Prueba MERCEDES CLASE B
200 BlueEFFICIENCY 156 CV

AGRADABLE DINAMISMO

El renovado Clase B de Mercedes tiene en el agrado de uso y en la capacidad del maletero sus mejores virtudes. Y el B 200 BE que probamos con motor turbo de 156 caballos y equipado con las opciones de suspensión rebajada y ruedas de 18 pulgadas, puede presumir a su vez de unas buenas cualidades dinámicas

  

LA FORMA NO HACE LA FUNCIÓN

No es el Clase B un coche fácil de encuadrar en el mercado. Es más bajo que su antecesor pero su silueta sigue conservando un cierto aire de monovolumen que sin embargo no le hace justicia. Porque, como es sabido, no siempre el hábito hace al monje. Aunque quizás en esta ocasión sería mejor afirmar que la forma no hace la función, porque bajo una carrocería de estilo monovolumen encontramos un interior idéntico al de cualquier coche polivalente convencional (léase Volkswagen Golf por ejemplo). De modularidad en el habitáculo, característica indisociable de cualquier monovolumen que se precie, no hay ni rastro. Solo pagando 697 euros por la opción Easy-Vario Plus se tiene la posibilidad de desplazar longitudinalmente el asiento trasero, que esta dividido en dos partes asimétricas 60/40 como el de serie, y regular la inclinación del respaldo. Esta opción también incluye la posibilidad de abatir hacia adelante el respaldo del asiento delantero del acompañante para poder transportar algún objeto largo. La opción en cuestión no estaba presente en la unidad que hemos probado y la única percepción de estar “habitando” un monovolumen que hemos tenido es la relativa a un techo alto que facilita la accesibilidad y da una mayor sensación subjetiva de espacio. 



ESPACIO SÍ, ESPACIO NO

Desde luego con el techo alto (perjudica la aerodinámica que sin embargo es muy buena) la mayor ganancia es la buena accesibilidad que se consigue. Máxime cuando los asientos están situados en una posición de coche normal y no más altos como es típico de las configuraciones monovolumen. Esto contribuye, como muchas otras cosas en este Mercedes, a incrementar el agrado de uso y será particularmente apreciado por los usuarios de tipo urbano donde las entradas y salidas del coche son mucho más frecuentes. 

Respecto al espacio en sí, hay que destacar la capacidad del maletero. Cubica 488 litros y puede llegar hasta los 1.547 plegando los respaldos del asiento posterior. Una vez realizada esa operación queda un pequeño escalón con respecto al suelo del maletero y además los respaldos no llegan a alcanzar una posición completamente horizontal, restando de este modo un poco de practicidad. Una parte de esta óptima capacidad de carga hay que achacársela a la ausencia de rueda de repuesto, algo que siempre es criticable, y que Mercedes trata de suplir con un kit de reparación de pinchazos. Nuestra unidad montaba unos neumáticos opcionales de tipo Runfalt capaces de rodar sin aire durante unos kilómetros en los que supuestamente deberemos encontrar un taller.

La cara del espacio es el maletero, pero la cruz es la anchura disponible en las plazas traseras. Solo dos personas se alojarán correctamente en ellas y hasta un niño será un incordio en la plaza central que además es mucho menos confortable que las otras dos. En cambio, longitudinalmente si hay sitio para acomodar las piernas sin agobios y las plazas delanteras no plantean ningún problema de habitabilidad.



AGRADO DE USO, QUÉ GRAN VIRTUD

Ahondando más en el agrado de uso del Clase B y ya explicada la facilidad de acceso que tiene, podemos decir que el conductor cuenta con una buena postura ante el volante y con regulaciones muy amplias del mismo y del asiento como para que todas las tallas encuentren su mejor acomodo. Ciertamente para ajustes más finos será necesario recurrir a la lista de opciones ya que el apoyo lumbar o la regulación de inclinación de banqueta se contemplan aparte. Todos los mandos tienen buen tacto y son fáciles de manejar respondiendo, en el caso de la dirección o del freno, con proporcionalidad al esfuerzo que se realiza. Algo loable, en particular en el caso de la primera, porque tiene asistencia eléctrica lo que suele ser sinónimo de falta de precisión.

Solo la palanca izquierda del volante que engloba, como es habitual en Mercedes, el cambio de luces, los intermitentes y los limpiaparabrisas requiere de un poco de adaptación al ser distinta al resto de coches del mercado donde los limpiaparabrisas suelen estar en otra palanca a la derecha del volante. El freno de aparcamiento es eléctrico, la instrumentación es clara e incluye lo necesario (Velocímetro, cuentarrevoluciones, temperatura de agua y nivel de depósito de gasolina) y los parasoles tienen regulación longitudinal cuando los ponemos en posición lateral, algo poco habitual y que resulta muy práctico.

Respecto a los asientos decir que son todos cómodos, aunque la banqueta trasera resulta algo corta y las delanteras, al contrario que el respaldo, no sujetan bien el cuerpo en las curvas. Buena insonorización del habitáculo, acabados muy cuidados tanto de ajustes como de materiales, aunque ya no marquen diferencias como en tiempos por ser un Mercedes, y una atmósfera general de calidad son otros puntos a su favor.



NO TODO ES PERFECTO

Es, como hemos dicho, un coche muy agradable de utilizar pero no se libra de alguna pega. El marco izquierdo del parabrisas, muy ancho y adelantado, dificulta la visibilidad hacia ese lado y el mando multifunción giratorio (controla navegador, equipo de audio, teléfono etc.) situado entre los dos asientos y por detrás de la palanca de cambios es muy fácil de tocar con el brazo al cambiar de marcha alterando la regulación que en ese momento tengamos en pantalla. Probablemente los que gusten de conducir en una posición alta de asiento no encuentren inconveniente, pero nosotros para minimizar el problema hemos tenido que recurrir a llevar siempre el descansabrazos central regulable en la posición más adelantada. Tampoco parece razonable que un coche de 30.000 euros tenga solo aire acondicionado y que por el climatizador haya que pagar un suplemento de 711 euros. Y la pantalla central multifunción (navegador, etc.) siempre nos gusta más integrada en el salpicadero que separada, como es el caso, y que la hace parecer un accesorio de concesionario pese a la calidad que desprende. 

En otro orden de cosas, hemos observado que el frontal en la zona del paragolpes es muy bajo y la altura de la mayoría de paragolpes traseros del resto de coches “coincide” a la altura de la insignia de Mercedes ubicada en medio de la parrilla delantera. Suponemos que estará previsto así y que la parrilla y la insignia tendrán la resistencia y la flexibilidad necesaria para aguantar los “envites” de los “aparcadores de oído”.



MECÁNICA PODEROSA Y TRANQUILA

Esto no implica, ni mucho menos, que estemos ante un coche lento. Más bien al contrario: corre que se las pela. Las cifras oficiales hablan claro: 220 km/h de velocidad máxima y el 0 a 100 km/h en solo 8,6 segundos. Unos registros dignos de un coche de espíritu deportivo, léase tipo GTI, que podrían ser mejores si la caja de cambios no tuviera unos desarrollos de las marchas tan desmesuradamente largos. Para hacernos una idea, a 120 km/h y con la palanca de cambios en 6ª el motor solo gira a 2.400 revoluciones, una cifra bajísima digna de un coche con mecánica diesel. Si a la misma velocidad bajamos a la 5ª marcha las revoluciones solo suben hasta 2.800. Una exageración.



CONSUMOS BAJOS O CONSUMOS ALTOS

Las particularidades mecánicas comentadas tienen una incidencia notoria en varios capítulos. La primera es que la velocidad máxima la consigue en 5ª (dato útil para los afortunados conductores de las autopistas alemanas) y la 6ª queda como una marcha de desahogo. La segunda es que para hacer adelantamientos con rapidez requiere, en la mayoría de situaciones, reducir dos marchas para poder tener suficiente empuje. Y la tercera es que los consumos son muy bajos si se circula a velocidad constante y por carreteras de orografía fácil, donde la sexta velocidad sea la marcha predominante. En concreto puede consumir 7 litros en esas circunstancias, que será uno más si las condiciones no son tan idílicas. En un uso más plural lo normal es merodear los 8 litros, y como todos los turbo de gasolina el gasto se dispara, en este caso por encima de los 10, en cuanto nos animemos con las subidas de revoluciones. En ciudad la normal será mantenerse también en el entorno de los 8 litros pese a que el eficaz sistema Start-Stop contribuye a disminuir el consumo si el tráfico se vuelve muy denso. En cualquier caso y como sucede en carretera la actitud del conductor con el acelerador tiene en este coche mucha más incidencia que cualquier otra circunstancia.



COMPORTAMIENTO EXTRAORDINARIO

La configuración básica del Clase B 200 BE monta suspensiones denominadas Confort y neumáticos 205/55 R16. La unidad que hemos probado tenía las suspensiones “Confort de altura rebajada” y unas enormes llantas de 18 pulgadas con los neumáticos 225/40R18 del paquete opcional “Night”. Este paquete también incluye “discos de freno delanteros perforados y autoventilados”. Y por cuenta del paquete “Deportivo” también presente en el coche, montaba una “dirección directa con asistencia y desmultiplicación variable”. En resumen, un bombón en términos de eficacia que eleva la factura más de 2.000 euros y que aleja mucho el comportamiento del que debe de tener la versión de partida. 

Juzgando lo probado hay que decir que el comportamiento es extraordinario en términos de agarre y de eficacia. Da igual curvas lentas que rápidas, autopistas o carreteras convencionales, siempre da confianza y goza de un aplomo soberbio. No en vano los movimientos de la carrocería son mínimos y en consecuencia sin atisbos de balanceos. Podríamos decir que estamos, en este sentido, ante la parte más deportiva del coche. Basta apuntar con la dirección, de buen tacto y precisión, y el morro obedece sin que la trasera haga el menor amago de descolocarse. Una delicia.

Es la consecuencia de unas suspensiones bastante firmes y de la enorme huella de los neumáticos, que sin embargo tiene una contrapartida amarga en términos de confort: en cuanto surgen imperfecciones en el asfalto se torna un coche incomodo. Desde luego para los amantes de la comodidad no parece la mejor solución por mucho que haga las delicias de los conductores más deportivos.

Por su parte la frenada también ha resultado contundente y equilibrada (el tipo de ruedas y las suspensiones firmes ayudan en ello) a pesar de que en nuestro coche nos saltó la alarma de pastillas desgastadas antes de finalizar la prueba.



RIVALES

Estableciendo el motor de gasolina y la potencia en el entorno de los 150 caballos como parámetros de partida para buscar los rivales de nuestro Clase B, son muchos los posibles competidores.

Si lo encuadramos por sus formas como un monovolumen, tendrá en el Peugeot 3008 1.6THP de 156 caballos su alma gemela en términos de potencia. Pero el Mercedes gana en consumos y capacidad de maletero y pierde en espacio para los pasajeros. Muy próximo, con 150 caballos, encontramos al Ford C-Max 1.6 EcoBoost. Tiene solo 15 litros menos de maletero, consumos superiores y un habitáculo de verdadero monovolumen, aunque la plaza central no sea muy utilizable. 

Como el Ford, el Volkswagen Touran 1.4 TSI de 160 caballos es un monovolumen en toda regla, cuenta con un maletero imbatible, 695 litros disponibles, y la modularidad interior con tres asientos individuales en la fila trasera no acepta comparación con el Clase B, que sin embargo, gasta menos y tiene mejores cualidades dinámicas. El Opel Meriva 1.4 Turbo también tiene 140 cv y cuenta con un maletero más pequeño, 400 litros, peores cualidades dinámicas y gasta más. En contrapartida el habitáculo está mejor aprovechado.

Los 130 caballos del Renault Scenic Tce, o los 125 cv del Ford C-Max 1.6 Ti-VCT, el Seat Altea 1.4 TSI o el Volkswagen Golf Plus 1.4 TSI ya se quedan cortos para hacerle frente y se sitúan más próximos al Clase B 180 de 122 cv, lo que supone bajar un escalón.

Si en lugar de carrocerías monovolumen extendemos la búsqueda entre los coches polivalentes de un tamaño similar, aparece otro buen puñado de rivales.

Los 180 cv del nuevo Audi A3 1.8 TFSI, el Renault Megane GT Tce, o el Volvo V40 T4 están un poco fuera del alcance del Mercedes. Y lo mismo sucede con los 170 Cv del BMW 118i y del Alfa Giulietta 1.4 TB.

En cambio vuelve a tener su alma gemela en el Peugeot 308 1.6 THP de 156 cv, estando muy próximos el Mazda 3 2.0 DISI y el Ford Focus 1.6 EcoBoost ambos de 150 cv.

Un escalón mas abajo, 140 cv, encontramos el Renault Megane 2.0 CVT, el Opel Astra 1.4 Turbo, el Honda Civic 1.8 i-VTEC y el Volkswagen Golf 1.4 TSI; con el BMW 116i ligeramente descolgado con 136 cv.

El denominador común de todos ellos es que tienen menor capacidad de maletero que el Clase B y, salvo el Volvo, todos cuentan con una plaza central trasera más aprovechable. El Mercedes también es de los que menos gasta, a los de carrocería monovolumen los bate claramente, y en el polo opuesto encontramos un precio alto, 29.273 euros, superior al de cualquiera de sus hipotéticos rivales.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL MERCEDES CLASE B?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Mercedes Clase B 200 BlueEFFICIENCY 156 Cv, hemos tomado como referencia una mujer de 35 años casada, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Oviedo, guarda el coche en garaje comunitario y recorre hasta 10.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Geneis con un precio de 694.35 € y con una una calidad en la póliza de 8.77.



CONCLUSIÓN

En el Clase B las apariencias engañan. Apunta a monovolumen pero el interior no esta configurado como tal. Además su silueta alta le hace parecer más corto de lo que en realidad es y tampoco tiene aspecto de deportividad. Sin embargo corre que se las pela y el comportamiento de esta unidad, con las opciones que montaba, es digno de un buen GTI. Confortable por agrado de uso, insonorización y calidad de realización, tiene sin embargo un grano en la excesiva firmeza de las suspensiones. Dispone de un maletero muy capaz pero solo cuatro personas podrán viajar cómodas. El precio es alto y la lista de opciones es tan abultada y apetecible que solo puede elevar aun más la factura. Es un Mercedes.



A favor

- Maletero (Es muy grande para el tamaño del coche y solo el VW Touran, un monovolumen puro, le gana en este apartado)

- Agrado de uso (En el día a día es una delicia. Transmite sensación de calidad y se maneja con mucha facilidad)

- Prestaciones (Es rápido y lo sería aun más si los desarrollos del cambio no fueran tan exageradamente largos)

- Comportamiento (En la configuración con opciones que hemos probado es muy estable y ágil. Tiene espíritu de GTI)

En contra

- Solo para cuatro (La plaza central trasera es muy poco utilizable y no hay sitio a lo ancho para alojar a tres personas aunque una de ellas sea un niño)

- Consumo en uso exigente (Como todos los turbo de gasolina se dispara el consumo si le exigimos girar alto de vueltas)

- Precio (Es más caro que todos los hipotéticos rivales. Tener que pagar además por el climatizador o por la modularidad interior nos parece exagerado aunque sea un Mercedes)

- Suspensiones demasiado firmes (Con la configuración probada de suspensiones rebajadas y neumáticos de perfil 40, en asfaltos deteriorados resulta incómodo)

Prueba y Redacción: Luís Villamil
Fotos: Alex Blanco
Noviembre 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar