Prueba NISSAN QASHQAI+2
1.6 dCi 130 CV Tekna Premium 4x2

REINVENTANDO EL QASHQAI

El Nissan Qashqai es el modelo más importante de la compañía. Nissan nunca imaginó el gran éxito que cosecharía con este modelo teniendo en cuenta la recesión económica mundial que afecta al sector del automóvil. La versión +2 es ligeramente más grande que el original y además cuenta con siete asientos.

  

ÉXITO DESDE SU NACIMIENTO

El liderazgo le llegó desde su creación en 2007 y ha sufrido varias mejoras más o menos importantes durante su vida comercial que han afectado a la estética (frontal, pilotos y portón trasero) y mecánicos con mejoras en suspensiones y la llegada de nuevas mecánicas. Si tal vez el primer modelo tenía algún inconveniente, ese podría ser el espacio. Para solucionarlo y revitalizar las ventas de su estrella, Nissan lanzó este modelo (+2), que comparte todas las ventajas del modelo original y además aporta el extra de las siete plazas (dos más) y una mayor capacidad. Comenzó a venderse a finales de 2008 y a simple vista no se distinguen demasiado, hay que verlos desde el lateral para darse cuenta de las diferencias entre ambos.

En total el Qashqai +2 mide 4.521 mm de largo, eso supone un incremento de 211 mm sobre el anterior modelo. La distancia entre ejes aumenta en 135 mm y la altura total también creció en 38 mm.



MODELOS Y VERSIONES

Se comercializa con las mismas mecánicas que la versión “corta”. En total son cinco, dos motores de gasolina y tres diésel. Las de gasolina tienen una cilindrada de 1,6 y dos litros con potencias de 117 y 140 caballos. El primero solo está disponible con tracción delantera y caja de cambios manual de cinco velocidades. El motor de dos litros puede tener opcionalmente tracción a las cuatro ruedas y caja de cambios automática por variador continuo, CVT. Las mecánicas diesel son 1,5 dCi, 1,6 dCi y 2.0 dCi con potencias de 110, 130 y 150 caballos.

Los motores 1.5 dCi y 1,6 dCi tienen una caja de cambios manual de seis velocidades, el 2,0 dCi viene asociado obligatoriamente a una automática también de seis relaciones. 

El 1.5 dCi solo se comercializa con tracción delantera, el 1.6 dCi puede ser opcionalmente 4x4 y el dos litros solo se vende con tracción integral.

Los acabados se denominan: Visia, Acenta, Tekna Sport y Tekna Premium.

El básico, Acenta, incluye: 10 airbags, ABS, ESP, EBD (distribución electrónica de la frenada), control de tracción, control de velocidad, volante multifunción, ordenador de viaje, retrovisores eléctricos y calefactados, aire acondicionado, elevalunas delanteros y traseros, start/stop, barras en el techo, radio CD con MP3 y toma auxiliar y Bluetooth.



EL INTERIOR

Los asientos delanteros son firmes, cómodos y con una sujeción lateral razonable. En el Qashqai, por la mayor altura, se tiene una visión mejor de lo habitual para el conductor y los pasajeros. La calidad de construcción y ajustes tienen todo el aspecto de soportar un trato “todoterreno”, es decir el maltrato de una familia con niños.

La última puesta al día modificó ligeramente la instrumentación principal para dotarla de mayor claridad y hacer más rápida su lectura. Todo salvo el navegador, este está situado bajo las dos salidas de aire y queda en una posición en la que el conductor debe apartar la vista de la carretera si quiere consultar algo, este apartado es mejorable. 

El cambio más relevante del interior son los dos asientos extras. Si no se necesitan estas dos plazas, los asientos permanecen ocultos bajo el piso del maletero y a cambio de ello obtenemos un maletero amplio, 450 litros, 40 litros más que en el modelo estándar.

Si además plegamos la segunda fila la cifra aumenta hasta los 1.520 litros. Todo ello en una superficie absolutamente tan plana y amplia, que, en caso de necesidad podría llegar a utilizarse como cama para dos personas. Para la utilización de estas dos plazas extras, deberemos tener en cuenta que solo podrán ser usados por pasajeros de baja estatura (niños) y no durante un periodo demasiado prolongado. La falta de espacio para las piernas y la escasa altura de la banqueta al suelo, hace muy incómodo viajar en estas dos plazas. La banqueta de la segunda fila se desplaza longitudinalmente y la parte central del asiento se puede abatir para usar como apoyabrazos eventualmente.



EN CARRETERA

El éxito del Nissan Qashqai está cimentado sobre una característica clave, se conduce como un coche. Muchos SUV y todoterrenos más altos tiene ciertas peculiaridades de conducción además de mayor ruido de rodadura por llevar unos neumáticos más anchos y grandes. Con el Qashqai, Nissan convenció a la gente de que podían conducir una berlina y espaciosa con una capacidad extra para rodar por caminos o incluso con tracción total si el asfalto se pone resbaladizo.

El Qashqai ha sido siempre un modelo de excelente comportamiento en carretera, firme para el que ha sido desarrollado desde sus orígenes. No hay que esperar un manejo de vehículo deportivo, pero eso no quiere decir que sea inestable. Es muy noble en cualquier circunstancia y aunque no puede competir con sus rivales de “menor altura” como el Ford Focus o el Opel Astra, su manejo en curva es razonablemente bueno.

Tan solo aparecen ciertos balanceos de la carrocería si se fuerza demasiado el apoyo. 

La longitud y el peso extra de la versión +2 no enturbian su manejo a la vez que el motor dCi de 130 caballos tampoco pierde prestaciones ni sensaciones en aceleración. Este motor es la nueva apuesta fuerte al situarse entre el de arranque (110 caballos) y el tope de gama (150 caballos). Es notable su aceleración, la buena respuesta al realizar adelantamientos y con pendientes pronunciadas mantiene la velocidad y no desfallece. El consumo medio, en esta versión 4x2, se mantiene en unos razonables 6 litros/100 kilómetros (4,7 litros según fabricante) en conducción alegre y despreocupada.

En el campo y a pesar de lo que pueda sugerir su imagen de todoterreno, hay poco que hacer. La versión de esta prueba corresponde al modelo de tracción delantera y salvo circular por pistas sin complicaciones, no es apto para otro tipo de conducción que no sea asfalto. En cuanto el suelo pierde adherencia (barro, nieve), es fácil perder tracción en el eje delantero. El Qashqai cuenta con bastante potencia desde pocas vueltas lo que resulta muy agradable en conducción en ciudad pero contraproducente en el campo.

La opción de tracción 4x4 (disponible para este modelo por 3.000 euros) obedece más a si en nuestro lugar de residencia habitual, el mal tiempo (lluvia, nieve, barro) es más habitual, porque las aptitudes off road siguen estando limitadas por la altura libre y por la falta de caja de cambios con reductora.

En ciudad su manejo no difiere prácticamente del modelo original o al de una berlina de tamaño similar. Las maniobras de aparcamiento se realizan con precisión milimétrica si contamos con el extra de la cámara de marcha atrás y el buen radio de giro asegura una maniobrabilidad buena en calles estrechas. Sin la cámara y como la visibilidad hacia atrás no es buena se requieren mayores dotes de paciencia, sobre todo para aparcar.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL NISSAN QASHQAI+2?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Nissan Qashqai+2 1.6 dCi 130 Cv Tekna Premium 4x2, hemos tomado como referencia una mujer de 38 años casada, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Barcelona, guarda el coche en garaje propio y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Qualitas Auto con un precio de 407.96 euros y con una una calidad en la póliza de 6.44.



RIVALES Y CONCLUSIONES

Si lo que buscamos es un vehículo con siete plazas, existen otros modelos mejores que el Qashqai. Un monovolumen sería una mejor alternativa para llevar más cómodamente a siete y si queremos un vehículo capaz, cualquier modelo familiar (Station Wagon) tendría un espacio similar de carga. Sin embargo el Qashqai+2 ofrece una cómoda solución a medio camino entre ambos. Nunca podrá ser considerado un auténtico siete plazas pero en caso de necesidad, tiene la opción de transportar a siete pasajeros. 

Los compradores de un Qashqai+2 son posiblemente los que tratan de huir del concepto más “aburrido” del monovolumen y ven, en el Qashqai, una elección igual de válida en términos de espacio pero con una estética de todoterreno más sugerente. Para estos menesteres han nacido los SUV como el Qashqai o el Chevrolet Captiva, verdadero rival del Nissan que con un precio no muy diferente, ofrece también una estética atractiva y sugerente, y siete plazas opcionales. En el Chevrolet la capacidad de transporte de la tercera fila de asientos es superior a la del Qashqai+2 a costa de sacrificar algo del maletero. Con tres filas desplegadas el Nissan Qashqai+2 ofrece 130 litros y el Chevrolet 97 litros, con dos filas el Captiva logra 477 litros por 450 del Nissan. Sin embargo aunque claramente más amplias y utilizables en trayectos cortos, las dos plazas de la tercera fila del Chevrolet siguen siendo incómodas para los adultos en trayectos de largo recorrido. Otros rivales similares serían el Kia Sorento, Hyundai Santa Fe o el Mitsubishi Outlander, todos más caros y alguno como el Outlander, menos capaces aunque con un comportamiento en carretera superior. Nissan inauguró con el Qashqai una nueva tendencia y el resto de fabricantes se han beneficiado de ella.



A favor

- Más plazas (El Qashqai +2 añade dos plazas más eventuales y mayor maletero)

- Dinámica (el hecho de ser más grande y pesado no influye en su comportamiento)

- Equipamiento (al igual que la versión original, el equipo de serie es muy completo)

- Motor 1.6 dCi (en mi opinión es el más acertado, mantiene unos consumos reducidos y las prestaciones son muy razonables para un coche de su envergadura y peso)

- Tapicería de cuero (no solo el propio cuero, todas las costuras y el acabado de esta tapicería opcional son de gran calidad)

- Conducción (en general la experiencia de conducción es muy satisfactoria, el comportamiento en cualquier firme es bueno)

- Calidad (el acabado de la unidad de pruebas, Tekna Premium, es excelente. En el interior se percibe que los materiales son de buena calidad)

En contra

- Dos plazas extra justas (estas plazas solo son utilizables por niños pequeños)

- Precio (es significativamente más caro que el de cinco plazas)

- Off road (no es un coche para la práctica de conducción fuera de carretera. La tracción integral es un plus de seguridad en carretera si el asfalto empeora por las condiciones climatológicas)

- Situación navegador (queda apartado de la visión del conductor, debería estar situado más elevado)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Agosto 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar