Prueba KIA CARNIVAL
2.2 CRDi 195 CV Emotion

CUALIDADES DE LÍDER

Capaz, cómodo, versátil, con siete plazas individuales y otros tantos años de garantía, tiene una relación precio equipamiento muy interesante y unas prestaciones correctas y desahogadas. Son las cualidades que le auparon a ser, durante tres años, el monovolumen grande más vendido del mercado.

  

LO QUE CAMBIÓ Y LO QUE SE...

Que una marca pequeña (en España) lidere con un modelo su franja de mercado dice mucho del modelo en cuestión. Eso es lo que hizo el Carnival entre los años 2004 y 2006. Desde entonces el coche no ha cambiado sustancialmente aunque el motor turbodiésel de 2,9 litros y 185 caballos de entonces haya dejado el sitio a un más moderno 2.2 litros de 195 caballos que consume y contamina menos.

También ha mejorado la garantía que ahora llega hasta los 7 años o 150.000 km. Una barbaridad teniendo en cuenta que las leyes solo obligan a un periodo de dos años. De hecho, ninguna otra marca ofrece un periodo tan largo, y debería ser un aliciente fundamental a la hora de valorar la compra del coche, por cuanto representa de confianza de la marca en la calidad de sus productos.

Y lo que se mantiene y sigue siendo muy interesante es la favorable relación precio-equipamiento-prestaciones. La versión con acabado Active cuesta algo más de 27.000 euros, y la Emotion que probamos no llega a 30.000, pero está equipada “hasta las cejas”: tapicería de cuero, puertas traseras y portón de accionamiento eléctrico, climatizador, sensores de encendido automático de luces y limpiaparabrisas, controlador de velocidad de crucero, asientos delanteros con regulación electica y calefactados, etc.



MOTOR, PRESTACIONES Y CONSUMO

Respecto al motor, cumple con todos los requisitos de las modernas mecánicas turbodiésel y sobre el papel el rendimiento es óptimo. Declara 195 caballos y con ellos debería estar en la cúpula prestacional de la categoría. La realidad no es esa. Por ruido y vibraciones, y aunque no sean molestas, se percibe como algo tosco; pero su utilización es muy agradable, con un empuje “turbo” progresivo y suficientemente contundente. Esto permite un correcto nivel de agilidad en cualquier situación de tráfico y en cualquier estado de carga. Y le da igual acelerar usando el cambio, que recuperar desde bajas revoluciones y sin tener que reducir, porque las dos toneladas del Carnival (en vacio) se mueven con soltura.

Sin embargo, las sensaciones del conductor nunca van asociadas a las de un motor de 195 caballos. Unas sensaciones que el cronometro se encarga de corroborar al confrontar las cifras de prestaciones con las de los rivales. Porque le baten casi todos los que se mueven en la franja de los 160-170 caballos y llegan a “subírsele a las barbas” los de 140 caballos más brillantes. En el apartado “rivales” de esta misma prueba ahondamos más en este asunto, pero todo lo dicho no debe hacernos pensar que estamos ante un coche lento o submotorizado. Ni mucho menos. Es cuestión de la cifra de potencia declarada y las expectativas que esa cifra genera.

Tampoco encontramos que la transmisión sea la culpable de la fuga de caballos, porque el cambio es manual y los desarrollos de las marchas están bien escogidos. Por su parte, la palanca está muy bien posicionada en una prolongación del salpicadero y las inserciones de las marchas son precisas. Sin embargo, obliga a “marcar” mucho el recorrido en la H y los desplazamientos son amplios y no invita a usarla con prisas.

Respecto a los consumos, hemos medido entre 9 y 10 litros en uso tranquilo y sube dos más en utilización exigente, lo que no le convierte en un gran ahorrador pero resulta correcto para el tipo de coche.



ESTABILIDAD, DIRECCIÓN Y FRENOS

El Carnival tiene unas suspensiones bien elaboradas y hasta cuenta con un elitista sistema multibrazo para las ruedas posteriores. Desde el punto de vista del confort, absorben bien las irregularidades y aportan una comodidad correcta sin recurrir a una falta de rigidez que ponga en cuestión el tacto de conducción. De este modo también se conduce con agrado, informando bien de por dónde están pasando las ruedas y transmite una sensación de aplomo suficiente para el tipo de coche del que se trata. Siendo muy puntilloso podríamos decir que la suspensión delantera es menos firme que la trasera y eso se nota en los apoyos fuertes. De ahí que el morro subvire con mucha progresividad pero un poco antes de lo previsto, lo que a su vez propicia una trasera inamovible muy adecuada para un monovolumen. Por peso, tamaño y características generales se siente más cómodo en trazados despejados pero no desentona en zonas de curvas donde no es muy ágil pero tampoco pone en ningún aprieto al conductor.

La dirección cumple bien su cometido y tiene dos cosas muy destacables: gira mucho, lo que facilita las maniobras urbanas, y cuenta con un curioso y a la postre práctico sistema VRS. Se conecta con un interruptor en el salpicadero y reduce la capacidad de giro de la dirección. De este modo cuando se montan cadenas de nieve se evita que lleguen a tocar con la carrocería.

Por su parte, los frenos no tienen un poder de retención destacable, pero aguantan razonablemente bien una utilización intensiva (como cuando se baja un puerto de montaña) y tienen un buen tacto de pedal que permite dosificar adecuadamente la fuerza de frenado.



ASIENTOS Y MODULARIDAD

En su condición de monovolumen el habitáculo del Carnival cuenta con 7 asientos independientes. Los dos delanteros son amplios y cómodos, cuentan con descansabrazos centrales individuales y solo la tapicería de cuero genera alguna incomodidad pues resbala mucho impidiendo una sujeción adecuada en los apoyos de las curvas. La segunda fila, formada por tres asientos idénticos y suficientemente amplios, tiene mucho espacio para las piernas. La banqueta es algo baja pero lo malo es que no se regulan longitudinalmente lo que resta posibilidades de modular el espacio respecto a la mayoría de rivales. Y los dos de la tercera fila son anchos como los de la segunda, pero la banqueta es aun más baja, lo que los hace más adecuados para niños que para adultos. A diferencia de los de la segunda fila, sí tienen regulación longitudinal y lógicamente en la posición más retrasada dejan el maletero en un espacio casi simbólico (214 litros de capacidad). En contrapartida si se desplazan completamente hacia adelante, crece el maletero, el espacio para las piernas desaparece y no se puede recuperar porque la segunda fila es fija. Si se extraen del coche, entonces el maletero es una autentica cueva de nada menos que 1.000 litros de capacidad.

Esta operación de extracción de asientos nos ha deparado una sorpresa desagradable. Sobre el papel es fácil y los mecanismos son sobradamente conocidos y hasta hay algunas marcas más que utilizan el mismo sistema. Sin embargo no conseguimos que funcionaran en nuestro coche de pruebas y cuando Kia nos puso a disposición dos unidades más del mismo, el resultado tampoco fue satisfactorio porque siempre hubo algún asiento que se resistió a la operación.



DETALLES DEL HABITÁCULO

Hay otras muchas particularidades en el habitáculo. Desde las anecdóticas, como que tenga 8 espacios portavasos o portabebidas además de cuatro portabotellas en las puertas, hasta otras de más calado como la climatización independiente de las plazas posteriores, los cristales ahumados de la zona trasera (quizás en exceso porque restan visibilidad), o la mesita posicionada entre los dos asientos delanteros y que se puede abatir dejando paso hacia la segunda fila de asientos. También hay un espejo retrovisor suplementario para “vigilar” a los pasajeros, enchufes varios y espacios para dejar cosas.

El conductor tiene además una correcta postura ante el volante, aunque éste solo se regula en altura, y cuenta con una instrumentación clara. Lástima que el ordenador de a bordo esté situado sobre el retrovisor y el freno de mano sea en realidad “de pie”, detalles ambos menos prácticos. Y todo esto acompañado de unos acabados correctos con ajustes rigurosos y de aspecto de duradero.

Otro detalle que merece ser resaltado, aunque no pertenezca al habitáculo, es la inclusión en el equipamiento de serie de una rueda de repuesto de verdad. Está situada en el exterior y por debajo del maletero, pero cuenta hasta con una llanta de aleación idéntica a las otras cuatro, algo que cada día resulta más difícil de encontrar.



RIVALES

La oferta de monovolúmenes grandes y con motor de gasoil es amplia. Pero buscando modelos que tengan una potencia similar al Carnival, solo aparece uno: el Ford Galaxy 2.2 TDCi de 200 caballos. Es más refinado y dinámico, tanto por prestaciones como por chasis; pero es mucho más caro y menos capaz. Una parte se la debe al hecho de tener unos asientos que se pliegan dentro del coche pero no se extraen, lo que tiene detractores y defensores.

Si olvidamos la potencia como cifra y nos atenemos al rendimiento prestacional, entonces aparecen más rivales. El Volkswagen Sharan y su “gemelo” el Seat Alhambra extraen de su motor 2.0 TDI 170 caballos y baten en prestaciones al Kia. Hasta el punto que es la versión de 140 caballos del mismo motor la que rinde prestaciones parejas al Carnival. También le baten en refinamiento y en consumo, pero el coreano les gana en capacidad de maletero, precio y equipamiento. Los mismos argumentos sirven para el Ford Galaxy de 140 caballos que comparte cualidades con los hispano-alemanes.

El SsangYong Rodius 270xdi si gana al Carnival en capacidad de maletero y habitabilidad apoyándose en un tamaño descomunal: 5,12 metros, 31 centímetros más que el Kia. También en precio, imbatible, pero su motor de 165 caballos y un peso considerable no le permiten acercarse ni en prestaciones ni en consumos. Además, la configuración interior, con cuatro asientos individuales en las dos primeras filas y uno corrido de tres plazas en la última, resta posibilidades de modular el habitáculo.

El Lancia Grand Voyager, antes Chrysler Grand Voyager, es aun más grande: 5,21 metros de largo. En consecuencia tiene un maletero gigantesco e imbatible de 1.450 litros con dos filas de asientos. Los 163 caballos del motor pasan necesariamente por un cambio automático (no hay versión manual) y las prestaciones y los consumos son peores. A su vez, precio es mucho mas elevado.

También está vinculado a un cambio automático el motor 2.0 dCi de 173 caballos del Renault Grand Espace. Por ello corre menos y gasta más que la versión de 150 cv asociada a uno manual. Esta última, con la ayuda de una carrocería 100 kg más ligera, también es más rápida que el Kia. Pero es más caro, menos capaz y consume por el estilo.

Por último, otros dos “gemelos”: el Citroën C8 y el Peugeot 807 comparten motor 2.0 HDI en la variante de 160 caballos (Por cuestiones de marketing el primero declara 160 y el segundo 163) y un tamaño solo 13 cm inferior al Kia. Los tres prácticamente empatan en precio a igualdad de acabado y los franceses ganan en prestaciones y consumo, y pierden en capacidad de maletero. La configuración del habitáculo es la misma pero los asientos de la segunda fila son deslizantes a diferencia del Carnival.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL KIA CARNIVAL?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba de este coche, tomado como referencia un hombre de 35 años, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Ciudad Real, guarda el coche en garaje colectivo y recorre hasta 10.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio mas competitivo con un seguro a todo riesgo esBalumba con un precio de 950.55 euros, además esta compañía si contratas el seguro online hace un descuento de un 15% o un descuento de un 5% si pagas con tarjeta de crédito.



CONCLUSIÓN

Fue líder del segmento y las cualidades que le llevaron a ese logro permanecen intactas. Solo la variedad de motorizaciones de la que disfrutan algunos de los rivales (el Ford Galaxy oferta hasta cuatro propulsores diesel de 115, 140, 163 y 200 caballos) le ha impedido “defenderse”. Los méritos del Carnival siguen estando en la amplitud de su habitáculo, que también da lugar a un maletero muy capaz y en donde pocos le ganan, en un equipamiento muy abundante asociado a un precio competitivo, y en unas cualidades dinámicas análogas a la de mayoría de rivales. Ciertamente, juzgando la cifra de potencia declarada, sería justo esperarse más “madera” en el apartado de prestaciones, pero no parece que los usuarios de los monovolumenes tengan en el cronómetro una de las prioridades a la hora de elegir compañero de viaje. Objetivamente los 7 años de garantía deberían ser un argumento de mucho más peso.



A favor

- Maletero (De los más capaces. Extrayendo los dos asientos posteriores parece una furgoneta)

- 7 años de garantía (Nadie da tanto. Es el mejor seguro y una prueba de confianza en la calidad del producto)

- Puertas laterales correderas eléctricas. (Más practicas que las convencionales y con accionamiento eléctrico, también para el portón, que aporta un plus de comodidad)

- Precio y equipamiento (Tiene un buen precio y si tenemos en cuenta el abundante equipamiento resulta un vehículo muy interesante)

En contra

- Potencia declarada (Si tuviera los caballos que declara correría más. 160/170 vivaces son mejores que 195 adormecidos)

- Prestaciones (si nos atenemos a los caballos deberían ser mejores)

- Asientos de la segunda fila sin regulación longitudinal (Se pierde por ello muchas posibilidades de modular el espacio)

- Dificultades para extraer los asientos (Vale que suceda en la unidad de pruebas, pero que nos pase en dos más ya no es para considerarlo un caso aislado)

Prueba y Redacción: Luis Villamil
Fotos: Álex Blanco
Abril 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar