Prueba MAZDA CX-7
2.2 CRTD 173 CV Luxury

EXCLUSIVO, BONITO Y RACIONAL

Lleva unos años en el mercado, pero su estética bonita y elegante es aun bastante exclusiva por la limitada difusión del modelo. La poderosa mecánica diesel que monta, sus cualidades dinámicas y el agrado y confort de uso, le hacen acreedor a un sitio relevante en el competido segmento de los todocaminos.

  

TODOCAMINO Y GRANDE

Es, dentro de su categoría, uno de los modelos más grandes. Mide 4,68 metros de largo y solo el SsangYong Rexton le supera en longitud. Un tamaño que le sirve sobre todo para tener una silueta muy estilizada, de rasgos originales, y que le otorga una notable personalidad. Como todocaminos, y a pesar de contar con tracción integral, mejor dejar los sitios abruptos para otros. Solo la distancia al suelo, algo mas alta que la de una berlina, le permitirá pasar por donde un turismo ”rascaria” los bajos. Por lo tanto, una pista en buen estado y no muy embarrada (los neumáticos son de asfalto), es lo máximo que el sentido común aconsejara alejarse del asfalto. Mencionar que el CX-7 tiene una particularidad interesante que normalmente solo encontramos en todoterrenos de gama alta (Range Rover o Discovery por ejemplo): Las puertas “descienden” hasta abajo del todo, cubriendo íntegramente el lateral de la carrocería; de ese modo al subir o bajar del coche no nos ensuciaremos los pantalones (o las piernas) al rozar con el larguero inferior. Algo muy frecuente cuando el habitáculo, como es el caso, esta sobreelevado con respecto al suelo.



AMPLIO PERO...

Retomando el tema del tamaño, hay que decir que no aprovecha, en espacio interior y capacidad de maletero, esos centímetros suplementarios que tiene respecto a la mayoría de rivales. De hecho, el maletero se queda en 455 litros, aunque, como es habitual, puede ampliarse hacia arriba quitando la cortinilla cubreequipajes (No hay un sitio previsto para alojarla si la sacamos de su emplazamiento) o plegando los respaldos traseros en dos partes asimétricas 60/40. Este plegado puede realizarse muy cómodamente desde la parte posterior del coche, accionando los dos tiradores específicos. En el maletero y debajo de la moqueta hay una rueda de repuesto de emergencia en lugar de una de las descomunales 235/55 R 19 que monta de serie. 

Por su parte el espacio para las piernas en las plazas traseras es holgado, pero no tanto como podría esperarse de un coche de este tamaño. A lo ancho también hay suficiente espacio, pero un tercer ocupante en el asiento trasero no será bien recibido por los dos laterales, al tener estos que desplazarse hacia el exterior, donde el mullido del respaldo es poco confortable. Lo mismo sucede con el duro respaldo de la plaza central, donde su simultánea función de descansabrazos condiciona el mullido. En contrapartida las piernas encontraran en esa plaza un fácil acomodo, ya que el CX-7 no tiene el habitual abultamiento del túnel de transmisión.



PLAZAS DELANTERAS

En las plazas delanteras no hay “peros”. Los asientos son amplios y la tapicería de cuero algo resbaladizo (de serie con el acabado Luxury) se compensa con unos respaldos con suficiente apoyo lateral. Muy buena la postura de conducción y la cantidad y amplitud de las regulaciones (asientos eléctricos). También se agradecen los parasoles con un prolongador para las ocasiones en que se orientan lateralmente, el asistente de cambio de carril, (alerta de la presencia de otro vehículo en el “ángulo muerto”), o la cámara de visión trasera (se enciende al insertar la marcha atrás), incluidos todos en la dotación de serie con el mencionado acabado Luxury. Muy bonita y clara resulta la instrumentación retroiluminada aunque en contrapartida nos parece que la pantalla del navegador es demasiado pequeña y en consecuencia poco legible. Y ya metidos en este capitulo visual, mencionar también que el montante izquierdo del parabrisas resta visibilidad en algunas situaciones por su grosor e inclinación.



BIEN ACABADO Y ¡MENUDO VOLANTE!

La terminación y los acabados están muy bien resueltos. Hasta el punto que se hace necesario tocar el salpicadero para detectar que esta realizado con plástico duro en lugar del blando que parecería lógico encontrar en un modelo con este empaque. La decoración y los ensamblajes de piezas también contribuyen a crear una atmósfera de coche de calidad. Y en la parte práctica hay que destacar la gran cantidad de huecos para dejar cosas y los ¡18! botones/mandos (bocina al margen) que incorpora el volante. ¡Para que luego se queje Fernando Alonso de los que monta su Formula 1! A través de ellos se accede a muchas funciones y “menús”; pero que el navegador se maneje exclusivamente a través de ellos parece un exceso. Porque impide que el copiloto pueda echar una mano al conductor introduciendo una dirección sobre la marcha; una situación esta, muy común en el día a día de muchos automovilistas.



MOTOR PODEROSO Y PARTICULAR

La mecánica turbodiesel del CX-7 proviene de Ford y es un cuatro cilindros de 2.2 litros que rinde 173 caballos. Un propulsor que destaca, sobre todo, por la contundencia con la que entrega la potencia en la zona media de revoluciones. Ayudado por la cilindrada y por un cierto efecto turbo, que a algunos puede molestar pero que a la postre genera una sensación de fuerza muy agradable a la hora de abordar un cambio de ritmo (un adelantamiento por ejemplo), consigue mover con soltura los poco livianos 1.800 kg de esta criatura. Ciertamente la zona de utilización es un poco corta para lo que hoy se estila en los motores diesel. Hay que tener la aguja del cuentarrevoluciones muy próxima a las 2.000 vueltas para que el turbo comience a soplar, y en consecuencia para tener fuerza, y una vez superadas las 3.500 ya no interesa seguir estirando porque pierde fuelle. De hecho y según los datos oficiales a esas revoluciones obtiene la potencia máxima. Es una característica poco común puesto que la mayoría de propulsores de gasoil del mercado consiguen el máximo de su rendimiento a 4.000 r.p.m.



PRESTACIONES, CAMBIO Y CONSUMOS

Estas peculiaridades afectan poco a las prestaciones que son correctas y permiten desenvolverse al coche con desahogo en cualquier tipo de carretera. Es mas, precisamente por esas características siente poco la influencia de la carga y siempre da la sensación de tener una reserva de potencia suficiente, en especial en las recuperaciones. Las aceleraciones lastradas por el peso se perciben menos ágiles y conllevan hacer un uso mas frecuente del cambio. Algo que puede ser incluso atractivo para los que gusten de sensaciones deportivas, puesto que la palanca de recorridos cortos y con inserciones firmes y precisas, resulta una delicia. 

Respecto a los consumos no estamos ante un coche ahorrador. No puede ser de otro modo con las características que tiene. Sin embargo en utilización tranquila por carreteras de orografía fácil es factible gastar 8 litros. Una cifra que podemos considerar mínima y correcta para la envergadura, peso y tipo de coche. En circunstancias más plurales se mueve entre los 9 y los 10 litros. Un sistema Stop&Start seria bien recibido por los usuarios que realicen un porcentaje de km alto en grandes ciudades o sus entornos.



ESTABILIDAD, FRENOS, TRANSMISIÓN...

Con unas suspensiones que derivan de un modelo tan reputado en temas de estabilidad como el Ford Focus, no es de extrañar que el CX-7 sea un coche extremadamente dócil y fácil de conducir. No recurre a unas suspensiones duras, de hecho absorbe muy bien las irregularidades y resulta muy confortable al respecto (los enormes neumáticos de 235/55R19 también ayudan), y sin embargo transmite tanto aplomo como precisión de conducción. A esto ultimo contribuye una dirección de tacto exquisito, capaz de inscribir el eje delantero en las curvas con una exactitud ejemplar. A su vez el eje trasero es prácticamente inamovible y a la postre resulta más ágil de lo que cabria esperar, para su peso y tamaño, en zonas de curvas. Pese a estas bondades y a unos movimientos contenidos de la carrocería, lo cierto es que en zonas despejadas parece sentirse mas “a sus anchas”. También los pasajeros, que no percibirán ruidos mecánicos (bien insonorizados), pero si una cierta rumorosidad aerodinámica que en autovía/autopista se hace evidente, en particular en las plazas posteriores

Mencionar que el control electrónico de estabilidad (ESP) resulta muy eficaz, actuando solo cuando es necesario pero de modo contundente. Una contundencia que no hemos encontrado en los frenos, que además dieron muestra de fatigarse a la hora de bajar puertos de montaña. El tacto del pedal es correcto, lo mismo que el ABS (sistema antibloqueo), pero es, dinámicamente, la parte mas floja del coche.

Respecto a la transmisión 4x4, es de las sencillas. Conecta automáticamente el eje trasero cuando detecta que el delantero comienza a patinar, y no aporta, estando el asfalto seco, un plus en términos de estabilidad. Muy distinto es cuando esta resbaladizo y particularmente cuando nieva. Entonces su aportación será definitiva para coronar puertos o llegar a estaciones de esquí sin tener que montar las cadenas.



RIVALES

El abanico de rivales del CX-7 es extremadamente variopinto. Para poder acotarlo un poco serán la franja de caballos, 10 arriba o debajo de los 173 del Mazda, en la que centraremos la búsqueda. Y por supuesto con la tracción integral como denominador común.

Una premisa que cumplen, y por partida doble, el Chevrolet Captiva y el Opel Antara. Ambos son el mismo coche con distinto disfraz y los dos montan un motor de 2.2 litros con potencias desdobladas de 163 y 184 caballos. Son mas baratos, también menos refinados y el Chevrolet puede montar siete asientos. Los mismos ocupantes que pueden viajar en el Mitsubishi Outlander de 177 caballos, aunque ello implique renunciar al maletero y teniendo en cuenta que la tercera fila, como en el Captiva, solo es adecuada para niños. 

El Ssangyong Kyron también es menos refinado y su motor 2.7 litros de 165 caballos gasta más, pero el maletero de 625 litros acoge mucho mas equipaje. Como tiene reductora, en el campo se muestra mucho más eficaz que el Mazda. Su hermano el Ssangyong Rexton monta el mismo propulsor y reductora y, como es más grande, el maletero crece hasta los 678 litros. Pero en carretera es torpe y gasta mucho.

En el campo también se desenvuelve muy bien el Nissan X-Trail. No tiene reductora pero su transmisión es más sofisticada y los 173 caballos del motor 2.0 litros son menos voraces. Es el mismo propulsor del Renault Koleos, que tiene un maletero idéntico al del CX-7, una dinámica menos ágil en zonas de curvas y sobre todo una estética de menor aceptación popular (de hecho acaba de sufrir una remodelación).

En otra liga juegan por precio y calidad general: Volvo XC60, Audi Q5 y BMW X3. Claramente mas caros y refinados, aunque no necesariamente bien equipados (hay que gastarse aun más dinero en equiparlos). De ellos el X3, con 184 caballos, es el mas potente, rápido y deportivo de todos. El Volvo viene con mayor dotación, tiene una estética muy lograda y un interior acogedor y con muchas soluciones practicas. A su vez el Q5 es impecable dinámicamente, cuenta con la mejor transmisión 4x4 y el maletero, como el del BMW, es muy capaz.

En esta liga también podría jugar el Mercedes GLK. Tiene 170 cv y el equilibrio y confort habituales de la marca, pero la tracción integral esta vinculada al cambio automático, mientras que el cambio manual solo esta asociado a la propulsión trasera. En consecuencia no hay un equivalente preciso al coche que nos ocupa.



CONCLUSIÓN

Bonito, amplio, confortable y dinámicamente muy bien resuelto, el CX-7 tiene buenas armas para enfrentarse a la aguerrida competencia que hemos descrito. Ciertamente no transforma el tamaño en espacio aprovechado y los consumos son algo más altos que los de la mayoría de rivales. En contrapartida tiene el encanto de los coches poco vistos, lo que le aporta un plus de exclusividad que será bien valorado por los que buscan ese algo más que les hace sentirse singulares.



A favor

- Comportamiento (Noble de reacciones, fácil de conducir y con un aplomo notable, es de lo mejor de la categoría).

- Confort de marcha y de uso (Ambos brillan a gran altura. La leve rumorosidad aerodinámica no llega a empañar el óptimo resultado global)

- Estética y exclusividad (Su línea afilada y personal resulta atractiva y cuenta con la exclusividad de lo poco visto).

En contra

- Relación habitabilidad/tamaño (Es amplio pero menos de lo que se podría esperar en un coche de 4,65 metros de largo).

- Posibilidades de personalización (La pintura metalizada y el techo solar son las dos únicas opciones disponibles con este acabado Luxury, el más completo).

- Consumo (Gasta cifras razonables pero esta lejos de los mas parcos en la materia)

Prueba y Redacción: Luis Villamil
Fotos: Alex Blanco
Diciembre 2011

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar