Prueba INFINITI FX
30D S Premium automático

CON GENES DEPORTIVOS

El FX de Infiniti está desarrollado a partir de la plataforma de Nissan Z e Infiniti G, dos modelos deportivos. La incorporación del motor diesel ha completado una gama que contaba únicamente con motores de gasolina. Las versiones 2011 incluyen pequeñas actualizaciones en el equipamiento.

  

SU HISTORIA COMO MARCA

Infiniti es una marca poco conocida en España pero que se comercializa en Estados Unidos desde hace muchos años, concretamente desde 1.989. Tras aterrizar en España han ido aumentando su gama y en la actualidad cuentan con dos SUV (EX y FX), un deportivo (G, en dos variantes coupé y cabrio) y el último en llegar, la berlina de lujo M. El FX salió a la venta en España tras su debut en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2009. Inicialmente se comercializó con dos mecánicas de gasolina de 320 y 390 caballos pero la llegada del motor diésel supuso un nuevo revulsivo para esta marca de lujo que cuenta con un catálogo de modelos, todos de categoría Premium, con diseños originales y diferentes a la mayoría.

Comparado con la primera generación de FX de 2003 que se vendía en el mercado americano, la batalla del nuevo FX se ha aumentado en 35 milímetros y la vía delantera se ha ampliado en 50. El principal beneficiado de ello es la estabilidad además de una presencia en la parte delantera que impresiona por su anchura y agresividad.

Esta segunda generación ha incorporado este año una serie de mejoras tecnológicas como el sistema de apertura del portón del maletero eléctricamente o llantas de mayor tamaño en algunos modelos.



EL DISEÑO

Todo en el FX es original, diferente y agresivo. El frontal con su afilado y largo morro, los abultamientos del capó en línea con los faros al estilo del Porsche 911, las rejillas laterales tras los pasos de rueda delanteros (para evacuar el calor del motor) y su caída del techo en la parte trasera que le dan un toque deportivo poco habitual en un coche de sus características. La combinación del “morro” tan largo y su caída en la parte trasera hace que de perfil llegue a parecer un “muscle car” y en cualquier caso no deja indiferente a nadie ya que podrá gustar o no pero nunca se le podrá llamar anodino. Aunque pueda parecer que es una copia del estilo del BMW X6, en realidad es más bien al contrario. El diseño tan agresivo de la trasera ya fue estrenado en el primer Infiniti FX de 2003 y años más tarde hemos podido comprobar como ha sido imitado por BMW con su X6 y por otros fabricantes en sus SUV.



LA GAMA FX

Está formada por dos motores de gasolina; V6 de 3.7 litros y 237 caballos (FX 37) y V8 de cinco litros y 390 caballos (FX 50). La única motorización diésel corresponde al V6 de tres litros y 238 caballos de nuestra prueba. Todos ellos con tracción integral y caja de cambios automática de siete velocidades con ASC (Adaptative Shift Control). Los acabados disponibles son GT, GT Premium, S y S Premium.

El equipamiento de serie en un modelo de esta categoría está formado por elementos de comfort o gadgets poco habituales en la mayoría de turismos por lo que obviaremos citar accesorios que forman parte del equipo de serie desde el modelo básico como climatizador o el control de estabilidad y nos centraremos directamente en los que marcan las diferencias entre acabados.

infiniti fxLa versión básica GT está compuesta por luces bixenon adaptables, cámara de visión trasera con sensores de aparcamiento delanteros y traseros, asiento del conductor eléctrico, techo solar eléctrico, asientos calefactados, volante regulable eléctricamente en altura y profundidad, llantas de 20 pulgadas, apertura eléctrica y remota por medio de la llave inteligente I-Key, sistema de audio con siete altavoces, conexión USB/iPod y toma auxiliar.

El acabado GT añade a lo anterior un sistema de navegación con un disco duro de 30 Gigas, un sistema de audio firmado por Bosé con 11 altavoces, cámara de visión periférica 360º (Around View Monitor), control de crucero inteligente con control de distancia y sistema de prevención de desvío de carril.

El siguiente es el S, este cuenta con suspensión con control continuo de amortiguación (CDC), llantas de 21 pulgadas, faros ahumados y dirección a las ruedas traseras activa (solo en FX 50).

El superior es el S Premium añade al S un sistema de navegación con disco duro de 30 gigas, un equipo de audio más sofisticado con 11 altavoces, cámara de visión periférica, control de crucero inteligente y el sistema de prevención de desvío del carril.



EN EL INTERIOR

Al sentarnos en el FX necesitamos unos pocos segundos para observar todo el entorno. Estamos rodeados de mandos, controles, botones y necesitamos localizar los esenciales para iniciar la marcha. La calidad, como era de esperar, es sobresaliente. No se trata solo de la selección de los materiales si no del diseño y de los ajustes y acabados. Miremos donde miremos se nota que ha sido diseñado con esmero y no solo es la apariencia, al pasar la mano para sentir los materiales es el sentido del tacto el que nos indica que la calidad es realmente buena. Los controles se sienten precisos, robustos y tienen un ajuste de relojería suiza. Los asientos recogen razonablemente bien y el cuerpo se encuentra bastante cómodo y sujeto. La mezcla de materiales metálicos y otros más “orgánicos” como la madera de arce se combinan a la perfección. Abunda la tecnología con sistemas como el Around View Monitor, el avisador de cambio involuntario de carril (que se conecta automáticamente cada vez que arrancamos) o el control inteligente de crucero y la navegación por reconocimiento de voz.  

En las plazas traseras la comodidad también es destacable, a pesar de la caída en altura del techo no se echa de menos espacio para los más altos. La anchura y espacio para las piernas de los dos pasajeros laterales es buena, el central se encuentra con el túnel de transmisión que obliga a separar las piernas más de lo habitual y buscar de sitio para poder poner los pies. El maletero no destaca por su amplitud, 410 litros, pero la plataforma de carga es completamente plana y eso hace que sea muy cómodo dejar objetos en él. Levantando el piso encontramos, en el hueco habitual de la rueda de repuesto, la batería, el gato, un subwoofer de Bosé, el kit reparapinchazos y una red para separar la carga.



EN CARRETERA

El FX en apariencia es un modelo deportivo, más aún con el acabado S de nuestra prueba y sus enormes llantas de 21 pulgadas. Este motor de origen Renault-Nissan. podemos encontrarlo en otros modelos de la gama Infiniti, como el más pequeño EX, y en el Nissan Pathfinder o el Renault Laguna Coupé.

Cuenta con inyección directa por conducto común y turbo de geometría variable. Está asociado, obligatoriamente, a una caja de cambios de siete velocidades y tiene tracción total permanente automática. Esto quiere decir que circulando normalmente funciona con propulsión trasera y es el eje trasero el que recibe directamente la fuerza del motor. En caso de necesidad (patinamiento) el eje delantero se conecta por medio de un diferencial al eje trasero y recibe a través de él la fuerza (no directamente del motor).infiniti fx

En conducción por autopista resulta gratificante por la comodidad extrema, baja sonoridad y respuesta rápida de su motor. En parado transcurren unos instantes desde que pisamos a fondo hasta que la enorme envergadura del FX comienza reaccionar, son más de dos toneladas de peso total.

Con el firme en muy buen estado (sin baches) podemos optar por el programa de suspensión adaptativa (CDC) que favorece el comfort denominado auto. Sin embargo a la mínima señal de irregularidades o baches llega a resultar, paradójicamente, más confortable la suspensión en modo sport.

Tras probar ambos modos de suspensión en multitud de asfaltos, baches y “guardias tumbados” llego a la conclusión de que es mejor dejar conectado permanentemente el modo sport. El FX, como es lógico, tiene una mejor respuesta con esta modalidad deportiva de suspensión, los apoyos fuertes en curva son más seguros y eficaces y transmite mucha más confianza en conducción deportiva. Además no resulta en absoluto incómodo, es más, llega a ser más cómodo ya que en los baches de grandes dimensiones el coche tiene menos oscilaciones y termina antes de balancear a los ocupantes.

El modo confort, a mi juicio, resultará más aprovechable en otro tipo de carreteras con mejor firme ya que para los malos, claramente mejor la sport.infiniti fx

Las primeras sensaciones al abordar las curvas a ritmo elevado es que la gran “masa” que arrastra el FX va a pasar factura, pero a medida que aumentamos el ritmo la nobleza va en aumento y aunque no se le pueda catalogar como un deportivo si que está entre los tres mejores de su segmento en este apartado.

La visibilidad hacia atrás está bastante comprometida con el diseño, la pequeña luneta trasera se alía con los reposacabezas traseros para ponernos las cosas difíciles. En las maniobras de marcha atrás nos vemos obligados a fiarnos de lo que nos digan los sensores de aparcamiento o la cámara de visión trasera. Con ellos la tarea de aparcamiento se realiza con una precisión milimétrica. El sistema de cámaras Around View Monitor logra que todas las maniobras se vuelvan más fáciles. Con un poco de práctica somos capaces de circular marcha atrás sin girar la cabeza a una velocidad considerable por un sitio estrecho. Aunque al principio la falta de fe en el sistema nos obliga a girar la cabeza de vez en cuando, la verdad es que funciona muy bien.

Aunque el FX cuenta con cuatro ruedas motrices y una generosa altura libre al suelo no es un modelo pensado para ser usado fuera de la carretera. Sus incursiones off road se reducen a pistas fáciles o alguna playa que tenga la arena húmeda para evitar riesgos.



RIVALES Y CONCLUSIONES

Son bastante numerosos pero los precios elevados marcan la diferencia entre los SUV Premium como el Audi Q7, BMW X5 y X6, Porsche Cayenne o los menos caros como el Jeep Grand Cherokee y Volkswagen Touareg.

El FX de nuestra prueba es el tope de su propia gama diésel por lo que se sitúa entre los más caros como el Cayenne o el BMW X6, con muy poca diferencia entre todos ellos.

infiniti fx

Existe una versión más básica del FX 30d que tiene un coste inferior (alrededor de 9.000 euros) que prescinde de bastantes gadgedts electrónicos y que puede rivalizar en precio con los SUV de menor precio como el Touareg.

El principal hándicap del FX frente a todos es la capacidad del maletero, con 410 litros frente a una media de 600 litros de sus rivales (Audi Q7 el mejor con 775 litros) es el menos capaz de todos. En carretera es uno de los mejores pero no es el más ágil de ya que ese honor le corresponde al BMW X6. Con un peso similar el X6 resulta mucho más deportivo y tiene un consumo considerablemente inferior.

En cuanto a la calidad de los acabados a pesar de estar a la altura de las circunstancias, no llega a los niveles de Porsche o BMW quedando a medio camino entre estos y los “menos” Premium como el Volkswagen Touareg.



A favor

- Diseño espectacular (Es el SUV grande más espectacular de todo el mercado).

- Comodidad (La suspensión en modo sport se traga cualquier bache sin transmitirlo a los pasajeros).

- Equipamiento (Muy completo desde el modelo básico, parte del equipamiento de serie del FX es opcional en sus rivales).

En contra

- Maletero escaso (Con 410 litros queda muy alejado de la media del segmento).

- Precio (Favorable en la versión básica pero elevado en el tope de gama).

- Consumos (Son superiores a los de todos sus rivales).

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Junio 2011

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar