Prueba KIA SOUL
1.6 CRDI VGT Burner 128 CV

COREANO VACILÓN

El Kia Soul es un coche que puede confundir: aunque por tamaño podría calificarse como utilitario, su carrocería está más cerca de un monovolumen o de un SUV. Pero lo curioso es que no es ni una cosa ni la otra. El Soul es un coche juvenil y diferente que no pasa desapercibido gracias a una estética alejada de patrones estándar.

   

MECÁNICA ENÉRGICA

También ayuda su motor turbodiésel 1.6 CRDI, proveniente del Cee’d pero potenciado hasta los 128 caballos, con energía más que suficiente en regímenes bajos y medios –el par máximo, de 260 Nm, está disponible a 1.900 vueltas– aunque limitado, por su falta de elasticidad, en la zona alta del cuenta vueltas. Es una mecánica algo brusca, poco suave, y que consume más de la cuenta, tanto en ciudad como fuera de ella a poco que forcemos el ritmo y abusemos del pedal del acelerador. La otra mecánica disponible cubica lo mismo pero es de gasolina y rinde 124 caballos, opción a tener en cuenta ya que su precio de partida ronda los 14.500 euros. A mi gusto, ambos motores son demasiado potentes para un coche de enfoque urbano y para un uso diario, por lo que debería haber alguna opción menos potente y de menor consumo.

El interior del Soul destaca por su amplio tamaño, uno de los mejores de su segmento, todo un detalle que tiene su pero en la manera de conseguirlo: reduciendo considerablemente la capacidad del maletero, de tan sólo 222 litros, cuando el C3 Picasso llega a los 385 y el Meriva a los 415, limitación que tiene su contrapartida en un holgado y cómodo espacio en las plazas traseras, sobre todo en cuanto a altura que no en el ancho medido entre puertas. Es una pena que los asientos de atrás no sean corredizos o de banqueta plegable, algo común en los monovolúmenes compactos. Claro que el suelo es prácticamente plano y que pueden acomodarse tres adultos.



MALETERO LIMITADO

Otra de las pegas que veo en el maletero es que éste carece de bandeja cubre equipajes, al menos de serie, y la que monta en opción va tan encajada que es difícil de retirar. Como ya dije su capacidad es reducida, aunque es de agradecer la caja compartimentada que hay bajo el suelo para organizar casi todo tipo de objetos. Debajo está la rueda de repuesto de emergencia, sobre la que tendremos que colocar la carga en caso de retirar el organizador si necesitamos apurar la capacidad del portaequipajes. Si abatimos los respaldos traseros –en proporción 60/40– el volumen total para bultos es de 630 litros, con una superficie casi plana y formas regulares. La boca de carga, sin embargo, queda algo alta, aunque al menos está a la misma altura que el piso del maletero.



ESPACIOSO Y GRAN VISIBILIDAD

Delante la sensación de espacio es incluso mayor dada la amplia superficie acristalada y la finura de los montantes delanteros y centrales. La visibilidad es buena en todas las direcciones excepto hacia atrás en diagonal. Pese a la altura del puesto de conducción, éste tiene sus limitaciones ya que la columna de la dirección sólo se mueve en altura pero no en profundidad, lo que condiciona un poco la posición al volante. Los asientos son cómodos aunque algo blandos y recogen lo justo a los lados. Sólo el del conductor dispone de reglaje en altura, con nueve centímetros de recorrido, y ninguno tiene apoyo lumbar regulable. Los reposacabezas delanteros se mueven no sólo de arriba abajo sino también en inclinación, un buen detalle.

Sentado frente al volante el panorama es moderno, sobrio y sencillo. Todos los mandos se encuentran perfectamente a mano y la instrumentación ofrece una información completa para un coche de este tipo: velocímetro, cuenta vueltas, temperatura del motor, nivel de combustible y cuenta kilómetros con dos parciales que se manejan mediante un botón ubicado sobre el salpicadero en su lado derecho. Olvídate de ordenador de a bordo ya que no está disponible ni en opción. Lo que sí hay es la posibilidad de manejar el audio desde el volante, equipo dispuesto de radio CD compatible con MP3; conexiones USB, auxiliar e iPod; y seis altavoces. Los retrovisores son eléctricos y hay elevalunas para todas las puertas.



TOQUES DE COLOR

La sobriedad del interior se rompe con algunos detalles ciertamente originales. De entre los tres colores disponibles para el habitáculo, llama la atención en la unidad probada, el vivo tono rojo en el que están rematados los huecos de la profunda guantera, carente de iluminación, y de la cajita situada en el centro del salpicadero, cajita que por cierto su apertura es complicada ya que el seguro que la cierra se acciona con dificultad: para abrir hay que empujar la tapa como si se fuera a cerrar. Por último, hay huecos de sobra para depositar objetos ubicados por diferentes zonas del habitáculo, sobre todo en la zona del conductor y del acompañante, al igual que bolsas tras los respaldos delanteros.

Prácticamente todos los acabados están realizados en plástico duro, aunque no tienen mal aspecto y están perfectamente ajustados. No hay bordes cortantes ni se escuchan crujidos en marcha. Lo que sí se oyen son ruidos de rodadura procedentes de unos neumáticos de tamaño exagerado (225/45/R18), y de una aerodinámica limitada por las formas de la carrocería, demasiada alta y con un parabrisas muy plano. También se percibe el sonido del motor más de la cuenta, sobre todo al arrancar en frío y cuando se acelera desde regímenes bajos, en parte por un aislamiento acústico mejorable y también porque la mecánica es un poco ruidosa y los desarrollos de cambio resultan algo cortos. ¿Consecuencia de todo ello? Unos consumos de combustible elevados: cerca de 10 litros/100 kilómetros en autovía a un ritmo ligero, y no menos de 7 en circulación urbana.



MUY FÁCIL DE CONDUCIR

El Soul toma prestado de los almacenes del Grupo Hyundai Kia la plataforma, heredada de los Hyundai i20 y Kia Rio, a toda prueba en carretera en cuanto a estabilidad en cualquier tipo de curva aunque el eje trasero se muestra muy vivo a poco que ahuequemos en pleno apoyo, circunstancia divertida pero segura para los menos duchos gracias al control de estabilidad que monta en origen toda la gama Soul. Los frenos permiten detener al vehículo de manera rápida ya que los cuatro discos que monta trabajan con efectividad, y las reacciones de la dirección son algo imprecisas y lentas dado su claro enfoque ciudadano.

El bastidor, ancho de vías y bien afinado, lo que contrarresta la altura de su centro de gravedad, digiere sin inmutarse grandes esfuerzos, y el sistema de amortiguación admite cualquier tipo de conducción, con reacciones algo secas debido al tamaño de los neumáticos. Las suspensiones absorben sin problemas las irregularidades, al mismo tiempo que la carrocería balancea poco, debido principalmente al duro tarado de los amortiguadores en extensión, algo que, a la hora de afrontar un badén circulando rápido, hace que sea más seco de lo normal. El comportamiento es noble y da confianza, a pesar del peculiar tacto de la dirección eléctrica ante giros bruscos, ya que se endurece más de lo deseable y se pierde sensibilidad de lo que ocurre bajo las ruedas.



NOBLE Y SEGURO

Es eficaz y fácil en todo tipo de trazados, ya que el nivel de agarre es elevado y el tren trasero puede llegar a redondear la trayectoria eficazmente ante una situación de emergencia o una curva que se cierra, aunque por norma general es el eje delantero el que llega antes a su límite. En cualquier caso, el ESP de serie, se encarga de garantizar unas reacciones sanas llegado un exceso de optimismo, aunque sólo si es realmente necesario, ya que su funcionamiento apenas interfiere con la conducción, incluso si ésta es deportiva, algo que el Kia Soul soporta sin rechistar y de buenos modos. Sólo en marchas cortas, con suelo deslizante o a la salida de giros muy cerrados, el bastidor puede llegar a tener problemas para transmitir tanto par motor al suelo si aceleramos a fondo.

Las prestaciones no son para tirar cohetes, aunque la velocidad punta es elevada –182 kilómetros/hora– no así la aceleración de 0 a 100 km/h: más de 11 segundos. El coche recupera con cierta dificultad, aunque los adelantamientos los hace sin dificultad a poco que manejemos el cambio con acierto para evitar apurar la zona alta del cuenta revoluciones, donde la fuerza del motor decae rápidamente, algo de lo que es responsable los desarrollos cortos de la transmisión.



CONCLUSIÓN

El Soul es un coche correcto que ofrece frescura, practicidad y una imagen diferente. Un ciudadano vacilón que puede hacerse aún más llamativo gracias a la presencia de los ‘tatuajes’ de la carrocería, vinilos de color rojo en el caso de la unidad probada, que aporta originalidad aunque a más de uno le pueda chirriar, en cuyo caso lo mejor es prescindir de ellos ya que forman parte del equipamiento opcional. Esta versión tope de gama es algo cara, aunque va equipada en origen con casi todo lo necesario en un vehículo de este tipo: ABS, ESP, seis airbags, control de estabilidad, retrovisores eléctricos, radio CD con MP3 y conexiones USB, auxiliar e iPod, cuatro elevalunas eléctricos, aire acondicionado, mandos de control del audio en el volante, sensores de aparcamiento traseros y faros antiniebla delanteros.



A favor

- Estética desenfadada.

- Interior amplio y robusto.

- Visibilidad interior.

- Acceso a las plazas traseras y delanteras.

- Fácil de conducir.

- Posibilidades de personalización.

En contra

- Capacidad del maletero.

- Volante sólo regulable en altura.

- Mala aerodinámica.

- Consumos elevados.

- Aislamiento acústico.

- Equipamiento opcional escaso.

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Noviembre 2009

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar