Prueba FORD KUGA
2.0 TDCi 140 CV Titanium 4WD

VEHíCULO NACIDO PARA LA CARRETERA

El Kuga es la apuesta de Ford en el terreno de los SUV. Su comportamiento dinámico le sitúa como uno de los más eficaces y deportivos de entre todos sus rivales si nuestra intención es circular por asfalto.

  

LA BASE

Todoterreno, todocamino, SUV, Crossover, resulta francamente complicado no hacerse un lío con la cantidad de términos que han aparecido últimamente para denominar los nuevos nichos de mercado. Hasta la aparición de los SUV, los todocaminos eran la opción más manejable y racional que había si queríamos un 4x4 para utilizar en carretera. A pesar de ser más manejables y ligeros, no podíamos comparar su comportamiento al de un turismo por las inercias que se producían si queríamos rodar rápido por carretera.

El hecho de que el Kuga parezca un todoterreno no debe engañarnos, su comportamiento puede compararse al de cualquier Ford Focus tanto en estabilidad como en agilidad o aceleraciones, esto es lo primero que llama la atención cuando pruebas alguno de los numerosos SUV de última generación. Pero a medida que se han ido mejorando las cualidades en carretera, han ido empeorando las aptitudes fuera de ella. Si bien en carreteras de firme deslizante por lluvia, barro, nieve, el hecho de tener este tipo de tracción es una ayuda muy importante y que marca la diferencia con un turismo convencional, no podemos aventurarnos alegremente por caminos o pistas de piso blando. Para estos fines hay otros vehículos mucho más apropiados o por lo menos con más ayudas electrónicas y algún control de descenso que permite aventurarse un poco más. El Ford Kuga no es de esos, nació a partir de la plataforma del Ford C-Max convenientemente reforzado y como es lógico, con unas suspensiones de mayor recorrido. Pero unos buenos tarados de suspensión y unos neumáticos apropiados han obrado milagros en la dinámica del Kuga y hacen que no tenga nada que envidiar e incluso supere en comportamiento al modelo que le sirvió de base para su desarrollo.



¿QUE TAL SE CONDUCE?

La carretera resulta ser uno de los puntos en los que más destaca el Kuga. Nuestra unidad corresponde a la versión 4x4, en realidad siempre funciona con tracción delantera y tan solo pasa fuerza al eje trasero en caso de necesitarlo. El embrague Haldex mediante la gestión electrónica, decide mediante los datos recibidos de frenos, gestión de motor y tracción, trabajen conjuntamente y sin enterarnos, salvo por sus efectos instantáneos cuando se requiere en el eje trasero. Por ello, a pesar de que su respuesta en firmes complicados supera a la de un turismo convencional, si lo que buscamos es algo más que rodar por pistas de tierra, el Kuga no es nuestro coche. Su medio ideal es el asfalto, hemos probado otras unidades de Kuga con neumáticos menos deportivos y ya nos convencía su excelente comportamiento en carretera. En autovía tiene un aplomo que supera al de muchos turismos supuestamente más deportivos, realmente cuesta asimilar que un coche tan alto sea tan estable. Es sorprendente como no se sale de lo marcado con el volante a pesar de forzar la situación en apoyos muy fuertes. El comportamiento con las llantas de 19 pulgadas de nuestra unidad, consigue una dirección muy directa y unas sensaciones de manejo muy similares, salvando las distancias, a un Focus deportivo.



EN EL CAMPO

En las pruebas por pistas rotas, es cuando notamos que la sensible mejoría de comportamiento en carretera empeora su respuesta por el campo. La suspensión transmite demasiado y no filtra los baches, piedras y desperfectos del campo.

La conducción se vuelve delicada si pretendemos acelerar el ritmo, ya que la dirección podría llegar a rebotar demasiado y hacer difícil el guiado. El Kuga es un excelente SUV deportivo de asfalto pero fuera de él habrá que tomarse las cosas con calma. Podremos ir con el por pistas de tierra mejor que con un turismo, pero no podemos olvidar que llevamos neumáticos y suspensiones de carretera y habrá que realizar una conducción cuidadosa para no dañar neumáticos o llantas.



LOS INTERIORES

Caminamos hacia el Kuga con la llave en el bolsillo y abrimos la puerta gracias a la opción de apertura y arranque sin llave, este gadget opcional cuesta 300 euros. Resulta muy agradable sentarse en un coche, ajustar el asiento y volante y sentir como el resto de controles están ubicados donde uno espera encontrarlos. En el Kuga es así, basta con pulsar el botón Power situado en el centro del salpicadero y ya estamos en marcha. Los asientos de nuestra unidad vienen tapizados en cuero gracias al Paquete Interior Individual, la sujeción es perfecta y la comodidad también. El acabado de los asientos es impecable pero lo que no nos convence es la estética de los fileteados blancos que lo recorren, cuestión de gustos. En cualquier caso admite muchas configuraciones para poder crear un interior completamente a gusto de cualquiera. Alfombrillas, pedalier o la consola central también admiten ser elegidas de entre un variado catálogo de colores.

En el exterior podremos igualmente recurrir a la personalización Individual y disponemos de faldones, molduras y rejillas opcionales además de llantas de 18, 19 o 20 pulgadas, las de serie son de 17 y nuestra unidad de pruebas iba calzada con las opcionales de 235/45 en 19 pulgadas, por las que tenemos que sumar al precio 600 euros. Entre las muchas opciones y por citar solo algunas, tenemos el techo panorámico por 650 euros, sensores de aparcamiento por 300 euros o el navegador desde 625 euros que incluye el equipo de audio marca Sony con Bluetooth y MP3. Existen otros dos navegadores disponibles por 1.150 y 2.750 euros con mayores especificaciones.

El equipo de audio tiene un control de voz para ser hacer funcionar los controles hablando sin necesidad de tocar una tecla. Puede ser falta de práctica, pero tras varios intentos de hablar al control de voz y sentirnos un poco ridículos al llevar pasajeros a bordo, decidimos utilizar el método antiguo que consiste en apretar el botón con la mano, el proceso es instantáneo y la música del CD comienza a sonar. La visibilidad trasera no es muy buena pero como el tamaño del Kuga no es mucho mayor que el de un Focus, las maniobras de aparcamiento no resultan nada complicadas.



LAS VERSIONES

La gama de motores está formada por dos diésel de 140 (136 caballos hasta hace poco) y 163 caballos y un gasolina de 2.5 litros de 200, casualmente el mismo motor que monta el deportivo Focus ST pero con 25 caballos menos. Para nuestra prueba hemos elegido el motor que pensamos será el más vendido del Kuga por ser el más equilibrado de los disponibles en cuanto a precio y prestaciones; el 2.0 TDCi de 140 caballos y tracción integral. Existen dos acabados: Trend y Titanium. La versión básica Trend viene de serie con ocho airbags, aire acondicionado, radio Cd con seis altavoces.

Si queremos el Kuga solo con tracción delantera, tendremos que decidirnos a la fuerza por el motor TDCi de 140 caballos que está disponible también con tracción total, en el resto de mecánicas la transmisión es siempre integral.



LOS RIVALES

La lista es muy larga por lo que vamos a citar a los que podrían ser opción por precio, tamaño o comportamiento dinámico más parecidos al Kuga. El VW Tiguan es el más caro con gran diferencia de todos ellos, le sigue el Ford Kuga y Toyota Rav-4. Nissan Qashqai o Skoda Yeti se posicionan como los más baratos. Si valoramos el comportamiento en asfalto los mejores son Ford, VW y Skoda, los tres sorprenden por su buen andar. En uso off road el Toyota es el más campero, seguido de cerca por Skoda y VW que gracias a sus ayudas electrónicas consiguen solventar ocasionalmente situaciones complicadas. En el uso mixto el Nissan y Toyota serían los más equilibrados por sus suspensiones que se comen todos los baches sin castigar a los ocupantes.

El maletero del Kuga no nos parecía muy grande para el tamaño del coche, 410 litros. Pero cuando nos hemos puesto a comparar con sus rivales, resulta que es el que mayor maletero tiene de todos ellos, el farolillo rojo es para el Toyota Rav-4 con 366 litros. Con todo ello, solo tendremos que valorar cual será nuestra cuenta particular sobre el tanto por ciento de terreno sobre el que rodaremos y el dinero que queremos gastarnos para elegir el modelo más apropiado para ello. El Ford Kuga no aporta nada nuevo al nutrido mercado de los SUV, pero si que se ha posicionado claramente entre sus rivales y nos parece una de las opciones más adecuadas si no pensamos pisar mucho el campo.

Y si necesitamos hacerlo, o simplemente rodar sobre nieve, podemos tener la seguridad de que nos sacará del apuro.



A favor

- Estética (Nos parece uno de los SUV más logrados).

- Prestaciones.

- Comportamiento (En carretera es muy estable).

En contra

- Comportamiento (Suspensión seca si la pista está muy rota).

- Espacio trasero (Pasajero de la plaza central).

- Precio (Aunque es de los mejores SUV, también es de los más caros).

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Mayo 2010

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar