Prueba CITROËN C-ELYSÉE
1.6 HDi 92 CV Exclusive

SENCILLO Y PRÁCTICO PERO NO TAN “LOW COST”

Quienes necesiten un vehículo capaz, amplio para los pasajeros y a la vez no dispongan de un presupuesto abultado, están de enhorabuena. El C-Elysée es una berlina del segmento C con maletero separado y con una estética que se adapta a los gustos de la mayoría de los mercados del mundo

  

DESDE VIGO PARA EL RESTO DEL MUNDO

El C-Elysée es un coche ante todo para la familia que busca un sedán atractivo y sobre todo accesible económicamente. Se diseño partiendo de la base de un Citroën C3 pero con una hoja en blanco por las prioridades puestas en su funcionalidad y capacidad de adaptación a todos los mercados. Estiraron la plataforma del C3 para dotarla de mayor habitabilidad, más anchura de vías y mayor distancia entre ejes y el resultado obtenido es compartido con el otro modelo del grupo PSA, el Peugeot 301. Para otros mercados como China, existe una variante sedán de tres volúmenes desarrollada sobre la base de un Citroën C4, denominada C4L. El estilo general del C-Elysée es algo conservador, más acertado en su frontal que en la parte trasera, aunque lo importante es que cuenta con una gran capacidad, suficiente para cinco pasajeros y un generoso equipaje.

Se fabrica en España (como el Peugeot 301) y se vende además de en España, en Europa del Este, Asia y en Sudamérica. 



MODELOS Y VERSIONES

Bajo el capó, una gama mecánica muy limitada, tan solo un motor diesel, 1.6 HDI de 92 caballos, y dos gasolina: 1.2VTi (de tres cilindros) y 1.6 VTi con 72 y 115 caballos respectivamente. Los acabados se denominan Seduction y Exclusive.

Según los países en los que se comercialice llevarán unas características específicas como por ejemplo un área de descongelación cerca de los limpiaparabrisas para los países fríos o un aire acondicionado con un sistema más potente de refrigeración para los lugares más calurosos. Para los modelos comercializados en España el acabado del modelo más básico, Seduction, incluye: control de estabilidad (ESP), espejos eléctricos calefactados, faros antiniebla, ordenador de a bordo, aire acondicionado, radio CD con MP3 y rueda de repuesto.

El modelo de esta prueba corresponde al acabado superior Exclusive que tiene un precio inicial de 18.050 euros. Las opciones que incluye son pintura metalizada (350 euros), llantas de aleación (659,59 euros) y alfombrilla de maletero (38,67 euros). El precio total de la unidad probada es de 19.098,26 euros. Existe un Citroën C-Elysée desde 13.650 euros.



INTERIORES

La primera impresión al sentarse es bastante buena. Lo primero que te esperas al tratarse de un modelo con las intenciones de agradar al mundo entero y tener un coste contenido es que los materiales, asientos, estética y ajustes no van a ser precisamente un ejemplo a seguir. En el caso del C-Elysée los asientos delanteros (en acabado exclusive) son bastante buenos por sujeción, diseño y calidad. El cuadro de mandos es sencillo pero con muy buena apariencia, los plásticos son duros y de calidad media-baja. Los retoques en el volante, achatado en su parte inferior, y buena parte del salpicadero en tono aluminio le dan un aspecto muy agradable y moderno. La ergonomía en general de todos los controles es correcta, los elevalunas van ubicados en la parte baja de la consola central y todo el interior transmite sensación de robustez. No en vano en las pruebas previas a su comercialización se realizaron alrededor de cuatro millones de kilómetros por todo tipo de carreteras y pistas de tierra. Todo ello para tratar de asegurar la buena durabilidad de todos los elementos y ajustes. Las plazas traseras son espaciosas por altura y espacio para las piernas, hasta la plaza trasera central resulta cómoda para ser usada con frecuencia, algo muy poco habitual. El punto negativo es la falta de reposacabezas en esa plaza y la escasa altura de los reposacabezas de las otras dos. 

El maletero se abre desde el mando a distancia o mediante un botón del salpicadero en el acabad Exclusive. Al abrirlo hay que tener especial cuidado para que no nos golpee en la cabeza ya que en la primera fase de la apertura tiende a rebotar y vuelve hacia atrás. Cuando está abierto se puede ver la falta de aislamiento por la gran cantidad de chapa que queda a la vista así como la relativa falta de rigidez de la puerta del maletero que se retuerce a ambos lados, como si le faltara mayor grosor o bisagras más consistentes. Todo esto se olvida al observar los 506 litros de capacidad con la rueda de repuesto bajo el piso del maletero, en donde además, encontramos otros huecos extra para depositar más objetos. Donde se echa de menos algo de espacio es en la consola central, entre los dos asientos delanteros, al menos las guanteras laterales son bastante amplias y compensan esta pequeña carencia. 



EN CARRETERA

No es un modelo deportivo pero si ofrece unas razonables dosis de placer al conducirlo. La suspensión está muy lograda ya que aunque ha primado la comodidad de los pasajeros sobre el resto de apartados, lo cierto es que tiene un comportamiento muy digno en los apoyos fuertes. En autovía a mayor velocidad, la dirección asistida eléctrica no transmite tanto y la sensación es de menor estabilidad y precisión, pero esto sucede a velocidad muy elevada y sigue siendo igualmente cómodo. La sonoridad del motor no es relevante ni en parado ni en funcionamiento, no se le puede tachar de silencioso pero nunca resulta molesto. La entrega de potencia es constante y no tiene baches de potencia. Aparenta tener la potencia que anuncia y se percibe que realmente esta potencia es suficiente para la gran mayoría de usuarios. También es suficiente para realizar adelantamientos complicados y tener buenas recuperaciones si en autopista tenemos que afrontar una pendiente. Resulta muy agradable de conducir en ciudad porque goza de una buena entrega de potencia a pocas vueltas por lo que no hay que estar frecuentemente cambiando de marcha. Las relaciones del cambio me han parecido muy acertadas para la forma de entregar la potencia de este motor.



CONSUMOS REALES

Este motor HDI 90 ha logrado unas cifras de consumo muy satisfactorias. La marca anuncia 4,1 litros/ 100 kilómetros de consumo medio. En una conducción mixta entre carretera y ciudad la cifra de consumo más habitual rondaba los 5,2 litros/100 kilómetros. Practicando una conducción muy conservadora y poco realista es posible bajar de los cinco litros, 4,8 litros/100 kilómetros. La mejor parte es que a pesar de tratar de forzar la marcha para que los consumos se disparen, resulta muy complicado incrementar el consumo medio a más de 7 litros/100 kilómetros.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL CITROËN C-ELYSÉE?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar elCitroën C-Elysée 1.6 HDi 92 Cv Exclusive, hemos tomado como referencia una varón de 35 años casado, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Madrid, no guarda el coche en garaje y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Reale con la póliza Global y con un precio de 593.34 euros y con una una calidad en la póliza de 7.38.



RIVALES Y CONCLUSIONES

El segmento de los coches para mercados emergentes no es uno de los más explotados, sin embargo en el de las berlinas del segmento C, si se encuentran muchos oponentes.

Chevrolet Aveo, Dacia Logan, Fiat Linea, pertenecen al grupo de los que tienen unos precios más asequibles. El grupo de los que tienen, de entrada, un estatus superior por los acabados o por la imagen de marca son: Ford Focus Sedán, Hyundai Elantra, Opel Astra Sedán, Renault Fluence, Skoda Rapid o SEAT Toledo. Otros modelos más grandes pero también a tener en cuenta son el Skoda Octavia o el Chevrolet Cruze

El modelo de Citroën está por acabados un peldaño por encima de los primeros y otro por debajo de los segundos. Esta diferencia también se refleja en el precio, el C-Elysée tiene un incremento de precio medio con los más baratos, cercano a los 4.000 euros. Aunque es cierto que el modelo de Citroën ofrece un mejor resultado final general, es mucha diferencia en el precio difícil de justificar.

Por otra parte el mercado se mueve rápidamente y el estar más cerca en precio de los modelos más caros y con mejores acabados, le deja en una clara situación de desventaja. Un Skoda Rapid es más barato, amplio y tiene mayor calidad en todos sus componentes. Las otras alternativas más grandes como el Skoda Octavia 1.6 TDI CR 105 caballos o el Chevrolet Cruze 1.7 VCDI, son también más amplios para los pasajeros, tienen más maletero, mejores prestaciones y cuestan prácticamente lo mismo. El C-Elysée es un coche amplio, bien hecho y con un motor diesel honesto por prestaciones, pero en España, Citroën deberá aplicar una política agresiva de descuentos para poder colocar su modelo global en una posición más favorable frente a unos rivales mejor posicionados por precio y calidad que el modelo francés. 



A favor

- Habitabilidad (son cinco plazas auténticas, pocos coches tienen las cinco plazas tan bien estructuradas y con espacio real)

- Maletero (con 506 litros se puede hacer frente a las maletas de cinco pasajeros sin problemas)

- Interiores (moderno y atractivo diseño de los interiores, los asientos delanteros son muy buenos por comodidad y sujeción)

- Prestaciones (son solo 90 caballos pero muy bien aprovechados. Los desarrollos del cambio están muy bien integrados con la forma de entregar la potencia)

- Consumos (gasta realmente poco, este apartado no será nunca un problema para su propietario)

- Suspensiones (en curva o de cara al confort de los pasajeros están muy bien adaptadas)

- Rueda de repuesto (en lugar de kit reparapinchazos o rueda de emergencia, lleva una rueda normal que no estropea la morfología ni la capacidad del maletero)

En contra

- Suspensiones (a alta velocidad no se siente tan “sujeto” a la carretera como sería deseable)

- Reposacabezas trasero (el pasajero central trasero no lo lleva aunque está homologado para cinco pasajeros y los de los laterales son demasiado bajos)

- Precio (Para tratarse de un modelo pensado para mercados emergentes no tiene un precio muy favorable, sobre todo comparado con sus rivales)

- Regulación volante (no tiene regulación en profundidad)

- Portón de maletero (falta de sujeción que puede provocar frecuentes golpes en la cabeza al abrirlo)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Febrero 2013

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar