Prueba KIA RIO
1.4 CRDi 90 CV Emotion 5p

LA PREOCUPACIÓN DE LOS EUROPEOS

Tiene una estética agradable, unas cualidades dinámicas en línea con sus competidores y un habitáculo amplio. Además se percibe como un coche bien hecho, con calidad, y los 7 años de garantía solo hacen que confirmarlo. Si le añadimos un precio atractivo, es como para que los rivales europeos más aguerridos estén preocupados.

  

BUENO Y CON 7 AÑOS DE GARANTÍA

No hace mucho un coche de una marca coreana era sinónimo de barato y ciertamente de una calidad inferior a los niveles habituales de los constructores europeos. Pero eso se acabo. Hoy los precios se han igualado y la calidad de realización también. Lo más sorprendente es cómo han conseguido llegar a luchar con los constructores europeos en su terreno y en tan poco tiempo. Pero esa historia, interesante y digna de estudio, no es en esta prueba del nuevo Rio donde hay que abordarla.

Sirva este preámbulo para situar el coche. Ya lo hemos anticipado también en la entradilla. Estamos ante un buen automóvil y es importante resaltar que la marca ofrece ¡7 años de garantía! Teniendo en cuenta que las leyes obligan a que sean dos los años en los que los fabricantes se tienen que hacer cargo de los problemas que surjan; es fácil de deducir que, al margen de las razones comerciales, hay que tener mucha confianza en el producto para “tirarse este farol” ante las demás marcas.



HABITÁCULO AMPLIO Y BIEN TERMINADO

El nuevo Rio tiene una silueta que no calificaríamos de original pero si de agradable a la vista. Mide 4,04 metros de largo, pero parece más grande de lo que es. Con este tamaño se encuadra en el segmento de los utilitarios donde el Seat Ibiza reina con una cierta autoridad.

Cuando accedemos al habitáculo también tenemos la misma sensación: parece muy grande. Y lo es. El adecuado aprovechamiento del espacio da lugar a unas plazas traseras muy generosas para su categoría, en particular a lo largo. En consecuencia, hay mucho sitio para las piernas y a lo ancho, y como es habitual en la mayoría de coches actualmente, tres adultos no viajaran cómodos. No obstante, el asiento de banqueta corta pero todo él bien posicionado y un suelo casi plano (túnel de transmisión casi imperceptible), terminan por ofrecer un buen confort a dos adultos y un niño. 

También los asientos delanteros son cómodos y muy amplios para un coche de esta categoría, sujetando a su vez el cuerpo correctamente en las curvas. El del conductor se regula en altura, lo mismo que el volante que también lo hace en profundidad. Y salvo la regulación por puntos fijos del respaldo, que en ocasiones obligara a adoptar alguna postura de compromiso (cuando la ideal esta situada entre dos de los puntos), todo lo demás en el puesto de conducción esta correctamente resuelto. Es más, el conductor podrá disfrutar (con el acabado Emotion que hemos probado) de un volante con mandos para manejar la regulación del control de la velocidad de crucero, el ordenador de a bordo, la radio y el teléfono.

Respecto a las terminaciones, hay que decir que son buenas tanto por ajustes como por la calidad que se percibe de los plásticos. Y en concreto el salpicadero, siendo todo él de plástico duro, da muy buena sensación con el “toque” de una combinación bicolor muy agradable. Destacar también la gran cantidad de sitios disponibles para dejar objetos, el descansabrazos delantero regulable, la guantera refrigerada e iluminada y los enchufes auxiliares (puerto USB, toma para el equipo de sonido y toma de corriente).



MALETERO CON DOS NIVELES

Si nos atenemos a los datos del fabricante el maletero cúbica 224 litros de capacidad. Sin embargo este dato no le hace justicia porque tiene una bandeja que puede ser colocada en dos posiciones y esta cifra es con la misma en la posición alta. Si la bajamos (unos cómodos raíles facilitan la maniobra) “aparecen” muchos más litros y el maletero se transforma de pequeño a grande en unos segundos. La posición más alta permite que cuando plegamos los respaldos traseros, como es habitual, en dos partes asimétricas 60/40, el suelo resultante quede totalmente plano, y debajo tendremos a su vez un doble fondo que en ocasiones puede ser de utilidad. Lastima que todas estas polivalencias no se complementen con una rueda de repuesto de verdad (hay una de emergencia) porque hay sitio suficiente para alojarla.



MOTOR, PRESTACIONES Y CONSUMOS

De las cuatro mecánicas disponibles en el Rio, dos de gasolina de 86 y 109 caballos y otras tantas diesel de 75 y 90 CV, es esta última la que probablemente mejor sintoniza con el potencial del coche. Tiene una cilindrada de 1.4 litros y toda la tecnología de los modernos turbodiesel salvo el turbo de geometría variable. Esto último y la corta cilindrada (muchos de sus rivales son 1.6 litros) le penalizan ligeramente si mantenemos el motor por debajo de las 2.000 revoluciones. Pero a partir de ahí y hasta las 4.000, donde el empuje comienza a decaer, la entrega de caballos y la respuesta es tan contundente como inmediata. En consecuencia si se utiliza la palanca de cambio con criterio para mantener el motor dentro de esta “zona buena”, el Rio se moverá con mucha agilidad en cualquier tipo de situación y carretera.

La caja de seis velocidades lo pone fácil porque la palanca es precisa y de recorridos cortos. En cambio la sexta marcha tiene un desarrollo bastante largo lo que favorece el consumo y la disminución del ruido en autopista/autovía. Es por ello que en los repechos y también para adelantar muchas veces será conveniente reducir, lo que agiliza claramente la marcha. Todo sumado podemos hablar de buenas prestaciones para su cifra de caballos, aunque el propulsor, de buen rendimiento, no se percibe tan refinado como algunos de los competidores más modernos. Un hecho que también queda reflejado en un arranque en frío menos inmediato.

Respecto a los consumos, se mueven generalmente entre los 6 y los 8 litros. Ciertamente, viajando por trazados favorables donde la sexta este mucho tiempo insertada, es posible ver cifras inferiores a los 6 litros en el ordenador de a bordo. Tampoco se dispara en ciudad pese a no contar con sistema Stop&Start que apague y encienda el motor en las detenciones. En conjunto este Rio gasta poco para el potencial prestacional que tiene y se coloca en posición ventajosa respecto a la gran mayoría de competidores.



ESTABILIDAD Y FRENOS

El esquema de suspensiones del Rio es muy sencillo: delante el empleadísimo sistema McPherson y un puente trasero semirígido en U para el eje posterior. La mayoría de rivales tienen la misma configuración, así que es en la puesta a punto donde podemos encontrar diferencias. En este sentido este Kia esta muy conseguido, con un tarado de muelles y amortiguadores que preservan el confort en terrenos irregulares pero que a su vez le confieren una buena estabilidad. De hecho se inscribe en las curvas con facilidad, balancea muy poco en los apoyos y transmite confianza al conductor. Unas cualidades que salen a relucir en particular en los trazados más retorcidos donde encadenar curvas no representa ningún problema. La dirección colabora adecuadamente en esta tarea con un tacto y una precisión correctos. Sorprendentemente en parado ese mismo tacto resulta un tanto artificial y no sabemos si esa es la causa por la que Kia ha decidido dotar al Rio de un curioso indicador en la instrumentación que informa de la posición de las ruedas a la hora de arrancar el coche. Destacar también de la dirección que las ruedas giran mucho y en ciudad es muy fácil maniobrar con él.

En cualquier caso, el límite en términos dinámicos parece estar en los neumáticos Kumho que monta de serie. Dotados de un agarre algo inferior, en agua muestran rápidamente carencias que obligan a tomarse las cosas con más calma.

Probablemente por el mismo motivo las deceleraciones a la hora de frenar no son todo lo cortas que el buen tacto del pedal y la adecuada resistencia a la fatiga nos hacían presagiar. También nos ha gustado el funcionamiento del ABS.



EQUIPADÍSIMO

Hemos probado el Kia Rio con el acabado Emotion, el más equipado. Y nos ha sorprendido favorablemente encontrar una dotación tan completa. Faros cuneteros que se encienden automáticamente al girar en las curvas, retrovisores plegables eléctricamente, control de velocidad de crucero, climatizador automático, luces diurnas mediante leds y un largo etc. de cosas no siempre fáciles de encontrar en esta categoría y mucho menos que estén incluidas en la dotación de serie por mucho que esta sea la mas dotada de todas.



RIVALES

Muchísimos rivales le podemos encontrar a este Rio. Prácticamente todos los grandes constructores generalistas europeos tiene algún modelo equivalente. Y en este segmento no hay mucho margen para las florituras, siendo en consecuencia la competencia muy encarnizada y las diferencias entre unos y otros, en general, muy pequeñas.

Más barato y con mejor maletero encontramos al Dacia Sandero 1.5 dCi de 88 caballos. Pero la presentación y el equipamiento son más pobres y las cualidades dinámicas inferiores. La misma potencia anuncia el Renault Clio con un magnifico equilibrio entre confort y comportamiento.

Compartiendo el pequeño motor 1.3 litros de 95 caballos de origen Fiat encontramos al Chevrolet Aveo y al Opel Corsa. Pese a su escasa cilindrada tiene buenas prestaciones aunque a bajas revoluciones se muestra algo perezoso. El habitáculo del primero no alcanza los niveles de calidad el Kia y el segundo tampoco el comportamiento dinámico.

Con el mismo motor del Rio encontramos a su “primo” el Hyundai i20. Pertenecientes al mismo grupo automovilístico las similitudes entre ambos modelos son extremas.

Con cilindrada de 1.6 litros hay aun mas competidores. Los más aguerridos probablemente sean los del Grupo Volkswagen. Su propulsor 1.6 TDI con 90 caballos lo encontramos en el Skoda Fabia, Seat Ibiza, Volkswagen Polo y Audi A1. El Fabia presume de un buen maletero (300 litros solo inferior a los 320 del Dacia), mientras que el Ibiza, líder de la categoría en España, concentra en las cualidades dinámicas, en la personalidad y en la homogeneidad, gran parte de su éxito. El Polo esta un paso por encima en calidad y refinamiento interior y en consecuencia también en precio. Y el A1 que dispone de la versión Sportback de 5 puertas, sube en los dos apartados otro escalón más respecto al Polo.

Otro motor pluriempleado es el 1.6 HDi del Grupo PSA. Lo montan tanto los Peugeot 207 y el nuevo 208 como el Citroën C3. También lo encontramos con denominación TDCi bajo el capo del Ford Fiesta y de su “primo” el Mazda 2. Declara potencias de 92 caballos cuando va montado en los modelos franceses y de 95 en los otros. El Fiesta pese a sus 5 velocidades es un modelo muy prestacional y de buen comportamiento, lo mismo que los Peugeot, mientras que el Citroën como es norma de la marca se decanta por ofrecer confort a ultranza. El C3 además, iguala los 300 litros de capacidad del maletero del Fabia.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL KIA RIO?

Según nuestro comparador de seguros, el precio mínimo por asegurar a todo riesgo un Kia Rio 1.4 CRDI 90 Cv Emotion 5 puertas cuando el tomador de la póliza es una mujer de 25 años soltera y como profesión ejerce de administrativo, con 8 años de antigüedad de carné de conducir, que vive en La Coruña y deja el coche en la calle, recorre hasta 15.000 kilómetros al año, es 552.39 euros. Este precio lo ofrece Balumba y con una calidad de póliza, 4.48 puntos sobre 10. El coste sube considerablemente si queremos una póliza con calidad de 8.94 sobre 10, teniendo un precio de 1.055,19 euros en Regal, el equilibrio se encuentra enGénesis con un precio de 933.76 para una calidad de 7.37 sobre 10.



CONCLUSIÓN

Si nos atenemos a las últimas realizaciones de Kia podríamos decir que el nuevo Rio no nos ha sorprendido. Y no lo ha hecho porque coches como el reciente Sportage suponen una opción de compra mucho más interesante que otros todocaminos mucho más asentados y con, presuntamente, más pedigrí. El Rio, como decíamos al principio del texto, es un coche que se mide de tu a tu con los rivales europeos mas contrastados. Sin el menor complejo, sin la menor carencia. Bueno dinámicamente, cuidado en los acabados y en el confort, estupendamente equipado, amplio... Si le sumamos un precio atractivo y los increíbles 7 años de garantía, puede resultar una opción de compra imbatible.



A favor

- 7 años de garantía (Nadie da mas. Si todo va bien nunca se usaran. Si va mal es el mejor seguro).

- Habitáculo y maletero amplios (El primero por la generosidad de las plazas traseras y el segundo por la capacidad con la bandeja posicionada en la parte baja).

- Mecánica eficaz (Refinamiento al margen, tiene un buen rendimiento entre las 2.000 y las 4.000 revoluciones y unos consumos contenidos)

- Precio y equipamiento (Es una de sus mejores bazas.)

En contra

- Agarre de los neumáticos (Marcan los limites de agarre en exceso, en particular con agua)

- Distancias de frenado (en frenadas de emergencia se alargan algo más que las de la competencia).

- Motor por debajo de 2.000 revoluciones (En ciudad y en ocasiones en carretera nos quedaremos sin respuesta si no estamos atentos al cuentarrevoluciones)

- Sin rueda de repuesto de verdad (Tiene sitio y solo por ahorrársela tiene explicación que se prescinda de ella).

Prueba y Redacción: Luis Villamil
Fotos: Alex Blanco
Marzo 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar