Prueba MINI PACEMAN
1.6 184 CV Cooper S Automático

EL SÉPTIMO DE LA DINASTÍA MINI

El Mini Paceman une la practicidad del Countryman con ciertos aires de coupé del Mini convencional. Su posición ligeramente más elevada no logra enturbiar los buenos resultados en estabilidad que reúne toda la gama e incluso tiene una conducción más dinámica que el Countryman. También es el primer Mini de tres puertas que cuenta con la opción de tener propulsión a las cuatro ruedas

  

SAC, MÁS SIGLAS NUEVAS

Mini diseñó el Countryman de cuatro puertas para captar a los potenciales compradores de Mini que necesitaran más habitabilidad y la versatilidad de uso que le añade las dos puertas extra. El Paceman es entonces para los compradores de Mini que necesiten también algo de estilo extra a costa de sacrificar algo de practicidad.

Teniendo en cuenta que el modelo coupé básico y el Countryman son los dos modelos más demandados de la gama, alguien debió pensar: ¿Y por qué no combinarlos a los dos? Y así nació el Paceman. Mini lo llama Sports Activity Coupé (SAC), y está enfocado para los que quieran una conducción más dinámica que la del Countryman y además necesiten una cantidad de espacio superior a la del Mini convencional. Estéticamente se ve casi idéntico al Countryman en su parte delantera con un frontal prominente y las aletas de plástico con estilo de todoterreno. Hasta aquí es todo muy parecido y puede llevarnos a pensar que es un SUV más de aire bonachón. Pero no es así, ya que utiliza algunos trucos para acentuar su silueta de coupé. Las líneas cromadas bajo las ventanas laterales, los pilares oscurecidos y una línea de techo que desciende radicalmente hacia la parte trasera hacen de él otro espécimen nuevo y diferente dentro de la ya nutrida gama de Mini. Por otra parte, la trasera adopta sus propias señas de identidad con unos pilotos exclusivos horizontales y una luneta trasera de baja altura. Mini, continuando con su filosofía habitual de personalización, permite elegir entre diferentes colores de techo, llantas y líneas en el capó.



MODELOS Y VERSIONES

El Paceman comparte los mismos motores que el resto de la gama Mini. En diesel cuenta con dos mecánicas de 112 y 143 caballos, con cajas de cambios manuales y automáticas y tracción delantera o integral. Las variantes de gasolina están formadas por tres niveles de potencia: 122, 184 y 218 caballos, este último se refiere a la versión John Cooper Works. También tienen la opción de cambio manual o automático y tracción delantera o integral. De los tres motores de gasolina los mejores con diferencia son los dos más potentes, a no ser que no tengas prisa ni te guste correr, mejor olvidarse del motor de 122 caballos. En diesel cualquiera de las dos opciones ofrece un resultado convincente. La versión de esta prueba corresponde al modelo Cooper S de 184 caballos con tracción delantera y cambio automático que tiene un precio inicial de 33.093 euros. A este precio hay que sumar: pintura metalizada (494 euros), franjas blancas para el capó (121 euros), llantas de 19 pulgadas (1.318 euros), asientos tapizados en tela y cuero (714 euros), paquete Pepper (439 euros), sistema de altavoces Harman Kardon (934 euros), reposabrazos delantero (175 euros), volante deportivo con levas (85 euros), Bluetooth y USB (461 euros), espejos exteriores cromados (55 euros), línea cromada exterior (121 euros), techo solar (1.077 euros). El precio final de esta unidad de pruebas es de 39.322 euros.



INTERIORES

Al sentarnos en el asiento del conductor, la primera sensación es idéntica a la que transmite un Mini Countryman por diseño. En comparación con el Mini normal, tiene algo más de espacio para la cabeza y para los hombros. Por este motivo, aunque no es mucha diferencia, sí mejora un poco la sensación de coche pequeño que transmite el modelo original de Mini. El cuadro es prácticamente idéntico al del resto de la gama, un gran velocímetro central y cantidades de cromo y negro en los alrededores. En un gesto de sentido común han decidido reubicar los únicos controles que estaban mal situados, los elevalunas. Anteriormente estaban perdidos entre los preciosos botones tipo aviación de la consola y ahora pasan a una posición más natural en las puertas.

El velocímetro gigante del cuadro central nunca pasará de moda, no es exactamente el sitio ideal para poder mirar sin distraerse de la carretera, pero es uno de los detalles más atractivos del interior. Además contamos con un display pequeño justo delante del conductor, dentro del cuentavueltas, en el que se puede ver la velocidad en forma digital. Cuenta con muchos detalles de diseño cuidados y originales que además cumplen su función práctica, como el mando de las luces de emergencia, situado en lo alto del salpicadero. La guinda la ponen las luces ambientales, si no te preocupas demasiado con el coste de los opcionales, pueden añadirse al precio y vienen repartidas a lo largo del carril central y en las puertas, creando una atmósfera diferente y original.

El Paceman tiene casi tanto maletero como el Countryman (20 litros menos), un volumen de carga de 330 litros y un total de 1.080 litros abatiendo los asientos traseros. Por desgracia solo se pueden plegar los respaldos y no se quedan completamente planos. Lástima que no hayan gastado un poco más de dinero en diseñar unos asientos que se pudieran plegar por completo, de haberlo hecho, el Paceman se convertiría en un modelo más práctico. Una de las particularidades de este Mini es que tiene cuatro asientos individuales. Con solo dos puertas el acceso no es tan cómodo como en el Countryman, a pesar de ello una vez que estás sentado, te encuentras mayor espacio que un Mini original y además sorprende por la comodidad del asiento trasero. A pesar de la línea baja del techo, la altura trasera es bastante aceptable así como el espacio para las piernas. Tener solo dos asientos traseros es sobre el papel un activo para incrementar la comodidad de los dos pasajeros traseros que se reparten entre dos el espacio que habitualmente se divide entre tres. Delante los dos asientos deportivos sujetan bien el cuerpo y son muy cómodos para pasar largo rato al volante.



EN CARRETERA

El Paceman es más alto que un Mini convencional o que otros coupés rivales. La primera impresión es que tener mayor altura va a empeorar el comportamiento y perderá la sensación de deportividad habitual de los modelos de esta marca. Pero el hecho de llevar suspensión deportiva (toda la gama), hace que su comportamiento en curva sea razonablemente deportivo. No es incómoda pero si es cierto que su firmeza puede llegar a cansar durante un viaje si el asfalto no es de buena calidad. Algunos baches que no parecían profundos se vuelven en auténticos socavones con las llantas de 19 pulgadas. Éstas le dan un aplomo impresionante pero no mejoran precisamente el confort. Los modelos Cooper S, como el de esta prueba vienen de serie también con un diferencial deportivo que ayuda a mejorar la tracción. 

El propulsor 1.6 gasolina con turbo de esta unidad es un conjunto motor muy sugerente, y es el que equipa a todos los Cooper S de la gama Mini. Ofrece una respuesta rápida al acelerador desde pocas vueltas y transmite unas sensaciones realmente deportivas. A pesar de la influencia del peso (el Paceman pesa 75 kilos más que un Mini normal), sigue resultando un coche con empuje y ágil, acelera de 0 a 100 kilómetros/hora en 7,8 segundos, 7,5 segundos en el manual. La dirección es rotunda y sensible como en el Mini normal y aunque no se le puede considerar un deportivo como tal, ofrece bastante información y buena si lo que queremos es rodar rápido. En cualquier caso es más deportivo que el Countryman y se mantiene bastante plano en las curvas. La transmisión automática hace un buen trabajo en ciudad e incluso en conducción deportiva, pero el modo de utilización con las paletas tras el volante no es demasiado intuitivo. Ambas paletas pueden utilizarse para cambios ascendentes y descendentes y cuando estás en plena vorágine de conducción deportiva, es fácil confundirse. La versión All4, tracción integral, tiene un comportamiento de la dirección más apropiado para la conducción deportiva. En esta versión de tracción delantera la dirección exige mucho al conductor cuando se acelera sin contemplaciones y se vuelve algo nerviosa, es fácil de corregir dosificando mejor el acelerador pero después de un rato resulta cansado. El botón Sport situado en el salpicadero, aviva las sensaciones del motor y no resulta incómodo en absoluto para conducir todo el día con él activado.



CONSUMOS REALES

No es un motor parco en consumos, además con sus prestaciones y comportamiento, es difícil resistirse a pisar el acelerador para disfrutar de su buena respuesta. El mínimo consumo logrado ha sido en carretera a velocidades siempre por debajo de las legales y mimando mucho el acelerador. En estas condiciones hemos logrado 8 litros/100 kilómetros (5,7 litros oficiales). En conducción urbana asciende hasta los 10 litros y si te olvidas de la conducción económica y te dejas llevar por lo emocionante que resulta su aceleración, no es difícil lograr 12 litros/100 kilómetros.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL MINI PACEMAN?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Mini Paceman 1.6 184 Cv Cooper S Automático, hemos tomado como referencia un hombre de 33 años casado, con 14 de antigüedad de carné, que vive en Madrid, guarda el coche en garaje privado y recorre hasta 13.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Qualitas Auto con un precio de 548.92 € y con una calidad en la póliza de 6.29.



RIVALES Y CONCLUSIÓN

¿Entonces el Paceman es un Countryman con menos puertas, asientos y espacio pero más caro?, hasta cierto punto, así es. Comparten la misma plataforma, el mismo motor y el mismo estilo interior y exterior, hasta el pilar A. Cuando ya parecía que la gama estaba completa y no había espacio para ningún miembro más, ha llegado este modelo abriéndose un hueco en donde no lo había. Realmente no era un modelo necesario pero ahora que lo hemos podido probar, la verdad es que es bienvenido. Tras varios depósitos consumidos, la conclusión es que el Paceman es muy divertido de conducir, tiene un estilo único y diferente, un espacio suficiente para un uso cotidiano y una economía de combustible razonable si somos capaces de controlarnos. Por supuesto no todo es bueno, el primer inconveniente es el precio. El Paceman arranca con un precio de 24.700 euros, aproximadamente 4.350 euros más que un Mini convencional y 1.240 euros más que un Countryman de cuatro puertas. Eso si no nos volvemos locos con las listas de opcionales, en ese caso el precio pasará de simplemente caro, a muy caro.

El Cooper S de base arranca en poco más de 30.000 euros pero añadiendo opciones no es complicado acercarse a los 40.000 euros, mucho dinero por un coche tan pequeño. Por supuesto el Range Rover Evoque, posiblemente el rival más cercano del Paceman, comienza sus precios, en las variantes de gasolina, desde 43.700 euros lo que no deja al Mini en mal lugar. Pero lo peor para el Mini Paceman es que existe un rival SUV AWD y también con un estilo único como es el Juke de Nissan que está disponible desde 21.650 euros en su versión de 190 caballos gasolina.

En un coche de casi 40.000 euros como el Paceman de esta prueba, se echan de menos elementos como los asientos con reglaje eléctrico o los sensores de aparcamiento delanteros. Si realmente te gusta lo que ves, el Paceman es un auténtico Mini y no te defraudará por su comportamiento. Si lo que buscas es un comportamiento deportivo y espacio dentro de la gama de Mini, ésta es la mejor opción. Aún así, posiblemente la mayoría de compradores del Paceman Cooper S nunca aprovecharán ni la décima parte de sus cualidades y su potencial, y es precisamente ahí en donde reside la mayor parte del atractivo de este modelo, en su rendimiento.



A favor

- Prestaciones (este motor, presente en muchos modelos del mercado de Mini, Citroën o Peugeot, es toda una delicia por prestaciones y por la respuesta deportiva)

- Acabados (Todo el interior rezuma calidad tanto por ajustes como por materiales)

- Interiores (conserva el diseño original de los primeros Mini, puede que no sea lo más funcional en cuanto al diseño y reparto de funciones, pero su atractivo es tan elevado que resulta imposible no rendirse a sus encantos)

En contra

- Dinámica (es muy deportivo pero no tanto como otros deportivos ni como el Mini original)

- Precio (es de los modelos más caros de su segmento, el lado positivo es que resulta más económico que el Range Rover Evoque)

- Practicidad (es más práctico por plazas y maletero que un Mini convencional, pero el acceso incómodo a las plazas traseras y el tener solo dos asientos le colocan en una posición de desventaja con respecto a sus rivales)

- Consumos (cuesta bastante mantener el consumo reducido, en cuanto nos relajamos y comenzamos a disfrutar de sus prestaciones, el consumo de dispara)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Julio 2013

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar