Prueba NISSAN LEAF 109 CV

CON PAUSA PERO SIN PRISA

El Nissan LEAF es uno de los primeros vehículos 100% eléctricos comercializado para ser utilizado de una forma más o menos convencional. La primera intención, además de lograr cero emisiones, es fabricar un coche asequible de precio, capaz de transportar a cinco adultos y que pueda alcanzar los 150 kilómetros de autonomía. También que se beneficie de numerosas ventajas fiscales e incentivos ya que tanta tecnología no resulta barata.

  

SIN EMISIONES

Resulta curioso cuando menos, que a pesar de haber nacido antes el coche eléctrico que el de gasolina (50 años antes), en la actualidad y a pesar de esa ventaja de medio siglo, continúen con pruebas para ver si es viable la utilización de estos como forma de transporte personal.

Con el Nissan LEAF realmente se puede decir que, por fin este concepto, se ha hecho realidad, aunque todavía con ciertos matices y márgenes de utilización.

La autonomía sigue siendo limitada por cifras que reducen mucho el radio de acción, pero poco a poco estamos más cerca de superar esa barrera que los separa de una utilización plena como el resto de vehículos convencionales. 



MODELOS Y VERSIONES

Por el momento, una sola versión con dos únicas opciones: pintura metalizada (400 euros) y un panel de energía solar. Este panel va instalado sobre el alerón trasero y sirve para recargar la batería de 12v que se encuentra en el vano motor, su precio 300 euros.

El motor eléctrico consigue 109 caballos a través de la corriente alterna que le proporcionan las baterías de iones de litio, estas van situadas en la parte baja del coche.

La tracción es delantera y el cambio automático de una sola velocidad.

Las baterías cuentan con una garantía de ocho años aunque según Nissan su durabilidad aproximada es de diez años. En caso de accidente cinco capas de acero separan a los pasajeros de las baterías para protegerlos. 



INTERIORES

Hay mucho sitio para pasajeros tanto en anchura como en altura. El maletero tampoco desentona y con el poco espacio que restan las baterías (están bajo los asientos) queda un espacio similar al de un compacto medio, 330 litros.

Sentado por vez primera tras el volante todos los controles son como los de un coche convencional. Al principio la visión del “ratón” de ordenador que hace de palanca del cambio intimida por no ser algo habitual, pero enseguida descubres que todo es muy convencional y fácil de usar, se reduce a marcha adelante y marcha atrás. 

El tablero digital es similar al de otros modelos, afortunadamente Nissan ha conseguido mantener la claridad y no lo ha inundado de luces gratuitas. Dividido en dos zonas, la principal nos muestra en el lado derecho la autonomía restante en kilómetros y el estado de la carga de las baterías con pequeños módulos luminosos. En su parte central nos encontramos una barra luminosa que nos indica de forma instantánea el consumo instantáneo, como si fuera un económetro. En la práctica y tras aprender a dosificar la presión sobre el acelerador observando este marcador, podemos comprobar que resulta francamente útil para contener el gasto. Sobre este cuadro principal, se encuentra otro más pequeño que nos indica la velocidad a la que circulamos, temperatura exterior y la hora. Como no podía ser de otra manera la conectividad es un apartado importante en el LEAF. Podemos comunicarnos con él a través de nuestro móvil e incluso activar el aire acondicionado o la calefacción antes de entrar en el coche. Otra función disponible a través de nuestro teléfono es poder comprobar el estado de la carga y solicitar que nos envíe un mensaje cuando esta esté completada. En el display central se encuentran además del navegador y el resto de funciones habituales, la información referente a la carga del coche o un sistema que nos cuenta los árboles que se han salvado por utilizar coches eléctricos. 



EL PREVIO

La primera pregunta que me viene a la mente antes de comenzar la prueba del LEAF es: ¿La batería se agota rápido? En previsión de este inconveniente y debido a mi imposibilidad de enchufar el LEAF en mi propia casa, los días previos estudié bien todos los puntos de recarga cercanos para, de esa forma y con la correcta planificación, poder realizar todas las pruebas y fotos que exige este reportaje. En la Web www.movele.es aparecen los numerosos puntos de recarga (731) repartidos por toda la geografía nacional, curiosamente mucho más numerosos en la mitad norte que en la sur.

Tras no pocas llamadas de teléfono y la escasa información que recibo a cambio, decido visitar en persona los parkings para asegurarme de no tener problemas a la hora de efectuar la recarga. Después de algunas visitas a los aparcamientos que anuncian la posibilidad de recarga, la conclusión es que no voy a poder utilizar ningún punto de recarga. El Nissan LEAF tiene dos modalidades de recarga: rápida y lenta. Para la recarga lenta Nissan me ha facilitado un cable. Este, se utiliza en un enchufe convencional pero la contrapartida es que la carga lenta, resulta verdaderamente lenta. Aproximadamente se recarga un 10% de la batería por hora, lo que quiere decir demasiadas horas de espera para el poco rendimiento energético obtenido a cambio.

Este sistema es ideal para las personas que realicen trayectos urbanos y puedan recargar en sus casas durante la noche, los estudios realizados por Nissan demuestran que el recorrido promedio diario del 80% de la población no supera los 30 kilómetros. 

Sin embargo mi problema es que yo no entro dentro de ese porcentaje ya que voy a realizar un uso muy intenso del LEAF y, sinceramente, no quiero esperar durante tantas horas junto al poste de recarga para volver a casa.

Por ese motivo decidí elegir el sistema de carga rápida (380 v), en aproximadamente 20 minutos recarga hasta el 80% de la batería, muy interesante. Tras solicitar el cable de alta tensión en Nissan me comunican que todavía no disponen del mismo, por lo que mi única posibilidad es que en algún parking con puestos de recarga rápida, dispongan de uno.

En el aparcamiento público Nuestra Señora del Recuerdo, anuncian ocho puestos de carga lenta y 28 puestos trifásicos de carga rápida. Decido hacerles una visita y los operarios del taller me comunican que no disponen de ningún cable y que esos puestos solo se utilizaron el día de inauguración (sin llegar a enchufar realmente nada) al que asistieron políticos y periodistas para inmortalizar el momento, desde entonces nadie los había vuelto a utilizar. Agotada esta posibilidad, la única opción disponible es hacerlo en alguno de los talleres Nissan que cuentan con puestos de recarga rápida, tres en Madrid. Al ponerme en contacto con el primero de ellos me preguntan si soy cliente (he comprado el Nissan LEAF en su concesionario) ya que de no ser así no me pueden hacer la recarga. Gracias a la inestimable ayuda del departamento de prensa consigo que me carguen el coche en cualquiera de los tres talleres a mi elección, pero creo que este es un punto claramente mejorable para el futuro. 



LA PRUEBA

Botón de puesta en marcha, sintonía de bienvenida y comenzamos a avanzar en medio de un sutil sonido, mezcla de coche futurista y nave espacial.

Moverse en silencio siempre es una extraña sensación a la que hay que acostumbrarse.

Habituado al funcionamiento típico de un híbrido como el Toyota Prius, en algunos momentos de la prueba me he quedado esperando a que de un momento a otro se pusiera en marcha un motor de gasolina. Pero nada, el silencio permanente es la máxima de funcionamiento del LEAF en cualquier situación.

El empuje es instantáneo a las solicitudes del pie derecho y aunque la aceleración no es ni mucho menos como la de un deportivo (11,9 segundos de cero a 100 kilómetros/hora), aparenta ser similar a causa de lo inmediato de su respuesta.

La conducción es muy cómoda y relajante, la suspensión tiende a ser más cómoda que deportiva y absorbe perfectamente las imperfecciones por muy grandes que sean sin transmitir brusquedad al interior. Por otra parte a la hora de negociar curvas los 1.600 kilos (150 más que un Prius y 300 más que un Volkswagen Golf 1.6 TDI) pasan factura en forma de balanceo, aunque siempre suave, noble y previsible gracias a que las baterías están alojadas en una zona muy baja del coche. 

La mayor preocupación que tenemos desde que nos hemos puesto en marcha es la autonomía real que vamos a tener.

La respuesta a la pregunta de la duración de la batería es, que depende. Por un lado está la orografía del terreno que influye sobremanera pues de ella dependerá que vayamos con el pie derecho empujando el acelerador o simplemente con un leve apoyo para mantener el avance. Otro aspecto que hace descender de forma alarmante la autonomía es si nuestro estilo de conducir es deportivo.

A la hora de recoger el coche en el concesionario de Nissan la autonomía que marcaba en kilómetros era de 130 (el 100% de carga son 160 kilómetros). En los primeros cinco minutos de utilización dentro de la ciudad (dos o tres semáforos, un par de giros y no más de un kilómetro), la autonomía ya había descendido hasta 116. A ese ritmo todo apuntaba que no iba a poder llegar al punto de encuentro con el autor de estas fotografías, ubicado a 25 kilómetros de distancia.

Pero al poco tiempo de abandonar la ciudad e incorporarme a la autovía, las zonas planas o cuesta abajo junto con una conducción lenta, comparada con el resto del tráfico entre 80-90 kilómetros/hora, me permitieron llegar hasta el lugar elegido para la sesión fotográfica con la misma autonomía con la que había partido, es decir 130 kilómetros. Tras la sesión, cuento con 100 kilómetros de autonomía para llegar hasta la estación de carga, situada en el concesionario Nissan desde el que comenzado esta prueba.

El viaje de vuelta no fue tan favorable por las pendientes en contra además de llevar una velocidad más elevada para intentar estar más integrado en el tráfico. Al llegar al destino, la autonomía que indicaba el marcador no superaba los 50 kilómetros.

Recorrer más de 100 kilómetros entre cargas es un riesgo elevado. En un viaje largo (700 kilómetros) habría que realizar numerosas paradas de 20 minutos para hacer recargas rápidas, el ahorro de combustible es evidente pero en mi opinión, en condiciones reales (cargados de pasajeros, equipaje y al ritmo del resto de vehículos) añadiríamos dos o tres horas extras al mismo viaje realizado con un modelo de combustión convencional, demasiado tiempo. 



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL NISSAN LEAF?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar Nissan LEAF 109 Cv, hemos tomado como referencia un hombre de 40 años y casado, con 10 de antigüedad de carné, que vive en Barcelona, guarda el coche en garaje propio y recorre hasta 15.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio mas competitivo con un seguro a todo riesgo sin franquicia, esDirectSeguros con un precio de 500.94 euros y con una una calidad en la póliza de 5.40, teniendo una relación calidad precio de 7.13.



RIVALES

Por 29.950 euros no se puede decir que sea precisamente un regalo, pero la realidad es que no hay muchos vehículos eléctricos (junto con el Renault Fluence ZE, más barato) capaz de transportar a cinco adultos cómodamente. El hándicap de este modelo y por extensión el de todos los modelos únicamente eléctricos, es que los desplazamientos fuera de la ciudad son complicados si no imposibles. Tal vez en un futuro existan puntos de carga rápida (los de carga lenta no son viables por la larga espera) repartidos por las carreteras para de esa forma afrontar un viaje con garantías.

El diseño exterior no aparenta ser el de un vehículo “verde” y este punto es importante ya que los modelos eléctricos, no van a conseguir hacerse un hueco en el mercado si sus diseños parecen sacados de series de dibujos animados como los “Supersónicos”. 

¿Es la electricidad una alternativa viable a la gasolina?, en estos momentos claramente no. En la actualidad tener un vehículo eléctrico requiere planificación y comprender que este vehículo no puede hacer de todo. El uso de los modelos eléctricos queda reducido a una utilización estricta en ciudad y sin excesos kilométricos improvisados que nos dejarían irremediablemente “tirados” a la espera del servicio de asistencia. Este servicio se ofrece de forma gratuita durante el primer año. Nissan espera mejorar en el futuro los tiempos de recarga, el objetivo es que el tiempo máximo (recarga lenta) no exceda de una hora.

Nissan, con el LEAF, se coloca a la vanguardia en coches eléctricos (por el momento) por vez primera delante de su “archienemigo” Toyota más centrado en los modelos híbridos. 



A favor

- Emisiones (cero emisiones siempre es una noticia positiva)

- Sonoridad (el sonido del motor eléctrico es casi inexistente, es muy relajante conducir en silencio)

- Calidad (ajustes buenos y materiales de primera calidad en los tapizados y plásticos del salpicadero, similar a los de un coche de lujo)

- Habitabilidad (son cinco plazas verdaderas, el maletero por capacidad se sitúa en una buena media entre los coches de su tamaño)

En contra

- Autonomía (disminuye de forma alarmante si hay que circular cuesta arriba, con aire acondicionado o calefacción, y si tenemos “prisa” o imprevistos no es el coche ideal)

- Recarga (si no vives en un chalet, resulta muy complicado hacer la recarga diaria. En ese caso es imprescindible adquirir el cable para la carga rápida)

- Precio (cada vez más asequibles pero todavía caros, los eléctricos tienen que amortizar sus inversiones en tecnología)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Julio 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar