Prueba CHEVROLET CRUZE SW
2.0 VCDi 163 CV LTZ

EL CRUZE MÁS PRÁCTICO

El Cruze fue el primer modelo de la nueva generación de Chevrolet después de que la marca americana se hiciera cargo de Daewoo. Ofrecía grandes dosis de calidad, una razonable relación calidad-precio y un diseño atractivo. Tras la berlina y la versión de cinco puertas (Hatchback), le ha llegado el turno a la versión familiar, posiblemente, la que más sentido tiene de las tres.

  

LOS COMIENZOS

Los primeros Cruze que aparecieron en el mercado disponían de motores de gasolina lo que demuestra los orígenes americanos del modelo y dejaba un poco aparte las preferencias mayoritarias del comprador europeo que, en su mayoría, se decanta por los motores diesel. Las cosas han cambiado mucho desde entonces, primero llegó un motor diesel bastante rápido y equilibrado, más tarde la versión de cinco puertas junto a un motor 1.7 litros diesel y ahora por fin, ha llegado la versión familiar. Esto significa que el Cruze puede luchar en un frente más amplio con respecto a sus competidores. El Chevrolet Cruze es el modelo más vendido de la firma estadounidense, no en vano es un modelo global. Para atraer a los posibles compradores que normalmente huyen de las versiones familiares, Chevrolet ha seguido la misma línea de diseño que Ford o Kia, prolongando la carrocería pero manteniendo las líneas generales de la berlina o el Hatchback. De hecho el diseño de las ventanas laterales hace que pase desapercibido el hecho de que es 16 centímetros más largo que el Hatchback.



MODELOS Y VERSIONES

Junto con las dos versiones anteriores, sedán de cuatro puertas y hatchback de cinco, son tres las carrocerías disponibles. Cuenta con cuatro niveles de potencia, dos para cada combustible. En gasolina 1.6 de 124 caballos y un 1.8 de 141 caballos, disponible, este último, también con caja de cambios automática en opción. 

En diésel cuenta con un 1.7 de 130 caballos y un 2.0 de 163 caballos con la opción de poder llevar cambio automático. Los acabados se dividen en tres niveles: LS+, LT, LT+ y LTZ. El básico, LS+, ya incluye aire acondicionado, airbag (de conductor, acompañante, laterales delanteros y de cortina), control de estabilidad y control de tracción, retrovisores eléctricos y térmicos y ordenador de a bordo, es decir que viene bastante bien equipado.

El modelo que ilustra esta prueba es el más lujoso de todos, LTZ y lleva como equipamiento opcional pintura metalizada por 460 euros. Con respecto a la versión inmediatamente inferior (LT+) las diferencias son llantas de aleación de 17 pulgadas (opcional en color negro sin coste), sensores de lluvia y luces, navegador con display de siete pulgadas, detalles cromados, radio Premium con USB, seis altavoces, sensor de aparcamiento trasero, faros antiniebla delanteros, climatizador automático y servicio de mantenimiento gratuito durante tres años o 100.000 kilómetros. El precio final de esta unidad es de 23.250 euros, con el descuento vigente en el momento de escribir estas líneas (-2.920 euros) el precio final de venta es de 20.330 euros. Existe un Chevrolet Cruze SW desde 17.515 euros (14.595 euros incluido descuento).



INTERIORES

El interior del Cruze tiene un estilo atractivo y bien organizado en general, los materiales son de una calidad media, no extrema pero si razonable. Algunos ajustes podrían mejorarse como las guanteras laterales que se encuentran a ambos lados del túnel central y de la palanca de cambios, estas se mueven fácilmente hacia fuera con la mano y dan la sensación de que falta algún punto de sujeción extra. También tiene algunos detalles muy cuidados como la tela que recubre parte del salpicadero y que descarga del exceso de plástico que tienen siempre en esa zona la inmensa mayoría de coches. Los asientos son fantásticos por sujeción y afortunadamente también, para el resto de la gama Cruze. En otros acabados son totalmente de tela pero en el acabado LTZ son parcialmente de cuero, salvo la zona central. También podrían ser totalmente de cuero y calefactables ya que es una de las opciones de este acabado, por 1.080 euros. La posición es muy cómoda y permite un buen acoplamiento con cualquier talla de conductor gracias a los diferentes reglajes de asiento y volante (profundidad y altura). 

Nuestra versión, LTZ, cuenta con navegador incorporado con pantalla de 7 pulgadas. Esta configuración provoca que el reparto de botones y controles varíe levemente con respecto a otras versiones sin navegador. El nuevo reparto de botones provoca cierta confusión en su manejo y se tarda en encontrar algunas funciones, lleva tiempo acostumbrarse.

Tras los asientos de los pasajeros, entre estos y la bandeja trasera existe una cubierta con huecos y extraíble que ofrece bastantes posibilidades de carga. Este modelo familiar (4.675 mm) es más largo que el Hatchback de cinco puertas (4.510 mm) y la berlina (4.597 mm). Ofrece 500 litros de maletero hasta la línea de la ventana y casi 1.500 (1.478 litros) hasta el techo si abatimos los asientos traseros. La carga de objetos pesados o voluminosos es muy fácil al ser el borde de carga plano y no estar muy alejado del suelo. Las plazas traseras cuentan con espacio razonable para cuatro pasajeros, pero como siempre el quinto pasajero, cuenta con algo menos de comodidad por el túnel central y la forma elevada y dureza de su asiento, aun así no es de los peores y permitiría un uso medianamente prolongado.



EN CARRETERA

Conducir el Cruze SW no es muy diferente de la berlina o el Sedán de cinco puertas, algo que era de esperar ya que este modelo es en gran parte, salvo los cambios de la carrocería, igual que los otros. Bajo él se encuentra la misma plataforma del Opel Astra por lo que al volante las sensaciones muy parecidas aunque difiere en algunos puntos clave. La dirección es menos sensible que la del Astra, es decir, transmite menos información de la carretera. Esto se traduce en que a poca velocidad es más fácil y cómodo de conducir pero que rodando rápido el Astra tiene mejores sensaciones. En apoyos fuertes en curva se percibe algo más de inclinación de la carrocería de lo deseable pero a cambio, si el firme es de peor calidad, absorbe muy los baches sin transmitirlos bruscamente al interior. El hecho de tener unos asientos tan envolventes ayuda a mitigar los balanceos en curva, al menos para los pasajeros delanteros o el conductor que solo tiene que preocuparse de la trazada y no de sujetar el cuerpo. 

Esta mecánica diesel de dos litros y 160 caballos tiene bastante brío. En el inicio, puesta en marcha con el motor frío, es bastante sonoro y poco a poco va decreciendo pero no hay apenas vibraciones y el funcionamiento en lo que respecta a respuesta y aceleración es satisfactoria. Por debajo de 1.200 r.p.m. la respuesta no es destacable pero a partir de estas revoluciones y superando 1.500 r.p.m., ya tenemos respuesta en cualquier marcha. A partir de estas revoluciones se produce un empuje más intenso que se mantiene hasta algo menos de 4.000 r.p.m.

Es manejable en ciudad y la visibilidad es buena, las maniobras en calles estrechas y para aparcar o dar marcha atrás existe una cámara en la parte trasera que facilita enormemente este tipo de maniobras (en acabado LTZ).



CONSUMOS REALES

Oficialmente la marca anuncia un consumo medio de 5,2 litros/100km. Durante la prueba ha sido imposible acercarse a esa cifra a pesar de intentar practicar una conducción muy conservadora. La cifra más habitual circulando entre carretera y ciudad es la de 7 litros/100 km, aunque en ocasiones puntuales se logra reducir hasta los 6,8 litros/100 km.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL CHEVROLET CRUZE?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Chevrolet Cruze SW 2.0 VCDi 163 Cv LTZ, hemos tomado como referencia un hombre de 45 años casado, con mas 20 de antigüedad de carné, que vive en Madrid, guarda el coche en garaje privado y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo con franquicia de 99 €, es Genesis con un precio de 340.05 € y con una una calidad en la póliza de 8.75.



RIVALES Y CONCLUSIONES

Este segmento C de familiares medios y presupuesto razonable, se ha incrementado bastante en los últimos años. El tamaño interior del maletero es razonable para el sector con 500 litros, sin embargo hay rivales que ofrecen mayor espacio (Kia cee´d SW 510 litros, Hyundai I30 528 litros). Por el contrario estos dos modelos coreanos cuentan con mecánicas menos brillantes y potentes a pesar de resultar más caros. 

Entre los rivales europeos similares en tamaño el Renault Mégane Sport Tourer o el Ford Focus Sportbreak son considerablemente más caros y aunque dinámicamente o en calidad de acabados estén un peldaño por encima son muchos miles de euros de diferencia difíciles de justificar. El único modelo europeo que puede enfrentarse por precio es el Peugeot 308 SW. Con unas prestaciones y espacio similares, el Peugeot cuenta con dos variantes mecánicas susceptibles de enfrentarse al Cruze, el 2.0 HDI con potencias de 150 y 160 caballos. El primero de ellos es ligeramente más económico y el segundo ligeramente más caro aunque se ofrece únicamente con cambio automático. En cualquier caso el equipamiento del Chevrolet es superior y si queremos igualarlos las diferencias económicas siempre darían la ventaja al Cruze. Otra posible opción es el Skoda Octavia Combi 2.0 TDI CR140, más caro y menos potente pero con un maletero mayor además de una dinámica y consumos mejores que los del modelo americano.

Elegir el Cruze SW tiene mucho sentido: tiene un generoso maletero, es refinado y confortable. También tiene un precio muy favorable con respecto a sus rivales pero en carretera no impresiona tanto como algunos de sus ellos, aunque no lo hace mal. Si eso es algo que no importa al comprador, encontrará en el Cruze un coche familiar muy práctico, bien equipado y con un precio muy razonable. Claramente hay que elegir siempre los motores diesel, cualquiera de los dos.



A favor

- Precio (es de los más baratos y mejor equipados entre sus rivales)

- Interiores (estéticamente es muy agradable y moderno, la calidad no es sobresaliente pero si es razonable)

- Maletero (aunque no sea el más capaz de entre sus rivales, tiene una capacidad más que decente)

- Equipamiento (desde la versión más básica incorpora equipamiento importante como aire acondicionado o control de estabilidad)

- Mecánicas diesel (las dos opciones, 1.7D y 2.0D, son muy recomendables)

En contra

- Motores de gasolina (son lentos y de respuesta más pobre que sus equivalentes en diesel)

- Plaza trasera central (está más elevada y el túnel central resta espacio para colocar los pies)

- Navegador (no se puede configurar en movimiento)

Prueba y Redacción: www.arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Enero 2013

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar