Prueba CITROËN C3
1.4i Airdream 75 CV SX

ATRACTIVO CIUDADANO

El Citroën C3 con la motorización 1.4i es un atractivo ciudadano que permite también rodar sin problemas en carretera. Con un diseño inspirado en el DS3, el compacto galo entusiasma por dentro y por fuera. Además ofrece un habitáculo bastante espacioso y un comportamiento dinámico fácil y sano.

  

BURBUJA DE CRISTAL

Capítulo aparte merece el parabrisas panorámico Zenith opcional que, según Citroën, proporciona un 80% más de visión al conductor y al acompañante. Este elemento, por el que se ve sin distorsiones es muy recomendable. Convierte el habitáculo en una auténtica burbuja de cristal en la sólo sobra el retrovisor. Pero sustituirlo supondría instalar una cámara de visión trasera, un accesorio impensable en un coche de su precio. El Zenith, que tiene tintados los 25 cm de la parte trasera, se agradece en días de invierno, en los lluviosos –es gozoso ver como se deslizan hacia atrás las gotas de agua- y en los nublados, al proporcionar una luminosidad extraordinaria al interior. También impacta contemplar las estrellas de noche. Este parabrisas hace más agradable la conducción y parece que se disfruta de un descapotable, eso sí, sin viento, salvo que se abran las ventanillas para potenciar la ilusión. En los días más soleados y calurosos del verano conviene usar la cubierta extensible para apaciguar los rayos y calores del astro rey. Para que éste no moleste también incorpora parasoles abatibles hacia delante. Lástima que no puedan girarse hacia los lados para evitar la luz que entra por la parte superior de las curvadas ventanillas laterales.



CINCO PLAZAS, CUATRO ADULTOS Prueba CITROËN C3

El renovado C3 mide 3.941 mm de largo, por 1.728 de ancho y 1.524 mm de alto y se ha agrandado 91, 61 y 5 mm, respectivamente, comparado con su predecesor. Su altura, casi de monovolumen, le permite ofrecer una buena habitabilidad interior. Al habitáculo del C3 se accede sin problemas, especialmente el conductor y el acompañante gracias a las grandes puertas delanteras. Las traseras, con el paso de rueda presente, limitan algo la entrada. Nada grave. Los citados conductor y acompañante disponen de sobrado espacio en todas las direcciones. El último, gracias al diseño cóncavo de la parte inferior del salpicadero, goza de 80 mm extra para las piernas. De lo que no puede disfrutar, como el pasaje trasero, es de un agarrador en el lateral del techo.

El asiento posterior ofrece tres plazas, dos para adultos y la central para un infante por falta de anchura. Los mayores, si el conductor mide sobre 1,75 m no deben superar mucho esa altura a fin de tener sitio para los pies y la cabeza. El cobertor del panorámico en el techo resta algo de altura interior. Las butacas delanteras son amplias y de cómodo mullido, pero poco envolventes, especialmente la banqueta. Sus respaldos incorporan regulación por puntos que, si bien están bastante próximos unos a otros, no llegan a la precisión que proporciona un mando giratorio. La fila trasera de asientos, también muy cómoda, está configurada para dos ocupantes laterales, dejando un espacio libre para el central. A diferencia de otros modelos de aire sport, en los que esta parte es saliente y se clava en la espalda, su forma es plana y resulta muy confortable. Lástima que no se haya aprovechado para hacer un reposabrazos abatible. El maletero ofrece 300 litros de capacidad, cuadradas formas, 1.041 mm de anchura entre los pasos de rueda y 595 mm de altura bajo la bandeja. Se puede ampliar plegando el respaldo del asiento trasero asimétricamente, en proporción 1/3 y 2/3. Con él abatido, la superficie resultante no es completamente plana al quedar la banqueta fija. En esta posición se pueden llevar objetos de hasta 1.190 mm de largo. Y para que no se muevan los más pequeños, trae cuatro anillas para fijar una red en el piso. Bajo éste se transporta la rueda de emergencia que forma parte del pack opcional que incluye el techo Zenith. De medida 125/80 R15, resulta una mala solución en caso de pinchazo, limitando nuestra movilidad a la de ir al taller. Una faena si nos ocurre de viaje con la familia o tenemos una cita urgente. Con una convencional, tras unos minutos –no muchos- para reemplazar la pinchada, se continuaría la marcha normalmente.



SELLO DS3

El interior, al igual que el frontal y la zaga de la carrocería lleva el sello deportivo del DS3. Está realizado con plásticos y un acabado a la altura de sus rivales alemanes. El salpicadero, de diseño minimalista, presenta una instrumentación con cúpula superior tipo esqueleto –con caras laterales perforadas- y tres esferas con una central, de mayor tamaño, que come una parte a las otras dos, más pequeñas. En la de la izquierda va el cuentarrevoluciones y el testigo de temperatura del motor que, iluminado en azul, nos informa de que aún está frío y no debe exigírsele todo su rendimiento. Menos es nada, pero no suple al tradicional medidor de aguja, que permitiría constatar una subida repentina de la temperatura y parar preventivamente evitando dar un calentón al propulsor.

La esfera de la derecha muestra digitalmente el cuentakilómetros parcial y total, el combustible que queda en el depósito, la velocidad fijada para el limitador y control de crucero y el indicador de cambio de marcha con el propósito de optimizar el consumo. En la esfera principal va el velocímetro, calibrado hasta los 210 km/h. Muy optimista para los 75 CV del motor.

El salpicadero es sumamente atractivo. De estructura por capas, tiene grandes salidas de aire y detalles de diseño como el ambientador circular. También se adorna con una gran moldura de acabado aluminio, que le da un toque deportivo… y también algún reflejo solar. Algunas de las teclas del salpicadero podrían haberse ubicado mejor, como la del desbloqueo de puertas, que tapa el aro del volante. También está algo escondida la de desconexión del ESP opcional, a la izquierda y abajo del conductor.

La parte inferior del salpicadero en el lado del acompañante está vacía, dándole 80 mm de espacio extra para las piernas. Esta concavidad no limita la guantera, que es enorme. Tiene nada menos que 13 litros de capacidad y, además, va refrigerada. Sólo un pero visual a esta inteligente solución de espacio: la moldura del salpicadero queda algo saliente.
En la parte superior de la consola central va una pantalla digital con los datos del ordenador de viaje y el equipo de audio. Su lectura obliga a girar la cabeza. También algunos guarismos, como el de la temperatura exterior, son pequeños. Y con gafas polarizadas de sol no se ve nada, teniendo el conductor que moverse para variar el ángulo de visión. Resulta bastante molesto.

Por debajo de la pantalla informativa, en un segundo plano y con acabado negro brillante, va el climatizador monozona. Lleva mandos circulares, divididos en tres pulsadores, que flanquean un visor, también circular, en el que se muestran la temperatura y la velocidad del ventilador elegidas, así como la orientación del aire y si está funcionando en modo manual o automático. El llamativo conjunto se complementa con una fila de teclas para el desempañado del parabrisas, la luneta térmica y desconectar el aire acondicionado.

El equipo de audio –bajo el climatizador- del C3 testado contaba con el HiFi System opcional. Con su tercera vía central en el salpicadero y caja de graves en el maletero, suena francamente bien. Imprescindible si somos melómanos.

Bajo el radioCD hay dos huecos. El más estrecho está pensado para llevar el teléfono o un lector de MP3. Le falta un reborde y un suelo adherente que eviten que se muevan y puedan salirse al tomar una curva o frenar. La unidad probada traía Bluetooth, accesorio obligado para evitar multas y posibles accidentes provocados por despistes. Se ofrece en la opción Connecting Box, que incluye un conector USB (ubicado junto a la palanca del freno de mano).

Una ausencia significativa en el interior del C3 es la de un portabebidas, fijo o retráctil en el salpicadero o la consola central. Se pueden usar para llevarlas los huecos de las puertas, pero no están muy a mano.

El volante es muy racing, con diseño de tres brazos y achatado en la parte inferior del aro. Tiene un excelente grosor y se agarra de cine pero oculta los mandos del radioCD y del limitador y control de velocidad. Están ubicados en la columna de la dirección, donde también va el regulador de la altura de los faros. Requieren un mínimo aprendizaje para hacerse con su manejo y en el de audio no puede cambiarse la banda de la radio, sólo la fuente de sonido. Hay que seleccionarla desde el aparato, en la consola central.



EXCELENTE EN CIUDAD...

El nuevo Citroën C3es un vehículo excelente para usarlo en ciudad. El aumento de talla no le resta operatividad en el denso tráfico urbanita y se aparca igual de fácil que su antecesor. Los 75 CV de su motor 1.4 permiten circular con bastante soltura y agilidad. La dirección eléctrica ofrece buena asistencia, con lo que mover el volante, algo grande, es toda una delicia en la brega urbana de esquivar a otros coches y de circular en las calles más viradas y estrechas. La postura de conducción alta también ayuda a controlar a los vehículos que nos rodean y los contornos de la carrocería a la hora de estacionar.

Manejar los pedales tampoco plantea dificultades y el cambio queda bastante a mano, siempre que no elevemos mucho el asiento. El guiado y la precisión en las inserciones son realmente buenos, lo que se agradece a hora de mantener el motor en la zona de respuesta óptima, situada en torno a las 3.500 rpm. Por debajo la mecánica se muestra un tanto perezosa para mover las 1,1 toneladas que pesa el C3 con un conductor de 70 kilos a bordo.La suspensión, blanda, esconde bien los numerosos baches que pueblan la ciudad. Y los frenos, con discos delanteros de 226 mm de diámetro y tambores traseros de 8 pulgadas de diámetro, tienen potencia y cumplen bien su trabajo en la urbe. El consumo en este hábitat se sitúa en torno a los 8 litros de medida –medimos 7,8 litros durante la prueba-, lo que no le convierte en el más comedido de la clase. Hay que tener en cuenta que respecto a otros compactos, el C3 es más alto y tiene algo más de sección frontal.



... Y CUMPLE EN CARRETERA

Y si en ciudad el C3 1.4i saca buena nota, en carretera cumple. No es un deportivo y tampoco lo pretende. Con una aceleración de 0 a 100 km/h en 14,2 segundos y una velocidad máxima de 163 km/h, mantiene bien los cruceros legales -y algo más- en autopista. Conviene ser conscientes de que bajo el pedal del acelerador sólo hay 75 CV (a 5.400 rpm) y 118 Nm de par máximo (a 3.300 vueltas), lo que obliga a utilizar frecuentemente el cambio para mantener el ritmo en las subidas más pronunciadas. La quinta marcha, bastante abierta, permite llanear rápido con un número de revoluciones contenido al C3 y que se lance en las bajadas. Pero no sirve para afrontar subidas, en las que hay que engranar la cuarta velocidad e, incluso, la tercera para no bajar de 120 km/h.

La dirección, que parece muy asistida en un principio da plena confianza pasados unos kilómetros, mientras que la suspensión absorbe eficazmente los baches, badenes, empalmes y resto de imperfecciones de la ruta.

El consumo es muy sensible a las condiciones de utilización. A ritmo legal y en terreno favorable se ven los 5,5 litros en el ordenador de viaje, pero si exigimos al motor, la cifra supera los 8 litros.

En carretera convencional los adelantamientos hay que preparárselos con tiempo y apurar las relaciones segunda y tercera del cambio. Lo habitual en coches de este peso y potencia (13,7 kg/CV).

El comportamiento dinámico del C3 es fácil y sano. Hace gala de una excelente estabilidad lineal y agarre en curva, especialmente con los neumáticos opcionales 195/55 R16, que son una exageración para la potencia disponible y más lógicos en un vehículo que la doble. Eso sí, proporcionan un alto paso por curva y echan una mano a los frenos. Éstos, con tambores traseros, cumplen en una conducción normal pero no son para ir de carreras.

El subviraje al límite es moderado y fácilmente controlable. El C3 examinado contaba con un ESP muy eficaz a la hora de corregir desmanes en la trayectoria. Una opción que debería ser de serie.

El único pero en el apartado dinámico lo pone la suspensión, que tendría que ser un punto más firme para mitigar los cabeceos de la carrocería en frenadas y el rebote del eje trasero si se pasa un bache o junta de dilatación apoyando fuerte en curva.



CUATRO ESTRELLAS EuroNCAP Prueba CITROËN C3

El C3 superó las pruebas de seguridad Euro NCAP con cuatro estrellas sobre las cinco posibles, que sí logró en los apartados de protección de adultos, niños y también de peatones en caso de atropello. En seguridad activa, con el ESP opcional, obtuvo cuatro estrellas. El acabado SX probado viene de serie con seis airbag (frontales, laterales y de cabeza para las plazas delanteras y traseras), ABS, Ayuda a la Frenada de Urgencia (AFU) y Repartidor Electrónico de Frenada (REF), además de cinturones de seguridad delanteros con pretensor pirotécnico. Estos y los de los pasajeros laterales traseros incorporan limitadores de esfuerzo. El equipamiento de seguridad incluye dos anclajes Isofix para sillas infantiles, instalados en los asientos traseros.



ECOLOGÍA AIRDREAM

La versión 1.4i SX del C3 presume de la denominación Airdream que Citroën da a sus vehículos más respetuosos con el medio ambiente. Su mecánica de 1.360 cc y cuatro cilindros tiene unas emisiones de CO2 por kilómetro de sólo 140 gramos. Esta es una de las tres condiciones que exige la marca francesa para ser un vehículo Airdream. Las otras dos son ser fabricado en plantas con certificación ISO 9001 (el C3 se ensamblan en las francesas de Aulnay y Poissy) y haber sido diseñado para el que el 95% de su masa se pueda reciclar.



A favor

- Diseño exterior e interior.

- Parabrisas Zenith.

- Confort de suspensión.

- Comportamiento.

- Habitabilidad.

- Cambio.

- Acabado.

En contra

- Antena no integrada.

- Parasoles.

- Regulación del asiento por puntos.

- Plano de carga alto.

- Rueda de emergencia.

- Testigo de temperatura del motor.

- Sensible al viento lateral.

- ESP opcional.

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Miguel A. Fernández
Mayo 2010

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar