Prueba CHEVROLET SPARK
1.2 82 CV LS+

MÁS GRANDE POR DENTRO QUE POR FUERA

Chevrolet es la marca que más éxito tiene dentro del grupo General Motors. El Spark es el coche más pequeño dentro de la marca y su vocación es claramente urbana. Llegó para sustituir al veterano Chevrolet Matiz y por su precio tan competitivo es uno de los utilitarios más baratos del mercado, además de contar con una habitabilidad sorprendente para su tamaño.

  

ROMPIENDO CON EL PASADO

Chevrolet se había fijado varios retos con el Spark, uno de ellos era que no solo debía tener un precio asequible, si no que también debería tener una buena imagen.

El Spark aumentó de tamaño con respecto a su antecesor (Matiz) con el fin de mejorar la habitabilidad de sus pasajeros. El maletero permanece inalterado en su capacidad, 170 litros, pero el aumento de longitud en casi 17 centímetros, ha repercutido directamente en una mejor accesibilidad y mayor espacio para las plazas traseras. La estética pedía a gritos un cambio y el nuevo Spark ha sabido conjugar el nuevo aire de familia (parrilla partida) con una imagen general mucho más moderna. Por suerte, este nuevo diseño de grandes faros y líneas angulares se aleja bastante del concepto antiguo del Matiz.



VERSIONES Y ACABADOS

Está disponible con dos mecánicas de gasolina: 1.0 y 1.2 litros, ambas de cuatro cilindros, con potencias de 68 y 81 caballos respectivamente y es poco probable que con el tiempo se añadan mecánicas nuevas. La caja de cambios es en todos los modelos, manual y de cinco velocidades, sin posibilidad de caja de cambios automática.

Los acabados disponibles son cinco: básico, +, LS, LS+ y LT.

El Spark es un utilitario con algunos “gadgets” poco comunes en su segmento. La lista de opciones es muy limitada pero que un utilitario pequeño y barato tenga sensores de aparcamiento no es nada habitual. Esta opción resulta muy recomendable porque a pesar del pequeño tamaño del Spark y su escasa dificultad para aparcar, no hay que olvidar que la mayoría de su vida la pasará en un entorno urbano. El aire acondicionado es equipo de serie (climatizador en acabado LT) en los tres acabados superiores y el control de estabilidad es una opción en todos por 255 euros.

Gracias a la campaña de descuentos que ofrece Chevrolet, es más que recomendable decidirse por uno de los tres modelos más equipados. Estos tres acabados son más caros de entrada, pero gracias al mayor descuento se produce la paradoja de poder comprar un modelo más equipado por un menor precio, es el caso del 1.0 LS.



INTERIORES

Siguiendo con la moda minimalista para el cuadro de instrumentos, el Spark incorpora un bloque compacto de estilo motorista que agrupa todas las funciones más habituales de control. La idea en principio es extraña pero en la práctica resulta acertada, no solo por el diseño si no por que resulta muy claro para leer en un solo vistazo. El único inconveniente, en mi opinión, es el reparto de tareas. Han atribuido al reloj analógico principal la velocidad y han dejado un diagrama de barras para el cuentavueltas.

Lo más acertado hubiera sido hacerlo justo al contrario, como en el Chevrolet Aveo. En la práctica es más rápida la visualización de los datos si tenemos una lectura digital de la velocidad, además, un reloj analógico para controlar las revoluciones del motor resulta más intuitivo. Sobre todo en un coche en el que por la escasez de prestaciones, no viene mal aprovechar al máximo estas dos lecturas para aprovechar el potencial disponible.

Las funciones del ordenador de a bordo se cambian con uno de los tres botones superiores del cuadro, concretamente el situado a la izquierda. No es una posición muy buena para utilizar en marcha, para pulsarlo hay que meter la mano por el interior del volante o pasarla forzada por arriba.

En cualquier caso el acabado general del interior es bueno. Los plásticos tienen un tacto y un aspecto razonablemente bueno, algo menos en la zona de los paneles de las puertas. El volante, regulable en altura, se mueve de forma solidaria con el cuadro de mandos por lo que nunca perderemos de vista los datos principales.

Paradójicamente, en el Spark, los verdaderos argumentos de compra se encuentran en la habitabilidad interior. Según su diseñador Rich Scheer: “un coche de cinco puertas es lo que la gente necesita, pero lo que la gente quiere es un coche de tres puertas”. Por ello los picaportes de las puertas traseras permanecen camuflados en el marco de la ventanilla y así la apariencia del Spark es la de un coche de solo tres puertas.

El Spark ha sido desarrollado aportando a su diseño más altura que anchura. Los dos pasajeros delanteros se encuentran bastante cómodos y amplios (en altura), aunque la sujeción lateral de los asientos es casi nula. Las plazas delanteras son cómodas pero al ser menor la anchura, hace que sea casi imposible cambiar de marcha sin tocar la pierna del acompañante.

Por otro lado, la gran altura hace que en las plazas traseras el acceso sea sorprendentemente fácil y cómodo, apenas hay que hacer movimientos para acceder al interior. En ellas, dos adultos se podrán acomodar sin estrecheces ni problemas para colocar las piernas o de altura. Aunque cuenta con tres cinturones y tres reposacabezas traseros, el acomodar un tercer ocupante es ser muy optimista, salvo que se trate de tres niños o que los tres adultos se aprecien bastante entre ellos. Pero a pesar de que tres pasajeros lo tengan difícil, sigue resultando sorprendente que cuatro adultos puedan sentarse tan cómodamente en un coche tan pequeño.

Los asientos traseros se pliegan en dos secciones pero es difícil conseguir una superficie de carga completamente plana, además el dispositivo de plegado aparenta ser algo endeble. El equipo de audio es muy fácil de usar sin apenas desviar la atención de la carretera, cuenta con una gran rueda circular que agrupa las funciones de encender/apagar, mute y volumen. En el frontal de la radio que reproduce MP3, encontramos una toma para USB y un conector auxiliar. No está disponible un sistema de navegación, ni siquiera en opción.



EN CARRETERA

Queda bastante claro a los pocos kilómetros recorridos que el Spark es un coche eminentemente ciudadano. El motor 1.0 de 67 caballos es un propulsor muy lento, la aceleración de cero a 100 kilómetros/hora es de 15.5 segundos y el 1.2 de 81 caballos de nuestra prueba es un algo mejor, pero poco (12,1 segundos). A pesar de ello se puede extraer un mensaje positivo de este pequeño motor. Muchos de sus rivales tienen un motor de tres cilindros mientras que el 1.0 del Spark es de cuatro, esto hace que la conducción sea más “relajada” y que disminuya la sonoridad.

La respuesta es algo escasa si se trata de realizar un viaje de largo recorrido. En llano puede mantener una velocidad media razonablemente alta de forma desahogada, pero al primer repecho la velocidad disminuye rápidamente y a pesar de jugar con el cambio, obtenemos poca respuesta. Para realizar adelantamientos en vías de doble sentido o incluso para aventurarse en el carril de los rápidos en autopista, tendremos que preveer muy bien la maniobra.

La suspensión está calibrada para ser cómoda, muy cómoda. Los baches, carreteras en mal estado y “guardias tumbados” son leves ondulaciones de la suspensión y por extensión para sus ocupantes. A cambio si queremos aumentar el ritmo, la inclinación de la carrocería en apoyos fuertes no permite muchas alegrías.

El consumo y las emisiones de ambos motores son muy reducidos. La capacidad del depósito tan escasa (35 litros) parece mayor por la lentitud con la que se vacía el carburante. La autonomía media ronda casi siempre los 600 kilómetros.

Las dos mecánicas disponibles se quedan por debajo de los 120 gr/km por lo que están exentas de pago del impuesto correspondiente.

En el medio urbano se desenvuelve perfectamente, resulta muy fácil manejar en maniobras complicadas por calles estrechas o giros complicados y tiene muy buena visibilidad en general salvo en los tres cuartos traseros. La maneta de apertura, oculta en el marco de la ventanilla, tapa más sección de cristal y dificulta la visión al incorporarnos a una calle o carretera.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL CHEVROLET SPARK?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar Chevrolet Spark 1.2 82 Cv LS+, hemos tomado como referencia un mujer de 30 años y soltera, con 8 de antigüedad de carné, que vive en Sevilla, guarda el coche en garaje colectivo y recorre hasta 15.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio mas competitivo con un seguro a terceros con lunas, es ClickSeguros con un precio de 200.97 euros y con una una  calidad en la póliza de 6.60, teniendo una relacion calidad precio de 7.23.



RIVALES Y CONCLUSIÓN

La competencia es muy numerosa, hasta 16 modelos compiten en este segmento. Si hacemos una división por tamaño, desde 3,6 metros en adelante, los rivales del Spark serían el Dacia Sandero, Ford Ka, FIAT Panda, TATA Vista y Renault Twingo. De todos ellos el más amplio en términos generales, pasajeros y capacidad de maletero, sería el Dacia Sandero, que es además el más barato. No es el que mayor calidad tiene pero desde luego por lo cuesta tiene una calidad adecuada, es un duro rival. Tras el Dacia, el Spark es uno de los que mayor espacio tiene para pasajeros (no para carga) y en cuanto al precio, todos rondan los 8.000 euros de precio base (Dacia desde 6.290 euros).

El Spark ofrece un espacio para las piernas en las plazas traseras superior al de todos sus rivales e incluso mayor que algunos modelos de segmentos superiores como el Peugeot 207, Renault Clio o SEAT Ibiza, todos ellos en versión cinco puertas. Esta es su gran ventaja, Chevrolet ha construido un coche pequeño pero espacioso, económico pero muy completo y que incluso tiene un diseño interesante. La decisión de compra entre tanta oferta, habrá que hacerla en función de nuestras necesidades concretas de espacio, el gusto por uno u otro diseño o la preferencia entre un motor de tres o cuatro cilindros. Será muy difícil no acertar.



A favor

- Espacio (a pesar de su contenido tamaño, sorprende la buena habitabilidad general sobre todo en las plazas traseras)

- Precio (no es el más barato de todos pero está entre ellos, su relación calidad-precio es muy favorable)

- Calidad (el interior no tiene lagunas importantes, el diseño minimalista y moderno resulta muy agradable para conducir)

- Consumos (si no pretendemos extraer más de lo que hay dentro de su motor, son bastante razonables, incluso bajos)

En contra

- Maletero (es la cifra media en su segmento, para una compra medio-grande en el supermercado necesitaremos repartir las bolsas por los asientos)

- Prestaciones (nada que objetar en ciudad, en carretera escaso. Basta con mentalizarse y viajar a un ritmo “fuera de peligro” de cualquier multa por exceso de velocidad)

- Asientos traseros (sistema de plegado y no es fácil conseguir una superficie plana)

Prueba y Redacción: www.arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Julio 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar