Prueba FIAT BRAVO
1.4 MultiAir 140 CV Emotion

COMPACTO CON GARRA

La necesidad de aprovechar los recursos y reducir las emisiones contaminantes ha propiciado el regreso y la proliferación del turbo y en los motores de gasolina. El Bravo demuestra que con solo 1.4 litros se puede ser eficiente y divertido al mismo tiempo.

  

VUELVE EL BRAVO

El Bravo es el segundo modelo con este nombre tras el comercializado hace años, concretamente entre 1995 y 2001. Tras él los responsables de Fiat decidieron aparcar el nombre y sustituirlo por otro llamado Stilo. Éste, pasó sin pena ni gloria por el mercado y obligó a las cabezas pensantes de Fiat a retomar el mismo nombre de nuevo aunque esta vez como un compacto con una sola versión de carrocería. 

El Fiat Bravo es un compacto del segmento C, tiene tracción delantera y solo se comercializa con una carrocería de cinco puertas. La vuelta del turbo a las mecánicas de gasolina está comenzando a ser habitual en todas las marcas que han encontrado en este elemento mecánico un aliado para obtener prestaciones con motores de poca cilindrada y consumo. El motor 1.4 MultiAir de nuestra prueba es el Bravo más potente y deportivo de la gama e incorpora un nuevo sistema de distribución desarrollado por Fiat, que consigue unas prestaciones muy interesantes. La batalla en este segmento es verdaderamente encarnizada, Fiat con esta versión ofrece más prestaciones y menos consumos que sus rivales, todo ello aderezado con un precio considerablemente inferior al resto. Veamos a continuación como es el Bravo, cuales son sus puntos fuertes y donde se ubica entre la dura competencia.



VERSIONES Y ACABADOS

La gama está formada por dos motores diésel y dos de gasolina. Los de gasolina comparten el mismo bloque motor de 1.4 litros con potencias de 90 y 140 caballos, en los que el turbo es el encargado de marcar la diferencia. En cuanto a las mecánicas diésel ocurre otro tanto, el bloque es un 1.6 y sus potencias son 105 y 120 caballos. En el momento de escribir esta prueba el motor diesel de 1.9 litros con 120 caballos que también formaba parte de la gama diésel ha dejado de aparecer en la lista oficial y ha sido sustituido por el 1.6 Multijet que ofrece la misma potencia y cumple la norma anticontaminante Euro5. El motor antiguo, 1.9D, seguirá vendiéndose hasta finalizar existencias. 

Todos tienen seis velocidades y también se puede optar por el cambio automático que solo está disponible en el 1.6 diésel más potente que casualmente también cuenta con seis velocidades. El Bravo está disponible con tres acabados que se denominan: Active, Dynamic y Emotion, más un Pack llamado Sport que se puede añadir al 1.6 diésel de 105 caballos. El básico, Active, cuenta con nueve airbags, llantas de aleación de 16 pulgadas y climatizador manual, si queremos ESP tendremos que pagar aparte 531 euros. El siguiente, Dynamic, añade al anterior algunos detalles cosméticos en el interior y en el exterior, volante con funciones, faros antiniebla adaptativos, ya incluye el ESP y ayuda al arranque en cuesta. El modelo Emotion se inclina hacia la elegancia e incluye unas llantas más grandes, de 17 pulgadas, climatizador automático bizona, control de velocidad y elevalunas eléctricos en las cuatro ventanillas. El Pack Sport es un complemento que, como decía más arriba, se añade al acabado Dynamic de la versión diésel de 105 caballos. El precio que tenemos que pagar por él es de 1.100 euros y le suma multitud de detalles estéticos de carácter deportivo en el interior: pedales, pomo del cambio por citar solo algunos y exterior: llantas de 17 pulgadas faldones y alerones. El 1.4 MultiAir con acabado Dynamic incorpora también un pack exterior estético denominado Sport Style, que hasta finales de 2010 no tiene ningún coste añadido para el cliente. El equipo de audio también es de mejor calidad: tiene puerto USB, 260W, cinco canales y ocho altavoces, si el acabado viene con el pack Sport o Sport Style.



EL INTERIOR

El Fiat Bravo es un modelo realmente atractivo en sus líneas, los responsables de su diseño pertenecen al Centro Stile de Fiat. Aunque el frontal es muy similar al Fiat Grande Punto, el Bravo resulta mucho más estilizado y armonioso debido a su mayor tamaño. Es ligeramente más grande que el Golf y esto repercute en el espacio interior y en el maleteroEl Fiat cubica 400 litros mientras el Golf y el Astra se conforman con 350 y 370 respectivamente, el Renault Mégane o el Citroën C4 tienen prácticamente el mismo maletero y una habitabilidad similar. Los asientos delanteros tienen una buena sujeción lateral y la dureza me ha gustado. Las plazas traseras son lo suficientemente amplias para dos pasajeros pero siempre que no sean excesivamente altos. Hasta 1,75 centímetros el espacio que queda para las piernas es correcto pero a partir de esta medida las piernas tocan con los asientos delanteros. Si viajan tres personas, el pasajero central carece de reposacabezas, además de ser la plaza más incómoda de las tres. La curva ascendente de la ventana trasera limita la visibilidad del conductor hacia atrás, al menos los retrovisores son bastante amplios y esto queda parcialmente resuelto salvo en el momento de aparcar. Afortunadamente contamos con la ayuda del sensor de aparcamiento, opcional en el acabado Dynamic por 427 euros, que facilita enormemente esta tarea.

Dentro del Bravo Dynamic se respira el mismo aire deportivo que se ve en el exterior. La parte central del salpicadero y la consola central entre asientos, están cubiertas por un plástico que imita a la fibra de carbono. El resto está formado por otro plástico de apariencia y acabado más convencional. El centro del salpicadero de nuestra unidad lo ocupa el navegador, opcional por 905 euros, y el climatizador situado más abajo, éste último un poco escondido y que obliga a apartar en ocasiones la mirada de la carretera. Las versiones que no llevan navegador tienen en su lugar el cargador de CD y el sintonizador de la radio. La estrella de los gadgets es el sistema Blue&Me. Está desarrollado junto con Microsoft y también está disponible en otros modelos de la marca como el Fiat Punto. Este sistema ofrece un puerto USB que permite la conectividad con cualquier reproductor multimedia portátil, con él podremos además de enviar y recibir llamadas, escuchar los SMS entrantes o la música del reproductor que esté conectado con cualquiera de estos formatos: MP3, WMA, WAV, AAC. La ventaja principal es que el conductor evita distraerse gracias a que podremos manejarlos con la voz, con los mandos en el volante y ver toda la información del dispositivo que aparecerá delante de nosotros en el display de nuestro Fiat. Otra posibilidad que añade este sistema es que podremos descargar información referente a nuestro estilo de conducir con cuyos datos se puede analizar la forma de reducir emisiones o combustible.



EN LA CIUDAD Y FUERA DE ELLA

El Bravo tiene un manejo sencillo y con sus medidas resulta un vehículo idóneo para moverse por la ciudad. Con una tecla situada a la derecha del volante, en el salpicadero, podemos activar el modo city, la dirección de entrada no resulta pesada pero si a alguien le gusta hacer menos esfuerzo, esta función aumenta la asistencia en el volante y hace más ágil la conducción si tenemos que callejear por zonas estrechas. 

La buena respuesta de este motor también colabora en la conducción en ciudad, el turbo sopla desde pocas vueltas y el tren delantero tiene muy buena tracción aunque se le exija mucha aceleración de golpe. El sistema MultiAir de Fiat logra unos consumos muy razonables para un motor con las prestaciones del Bravo. La velocidad máxima es de 204 kilómetros/hora y su aceleración de cero a 100 kilómetros/hora en solo 8,9 segundos. Practicando una conducción normal los consumos se quedan siempre por debajo de 8 litros en ciudad y en carretera oscilan alrededor de los 5,5 litros cada 100 kilómetros. El funcionamiento del sistema MultiAir de Fiat es muy interesante. En los motores convencionales la apertura y cierre de las válvulas es controlada por el árbol de levas. Si el motor está girando alto de vueltas el llenado de los cilindros es peor ya que las válvulas permanecen menos tiempo dejando pasar caudal. Para ello Fiat ha desarrollado un sistema electrohidráulico que se encarga, mediante la exactitud que proporciona una centralita electrónica, de llenar los cilindros siempre de la forma más óptima en función de la carga del motor. Las ventajas son la reducción del consumo de gasolina en un 10%, el aumento del par en un 15% y por último un incremento de la potencia en 10%.

Las emisiones de este motor son de 132 gr/Km, menos incluso que un Volkswagen Golf TSI de 122 caballos cuyo consumo también es mayor que el de el Bravo.



LA DURA COMPETENCIA

Es posiblemente el segmento más reñido de todos. Los líderes son el Renault Mégane, Citroën C4, Volkswagen Golf, Opel Astra, SEAT León o Peugeot 308. La gama mecánica del Bravo es algo escasa y junto con el Renault Mégane y el Citroën C4 son los que más capacidad tienen. 

La calidad de los interiores es buena en este acabado Dynamic y algo justa en los modelos base, ya que los plásticos de algunas zonas son de menor calidad que los de sus competidores. Lo que más me ha gustado de este modelo en particular es el motor, la respuesta que ofrece el turbo, la posición al volante y los asientos. El exterior también me parece atractivo tal vez porque encuentro ciertas reminiscencias de Maserati en su frontal, aunque echo de menos una versión con tres puertas. Lo que menos me atrae en realidad tiene que ver con las versiones más básicas; los acabados en general son algo justos y quedan a distancia del resto de competidores, no llevan elevalunas eléctrico en las ventanillas traseras y el ESP no viene de serie en algunas versiones. A cambio de estos inconvenientes los precios de Fiat son bastante más económicos que los de la mayoría de competidores, no de todos ya que, por ejemplo Citroën, cuenta con una política de precios también muy agresiva.



A favor

- Prestaciones (El motor de 140 ofrece buenas prestaciones y consumos comedidos).

- Sistema Blue/Me (Todo lo que ayude a no distraerse conduciendo es bienvenido).

- Estética (Exteriormente está muy logrado, sobre todo su frontal).

- Precio (Es uno de sus puntos fuertes, sus rivales lo tienen difícil).

- Maletero (Son 50 litros más que la mayoría de sus rivales, suficiente).

En contra

- Plazas traseras (El pasajero central, como casi siempre, no viaja cómodo).

- ESP (Aunque es de serie en esta versión, en otras menos equipadas se paga aparte).

- Acabados (En esta versión aprueba, pero sus rivales cuentan con mejor calidad interior).

Prueba y Redacción: arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Diciembre 2010

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar