Prueba FIAT PANDA
0.9 Twin Air 85 CV Lounge

EL FIAT PANDA MADURA

El Fiat Panda con su tercera generación, presenta un modelo con más calidad interior pero que mantiene los genes originales y el toque divertido que siempre ha caracterizado a los utilitarios italianos. Al aumentar levemente su tamaño, promete ser el Panda más versátil y práctico hasta la fecha.

  

32 AÑOS DE FIAT PANDA

Son muchos años para solo tres generaciones de Panda, lo que significa que sus antepasados solo recibieron ligeras actualizaciones. De hecho, la última revisión del Panda, se realizó a primeros de este año 2012 y se ha efectuado sobre la segunda versión en venta desde 2003. En esta se revisó chasis, se cambió la estética exterior con formas más redondeadas, se modificó el interior con un diseño completamente nuevo y se sumó un nuevo motor a la gama. Para ofrecer más espacio y mejor habitabilidad se le ha dotado de mayor altura (11 mm), anchura (65 mm) y longitud (114 mm). Sigue manteniendo sus buenas aptitudes ciudadanas pero ahora es más confortable y con un interior mucho más logrado. Durante tiempo indefinido se seguirá comercializando la versión anterior del Panda que para diferenciarse de este, añade a su nombre el apellido Classic.

 



MODELOS Y VERSIONES

Pocos motores pero suficientes y bien escalonados, todos ellos están enfocados a conseguir una economía de consumo reducida. Una sola versión diesel 1.3 Multijet de 75 caballos y dos de gasolina: 1.2 de 69 caballos y el modelo de esta prueba y novedad en la gama Panda, un bicilíndrico de 0.9 litros. Se llama Twin Air y tiene 85 caballos que logra gracias a la ayuda de un turbocompresor. Todos ellos vienen con caja de cambios de cinco velocidades, aunque existe la posibilidad de elegir una caja de cambios automática “Dualogic” para el Twin Air por 950 euros.

Existen dos acabados: Pop y Lounge. El básico cuenta con un acabado algo justo ya que no dispone de aire acondicionado ni ESP. Cuenta con airbag de conductor, acompañante y de cortina, paragolpes exteriores pintados y servodirección eléctrica con opción City (incrementa la asistencia para poder maniobrar más rápida y cómodamente).

Como opciones quedan radio CD (350 euros), climatizador manual (1.100 euros), cinco plazas (150 euros) y ESP+hill holder (ayuda al arranque en cuesta) por 400 euros.

El acabado Lounge tampoco lleva ESP de serie y aunque lleva aire acondicionado no es climatizador automático, para ello hay que añadir 300 euros más.



INTERIORES

El diseño del interior y la calidad han mejorado y le otorgan un aire más lujoso y con mejores plásticos que los del modelo anterior. Predominan las formas cuadradas con esquinas redondeadas (según Fiat, Squircles) y en el salpicadero aparece una pieza que lo recorre de lado a lado en el mismo color de la carrocería. Las versiones Lounge añaden un plástico negro brillante sobre el que van colocados el cuadro de relojes principal y el equipo de audio. Los controles centrales son muy básicos y claros para su manejo. El freno de mano tiene un nuevo diseño, algo extraño, que consiste en una pieza ensanchada en la zona donde se agarra. No resulta ni más cómodo ni más incómodo que una palanca convencional, simplemente es diferente.

El Panda dispone de una buena cantidad de huecos y espacios para dejar objetos repartidos por todo el interior.

Con el sistema de conexión multimedia Blue&Me desarrollado entre Fiat y Microsoft podemos enlazar los diversos dispositivos electrónicos como teléfonos, memorias USB y reproductores auxiliares además de tener reconocimiento de voz para poder hablar por el móvil sin soltar las manos del volante

El incremento de tamaño le ha convertido en un vehículo capaz de transportar a cinco pasajeros (opcional por 150 euros). Alrededor de 11 centímetros de este aumento se han ido a la parte posterior para procurar más espacio a las piernas de los pasajeros que además ganan terreno extra al haber fabricado los respaldos delanteros más delgados. Además con la banqueta trasera deslizante (disponible solo en configuración de cuatro plazas), se puede repartir el espacio entre pasajeros y equipaje en función de las necesidades. Aunque el espacio para las piernas es correcto, no está entre los mejores pero donde si resulta brillante es en la altura, en cualquiera de las cinco plazas se viaja cómodamente (por altura) y la sensación de amplitud es constante. El único inconveniente es que tres pasajeros adultos sentados al mismo tiempo en las plazas traseras se encuentran algo apretados en anchura. Al haber aumentado la longitud total, las puertas ahora son mas largas, lo que hace que sea más fácil el acceso.

El maletero tiene una capacidad de 225 litros y los asientos traseros son abatibles lo que ofrece un volumen total de 870 litros pero la superficie de carga resultante no es plana a causa de los respaldos traseros que no se pliegan del todo.

Si la configuración elegida es de cuatro plazas, el maletero puede aumentar su capacidad, ya que podremos desplazar la banqueta trasera hacia delante, en ese caso alcanza los 260 litros.



POR CIUDAD Y EN CARRETERA

Es un coche muy cómodo de conducir en ciudad, cuenta con un buen radio de giro y la opción City, hace que la dirección asistida funcione de modo más ligero para que las maniobras de aparcamiento o giros se realicen cómodamente y de forma rápida.

Los asientos son cómodos pero no sujetan el cuerpo. Con su posición, algo más elevada de lo habitual en utilitarios, tenemos una ayuda extra para mejorar la visibilidad entre el tráfico, que es buena en las cuatro direcciones.

El motor de dos cilindros y 0.9 litros es el mismo que monta el Fiat 500 o el Punto. Fiat ha reducido la cilindrada a la mínima expresión y ha afinado magistralmente los mecanismos básicos para ofrecer una mecánica muy “verde”. Solo 99 gr/km de CO2 y un consumo homologado de 4,2 litros/100 kilómetros, son cifras muy por debajo de la inmensa mayoría de rivales con similar o incluso menor potencia.

En la práctica, el Twin Air resulta ser un motor muy divertido. Gracias al turbocompresor y a la distribución variable, este pequeño propulsor desarrolla 85 caballos que repartidos entre sus 1.050 kilos de peso (45 más que el Fiat 500) resultan suficientes para dotar al Panda de mucho carácter. 

Al poner el motor en marcha se escucha un sonido diferente que llama la atención por recordar a modelos del pasado como el Citroën 2CV pero la conducción no difiere en absoluto de un cuatro cilindros convencional. Su respuesta es satisfactoria tanto para ciudad como para salir a carretera y realizar viajes de largo recorrido.

Si mantenemos una conducción relajada y lógica los consumos se mantienen en una cifra razonable siendo habitual mantener el consumo medio entre cuatro y cinco litros por cada centena de kilómetros recorridos. Sin embargo, como era de esperar, si queremos extraer rendimiento del motor, los consumos son elevados lo que unido a un depósito de carburante de pequeño tamaño (37 litros, dos litros más que su competencia) incrementa la sensación de coche “tragón”.

El sistema de parada y arranque (Start/stop) no es suficiente para frenar unos consumos que, más que nunca, están directamente relacionados con el uso que hagamos del acelerador. Al menos la respuesta en caso de necesidad, es sorprendente. En carretera los adelantamientos complicados se realizan con seguridad y en las incorporaciones la aceleración (11.2 segundos de cero a 100 km/hora) no está nada mal para un coche de solo 875 cc, permite colocar el coche exactamente donde necesitemos. Si conducimos tranquilamente y haciendo caso al indicador de marcha del cuadro de mandos, todo irá bien y los 37 litros de combustible deben alcanzar para llegar e incluso superar los 600 kilómetros de autonomía. El botón “Eco” también ayuda en este sentido ya que restringe la potencia y el par motor.

En definitiva, aunque desde el interior no se percibe por el buen aislamiento, el Panda resulta algo ruidoso por su configuración mecánica. La suspensión resulta muy cómoda para los pasajeros, las carreteras llenas de baches no son un problema y en apoyos fuertes aunque tiende a subvirar no balancea en exceso.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL FIAT PANDA?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar Fiat Panda 0.9 TwinAir 85 Cv Lounge, hemos tomado como referencia una mujer de 30 años soltera, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Malaga, no guarda el coche en garaje y recorre hasta 15.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo con la franquicia mas baja de 180 euros, es Seguros Pelayo con un precio de 254.14 euros y con una una calidad en la póliza de 6.14, teniendo una relacion calidad precio de 7.15



RIVALES Y CONCLUSIONES

La lista de rivales para el Panda es muy larga: Skoda Citigo, Kia Picanto, Hyundai I10, Renault Twingo, Citroën C1, Suzuki Alto, Toyota Aygo, Ford Ka y no están todos.

Los más capaces por espacio interior para pasajeros y maletero son los modelos del Grupo VAG (SEAT Mii, Skoda Citigo y Volksvagen Up), después el Renault Twingo y le sigue muy de cerca el Fiat Panda. La mejor cota de altura interior es para el Panda aunque por espacio para las piernas se sitúa en un término medio. Casi todos están homologados para cuatro plazas aunque también tienen la posibilidad (por poco dinero) de pasar a ser de cinco plazas.

El Fiat Panda es, sobre el papel, el que mejores prestaciones, consumos y emisiones tiene a pesar de ser el que cuenta con el motor más pequeño. El número de cilindros también es importante a la hora de decidirse, los hay con dos, tres y cuatro pero los modelos de cuatro cilindros ofrecen un funcionamiento más refinado, con menos vibraciones y son más silenciosos. El Kia Picanto, Citroën C1 o el Ford Ka suponen una opción más económica pero carecen de algunos de algunos elementos de refinamiento del Fiat y sobre todo, no son tan divertidos. 

Los más baratos y pequeños son: Suzuki Alto, Kia Picanto, Ford Ka, etc, y los más caros y algo más capaces el Volkswagen Up, Fiat Panda, SEAT Mii, Skoda Citigo, etc.

Modelos de mayor tamaño aunque con menor personalidad y atractivo como el Dacia Sandero o el Skoda Fabia, representan opciones de precio similar o incluso inferior y aportan más espacio general para los pasajeros con unos volúmenes de maletero similares a los de un compacto (entre 300 y 320 litros).



A favor

- Prestaciones (85 caballos y la forma de entregarlos ofrecen un resultado muy divertido y práctico a la vez)

- Consumos (si practicamos una conducción lógica y normal pueden llegar a ser realmente bajos)

- Espacio (para tratarse de un utilitario está muy bien resuelto, el tener la banqueta trasera deslizante, en la versión de cuatro plazas, es definitivo para mejorar la habitabilidad)

- Estética (es acertada y ha mejorado bastante con respecto a su antecesor)

En contra

- Consumo (si nos emocionamos y nos dejamos llevar el consumo de combustible se dispara, al menos la respuesta del motor es contundente)

- Sonoridad (el motor Twin Air es sonoro, desde el interior no es molesto pero su sonido llama la atención por el volumen y por lo peculiar)

- ESP (no es de serie)

- Aire acondicionado (solo es de serie en las versiones más lujosas)

Prueba y Redacción: www.arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Septiembre 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar