficientes para mover con una agilidad razonable el Alhambra. En el paso por curva se produce cierto balanceo pero solo cuando se fuerza mucho el apoyo ya que a velocidades medias resulta muy estable, predecible y seguro. Un tema crítico en modelos de esta envergadura es el manejo a la hora de aparcar o maniobrar en espacios más reducidos. Con el Alhambra en ciudad se circula con agilidad y sin la sensación de conducir un vehículo grande pero al aparcar no ocurre lo mismo. La posición tan baja del asiento del conductor no permite ver nada la parte delantera con lo que cuesta mucho hacerse a la idea de donde termina el paragolpes y si lo estamos rozando contra otro vehículo u objeto. Imprescindible la ayuda al aparcamiento opcional, Park assist, y un pequeño periodo de tiempo para acostumbrarnos a sus medidas.

Todos los SEAT Alhambra incluyen de serie el sistema Start/Stop y la recuperación de energía de frenado, ambos sistemas con la intención de reducir los consumos. El primero es el ya conocido que se monta en los modelos Ecomotive de SEAT y que detiene el motor automáticamente en el momento en el que el vehículo se para. El segundo funciona recuperando la energía del alternador cuando frenamos o soltamos el pie del acelerador. Éste sistema aumenta o mantiene la carga de la batería y cuando aceleramos reduce la carga del alternador con lo que libera al motor de trabajo reduciendo así el consumo de combustible. Otra ayuda a la reducción de los consumos es el indicador de marcha más adecuada que aparece en el cuadro de instrumentos.



LOS RIVALES

Los últimos en llegar al mercado suelen contar con la ventaja de ofrecer más que el resto y en este caso parece que así es. ¿Deberían estar preocupados el Ford Galaxy, el Chrysler Grand Voyager o el Kia Carnival?, pues yo diría que si. Incluso el Volkswagen Sharan debería estar alerta ya que sus precios superan al SEAT y el producto es básicamente el mismo.

El Chrysler Grand Voyager es bastante más torpe de reacciones que el SEAT, solo ofrece un motor y además es más caro. El Ford Galaxy es su rival más serio, tiene un precio similar a igualdad de equipamiento y cuenta con soluciones similares de modularidad, pero no es tan manejable y consume algo más que el Alhambra. El Kia Carnival es el único que ofrece más por menos, siendo el más barato de todos es el que tiene más potencia, cuenta con una única mecánica diésel de 195 caballos pero el Alhambra está por encima en prestaciones, aun teniendo menos potencia, también vence en consumos o manejabilidad. El Renault Grand Espace está a punto de sufrir una revisión profunda en 2011 ya que lleva aguantando mucho tiempo en el mercado con pequeños cambios, pero si lo comparamos con el Alhambra aparte de ser más caro queda bastante por detrás en todos los aspectos. Desde el sistema de configuración de asientos, mucho más cómodo y lógico en el Alhambra, hasta el comportamiento en carretera ya que el SEAT es más confortable y ágil. El SEAT Alhambra impresiona por el espacio interior y por la facilidad que ofrece al poder modificar la distribución de los asientos, además de todos los modelos anteriores, menos el Volkswagen Sharan que es idéntico, es el único que permite una utilización prolongada de la tercera fila de asientos por un adulto sin sufrir molestias o incomodidades. Dinámicamente se coloca, junto con el Volkswagen Sharan, en las primeras posiciones y en algunos casos a bastante distancia de sus rivales.



A favor

- Consumos (En conducción normal son como los de un compacto)

- Espacio (Tiene una amplitud tal que siete pasajeros pueden realizar un viaje de largo recorrido sin tener que echar a suertes quien viaja en las plazas de la tercera fila)

- Calidad (Tanto por materiales como por acabados está al más alto nivel)

- Versatilidad (Gracias a la facilidad de esconder los asientos bajo el suelo)

En contra

- Visibilidad delantera (Al no ver la delantera del coche cuesta maniobrar en aparcamiento)

- Precio opcionales (El precio base no es barato pero si razonable en comparación con la competencia. Sin embargo si queremos un Alhambra completo como el de esta prueba, el precio de algunas opciones hace que se incremente demasiado el coste final)

Prueba y Redacción: arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Noviembre 2010

Tu seguro en un click

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche