Prueba KIA OPTIMA
1.7 CRDi 136 CV Emotion Automático

COMO ENTRAR POR LOS OJOS

Bonita, elegante y con empaque, la nueva berlina media de Kia tiene todos los atributos para plantar cara a los rivales europeos más consolidados. Y no solo por la estética. Buena terminación del habitáculo, equipamientos de alto nivel y un dinamismo correctos son otras de sus virtudes. Sin olvidar la imbatible garantía de 7 años.

  

ESTÉTICA Y MUCHO MÁS

Es sabido que las cosas que entran por los ojos tienen mucho ganado para triunfar en su ámbito. Es ley de vida y del mercado. El Optima entra por los ojos y al probarlo enseguida se percibe por la cantidad de giros de cabeza que motiva a su paso. Largo y estilizado, resulta elegante al mismo tiempo y en conjunto desprende un aroma de empaque como nunca había tenido un coche coreano de los llegados a nuestro país con anterioridad. Son las consecuencias de una industria, la coreana, que en materia de automóviles ha conseguido, en un tiempo récord, plantar cara a los fabricantes generalistas europeos.

Ya no son baratos como hace una década, pero aportan otros muchos valores y los impresionantes 7 años de garantía o 150.000 km que ofrece Kia habla a las claras de la calidad de realización que se le debe de presuponer.



LARGO Y BIEN APROVECHADO

El Optima mide 4,8 metros de largo, un tamaño considerable que lo empareja con el Ford Mondeo como los más grandes de la categoría, y que ha sido muy bien aprovechado. Ciertamente si abrimos el vano motor veremos que a la mecánica le sobra sitio y da la sensación de estar preparado para acoger propulsores más “gordos” que de momento no están previstos para nuestro mercado (salvo una versión híbrida). Pero el tamaño también favorece un habitáculo con mucho espacio para las piernas en las plazas traseras y un maletero enorme.
Comenzando por esto último, decir que tiene una capacidad de 505 litros que lo sitúan entre los mejores de la categoría. Y se puede ampliar abatiendo los respaldos posteriores en dos partes asimétricas 60/40 mediante unos tiradores situados en el propio maletero. Lástima que los respaldos no tengan muelle para que se plegaran automáticamente al accionar los tiradores y que el “agujero” resultante de separación habitáculo/maletero sea pequeño. Aunque lo que resulta más llamativo es la deficiente terminación de esta parte del coche: carece de moqueta en la parte alta donde quedan a la vista los muelles longitudinales de la tapa y los altavoces, los cables están cogidos con abrazaderas a una de las básicas bisagras en forma de U y la moqueta del fondo tampoco da sensación de soportar bien el paso del tiempo. En cambio, nos podemos consolar observando que tiene rueda de repuesto de verdad y con llanta de aleación como las restantes cuatro. Un lujo en los tiempos que corren que está asociado al nivel de terminación Emotion que probamos.



HABITÁCULO DESLUMBRANTE...

Estas carencias en la terminación del maletero podemos decir que son una crítica aislada. De hecho no tienen continuidad en el habitáculo que resulta tan sorprendente y arrebatador como la estética de su carrocería. Realizado con materiales de calidad (el salpicadero es de plástico blando y hasta tiene inserciones de cuero), los ajustes son correctos y el diseño y la decoración resultan tan atractivos como acogedores.

Respecto a la funcionalidad, todo está donde se espera que esté y además con una buena ergonomía que facilita el manejo de todos los mandos. Si a esto sumamos una óptima postura de conducción, con regulaciones capaces de contentar a todas las tallas, el panorama no puede ser mejor. A su vez, los asientos recogen bien el cuerpo, tienen amplitud suficiente y la tapicería de cuero no es de las que resbala. Con el acabado probado se dispone además de calefacción y ventilación (muy eficientes ambas) en el asiento del conductor y de calefacción en el resto de plazas. Un lujo.

Hay que mencionar también otras particularidades: los parasoles tienen regulación longitudinal cuando los posicionamos hacia los laterales (muy práctico, deberían llevarlo muchos más coches), en el ordenador de a bordo los textos están en inglés (un descuido) y la pantalla del navegador (opcional) carece de regulación de intensidad de luz y la única solución nocturna para que no moleste es apagarla (un error incomprensible).

Por su parte, los espejos retrovisores laterales son muy grandes y el izquierdo, sumado al grueso montante del parabrisas, genera algunas carencias de visibilidad a la hora de abordar giros hacia la izquierda. Un inconveniente que ya hemos constatado en otros modelos de reciente incorporación al mercado, y que no debe “quedar impune”.



PLAZAS TRASERAS: LO QUE SÍ Y LO QUE NO

Respecto a las plazas traseras, ya hemos mencionado el generosísimo espacio para las piernas del que disponen. Si a ello le sumamos un asiento muy cómodo y posicionado “a la alemana” (con la banqueta y el respaldo ligeramente reclinados hacia atrás), es fácil de imaginar que el confort para viajar detrás es óptimo. Ciertamente el techo panorámico que acompaña a esta terminación Emotion, que es el tope de la gama, resta espacio para las cabezas, y pasajeros de más de 1,80 metros pueden sentirse demasiado próximos al guarnecido. Y la quinta plaza, como en casi todas las berlinas de hoy en día, es incomoda: la banqueta está algo sobreelevada (la cabeza queda por lo tanto aun más próxima al techo) y la existencia de descansabrazos central plegable hace que el respaldo tenga un mullido más duro. Tampoco ayuda la anchura disponible. En resumen, para viajar cómodos, mejor solo cuatro. Y eso que el piso es casi plano (sin el abultamiento del túnel de transmisión) y permite acomodar correctamente las piernas.

Sumándolo todo podíamos decir que el confort es una de las mejores virtudes del Optima. Porque también las suspensiones absorben con mucha solvencia las irregularidades del asfalto. Solo siendo muy exigentes y afinando el oído, podríamos matizar que la aerodinámica y el motor en alguna de las fases de funcionamiento, no alcanzan el nivel de filtrado, en cuanto a sonoridad, de las berlinas más cualificadas en este apartado.



MECÁNICA MODERNA Y PEQUEÑA

Este Kia monta un pequeño turbodiesel de 1.7 litros con toda la tecnología existente para este tipo de propulsores (Turbo de geometría variable, inyección directa por rail común, intercooler, etc.) Sigue así la tendencia del mercado en cuanto a reducción de cilindrada de los motores en aras de consumos más reducidos y por supuesto respeta la norma Euro V en materia anticontaminante. El resultado son 136 caballos, efectivos pero no “rabiosos”. Es probable que sean las consecuencias de las normas Euro V. Porque en muchos turbodiesel modernos de poca cilindrada hemos tenido siempre la misma sensación: están ahogados o “capados” en fase de aceleración. Dan los caballos, corren, pero la aceleración y también las recuperaciones, aunque en menor medida, están por debajo de las expectativas en relación a la potencia anunciada. Este Optima corre más que suficiente en trazados despejados tipo autopista/autovía o carreteras de orografía fácil. Pero cuando se le exigen cambios de ritmos rápidos para hacer adelantamientos o maniobras análogas, se echa en falta una respuesta más contundente. Se resuelve con lanzamiento y anticipación, pero eso requiere de mayor “estrés” en la conducción. De lo contrario hay que conformarse con una marcha menos ágil a poco que la densidad del tráfico aumenta o el perfil de la carretera se torna más retorcido.



CAMBIO AUTOMÁTICO OPCIONAL...

El motor en sí es bueno, o incluso muy bueno para su cilindrada, pero tiene que mover tonelada y media y con una capacidad de carga que llega fácilmente a los 2.000 kilos. Y para semejante esfuerzo se echan en falta más caballos o un cambio de desarrollos más cortos. Lo tiene, pero es la versión con cambio manual y el que probamos montaba el automático de convertidor de par. Este cambio puede accionarse también de modo manual mediante el uso secuencial de la palanca, o con levas posicionadas detrás del volante y solidarias con él. Es opcional (1.700 euros) y lleva aparejado un freno de estacionamiento eléctrico que suple al freno de mano convencional.

Respecto a su funcionamiento automático no hay objeción que hacerle: es suave en las inserciones y suficientemente rápido. Sin embargo en uso “manual” echamos en falta mayor rapidez y una electrónica menos conservadora y más obediente a las instrucciones del conductor. Es cuestión de talante. El coche parece diseñado para ser usado como automático y con un tipo de conducción que se aleja mucho de cualquier veleidad deportiva o prestacional.



ESTABILIDAD Y FRENOS

Con unas suspensiones bien configuradas el Kia Optima no plantea el menor problema de estabilidad. Las ruedas grandes de 18 pulgadas le dan un buen agarre en seco y globalmente transmite aplomo y confianza, resultado muy agradable y seguro de conducir. Es más, su eje trasero se muestra imperturbable y no se inmuta ni ante cambios bruscos de trayectoria. También el eje delantero se inscribe en las curvas con precisión y la dirección con asistencia eléctrica aporta su grano de arena con un tacto inusualmente agradable para este tipo de asistencia. Además tiene mucho giro para las maniobras.

Todo esto no implica un comportamiento deportivo. De hecho, ni lo tiene ni lo pretende. Y se nota en unos movimientos de la carrocería poco contenidos que le impiden un mayor grado de agilidad en trazados retorcidos. Es su filosofía, encaminada hacia el confort, que es estupendo, más que a satisfacer el ego y las sensaciones de los conductores más experimentados.

Por su parte, los frenos tienen buen tacto y suficiente resistencia al uso intensivo, pero las deceleraciones fuertes se alargan un poco más que las de los mejores en este apartado.



MUY EQUIPADO

No podemos terminar la prueba sin mencionar otro capítulo destacado del Kia Optima: el equipamiento. Ciertamente hemos probado la versión Emotion que es la más dotada de las tres disponibles y lógicamente obliga a un desembolso muy superior. Pero incluye de todo y con muchas cosas de calidad. Entre ellas destacan: el sistema de alerta de cambio involuntario de carril que “empuja” el volante como en el Volkswagen Passat, el eficaz sistema de ayuda al aparcamiento que mide el hueco y maneja la dirección para “encajarlo”, el techo solar, los faros de xenón orientables, las luces traseras y delanteras diurnas con led o la cámara de visión trasera que va asociada al navegador opcional pero que no deja de ser un equipamiento de nivel.



RIVALES

Las berlinas medias no son el segmento del mercado de mayores ventas. Sin embargo aportan mucho prestigio a las marcas y casi la totalidad de las mismas tiene un representante en esta categoría. En consecuencia los rivales del Kia Optima son legión. Acotando los caballos en una franja entre los 110 y los 150 y que necesariamente tengan cambio automático como el Kia probado, la oferta ya se reduce a niveles “manejables”.

De entre ellos el más barato es el Renault Latitude dCi 110 EDC. Más pequeño y con menor empaque general, tiene 110 cv y un maletero aun mayor que el del Kia.

El mismo número de caballos tiene el Citroën C5 1.6 e-HDI 110 CMP que resulta más confortable que el Óptima, pero tiene un cambio de embrague robotizado muy lento y menor maletero. El mismo motor (aunque declara 114 cv) y cambio del C5 se monta también en el Peugeot 508 1.6 e-HDI 115 CMP que tiene un maletero, un dinamismo, y un caché visual inferior al del coreano que nos ocupa.

El Ford Mondeo 2.0 TDCi 140 cv PowerShift es uno de los huesos duros de roer. Tiene 140 caballos, un maletero ligeramente más grande, una extraordinaria habitabilidad y dos carrocerías a elegir (4 y 5 puertas). El cambio de doble embrague PowerShift también es más dinámico.

El Skoda Superb 2.0 TDI 140 cv DSG y el Volkswagen Passat 2.0 TDI 140 cv DSG también comparten mecánicas. El motor 2.0 litros TDI de 140 cv es una referencia en la categoría y el cambio DSG de dos embragues lo es aun más por su combinación de rapidez, suavidad y agrado de uso. Ambos disponen de maleteros gigantescos, superiores al del Kia y son más rápidos. El Skoda tiene también mucho espacio para las piernas detrás y un portón trasero y/o tapa de maletero que es una solución única en el mercado. Respecto al Passat basta decir que sus cualidades le han llevado a ser la berlina más vendida de la actualidad, aunque con esta configuración motor/cambio resulta más caro que el Optima.

Otro alemán, el Opel Insignia 2.0 CDTI de 130 cv, también compite con el Kia. Tiene un precio interesante, un maletero similar y unas plazas traseras menos habitables. Unos argumentos que también valdrían para el Toyota Avensis 150D AutoDrive S a los que puede sumar un potente motor de 150 cv. Los mismos que tiene el Honda Accord 2.2 i-DTEC Aut. Un coche magnifico con menor maletero y un precio más alto.

En la lista de rivales también encontramos a otro coreano: el Hyundai i40 1.7 CRDi. Es primo hermano del Optima y comparten muchos particulares además del motor. En consecuencia tienen virtudes y defectos casi idénticos, aunque el Kia podría ganar en empaque visual y el i40 puede presumir de unas plazas traseras mejores y un precio ligerísimamente más ajustado que el de su pariente.

El Mercedes Clase C, el BMW Serie 3 y el Audi A4 tiene versiones solo un poco más caras que el Óptima con acabado Emotion que probamos. Sin embargo, aunque Kia ha evolucionado mucho, por dinamismo, tecnología y refinamiento general, están fuera del alcance del Optima.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL KIA OPTIMA?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba de este coche, tomado como referencia un hombre de 40 años, con mas 20 de antigüedad de carné, que vive en Guadalajara, guarda el coche en garaje colectivo y recorre hasta 25.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece la mejor precio en un seguro a todo riesgo con una franquicia de 90 euros es BALUMBA con un precio de 523.84 euros y una calidad para esta póliza de 4.36. La mejor calidad la ofrece Génesis VIP con 8.86 y un precio de 406.17 euros y una franquicia de 99 euros. La mejor relación calidad/precio (8.53) es para Génesis con un precio anual de 326.82 con una franquicia de 200 euros.



CONCLUSIÓN

Los fabricantes coreanos venían avisando. Cada producto nuevo que llegaba a Europa era mejor y ahora ya nada tiene que envidiar de los fabricantes continentales. Al menos en lo que a los fabricantes generalistas se refiere. El Optima además es muy atractivo visualmente, tanto el exterior como el habitáculo. Y goza de un confort, unos acabados (excepto el maletero) y una capacidad del maletero que para sí quisieran muchos rivales. El motor cumple aunque resulta algo pequeño y/o falto de carácter. Y el cambio automático no le ayuda en el dinamismo aunque sí colabora en la conducción placentera. Un motor más potente lo recibiría de buen grado para agilizar los cambios de ritmo donde se muestra más vulnerable. En cualquier caso, la estabilidad es correcta sin el menor alarde de deportividad, y se maneja, globalmente, con muchísimo agrado..



A favor

- Línea muy atractiva y elegante (La estética es siempre algo muy personal, pero en este caso hay prácticamente unanimidad: es muy bonito)

- Habitáculo espacioso, confortable y bien terminado (El espacio para las piernas detrás es muy generoso, las terminaciones tienen un aspecto magnifico y el confort brilla a gran nivel)

- Capacidad del maletero (De los mejores de la categoría y con la posibilidad de ampliarlo abatiendo los respaldos traseros)

- Equipamientos de nivel (Asistente de aparcamiento, alerta de abandono de carril y un largo etc. ensalzan aun más su estatus)

- 7 años de garantía (Nadie da tantos y supone un hecho muy relevante para el cliente que la marca tenga esta fe en su producto)

En contra

- Terminación del maletero (Desentona con el resto del coche. Los cables al aire sujetos con abrazaderas no son de recibo en un coche de este nivel)

- Cambios de ritmo parsimoniosos (Buena velocidad pero en los cambios de ritmo, aceleraciones y recuperaciones, se echó en falta algo más de fuerza)

- Detalles descuidados (Ordenador de a bordo en ingles o pantalla del navegador sin posibilidad de regulación lumínica son de fácil solución, pero de momento incordian)

- Precio (Si la calidad sube y los contenidos también, es lógico que el precio sea similar al de los rivales europeos)

Prueba y Redacción: Luís Villamil
Fotos: Alex Blanco
Mayo 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar