Prueba MAZDA6
2.2 CRDT 180 CV Sportive 5p

DIVERSIÓN EN FAMILIA

Vuelve el Mazda6 con muchos cambios y mejoras. Mantiene un elevado nivel de calidad y un diseño muy sugerente con la intención de seguir ofreciendo un comportamiento a la altura de las mejores berlinas medias.

  

ANIVERSARIO DE LA MARCA

Ha pasado casi un siglo, 90 años, desde el nacimiento de esta legendaria marca japonesa que cuenta entre sus modelos con una versión propulsada por un motor rotativo, el RX-8. Aprovechando la celebración de su cumpleaños, se lanza un nuevo Mazda6, en realidad no es del todo nuevo ya que básicamente es una revisión de la segunda generación del modelo 6. 

Llamado Atenza en Japón y Mazda6 en el resto del mundo, fue presentado en el Salón de Frankfurt de 2007. Un año después llegó a nuestro mercado y es ahora, en 2010, cuando nos llega esta segunda entrega. Con tan poco tiempo desde su lanzamiento no ha resultado necesario realizar un cambio profundo ya que la primera fase ya gozaba de una buena aceptación. El nuevo Mazda6 incluye muchas mejoras internas, hasta 400, y algunos cambios externos, además de la consiguiente actualización de las opciones disponibles. Aunque en apariencia tengamos que mirar con lupa para descubrirlas el resultado final ha merecido la pena y lo más destacable es precisamente lo que no se ve.

No es de extrañar la importancia que tiene el Mazda6 dentro de la gama ya que es el superventas del grupo. Con 1,8 millones de unidades vendidas en todo el mundo se convierte en el modelo que mayor número de ventas ha logrado desde el nacimiento de Mazda como marca.



TRES CARROCERÍAS Y SEIS MOTORES

El Mazda6 se comercializa con tres carrocerías: cuatro puertas, cinco puertas y familiar. En cuanto a los motores en gasolina tenemos tres cilindradas a elegir: 1.8, 2.0 y 2.5 con potencias de 120, 155 y 170 caballos respectivamente, todas de cuatro cilindros. 

En diésel también se comercializan tres mecánicas, todas ellas con la misma cilindrada, 2.2 litros, y potencias de 129, 163 y 180 caballos. Ésta última, la de 180 caballos, es la versión que evaluamos en su configuración de cinco puertas y acabado Sportive. En general todas las versiones 2010 reciben mejoras que disminuyen sus emisiones contaminantes y consumos pero a la vez mejoran sus prestaciones.

En el caso de las mecánicas diésel, los ingenieros de Mazda tomaron como fuente de inspiración el motor 2.0d de BMW, uno de los más valorados por sus elevadas prestaciones y escasos consumos y emisiones. Llama la atención la ausencia de cambio automático en todas las versiones diésel algo cada vez más demandado. La única posibilidad que tenemos si queremos un Mazda6 automático tendrá que ser con motor de gasolina. El nuevo motor de dos litros y 155 caballos e inyección directa, novedad en la gama del Mazda6, proviene del Mazda3 y promete un consumo medio de 6,9 litros cada 100 kilómetros.



ACABADOS Y DISEÑO

Otra de las mejoras incluidas en la gama 2010 son los nuevos interiores de mejor calidad. También se incluyen entre las nuevas opciones el asistente de arranque en pendientes, parktronic y luces delanteras adaptativas bixenón. Los acabados disponibles son cuatro: Active, Style, Style plus y Sportive. El más básico, Active, incluye ocho airbags, climatizador, volante y pomo del cambio en cuero, radio CD con MP3 y seis altavoces y llantas de 16 pulgadas entre otras muchas. 

El techo de la gama corresponde al que ilustra esta prueba e incluye una larga lista de equipamiento en el que destacamos: asistente de arranque en cuesta, asistente de cambio de carril, control de distancia de aparcamiento delantero y trasero, control de presión de neumáticos, faros bixenón adaptativos, arranque y acceso sin llave, techo eléctrico, tapicería de piel, Radio CD marca Bose con cargador para 6 CD, navegador y llantas de 18 pulgadas. La única opción disponible para el Sportive y que comparte con el resto de acabados es la pintura metalizada que tiene un coste de 450 euros.

En cuanto a sus líneas permanecen invariadas, en un segmento en el que predominan los diseños poco agresivos el Mazda6 es un soplo de aire fresco desde el primer día de su lanzamiento. Su frontal recuerda al deportivo RX-8 y a la vez logra conservar el aire de toda la familia Mazda. Rediseñado levemente en su frontal (parrilla, faros y paragolpes) y trasera (paragolpes y pilotos), el resultado es todo un acierto estético. En el interior también cambia pero menos, estos cambios se reducen a un cuadro de nuevo diseño y nuevos botones para el volante además de ofrecer más tapizados para los asientos. La calidad de los acabados y materiales demuestra que se ha tomado con esmero su construcción y que con el paso de los años el envejecimiento ha de ser bastante bueno. Basta con mirar costuras o acabados ocultos a la vista para darse cuenta de que este modelo se posiciona entre las mejores berlinas medias. Los asientos son envolventes y cómodos, el pedalier de aluminio de nuestra versión le da el toque deportivo a un interior que tiene poco que criticar. La visibilidad es buena en cualquier ángulo y las plazas traseras son aptas para tres pasajeros por anchura algo de lo que no pueden presumir la mayoría de sus rivales.

La capacidad del maletero es otra de sus virtudes, 510 litros (519 en la versión familiar) que aumentan hasta los 1.510 si abatimos los asientos. Mazda incorpora en esta versión de cinco puertas una palanca, sistema al que llama Karakuri, que abate de forma automática los asientos traseros.



Prueba MAZDA 6 2.2 CRDT 180 Cv Sportive 5p

Nuevo diseño

En un segmento en el que predominan los diseños poco agresivos el Mazda 6 es un soplo de aire fresco. Su frontal recuerda al deportivo RX-8 y a la vez logra conservar el aire de toda la familia Mazda. Rediseñado en su frontal (parrilla, faros y paragolpes) y trasera (paragolpes y pilotos), el resultado es todo un acierto estético. En el interior también cambia pero menos, estos cambios se reducen a un cuadro de nuevo diseño y nuevos botones para el volante además de ofrecer más tapizados para los asientos.

 

La calidad de los acabados y materiales demuestra que se ha tomado con esmero su construcción y que con el paso de los años el envejecimiento ha de ser bastante bueno. Basta con mirar costuras o acabados ocultos a la vista para darse cuenta de que este modelo se posiciona entre las mejores berlinas medias. Los asientos son envolventes y cómodos, el pedalier de aluminio de nuestra versión le da el toque deportivo a un interior que tiene poco que criticar. La visibilidad es buena en cualquier ángulo y las plazas traseras son aptas para tres pasajeros por anchura algo de lo que no pueden presumir la mayoría de sus rivales.

La capacidad del maletero es otra de sus virtudes, 510 litros (519 en la versión familiar) que aumentan hasta los 1.510 si abatimos los asientos. Mazda incorpora en esta versión de cinco puertas una palanca, sistema al que llama Karakuri, que abate de forma automática los asientos traseros.

 

 

A favor:

- Prestaciones (La mecánica diésel de 180 caballos permite divertirse sin que los pasajeros sufran las incomodidades de una aceleración brusca).

- Acabados (De alta calidad aunque algo sobrios).

- Estética (Desde que se lanzó el Mazda 6 con esta nueva estética ha sido muy bien aceptado entre el público, los últimos cambios han mejorado más su imagen).

- Espacio (El interior del Mazda ofrece espacio para cinco personas).

 

En contra:

- Cambio automático (Disponible solo para la versión 2.0 gasolina).

- Precio (Elevado en el caso de la versión de esta prueba, aunque al menos incluye muchas opciones).

 



EN CARRETERA

Ya la versión anterior gozaba de un excelente comportamiento pero con la intención de hacer frente a los nuevos modelos que han ido apareciendo y poder seguir presumiendo de ello se han realizado algunas mejoras. Los cambios en chasis y suspensiones son pequeños, silent blocks y casquillos en las estabilizadoras, pero han resultado muy eficaces. Mazda también ha revisado la asistencia de la dirección, se reubica el motor eléctrico para mejorar las sensaciones al volante. Ahora es correcta en maniobras de aparcamiento y divertida si tenemos que practicar una conducción deportiva sin por ello convertir al Mazda6 en un coche nervioso con exceso de asistencia. 

Lo más destacado de este motor es su rendimiento que proporciona diversión y empuje a partes iguales. El par mejora en las mecánicas diésel gracias a pequeñas modificaciones en el turbo. De hecho, una de sus mejoras evidentes es que la entrada del turbo se produce de una forma progresiva y sin brusquedades, desde poco más de 1.000 vueltas ya comenzamos a notar empuje constante. Esta suavidad que ha propiciado la mejora del par hace que su aceleración no sea tan rápida como por su potencia cabría esperar. Paralelamente se han reducido las emisiones contaminantes de toda la gama. Con estas prestaciones y una suspensión de cierto enfoque deportivo, al Mazda 6 le dan igual las autopistas o las carreteras de segundo orden, en todas ellas cumple adecuadamente.



LOS RIVALES

Tenemos SEAT Exeo, Audi A4, Ford Mondeo, entre otros, por el lado occidental o Hyundai Sonata, Honda Accord por la parte oriental. Salvo el Exeo, que peca por tener menos espacio, los demás son igual de amplios en la parte trasera. El Mazda junto con el Ford Mondeo es de los pocos modelos que ofrecen tres versiones distintas de su carrocería. 

En cuanto al comportamiento el Mazda se coloca en primer lugar junto con el Audi entre los de suspensión más deportiva. Lo que más me ha gustado de este Mazda6 es, precisamente su comportamiento, ya que es más rígido de suspensiones de lo que suele ser habitual en las berlinas de este segmento. Si bien es cierto que no es tan cómodo como sus rivales, yo sigo prefiriendo el compromiso entre comodidad y deportividad que logra el Mazda6. En cuanto al precio se posiciona como el más caro junto con el Audi, pero hay que tener en cuenta que la enorme lista de opciones que incluye su equipamiento de serie, habría que pagarla aparte en todos los demás modelos. La versión de acceso corresponde al motor gasolina de 1.8 litros y 120 caballos que cuenta con un precio de 20.900 euros. La versión más lujosa y potente corresponde al 2.2 CRTD de 180 caballos que con 37.475 euros, queda a bastantes miles de euros de diferencia con todos salvo del Audi A4. En algunos casos la diferencia asciende a 10.000 euros, como en el caso del SEAT Exeo. Puede que a pesar de tener 180 caballos no goce de las mejores prestaciones puras del segmento, pero en su conjunto el Mazda6 ofrece unas características de coche familiar sobresalientes: gran maletero, plazas espaciosas. Con los recientes cambios introducidos se convierte en uno de los modelos a tener en cuenta si pensamos que, además de querer un buen vehículo familiar, nos gusta que destaque entre todos los demás por su comportamiento al volante.

Mazda ha hecho un gran trabajo con la incorporación de estas sutiles mejoras que aunque no resulten llamativas a primera vista si que logrará mantenerlo actualizado hasta la llegada de la nueva generación en el año 2013.



A favor

- Prestaciones (La mecánica diésel de 180 caballos permite divertirse sin que los pasajeros sufran las incomodidades de una aceleración brusca).

- Acabados (De alta calidad aunque algo sobrios).

- Estética (Desde que se lanzó el Mazda 6 con esta nueva estética ha sido muy bien aceptado entre el público, los últimos cambios han mejorado más su imagen).

- Espacio (El interior del Mazda ofrece espacio para cinco personas).

En contra

- Cambio automático (Disponible solo para la versión 2.0 gasolina).

- Precio (Elevado en el caso de la versión de esta prueba, aunque al menos incluye muchas opciones).

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Noviembre 2010

Tu seguro en un click

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche