Prueba MINI COUPE
1.6 211 CV John Cooper Works

GO-KART

El Mini ha sido todo un éxito desde su reinvención por BMW en 2001. Tras numerosas versiones llega ahora la más deportiva de todas ellas, un dos plazas con estética más agresiva y llamativa. No es un modelo completamente nuevo pero lo que si que parece seguro es que va a tener tanto éxito como las demás versiones.

EL PENÚLTIMO MINI

Versión larga (Clubman), versión cabrio, versión larga con tracción total (Countryman) y ahora un nuevo Coupe que se une a la larga lista de variantes sobre un mismo modelo.

El Mini es el mejor “remake” de un modelo del pasado que se ha realizado hasta la fecha. No solo su estética es una excelente actualización del modelo anterior, si no que sus sensaciones al volante consiguen transmitir algo de la esencia que tenían los antiguos Mini actualizadas en prestaciones o estabilidad. A medida que la gama se ha ido ampliando BMW ha inventado nuevas variantes que ya poco o nada tienen que ver con las originales del modelo antiguo pero que han resultado tan populares como aquellas.

Con la recién llegada variante Roadster de la versión coupé de nuestra prueba, son ya seis las variantes diferentes de carrocería. Por primera vez en un Mini, se utiliza el techo de aluminio para ahorrar peso, las nuevas formas del techo acentúan su carácter deportivo a la vez que favorecen un nuevo reparto de pesos que envían más kilos al eje delantero lo que junto con retoques en suspensión y una nueva estabilizadora hacen aún más deportiva esta variante. También por vez primera se le dota de una carrocería de tres volúmenes. El toque final lo pone un alerón retráctil sobre el maletero que se despliega a partir de 80 kilómetros/hora y se esconde al bajar de 60.



VERSIONES Y MODELOS

a gama mecánica del Coupe de Mini está formada por un solo motor diésel de dos litros y 143 caballos, éste está disponible con caja de cambios manual de seis velocidades o automática también de seis relaciones. En gasolina dispone de un solo motor de 1.647 cc de origen PSA con tres niveles de potencia: 122, 184 y 211 caballos. Todos ellos con seis velocidades y la posibilidad de montar una caja de cambios automática (de seis marchas) en las dos versiones menos potentes: Cooper y Cooper S.

Los acabados de cada modelo se configuran por paquetes u opciones sueltas. Por ejemplo, el cambio automático (para los modelos que puedan llevarlo) tiene un precio de 1.589 euros. Uno de los paquetes se denomina Salt e incluye: climatizador, faros antiniebla, alfombrillas, ordenador de a bordo, paquete iluminación y paquete de compartimentos todo ello por 366 euros. El paquete Pepper incluye todo lo anterior y añade un equipo de Radio Mini Boost CD, su precio 377 euros. El paquete City (750 euros) cuenta con alarma con mando a distancia, retrovisores exteriores calefactados y plegables eléctricamente, sensor de lluvia y retrovisor interior antideslumbrante. Uno de los paquetes más caros es el denominado Wired (1.825 euros) que incluye pantalla de navegador, Radio Mini Visual Boost, Bluetooth, toma USB, interfaz de música, control por voz y Mini Connected. Existen muchos más (Pepper, Chili. Lighthouse, Red hot…etc) para personalizar cada Mini al gusto particular de su propietario.



INTERIORES

Sinceramente no puedo ocultar la predilección que siento por el Mini en general en sus tres vertientes: diseño exterior, diseño interior y sensaciones al volante. Los asientos deportivos con diseño de armadillo son realmente “vintage” y no por ello poco efectivos en conducción deportiva. En el primer vistazo al cuadro de mandos es gratificante comprobar que han conseguido un buen equilibrio entre un diseño deportivo y llamativo y una utilización lógica de toda la instrumentación. Delante tenemos el cuentavueltas que es en realidad lo único que importa para practicar una conducción deportiva. Para no desviar la mirada de la carretera y poder saber a que velocidad circulamos en el interior del cuentavueltas existe un display que nos informa de ello. El velocímetro analógico, como en todos los Mini, va ubicado en la parte central y agrupa en su interior las funciones del ordenador de abordo o la visión del navegador. El volante tiene un diámetro perfecto y con unos controles insertados de lo más intuitivos. El cambio de marchas es preciso, con tacto metálico y responsable en parte de las buenas sensaciones deportivas del Mini. Los mandos de elevalunas o el cierre centralizado están agrupados en la parte baja de la consola central, no es un lugar muy cómodo ni ergonómico para manejar en plena conducción pero su diseño de inspiración aeronáutico es tan original que te olvidas al instante de esta pequeña incomodidad.



EN CARRETERA

Ya probé hace algunos años la versión convencional de carrocería del John Cooper Works y no solo no he cambiado de idea si no que además me reafirmo en mis convicciones al probar este modelo, si cabe incluso un poco más deportivo. Este motor es increíblemente divertido, es de los pocos modelos que se comercializan que transmite sensaciones de aceleración que llegan a ser similares a lo que se experimenta cuando se conduce una moto de gran cilindrada y potencia. La suspensión a pesar de sus tarados deportivos no resulta incómoda ni “seca”. En autovía a velocidades elevadas la sensación es de aplomo y precisión, como si se tratara de un coche mucho más grande.

Si el firme empeora y coincide en momentos de apoyo en curvas de radio amplio es aconsejable prestar más atención al volante y no despistarse por si algún repentino rebote descoloca la trazada. En conducción deportiva es todo un prodigio en precisión y con el exceso de potencia del que goza es muy divertido en las subidas de puertos de montaña. Otro de los rasgos deportivos del John Cooper Works es su sonido, nunca es molesto para los pasajeros, y a medida que vamos acelerando se produce un zumbido ronco que incita a pisar más a fondo el acelerador, llega a ser realmente adictivo. Si queremos disfrutar de todo el potencial del JCW no tenemos más que pulsar el botón Sport situado al lado de la palanca de cambios y el Mini se transforma. Este botón Sport que es una opción en otros modelos de Mini viene de serie en el JCW. Al pulsarlo la respuesta del Mini se vuelve mucho más viva gracias a que modifica la entrada de gasolina, no solo se percibe claramente en el pie derecho, también la dirección se vuelve más directa. El resultado es un Mini nervioso que está pidiendo “guerra” constantemente y que dejará satisfecho a los más exigentes con las prestaciones. Con el botón Sport activado, da igual la marcha que llevemos engranada, incluso en sexta velocidad siempre se siente el gran empuje de esta mecánica. Los consumos son bastante moderados si tenemos en cuenta el gran potencial de este motor, lo más habitual es rondar los siete litros o incluso menos si somos capaces de contenernos (difícil) y no pisamos el acelerador sin contemplaciones. En este último caso la cifra puede llegar a rondar los 15 litros/100 kilómetros aunque teniendo en cuenta los placeres que ofrece a cambio no resultan en absoluto excesivos.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL MINI COUPE?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba de este coche, tomado como referencia un hombre de 25 años, con 7 de antigüedad de carné, que vive en Madrid y es estudiante, guarda el coche en garaje individual y recorre hasta 10.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio mas competitivo con un seguro a todo riesgo esSeguros Pelayo con un precio de 1237.67 euros, con una calidad de la póliza de 6.85 puntos sobre 10.



RIVALES Y CONCLUSIONES

No existe en la actualidad ningún modelo con la configuración exacta del Mini Coupe, es decir de solo dos plazas (Roadster) que además sean tan potentes como para enfrentarse él. Por ello sus rivales tenemos que buscarlos en otros modelos con más plazas como Opel Corsa Nürburgring Edition (210 caballos), Citroën DS3 Racing THP (200 caballos) que comparte la misma mecánica y los de mayor tamaño como Volkswagen Scirocco 2.0 TSi (200 caballos) y Peugeot RCZ THP 200 (200 caballos). La mayoría cuentan con más de dos plazas o 2+2 aunque las traseras sean casi simbólicas. El Mini es el más caro de todos ellos, en algunos casos por bastantes miles de euros. La capacidad de maletero no es importante en la decisión de compra de un modelo de este tipo pero en cualquier caso todos tienen capacidades similares (280-292 litros) salvo el RCZ que es más capaz (321 litros). Si se necesita llevar a pasajeros eventualmente los mejores son el Volkswagen Scirocco, Citroën DS3 o el Opel Corsa, en el Mini es imposible al ser biplaza y en el Peugeot RCZ no caben ni tan siquiera niños. La conducción del Mini está a un alto nivel por diversión y sensaciones, pero varios de sus rivales comparten el mismo motor y los que no lo hacen tampoco se quedan atrás en prestaciones. El precio y la peculiar estética serán determinantes en las decisiones de compra entre el Mini y sus rivales.



A favor

- Estética (es muy llamativa, si no te gusta que te miren este no es tu coche)

- Prestaciones (este motor es una auténtica “bomba” en prestaciones, las aceleraciones con el botón Sport activado son realmente una maravilla para cualquier adicto a las sensaciones fuertes)

- Interiores (tanto por diseño como por calidad, los interiores enamoran a cualquiera)

- Maletero (a base de sacrificar las plazas traseras queda un maletero suficiente para dos pasajeros)

En contra

- Precio (el Mini es un coche caro en cualquiera de sus versiones, la versión más deportiva como no podía ser de otro modo, lo es y supera a todos sus rivales)

- Visibilidad (hacia atrás se reduce aunque no tanto como en el ángulo “muerto”, se hace imprescindible girar la cabeza para asegurar las maniobras de cambio de carril)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Abril 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar