Prueba RENAULT TWINGO
1.2 Access 60 CV

UN GRAN URBANITA

No debemos olvidar que fue Renault la que inventó el concepto de monovolumen hace ya varias décadas y que fue ella misma la que extendió este concepto a las categorías de coche más inverosímiles, desembarcando y creando una en la de su primer Twingo.

  

DECIDIR QUE COCHE

No debemos olvidar que fue Renault la que inventó el concepto de monovolumen hace ya varias décadas y que fue ella misma la que extendió este concepto a las categorías de coche más inverosímiles, desembarcando y creando una en la de su primer Twingo.

El continuo crecimiento de los anteriores modelos básicos como el Clio de Renault ha hecho que se vayan colando nuevos nichos de una categoría que es difícilmente calificable, en el caso de Renault, el Twingo llego como un modelo urbano que prescindía del primer volumen y elevaba su modularidad apoyado en la combinación de posiciones de sus asientos hasta hacer del espacio disponible un lujo por encima de las necesidades materiales que nos surgen respecto del coche.

El desembarco de modelos que en cierta medida aprovechaban el desarrollo de sus hermanos mayores, el Ka de Ford, el Arosa en SEAT, el C2 y posteriormente el C1 de Citroen etc. no dejaban de ser evoluciones a menor de unos coches ya demasiado creciditos, y que tomaban unas medida que en el ámbito urbano a veces le perjudicaban. 

Nace por lo tanto una categoría de coche que podría denominarse urbanos y como tales, van a ir normalmente emparejados en muchos casos a la existencia de otro coche en la familia de similar función pero mayor espacio, como el C2 en Citroen o el Modus en Renault, aún así se les exige a estos vehículos una capacidad de transporte de personas superiores a las de una moto y aunque capacidad para cuatro sea un valor suficiente, se les demanda habitabilidad que permita su uso continuado y cómodo que a veces a diario los recorridos urbanos requieren.

Es pues esta categoría una nueva clase de coche para todos aquellos que busquen un espacio interior elevado, buena accesibilidad, modularidad de asientos y recortadas medidas exteriores así como consumos contenidos en cargas parciales y cambiantes, las demandas habitualmente en uso de este tipo de vehículos.

El fiasco que de alguna manera ha supuesto la aventura del Modus en Renault no la animan a separarse muchos de los conceptos que ya maneja, y vemos en el nuevo twingo un vehículo cercano en apariencia y soluciones a las gamas bajas de Renault, cuando este fabricante se caracteriza por su espíritu rompedor que marca pautas de estilo.

Dentro de los motores que animan al “animalito”, encontramos, como no, una versión diesel ya conocida en otros modelos de la marca con 1,5 litros y 65 cv en su versión más baja, el ciclo diesel es el que mejor soporta los cambios de carga de cara al consumo y emisiones y si el volumen de kilómetros es elevado sin duda será el elegido por los compradores.

Sin embargo tenemos otro motor, en tres variantes, de apenas 1150 cc, que desarrolla 58 cv en la unidad que probamos, y 8 válvulas, con una prestaciones similares al diesel, pero menos empuje en medios, siendo más que suficiente para mover el coche en recorridos urbanos, incluso usando todo el espacio disponible. La carretera no es su mejor entorno pero en recorridos de autovía permite cubrir sobradamente lo que la ley nos deja y en recorridos de doble dirección sabiendo el volumen de potencia y el alcance del motor, nos permite realizarlos siempre que no sean su ámbito habitual o no lo obliguemos a adelantamientos continuos.

Las versiones de 75 cv y 16 válvulas, elevan algo la potencia y dejan margen para recorridos de carretera más desahogados, sin subir el consumo ni las emisiones, y además nos permite asociarlo a una caja robotizada donde ni consumo ni emisiones se resienten y descargan del trabajo del manejo del cambio, algo demasiado usual en el ámbito de la ciudad. No ponemos en duda que el futuro de la automoción va por la senda del cambio robotizado y es solo cuestión de tiempo que los fabricantes sepan enfocar las ventajes y consumidores sepan realmente que a diferencia de cambios automáticos tradicionales, los robotizados solo aportan ventajas y ninguna contrapartida, ya que el precio es nimio frente a la comodidad y seguridad que este aporta.

La existencia de una versión sobrealimentada con 100 cv, pone la guinda al pastel, dada la baja cilindrada el consumo es bajo en uso normal y el turbo aplicado permite mover con alegría el coche y otorga prestaciones en carretera mas que suficientes, solo unas suspensiones demasiado simples ponen limite a un coche que no aporta factores negativos, ya que sus consumos son contenidos y sus emisiones reducidas, es sin duda la opción, salvo por precio, más apetecible y que cuadra perfectamente con un vehículo de uso con baja ocupación o moviendo su carga máxima.

La versión que nos ocupa, es la idónea si hemos llegado a esta elección buscando un coche económico que quiera aprovechar toda la experiencia de un fabricante como Renault en el ámbito de coches amplios y seguros, no hemos de olvidar que los airbag de Renault son de desplegado complejo y el fabricante por encima de tópicos arcaicos es de los que más hincapié hace sobre la seguridad no ya para cubrir las duras pruebas de Euroncap, sino en choques reales contra vehículos, tanto coches como camiones, de cara reducir las lesiones de los ocupantes.



TECNOLOGÍA RENAULT

El motor que nos ocupa 1,2 8 válvulas, no tiene ninguna excelencia en si, salvo compartir desarrollo con sus hermanos mayores, tanto el de 16 válvulas como el turbo, de los cuales habrá heredado una mayor longevidad en cuanto a fiabilidad y en cuanto a capacidad de refrigeración. El motor turbo mantiene un aporte de par en bajos y medios que reduce el consumo de combustible en las zonas de medio régimen, de hecho hay un incremento de las emisiones a 140 gr/km frente a los 132 gr/ km del modelos de 58 cv, con casi el doble de potencia disponible.

De igual modo el modelo de 16 válvulas que se mueve mediante el uso de una caja pilotada la que dispone de 5 relaciones, igual que la manual tiene un ligero descenso del consumo, es curioso como distintos fabricante vinculan la compra de esta caja a veces a un motor diesel y en otras a uno de gasolina no siendo una opción flexible sino que se usa para animar las ventas de un modelo con un motor determinado.

El cambio robotizado aporta una mejora en consumo en el sentido en que selecciona siempre la marcha más adecuada para el uso que se demanda del acelerador, y en segundo lugar cuida la mecánica adaptándola de la mejor manera de uso posible, de cara al usuario. La caja robotizada no elimina la posibilidad de conducir, restando solo la presencia del pedal de embrague, pero no la posibilidad de elegir la marcha que queramos llevar y por otro lado deja disponible las manos del conductor para no soltar el volante y los sentidos atentos a la conducción que en el caso de ámbito urbano implica la percepción de muchos elementos simultáneamente y el uso de cambios automáticos en atascos reduce el estrés que éstos de por si ya proporcionan.

La dirección de asistencia eléctrica, es de una suavidad envidiable en ciudad, sin restar nada de sensibilidad en carretera ni hacerla excesivamente delicada, solo una menor relación de multiplicación que redujera las vueltas de volante se le puede echar en falta a un coche que por radio de giro es de lo mejor del mercado y muy en línea con el tamaño del coche, su maniobrabilidad esta fuera de toda duda, tanto en garajes pequeños, como en calles estrechas, pero las excesivas vueltas de volante 3,5 que en maniobras no molesta por la suavidad del movimiento de la dirección, resta agilidad en callejear por calles, sin permitir aprovechar a fondo las reducidas cotas exteriores.

Es de apreciar que aún siendo un coche económico, lleva ABS y además su funcionamiento es muy bueno, pero carece de ESP cuando el coste es ligeramente superior, al tener ya el equipo de ABS y precisar solo de un sensor de guiñada y programación. Por otro lado elementos como el cinturón llevan alarma de desenchufado, que suena insistentemente cuando no se lo abrocha el conductor, lo que redunda en mejora de la seguridad combinado con los airbag, o las luces llevan regulación en altura desde el interior.



LA PRUEBA

El motor no se puede pedir mucho de él, a duras penas supera 1,1 litro, 58 cv son una cifra aceptable de potencia, dada la cilindrada y a llevar solo 8 Válvulas, la entrega de par es relativamente baja y el motor se eterniza en maniobra de recuperación en marchas largas, pero se muestra suficiente en ciudad, el cual combinado a su baja sonoridad y bajo consumo lo hacen idóneo para recorridos urbanos y extraurbanos siempre que no nos empeñemos en extraer de forma continua todo el caballaje. Como defecto podemos señalar que sigue usando correa de distribución frente a la cadena sin mantenimiento, algo cada vez más en desuso actualmente.

La caja para el tipo de vehículo que es y considerando su uso principalmente en ciudad la calidad de la caja de cambios cobra mucha relevancia, siendo muy bueno el manejo de la misma de cara a un uso cómodo. El accionamiento es muy apropiado, la inserción de las marcha es más que correcta así como su precisión y realimentación de información a través de la palanca. Solo peca de una localización de la empuñadura ligeramente retrasada lo que hace que resulte raro su accionamiento. Aún así la opción más razonable es la de la caja pilotada, la cual viene combinada con el motor de 75 cv mucho más lógico si se quiere salir a carretera y principalmente idónea para el uso en ciudad con accionamiento automático y el prescindir de embrague con la comodidad que aporta, el consumo no sube nada frente al manual y el coste en dinero no supera los 600 euros. 

El chasis: El comportamiento del chasis es muy bueno si consideramos la altura del mismo, la rigidez del coche está fuera de toda duda y la ausencia de ruidos de crujidos o de viento es encomiable sea la velocidad que sea , así como los apoyos que se hagan en la marcha del vehículo, el coche perfectamente permite absorber más potencia de la que lleva la unidad básica, sin ningún problema de requerimiento

La suspensión es muy simple debido en parte al precio y en parte a la reducción de uso de zonas habitables del coche, tener una rueda de repuesto normal implica que ya se roba mucho espacio al habitáculo, lo que se ha acusado en una suspensión trasera muy limitada en recorrido. Aún así y salvo que se fuerce la marcha en carretera virada, el comportamiento del coche es bastante bueno, haciendo que la medias de viaje sean peores solo por las pocas prestaciones que ofrece su motor para mover ágilmente al coche a poco que la carretera lleve algo de pendiente o el coche algo de carga, la dureza de la suspensión es otro matiz muy acusable, fruto de su corto recorrido y de la ventaja de cara a mantener el buen guiado de las suspensiones en un coche de batalla tan reducida y el efecto que el aire produce a velocidades elevada de cara a la inestabilización de marcha en línea recta.

El habitáculo dispone de una buena habitabilidad, siendo esta su mejor baza y en el caso de elegir la opción de ajuste independiente de asientos traseros, muy recomendable de cara a usar el potencial de habitabilidad del coche, forman una combinación muy acertada, tanto la situación del conductor respecto de su visibilidad, como el acceso al interior. El carecer de un modelo con 5 puertas aunque redunde en una mejora de rigidez y con ello de comportamiento, afecta al uso del vehículo, principalmente cuando su uso urbano implica subir y bajar gente en el uso de las plazas traseras. En contra tiene también que el asiento delantero derecho, el más usado en estas maniobras de reparto de ocupantes en ámbito urbano, no dispone de memoria, lo que obliga a ajustarlo longitudinalmente cada vez que se levanta. El del conductor si dispone de memoria, pero suele ser más incomodo entrar y salir por este entre otras cosas porque obliga a levantarse al mismo y por que este lado del vehículo es el que no queda cerca del acerado cuando se aparca.

Los asientos son cómodos, soportando un viaje bien, aunque la banqueta se queda algo recortada, pero su acceso al estar elevado, es de una sensación similar a la de un monovolumen donde uno se sube y no se sienta en el asiento, el reposabrazos central delantero es muy útil aunque debería venir de serie y usarse para incorporar la conexión Ipod de que se dispone en la guantera en aquellos modelos donde se compra la radio con esta opción, ya que en la guantera este sistema de conexión USB roba espacio. Espacio que es muy útil al ser el único hueco del coche que va tapado, aunque no lleve luz de iluminación

La instrumentación es demasiado básica, prescindiendo de cuenta revoluciones, y hasta de reloj de temperatura, quedando solo un indicador de barras en 8 sectores para el combustible no siendo muy representativo del volumen restante con precisión suficiente, por suerte se mantiene la alarma de reserva.

La señalización del coche cerrado se encomienda a los intermitentes exteriores y a un exiguo piloto interior en rojo, que es prácticamente inapreciable, ya que se ha prescindido de poner cierres en las puertas, por otro lado el coche dispone de encendido de luz interior cuando se abre con el mando, o de apagado suave de la luz al montar e incluso de una programación sencilla desde el cuadro para que se cierren automáticamente las puertas al iniciar la marcha.

Por otro lado el volante aunque presenta una postura ajustable en inclinación, la regulación es muy pequeña, quedando siempre bastante horizontal, lo que acrecienta interiormente la sensación de monovolumen.

La visibilidad desde el interior es muy elevada debido a que la cintura del coche es muy baja, pero esto perjudica la radiación solar en el habitáculo y sobrecargará de trabajo el equipo de aire acondicionado

Los mandos de calefacción, son del interior del coche lo que presenta el aspecto visual más deficiente, pero con un funcionamiento correcto.

La Dirección se muestra muy suave en parada y maniobras y suficientemente rápida aunque podría aumentarse la desmultiplicación, reduciendo las vueltas de volante para agilizar el movimiento del coche en recorrido urbano, por otro lado el guiado del coche en carretera es muy bueno no acusándose nada la asistencia.



EL VIAJE

Vemos el coche y no nos recuerda para nada al twingo anterior, la trasera tan poco favorecida del Modus, ha evolucionado ahora a la de los Clío actuales, pero en general la imagen del coche es bastante limitada en tamaño, aún así no tiene la apariencia de diminuto que la competencia ha impuesto en sus modelos equivalentes, abrimos las puertas con la llave y los destellos de los intermitentes son lo único que nos avisa de que está abierto, solo la ausencia de una leve luz roja en el salpicadero avisa de que las puertas no están cerradas, luz que se sitúa en el botón que posteriormente nos va a permitir configurar el cierre de las puertas cuando el coche se pone en marcha.

Abrimos la puerta y lo primero que notamos es que el asiento está sobreelevado, vamos 15 cm por encima de lo que por fuera nos parecería, el espacio bajo el asiento puede servirnos para alojar una caja de dimensiones relevantes, aún así la amplitud que notamos y la facilidad para entrar es sobresaliente igual que la altura de la cabeza y la alta visibilidad debido a su baja cintura.

Arrancamos el motor y percibimos la baja sonoridad interior, no obstante el cuadro de mando lo han robado, no hay nada delante de nosotros, a la derecha hay un digito y una barra vertical con ocho escalones.

¡No puede ser!, eso no puede ser el cuadro de instrumentación …pues va a ser que si, el cero es la velocidad y la barra es el indicador de combustible, durante más de 80 km no veremos bajar nada al tanque y cuando lo haga lo hará cada 80 Km aproximadamente, una precisión digna de elogiar sin duda. Aún así no entendemos que no exista ni un mísero reloj de temperatura de motor, señalizamos y salimos, la suavidad de la dirección nos sorprende en parado diríamos que no movemos la ruedas, sin embargo una vez iniciada la marcha la sensibilidad de la dirección es correcta no se muestra excesivamente suave, sin duda lo mejor del coche.

Una vez circulando inmediatamente una alarma no informa que no llevamos el cinturón, la escala de valoración de Euroncap cumple su función y los fabricantes se ajustan a sus cánones en aras de una mayor seguridad.

Nos abrochamos el cinturón y callejeamos, notando que el balanceo del coche en rotondas no es mucho para el centro de gravedad elevado, pero sin embargo los asientos no sujetan nada, puede que sea motivado por que el comportamiento del coche es mejor de lo que esperábamos pero nos sentimos sueltos en el coche.

Paramos a recoger acompañantes y aquellos que montan atrás no se quejan de espacio, eso si para entrar han tenido que contornearse, pena de no disponer de 5 puertas, pero lo peor es que el asiento del acompañante no vuelve a su posición, teniendo que hacerlo retroceder antes de subir. El espacio sigue siendo suficiente, al menos para los 4 que está homologado, el coche sigue moviéndose bien en ciudad y su reducido tamaño permite que aparcar no sea tarea difícil ni por hueco, ni por maniobras, eso si el maletero no permite no solo no llevar equipaje de viaje, difícilmente alojaría el carrito de un niño, aunque los asientos disponen de Isofix delante y detrás.

El consumo es reducido para ciudad incluso aunque sea un modelo de gasolina, cosa que en carretera va a ser más difícil de mantener, dada la superficie frontal del coche.

Salimos a carretera a un viaje corto, la estabilidad sigue siendo encomiable, aunque la falta de potencia del motor nos obliga a llevarlo siempre en régimen máximo y ahí el consumo no es contenido no diferenciándose mucho de modelos de mucha más cilindrada o potencia. Aún así nos sorprende lo rápido que puede llegar a ir el coche y no apreciarse en la sonoridad ni en la estabilidad, solo una banqueta algo corta, la reducida potencia que nos obliga a reducir una o dos marchas cada vez que la carretera deja de ser horizontal son las únicas pegas reseñables, en el fondo es un vehículo hecho para ciudad, allí donde la dureza de la suspensión no suele molestar, pero que se defiende honorablemente en carretera si se le pide salir de ese su ámbito natural donde es un gran urbanita.



CONSUMOS

Renault Twingo 1.2
  Distancia Consumo Litros
de marcador
Ciudad 54 km 7.87 L/100km 4.25 litros
Carretera/ autovía 30% / 70% media 127.2 km/h 360 km 10.158 L/100km 36.57 litros
Ciudad  coche frio < 5 96 km 9.47 L/100km 9.09 litros
Carretera/ autovía 30% - 70% media 113 km/h 360 km 6.62 L/100km 23.84 litros
  870 km 73.756 L/100km 73.08 litros (*)
       
% km ciudad 17.24 %    
% km carretera 24832% total 147.51
% km autovía 75.00 %    

(*) 73.1 litros reales, 0.03% de error en el marcador



DISTANCIA DE FRENADO

renault twingo

La potencia entregada a rueda ha sido alta para la potencia disponible , una pequeña perdida de tracción en el paso de 1º a 2º penaliza la grafica, que se distingue por ser homogénea en toda la subida

renault twingo

Los valores de frenada no son elevados posiblemente por el agarre de los neumáticos de bajo consumo y relativamente estrechos en una medida de 165-15/ 14”, pero su valor de frenada es muy homogéneo.



MODELOS Y PRECIOS

 



VALORACIÓN

  Reanult Twingo 1.2  
 

Valoración

Puntuacion  
  Chasis 3.5  
  Suspensión 3.0  
  Motor 3.5  
  Dirección 4.4  
  Cambio 3.5  
  Habitabilidad 4.4  
  Maletero/Habitabilidad 3.6  
  Confort 3.5  
  acabado/Equipamiento 3.3  
  Puesto coducción 2.1  
  Seguridad Activa 3.4  
  Frenos 4.1  
  Consumo / Economina 3.5  
  Seguridad Pasiva 3.9  
       
  Media Total Ponderada 3.5  
     

1.- Mal    2.- Aceptable   3.- Bien    4.- Admirable    5.- Excelente



CONCLUSIÓN

  Claros y sombras  
  Inmejorable
  • Acceso al interior a los asientos delanteros
  • Modularidad de asientos
 
Impresionante
  • Maniobrabilidad tamaño exterior
  • Suavidad de dirección en ciudad
Muy bueno
  • Visibilidad
  • Habitabilidad con medidas externas recortadas
Bueno
  • Iluminación exterior con regulación de faros
  • Cierre centralizado programable
  • Tacto del cambio
  • Alarma cinturón no conectado
Mejorable
  • Mandos calefacción
  • Luz guantera
  • Localización conector a la radio en guantera
  • Dirección menos desmultiplicada
  • Banqueta de los asientos cortas
Aceptable
  • Relaciones de cambio para bajo consumo en uso suave
  • Señalización interior de coche cerrado
Muy mejorable
  • Tapón de gasolina no integrado en el cierre
  • Mala información del cuadro
  • Escasa información en el cuadro
Imperdonable
  • Asiento sin memoria en el acompañante
     


Prueba y Redacción: Juan José Hidalgo
Fotos: Juan José Hidalgo
Enero 2007

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar