Prueba OPEL INSIGNIA
2.0 CDTi 160 CV Sportive 5 puertas

NUEVA ERA

El Opel Insignia recibió una actualización a finales de 2011. Ligeros cambios estéticos en el exterior e interior. También algunas funciones nuevas del navegador y retoques en los motores para mejorar la eficiencia y reducir consumos e impuestos del que fue elegido mejor Coche Europeo del año en 2009.

  

CAMBIOS POCOS VISIBLES

El Insignia sustituyó al Opel Vectra en 2008, cuando las ventas de este comenzaban a descender. Curiosamente la berlina de Opel nunca ha conseguido superar en el pasado las ventas de su gran rival, el Volkswagen Passat aunque el nuevo Insignia podría cambiar esta tendencia. El Insignia no se trata de un vulgar sustituto del Vectra, es bastante más que eso. Siendo radicalmente diferente a sus predecesores sus expectativas son mucho más elevadas, no en vano ha recibido multitud de premios. Opel apostó en el diseño lateral por las líneas de estilo coupé, este toque de distinción que recuerda a otros modelos Premium da como resultado un modelo compacto, deportivo y elegante al mismo tiempo. 

Entre todas las novedades de esta segunda entrega también se ha añadido un nuevo motor a la gama que reemplaza al anterior 1.8 de 140 caballos. El nuevo es una mecánica de solo 1.4 litros con turbo de idéntica potencia, mejor par, menor combustible y menor precio. En diésel la novedad más reciente es el 2.0 CDTi Biturbo de 194 caballos.



GAMA MECÁNICA

El Insignia se comercializa con tres tipos de carrocería: cuatro puertas, cinco puertas y Tourer (familiar). La capacidad de los maleteros de las distintas carrocerías son de 500, 530 y 540 litros respectivamente. Las versiones de cuatro y cinco puertas miden lo mismo, la versión Tourer incrementa en 78 mm su longitud total.

La llegada del nuevo motor de 1.4 litros le convierte en el modelo de acceso a la gama entre las motores de gasolina. De esta forma la gama queda compuesta por cuatro motores de gasolina: 1.4 Turbo (140 caballos), 1.6 Turbo (179 caballos) y 2.0 Turbo (220 y 250 caballos). La versión de 250 caballos es tracción integral y la de 220 caballos viene asociada obligatoriamente a un cambio automático de seis velocidades, de forma opcional se puede elegir también con tracción integral. La versión deportiva del Insignia se denomina OPC y esta propulsado por un motor V6 Turbo de 325 caballos y es tracción total.

En diesel la gama es un poco más compleja por la cantidad de opciones disponibles entre motores, cajas de cambio y tipos de tracción. Facilita las cosas el saber que solo hay un bloque motor de dos litros (2.0 CDTi) que dispone de cuatro niveles de potencia: 110, 130, 160 y 194 caballos. El 2.0 CDTi de 130 caballos puede ser manual o automático (de seis relaciones) al igual que el 2.0 CDTi de 160 caballos, este último permite elegir tipo de tracción: delantera o total.

Por último la versión 2.0 CDTi Biturbo de 194 caballos, como comentábamos más arriba ha sido la última mecánica en incorporarse a la gama, puede ser manual o automática y tracción integral (con cambio manual). Cuenta, como su nombre indica, con dos turbos, cuatro cilindros e inyección directa. Tiene una aceleración de 8,7 segundos de cero a 100 kms/h y alcanza 230 kilómetros/hora. La economía de consumo no está reñida con la merma de prestaciones. La adopción del sistema start/stop para toda la gama diesel les permite librarse de pagar impuestos.



INTERIORES

La primera sensación al mirar en el interior es que no es tan amplio como el tamaño exterior sugiere. Pero no hay que dejarse engañar porque el Insignia no tiene un interior estrecho. La calidad general está a la altura de lo que uno espera en una berlina de esta categoría. Los asientos tapizados en cuero “Indiana” son una auténtica maravilla en lo que a confort y sujeción lateral se refiere. Esta opción tiene un coste de 2.259 euros e incluye calefacción en los asientos delanteros, reglaje eléctrico en altura del asiento del piloto y un volante deportivo OPC en cuero. El volante tiene un grosor, tacto y aspecto muy deportivos. Lleva incorporados los controles de audio, teléfono y velocidad de crucero, las inserciones en tono metálico refuerzan su imagen deportiva sin estridencias. La consola central también goza de un diseño acertado estéticamente y transmite sensación de acabados de elevada calidad. El único inconveniente es que en el diseño de la consola ha prevalecido la estética sobre lo funcional. Me ha parecido algo confuso el manejo de funciones en esta zona por el exceso de botones y ruedas que lleva, no hubiera estado demás hacer una pequeña disminución en la cantidad de botones. 

No es que sean de pequeño tamaño, en este sentido no hay queja ya que son lo suficientemente grandes como para no equivocarse, simplemente hay demasiados y lleva tiempo acostumbrarse.

La pantalla del navegador por satélite es de 7 pulgadas muy bien integrada con el resto y en una posición elevada, lo suficiente como para no distraer al conductor de la carretera. En el anterior Insignia se utilizaba un disco para el navegador y éste ha sido sustituido por una tarjeta de memoria SD que va insertada en la guantera central ubicada entre los dos asientos delanteros. Este nuevo navegador también permite que añadamos nuestros propios puntos de interés. Ahora cuenta con un nuevo mando de control giratorio al estilo del iDrive de BMW, situado en el centro de la consola por detrás de la palanca de cambios.



EN CARRETERA

El dos litros diésel de 160 caballos tiene un buen funcionamiento desde pocas vueltas. Aparenta la potencia que tiene, ni más ni menos, y los consumos son correctos para las prestaciones que ofrece. En viaje de largo recorrido circulando a una media total (según el ordenador de a bordo) de 123 kilómetros/hora, el consumo obtenido ha sido de 6,1 litros cada 100/ kilómetros, bastante poco teniendo en cuenta lo elevado de la velocidad media. La suspensión de nuestra unidad de pruebas es la denominada por Opel FlexRide, de dureza variable y de serie con este acabado Sportive. Para los acabados que no la montan el precio es de 846 euros, bastante razonable.

Esta suspensión tiene dos posiciones Sport y Tour, cada uno de ellos con un color diferente para el cuadro de mandos. Me ha parecido cómodo para los pasajeros en todas las posiciones, aunque es cierto que se nota claramente cuando pulsamos el botón para activar la posición Sport por la forma en la que absorbe los baches. En conducción por autopista se notan los pequeños rebotes que producen las imperfecciones de la carretera pero insisto en que la posición Sport nunca llega a resultar incómoda. Con este modo activado se “anima” también la respuesta del motor, el acelerador responde más rápidamente y la dirección asistida varia su dureza perdiendo algo de asistencia y ganando algo de sensibilidad. La inclinación de la carrocería y la estabilidad en curvas cerradas cuando se fuerza el apoyo es siempre satisfactoria. El Insignia no se sale de su trazada y transmite una gran sensación de seguridad. Con el sistema FlexRide es como si tuviéramos tres Insignias en uno.

La iluminación adaptativa (AFL) opcionales por 981 euros, suponen un importante avance en seguridad nocturna ya que de forma automática ajusta y regla los faros (nueve ajustes diferentes) para obtener la mejor iluminación sin que el conductor tenga que pulsar un solo botón.

No termino de entender la utilidad del sistema que nos avisa de la cercanía de un vehículo y de la posibilidad de un choque. Cuenta con regulación de esa distancia de seguridad y aparece en el display un icono en el que avisa de colisión además de una señal acústica. Al llevar conectado este sistema, en ocasiones cuando he forzado la situación y me he acercado al vehículo que me precede más de la cuenta no me ha avisado y otras en las que estaba lejos o que venía un vehículo de frente por el carril contrario (pero dentro de su carril) ha saltado. Además al no actuar sobre los frenos del vehículo no evita el choque, supongo que será de utilidad para los que apartan durante bastante rato la vista de la carretera.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL OPEL INSIGNIA?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba de este coche, tomado como referencia un hombre de 45 años, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Madrid, guarda el coche en garaje colectivo y recorre hasta 25.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece la mejor calidad/precio en un seguro a terceros ampliado es GENERALI en su póliza Express Auto con un precio de 393.80 euros y con una calidad/precio de 7.69.



RIVALES

Los más cercanos por precio y prestaciones son el Citroën C5 2.0 HDI 160 cv, Ford Mondeo 2.0 S TDCi 163 cv y Peugeot 508 2.0 HDI 160 caballos. Más caros pero también rivales son el Volkswagen passat 2.0 TDI 170 cv y el Honda Accord 2.2i DTEC 150 caballos. El sustituto del antiguo y aburrido Vectra (Opel Insignia) cuenta con uno de los diseños más bonitos del momento junto con el Citroën C5. No se trata solo de una carrocería atractiva y nada más, tiene unas prestaciones razonables, un maletero entre los más grandes y uno de los consumos más bajos.

Sus emisiones de CO2 son las más reducidas con diferencia lo que le permite quedar exento de tributar el impuesto de matriculación. En cuanto al espacio interior el aspecto de coupé de cuatro puertas le pasa factura y pierde algo de capacidad en altura por culpa de la caída del techo en su parte trasera, pero el resultado estético es tan acertado que vale la pena este pequeño sacrificio. De todos los rivales el que mejores prestaciones tiene es el Volkswagen y además no es el que más consume. El más cómodo de todos ellos para los pasajeros es el Citroën C5, pero el Insignia con su FlexRide, también es cómodo y a la vez deportivo. Opel y Citroën cuestan casi exactamente lo mismo, todos los demás contrincantes son más caros, en especial Honda Accord y Volkswagen Passat. Con la gran variedad mecánica que ofrece el Insignia es difícil no encontrar un motor que cubra exactamente nuestras necesidades y los nuevos “retoques” que ha sufrido y el precio razonable (sobre todo en las versiones diésel) le han terminado de dar el empujón final para colocarse en una posición ventajosa entre las berlinas de su segmento.



A favor

- Calidad (interiores muy bien ajustados y con una presentación cuidada)

- Prestaciones (los 160 caballos logran mejores prestaciones que sus rivales de igual potencia, sus consumos y emisiones son los mejores entre todos ellos)

- Suspensión (el sistema FlexRide no es muy caro si hay que pagarlo aparte y los beneficios en la conducción que ofrece son muy interesantes)

- Estética (Parece increíble que sustituya al Opel Vectra, coche aburrido y con estética simple y poco agraciada, el Insignia tiene una presencia verdaderamente imponente)

- Asientos delanteros (excelentes por comodidad y sujeción, en acabado Sportive)

En contra

- Espacio (pierde algo de altura en las plazas traseras a causa de su diseño coupé)

- Alerta de colisión frontal (no actúa sobre los frenos del coche en caso de colisión)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Mayo 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar