Prueba LEXUS CT
200h 1.8 VTT-i 136 CV

EL PRIMERO EN SU ESPECIE

Lexus diseña un coche al estilo europeo basado en el Toyota Prius pero con un envoltorio más atractivo y compacto. En el nuevo CT 200h es más importante el lujo y la economía de consumo que las aceleraciones fulgurantes, aunque es uno de los híbridos más deportivos los aficionados a la verdadera conducción deportiva tendrán que esperar todavía un poco más.

    

ESTÉTICA SIN APARIENCIA HÍBRIDA

Es el primer híbrido que se lanzará en el segmento de los compactos Premium así como el primer Lexus compacto y el más barato de toda la gama. El objetivo principal de Lexus es atraer a un público más joven a su marca a la vez que ataca a sus rivales alemanes, Audi o BMW, desde otra perspectiva ecológica.

El diseño, aspecto importante para captar compradores jóvenes, conserva bastantes vínculos estéticos con el espectacular prototipo Lexus LF-Ch presentado en el Salón de Frankfurt de 2009. Tiene un agresivo frontal, una trasera recortada no tan lograda como la del prototipo pero todo ello al más puro estilo europeo, no en vano ha sido desarrollado y diseñado en el viejo continente. En principio parece ser una operación arriesgada: un compacto híbrido de lujo, pero aunque se venda en varios continentes Lexus piensa que donde más éxito va a tener es en el mercado europeo, veamos a continuación como resulta en la práctica.



EQUIPAMIENTO Y VERSIONES

Se comercializa con un solo motor y tres niveles de acabado: básico, Drive y Plus. El básico incluye climatizador independiente, control de estabilidad, control de tracción, asistente de la frenada, llave inteligente, volante de cuero, llantas de aleación de 15 pulgadas, nueve airbags, Bluetooth, Radio CD con seis altavoces, MP3 y WMA, toma auxiliar y USB. En el siguiente acabado, Drive, las llantas pasan a ser de 16 pulgadas, cuenta con control de crucero y luces antiniebla. El más equipado, Drive, añade a todo lo anterior una pantalla a color de siete pulgadas, sistema de sonido con 10 altavoces, cargador frontal de seis CD, navegador en el disco duro, asientos delanteros calefactados y tapicería de cuero. En opción se pueden elegir unas llantas de 17 pulgadas en medidas 215/45 por 1.250 euros (incluye también cámara de visión trasera con imagen en el retrovisor y cristales traseros tintados), navegador por 2.650 euros (incluye pantalla, disco duro, cargado de seis CD, mando remoto y cámara de visión trasera) y tapicería de cuero con calefacción por 1.925 euros.



INTERIOR

En el interior también se puede comprobar la inspiración del prototipo LF-Ch, el salpicadero asimétrico queda dividido en dos zonas, superior e inferior. En la primera se agrupan los controles del climatizador, cuadro y el botón pulsador de la puesta en marcha. En la inferior nos encontramos una voluminosa consola central en la que se encuentra el equipo de audio, la palanca de cambio y los controles encargados de modificar los modos de conducción. Los asientos cuentan con una gran sujeción lateral, son muy cómodos y con un tapizado de alta calidad en este acabado, en el acabado superior Plus los asientos vienen tapizados en cuero.

La palanca de cambios queda en una posición muy accesible y cercana, al principio resulta engorrosa de manejar pero tras un breve periodo de adaptación resulta ser extremadamente cómoda y muy rápida en el movimiento entre todas sus posiciones.

La consola central parece restar espacio en un primer momento pero resulta de gran ayuda en la conducción al tener el cuerpo más encajado y estéticamente favorece un interior que está cuidado al detalle. Diversos mullidos se reparten por los laterales de dicha consola, puertas y salpicadero a la vez que los plásticos, todos, resultan ser de buena calidad a la vista y al tacto. El cuadro de mandos es de los mejores en cuanto a visibilidad de las funciones por su perfecta iluminación y cuenta con varios detalles peculiares como los diferentes tonos del cuadro, azul o rojo, en función del modo de conducción que elijamos. Las inserciones del salpicadero se pueden elegir entre aluminio o la madera. En cuanto al espacio interior está muy bien aprovechado para los pasajeros de las plazas delanteras, si se necesita hacer viajes de más de cuatro pasajeros el Lexus no es la mejor opción ya que el sitio reservado para el pasajero trasero central es francamente incómodo por anchura, altura y espacio para los pies. En el maletero encontramos una capacidad inicial de 275 litros que pueden ser ampliados hasta 375 si destapamos el hueco que existe en el suelo del maletero, si abatimos los asientos traseros la superficie que queda es completamente plana.



EN CARRETERA

El Lexus CT200h combina un motor de 1.8 litros de gasolina de ciclo Atkinson con otro eléctrico. El primero ofrece una potencia de 99 caballos que se unen a los 60 Kw del eléctrico por lo que suma una potencia conjunta de 136 caballos. Ofrece cuatro modos de funcionamiento que se seleccionan con una gran rueda situada cerca del cambio y bastante al alcance del conductor. Con ella podremos seleccionar los modos: Eco, Normal o Sport, el cuarto modo se activa pulsando una tecla con las siglas EV y permite circular únicamente con el motor eléctrico. Este modo se mantiene siempre que no sobrepasemos los 45 kilómetros/hora y un máximo de dos kilómetros, siempre partiendo con las baterías cargadas al máximo. En ciudad es muy silencioso en los atascos, confortable y económico en su consumo ya que para el motor en las retenciones y avanza lentamente en modo eléctrico sin consumir combustible.

La palanca de cambios cuenta con dos opciones de marcha hacia delante, la directa habitual y una posición señalada con la letra B que fuerza una mayor carga de las baterías a costa de frenar algo la marcha. Resulta muy útil para sujetar el coche en descensos prolongados a la vez que ayudamos a la carga de las baterías y el paso entre ésta y la directa es muy intuitivo por lo que se puede utilizar con mucha frecuencia si lo deseamos. En el modo Sport se eleva el voltaje de 500 a 650 voltios para dar un pequeño toque extra al motor, la respuesta del pedal del acelerador se vuelve más inmediata, ligeramente, y la dirección asistida eléctrica se vuelve más pesada. Al activar este modo el indicador del cuadro situado a la izquierda del velocímetro se transforma de indicador de energía a cuentarrevoluciones. La aceleración del CT 200h no es muy brillante incluso en este modo Sport, por ello la filosofía general de sus prestaciones obliga a tomarse las cosas con calma y practicar una conducción tranquila y casi se podría decir que hasta algo aburrida. La aceleración de cero a 100 kilómetros/hora es de poco más de 10 segundos lo que llevado a la práctica se traduce en que deberemos calcular muy bien las distancias si tratamos de hacer algún adelantamiento en una carretera de doble sentido y que las incorporaciones a vías rápidas deberemos, si la ocasión lo requiere, pisar sin contemplaciones el acelerador en modo Sport para obtener la fuerza máxima conjunta de motor eléctrico y de combustión. Ya que la aceleración no es uno de sus puntos fuertes, en Lexus han querido darle un toque sport que acompañe a su imagen de compacto deportivo y han logrado un conjunto de chasis y suspensión muy bien equilibrado. El balanceo en curva es contenido, casi deportivo, y sin embargo aunque absorbe las irregularidades de la carretera con firmeza no resulta incómodo nunca, por muy grande, profundo o voluminoso que resulte el bache la suspensión filtra a la perfección la irregularidad y no solo no se producen oscilaciones secas si no que además no se escuchan ruidos, crujidos o ruidos parásitos que anuncien malos ajustes, transmite una elevada sensación de rigidez. Los principales responsables de este buen comportamiento son unos nuevos amortiguadores que unen sendas torretas de suspensión, tanto delantera como trasera.



CONCLUSIONES Y RIVALES

Al ser Lexus el equivalente japonés de BMW o Audi queda claro que sus rivales principales son por lo tanto el Audi A3 2.0 TDI Sportback o el nuevo BMW Serie 1 118d y podríamos incluir también el Alfa Giulietta 2.0 JTDm. Todos cuentan con potencias entre los 136 caballos del Lexus hasta los 143 del BMW Serie 1, el Lexus sale como el peor parado en prestaciones puras y agrado de conducción. Sin embargo en emisiones contaminantes y en consumo, sobre todo en ciudad, el Lexus es el claro vencedor. La posibilidad de circular sin consumo de carburante a bajas velocidades es decisiva para rebajar su media ciudadana en casi dos litros menos cada 100 kilómetros que el resto de sus rivales. 

En lo que a espacio se refiere los más amplios para los pasajeros son el nuevo BMW Serie 1 o el A3. BMW ha corregido el único defecto que tenía su antiguo modelo, el espacio interior. Aunque no es el maletero más aprovechable por la forma, el Lexus es el que cuenta con mayor capacidad total de los cuatro, seguido muy de cerca por el A3 Sportback. Los precios, si partimos de las versiones básicas de todos ellos, sitúan al Lexus como el segundo más caro por detrás del Audi quedando el Giulietta descolgado como el más barato de todos por una diferencia bastante abultada.

El Lexus no está pensado para los adictos a las prestaciones, pero si se está buscando un modelo de lujo ecológico de pequeño tamaño sin duda es la mejor elección, sin embargo si el lujo o la estética no es una condición importante en la compra siempre queda la opción del Toyota Prius, mecánicamente semejante y más económico y capaz que el Lexus.



A favor

- Silencio de marcha (En ciudad o a poca velocidad resulta sorprendente que el único ruido provenga de los neumáticos o del viento)

- Economía de consumo (El gasto de combustible en todas sus variantes es muy reducido)

- Acabados (Al nivel de sus rivales alemanes, ofrece una calidad con una aparente garantía de buen envejecimiento de materiales)

- Funcionalidad (Es un híbrido que se puede utilizar en ciudad pero que también se desenvuelve perfectamente en viajes de largo recorrido)

- Diseño interior (El cuadro es muy atractivo por su diseño y ofrece una visibilidad excelente, la consola central remata un conjunto muy bien pensado)

En contra

- Silencio de marcha (En carretera a ritmos tranquilos de crucero mantiene un buen nivel, sin embargo si necesitamos potencia el ruido del motor es superior al habitual)

- Aceleraciones (Se echa de menos algo más de garra al acelerar, el modo Sport no es tan deportivo)

- Espacio (Plazas delanteras correctas, maletero de formas irregulares aunque con buena capacidad pero las plazas traseras muy escasas para tres pasajeros)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Marzo 2011

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar