Prueba JAGUAR XF SPORTBRAKE
2.2 D 200 Cv Premium Luxury

TRANSPORTE DE CARGA CON ESTILO

La versión familiar del Jaguar XF no se trata solo de una variante estética sobre la berlina. En la parte trasera puede dar cabida a objetos grandes y voluminosos y sigue resultando un vehículo capaz de ir rápido ya que su conducción es similar a la de la berlina. A pesar de su potencia los consumos no se ven afectados y las cifras finales sorprenden por lo reducidas. Es una alternativa elegante y original a modelos como el BMW Serie 5 Touring o el Audi A6 Avant.

  

POCO ÉXITO CON SU ANTECESOR

El Jaguar X-Type fue un automóvil controvertido. Comercializado desde 2001 hasta 2009, estaba basado en el Ford Mondeo relación que fue en parte responsable de la mayor parte de las críticas recibidas. El nuevo XF Sportbrake (versión familiar del XF) se presentó en el Salón de Ginebra del año pasado (2012) y promete ser el modelo de Jaguar más versátil creado hasta ahora. Llega tras cuatro años e incluso con un “lavado de cara” por medio de la berlina XF. Estéticamente se nota el cuidadoso diseño que ha tratado de evitar hacer un injerto sobre la berlina y por ello cuenta con una imponente presencia en carretera que, según gustos, puede llegar a parecer más atractivo que el modelo del que deriva. Los diseñadores han hecho muy buen trabajo de integración de la carrocería adicional en el cuerpo de la berlina. 

Comparte la misma base que el XF conocido pero modificando algunas cotas: su longitud aumenta poco, solo 5 mm, la distancia entre ejes es la misma, el techo se alarga, su peso aumenta en algo menos de 70 kilos y la estructura general del chasis es idéntica. Esto redunda en que el manejo sea muy similar al XF convencional y puede ofrecer a la vez un espacio de carga grande y práctico. Estéticamente es diferente desde el pilar B hacia atrás, la línea plateada recorre toda la longitud del techo del coche mientras que en el pilar D es negro brillante, al estilo de la berlina XJ, con la intención de crear un efecto de luneta trasera envolvente.



MODELOS Y VERSIONES

A diferencia de la berlina XF, por el momento el Sportbrake solo se comercializa con mecánicas diésel. A pesar de ello toda la gama mecánica diésel puede ser considerada como “rápida” ya que todos los motores logran realizar el 0-100 kilómetros/hora en menos de 10 segundos. El motor de acceso es el 2.2 de cuatro cilindros y 200 caballos, la otra opción es un motor de 3.0 litros y 6 cilindros en V con dos potencias: 240 y 275 caballos. Todos ellos llevan una caja de cambios automática de ocho relaciones, suspensión autonivelante trasera, start/stop y tienen propulsión trasera. Los acabados disponibles son cuatro: Classic, Luxury, Premium Luxury y Portfolio. El modelo de esta prueba corresponde a un Premium Luxury que tiene un precio base de 61.100 euros. Las opciones que incluye son: salpicadero en madera de raíz de Nogal Americano (236 euros), rueda de repuesto de emergencia de aleación en 19 pulgadas (108 euros), control de ángulo 571 euros, asientos delanteros térmicos y refrigerados (757 euros). El importe final de esta unidad es de 72.772 euros, existe un Jaguar XF Sportbrake desde 50.850 euros. El equipamiento de serie con este acabado incluye (solo los más importantes): pantalla táctil en color de 7 pulgadas, puerto auxiliar USB/Ipod, navegador, sistema de sonido de 250 W, barras de techo, parktronic delantero y trasero con cámara, faros bi-xenon, luz día y luces traseras de led, portón trasero eléctrico, climatizador bizona, volante con reglaje eléctrico, asientos delanteros eléctricos, tapicería de piel, volante de piel con mandos integrados, asistente en frenadas de emergencia (E.B.A), control de frenada en curvas (C.B.C.), control de velocidad de crucero, control de estabilidad y dirección asistida variable.



INTERIORES

Dentro comparte la misma alta calidad y diseño que la berlina. El selector circular se eleva desde el tablero central y las salidas de aire giran y se abren al arrancar el coche lo que le da un toque de lujo y futurista al mismo tiempo. Para poner en marcha el motor, también es necesario pulsar un botón.

El lado práctico de este modelo lo pone la facilidad para plegar los respaldos traseros, los leds que iluminan el maletero, se aprecia el esfuerzo desplegado por el grupo de expertos para el desarrollo y diseño del maletero. El piso del maletero se puede dividir en tres secciones para poder encajar mejor los objetos más pequeños y cuenta con rieles y enganches regulables que aseguran una buena sujeción de la carga. 

El maletero cuenta con 550 litros de capacidad que puede aumentar hasta 1.675 litros si se abaten los asientos, coincide prácticamente con las capacidades de dos de sus rivales, Audi y BMW. El reparto de botones es sencillo al no haberjaguar xf exceso de ellos y aunque los controles de rueda central tipo BMW o Audi están de moda, en Jaguar no han seguido esta tendencia y mantienen los de toda la vida. Esto no quiere decir que esté pasado de moda, el display central es táctil y desde allí se controlan la gran mayoría de funciones: navegación, radio, clima. Puede que no sea el mejor sistema pero por lo menos es fácil de utilizar. En el interior se puede elegir entre diversos materiales como la madera, inserciones en tonos negros o en aluminio. El cuero está presente por muchas partes del interior, puertas, salpicadero, etcétera y los pocos plásticos que quedan a la vista son de tacto blando, los que no quedan a la vista rebajan algo la calidad como los de la parte baja de las puertas. Las plazas traseras son amplias, mejor para cuatro pasajeros que para cinco a causa del túnel central de transmisión pero el techo alargado ofrece un espacio extra para la cabeza que mejora la sensación de amplitud.



EN CARRETERA

Algunos todavía lamentan el día en el que Jaguar comenzó a motorizar sus vehículos con propulsores diésel. Pero hay que ser realistas y aunque sentimos predilección por los motores Jaguar V6 de tres litros y 340 caballos de gasolina, lo cierto es que la opción de un motor de cuatro cilindros diésel hace que más personas puedan permitirse disfrutar de un Jaguar para usar a diario. Este motor es el de acceso de la gama, gama (en su variante familiar) que por el momento carece de motores de gasolina. Es un 2.2 litros (2.179 cc) que se añadió a la gama XF durante el último restyling y que es compartido con el Land Rover Freelander. Tiene 200 caballos de potencia gestionados por una caja de cambios automática de ocho velocidades.

Tiene unas prestaciones razonables sobre el papel aunque no destaca por su respuesta deportiva. Quien realmente busque un comportamiento mecánico más intenso deberá decidirse por cualquiera de las dos variantes de tres litros (241 y 275 caballos).

El motor 2.2 no está tan en buena sintonía con jaguar xfla caja de cambios de ocho marchas tanto como los otros dos más potentes. La aceleración en línea recta de esta mecánica es solo correcta, de 0 a 100 kilómetros/hora emplea 8,8 segundos. No es un valor bajo pero da la sensación de que el motor pasa mucho tiempo a altas revoluciones (cuando se practica conducción deportiva) y parece constantemente estar a la caza de la marcha correcta. El comportamiento es refinado, aunque lógicamente no tanto como los V6 de 3 litros. Esta mecánica tiene un sonido ronco cuando se le exige, no suena como un motor diésel algo que siempre es de agradecer sobre todo con una carrocería tan atractiva como esta. Todos los XF Sportbrake cuentan con suspensión neumática trasera autonivelante por lo que la buena estabilidad está asegurada siempre en los apoyos. Incluso con el maletero lleno, la suspensión sigue manteniendo la altura correcta lo que ayuda bastante en la conducción. En la práctica esto hace que el coche siempre se sienta bien plantado en la curva a pesar de ser grande y pesado.



CONSUMOS REALES

Los consumos de este Jaguar 2.2 D durante un viaje largo por carretera, a plena carga y respetando los límites de velocidad han sido de solo 6 litros/100 kilómetros. En conducción deportiva la cifra habitual es de 8,5 y en un ciclo mixto de ciudad y carretera la cifra media indicada ha sido de 7,7 litros. Circulando a velocidades medias bajas (no más de 100 kilómetros/hora) se puede llegar a lograr medias de 5 litros/100 kilómetros.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL JAGUAR XF?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Jaguar XF Sportbrake 2.2 D 200 Cv Premium Luxury, hemos tomado como referencia un hombre de 50 años casado, con 25 de antigüedad de carné, que vive en Barcelona, guarda en coche en garaje privado y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo con franquicia de 200 €, es Genesis con un precio de 517.47 € y con una una calidad en la póliza de 8.75.



RIVALES Y CONCLUSIONES

Este modelo atraerá a familias y hombres de negocios que busquen un diseño deportivo, un vehículo con una presumible alta calidad y una cierta exclusividad que aporta tener un vehículo de la marca Jaguar. La eficiencia y el rendimiento de este modelo están a la altura de los coches alemanes. El Audi A6 Avant es más discreto (salvo que sea S Line) pero es un modelo de elevada calidad, BMW Serie 5 Touring sigue siendo la elección de los amantes de la deportividad, el diseño es ligeramente más deportivo que el del Jaguar. El espacio para los pasajeros es similar al de sus rivales de BMW (Serie 5 Touring) y Audi (A6 Avant). Aunque no es el más espacioso de su segmento, sin duda tiene una cantidad de espacio adecuado para adaptarse a la mayoría de estilos de vida. Si buscamos espacio puro, el líder del segmento sigue siendo la Clase E de Mercedes que con su Estate alcanza los 695 litros de maletero pero no es tan elegante como el Jaguar. La opción económica y con menos glamour pero no por ello menos interesante, es el Skoda Superb Combi

No está prevista la aparición de una variante con tracción integral lo que le hace dejar de lado y sin tocar un segmento de mercado importante y lucrativo.

Sin embargo no pienso en el Jaguar XF Sportbrake como una alternativa al mercado masivo de berlinas familiares. En vez de eso es una berlina familiar dirigida a los compradores que den prioridad a la imagen y a la apariencia, algo de lo que este coche tiene en abundancia. Además, es mucho más barato que otro de los coches familiares más llamativos del momento, el Mercedes-Benz CLS Shooting Brake, por si acaso es necesario algún argumento más de compra del Jaguar.



A favor

- Espacioso (bajo su silueta esbelta se encuentra un espacio amplio y muy aprovechable)

- Consumo (es una mecánica muy poco “bebedora”. Circulando a ritmo normal/legal en viaje se pueden obtener medias de consumo muy reducidas)

- Original (es una opción diferente a la gran masa de familiares que abarrotan el mercado)

- Suavidad (esta mecánica es siempre muy suave en su funcionamiento tanto a pocas revoluciones como circulando en conducción más deportiva)

En contra

- Sonoridad (este motor diésel tiene un ruido peculiar, sin llegar a ser típicamente ruidoso como una mecánica diésel si que se le escucha tanto al ralentí como en plena aceleración)

- Versión gasolina (carece de mecánicas gasolina, se echa de menos una versión R)

- Modos de conducción (la diferencia entre los dos modos disponibles es muy sutil)

Prueba y Redacción: www.arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Junio 2013

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar