Prueba CHEVROLET MALIBU
2.0 VDCI 160 CV LTZ

COCHE DE CALIDAD A BUEN PRECIO

Chevrolet presentó el nuevo Malibu en el Salón de Frankfurt con la intención de hacerse un hueco en el continente europeo. De esa forma se convierte en su nuevo buque insignia para Europa. El nuevo diseño y las motorizaciones dejan claro que las intenciones de este modelo no son solo contentar al público americano.

  

LA OCTAVA GENERACIÓN

El Malibu se une a la nueva dinámica cada vez más habitual en las marcas para ahorrar costes de utilizar una misma plataforma para vender en todo el mundo. Este modelo se comercializará en casi 100 países y competirá con modelos como el Honda Accord, Citroën C5, Ford Mondeo o Volkswagen Passat. El éxito de su hermano menor Chevrolet Cruze, ha animado a la marca americana a volver a la carga en un segmento que había dejado de lado hace algunos años. En Europa viene a sustituir al Chevrolet Epica que se dejó de comercializar en 2010. Aunque aquí nunca se haya vendido, en el mercado americano sustituye al anterior Malibu que lleva durante siete generaciones (desde 1964) comercializándose y ha llegado a ser un verdadero coche icono. 

Son 9,6 millones de unidades vendidas hasta la fecha y con versiones anteriores ha participado en carreras de la NASCAR logrando alguna victoria. La línea general es muy elegante con un frontal poderoso y una trasera agresiva y deportiva. El frontalrespeta el aire de familia con un capó elevado y prominente, parrilla dividida y una cintura alta que culmina con una altura general no muy elevada lo que deja un campo de visión más reducido al tener una superficie acristalada menor. La trasera tiene un toque deliberado de inspiración Chevrolet Camaro con los pilotos cuadrados dobles.

El maletero termina con un pequeño y discreto alerón con la tercera luz de freno integrada en él. Se fabrica en Corea del Sur pero se ensambla junto con el motor en Kaiserlautern, Alemania.



MODELOS Y VERSIONES

El Malibu se comercializa con dos mecánicas, ambas de cuatro cilindros. La primera de ellas es de gasolina y corresponde a un 2.4 litros de 167 caballos. La otra disponible es la versión de nuestra prueba, un dos litros diesel con turbo de geometría variable y 160 caballos. Ambas versiones están disponibles con caja de cambios manual o automática, pero siempre con seis velocidades. Solo cuenta con dos acabados, LT+ y LTZ, pero ambos considerablemente equipados. El primero es el LT+ que incluye climatizador automático, seis airbags, ABS con EBD, control de tracción y estabilidad, volante multifunción, sensor de aparcamiento trasero, navegador con pantalla táctil, llantas de aleación de 17 pulgadas, sensores de lluvia y de luces, cruise control, retrovisores eléctricos térmicos y plegables eléctricamente, Bluetooth, asistente de arranque en pendientes, freno de mano eléctrico, luz día, asientos delanteros regulables electrónicamente, volante de cuero y faros antiniebla. 

La versión de nuestra prueba corresponde al LTZ que añade al anterior equipamiento: climatizador bizona, llantas de aleación de 18 pulgadas, tapicería de cuero, asientos delanteros calefactables, asiento de conductor con tres memorias, ajuste automático de las luces delanteras, faros de xenón y arranque sin llave. El precio base de nuestra unidad es de 31.450 euros y tenemos que añadir la pintura metalizada (430 euros), por lo que el precio final es de 31.880 euros. La promoción vigente en el momento de escribir esta prueba descuenta 2.560 euros, de ese modo su precio final es de 29.320 euros. La única opción además de la pintura metalizada es el techo solar por 1.025 euros. Hay disponible un Chevrolet Malibu desde 26.435 euros (incluyendo descuento).



INTERIORES

El Malibu está desarrollado a partir de un Opel Insignia y eso se nota en algunos aspectos del diseño interior. Las formas generales son envolventes y las líneas de diseño del salpicadero tienen continuidad en las puertas, se nota el gusto que los americanos tienen por los cromados ya que están por todas partes (exteriores e interiores), envolviendo la mayoría de controles, en el salpicadero, en el cambio, en el volante, etcétera. 

La calidad que se percibe es buena, los materiales tienen un nivel discreto pero en conjunto ofrece un aspecto general refinado, en el acabado LTZ el cuero es parte del equipo de serie y además de los asientos también se encuentra en algunas partes de las puertas, volante, pomo del cambio y cubriendo la cornisa que corona el cuadro de mandos. Un cuadro de mandos dividido en dos cuadrantes, muy deportivo y original que tiene su fuente de inspiración en el Chevrolet Camaro. En el centro de los dos cuadrantes se sitúa el display central con la información del ordenador de a bordo, datos como velocidad media, kilometraje, consumo de combustible (medio e instantáneo se pueden ver al mismo tiempo) y presión de los neumáticos. A lo largo del salpicadero se reparten el resto de los mandos de control (audio y climatización), algunos de los compartimentos de almacenamiento cuentan con una luz ambiente en azul, lo que es otro rasgo distintivo de la marca.

Los asientos son cómodos, envolventes y con regulación eléctrica de tres memorias (en LTZ) así como calefacción. El navegador, de serie en todos los Malibu, se repliega para ofrecer una guantera muy profunda escondida tras él. Además de tener la pantalla táctil, los mandos que la rodean también son táctiles al estilo del Chevrolet Volt. Es muy intuitivo en su manejo y permite la interconexión con todos los dispositivos modernos actuales

La posición de la palanca de cambios (versión manual) queda ligeramente fuera de la posición natural, es necesario llevar el reposabrazos central a su posición más retrasada para realizar los cambios con más comodidad. El diseño general del interior es muy moderno, agradable de utilizar y transmite sensación de calidad. En las plazas traseras hay espacio generoso para dos ocupantes pero como es habitual en la mayoría de berlinas de este segmento, el quinto pasajero de la plaza central no se encontrará tan cómodo a causa de las forma del asiento y del poco espacio para poner las piernas.

El maletero con 545 litros está a la altura de los mejores (Volkswagen Passat 565 litros o Ford Mondeo con 550 litros) y tiene unas formas muy aprovechables. Debajo del piso del maletero lleva kit reparapinchazos con un compresor y aunque tiene espacio suficiente para poder llevar un neumático, posiblemente no cabría uno tan grande como los otros cuatro, 245/45 con llanta de 18 pulgadas. En esta versión (LTZ) el maletero se puede abrir mediante el mando a distancia de la llave, funciona muy bien (algo que no es habitual ni en marcas Premium) ya que tiene una efectividad elevada a bastantes metros del coche. También se puede abrir con un cómodo botón muy bien disimulado en la tercera luz de freno.



EN CARRETERA

El motor de dos litros diesel y cuatro cilindros es el mismo bloque que equipa a los Opel Insignia o Astra con pocas diferencias, entre ellas carecer de sistema start/stop. La potencia es de 160 caballos a 4.000 r.p.m. y 350 Nm de par máximo a 1.750 r.p.m. 

La respuesta es satisfactoria y aunque particularmente me gustan más los motores con algo más de alegría (brusquedad) en la entrega de potencia, el Malibu destaca precisamente por todo lo contrario, la gran suavidad que demuestra permanentemente. La aceleración para realizar adelantamientos es razonable (no exagerada) incluso cuando viaja cargado y en esta versión manual, no es necesario utilizar mucho el cambio para la mayoría de maniobras. Lo que demuestra que las recuperaciones y los desarrollos están muy bien configurados para ofrecer buena respuesta. No resulta ruidoso a alta velocidad ni a altas revoluciones y La suspensión es cómoda y no existen balanceos acusados a la hora de forzar los apoyos, la dirección es más sensible de lo que cabría esperar de un modelo americano. Aunque circulando a alta velocidad por autopista se echa de menos algo más de aplomo, en conjunto pasa el examen de las suspensiones con buena nota.

En ciudad los casi cinco metros de largo hacen que tardemos algo más en elegir un aparcamiento adecuado y es donde se echa en falta un “gadget” que no debe resultar muy caro: una cámara de visión trasera. El avisador acústico cumple bien su función y resulta vital para realizar esta maniobra pero con una cámara todo sería mucho más fácil.



CONSUMOS

Los consumos oficiales cifran en 5,1 litros los litros que utiliza cada 100 kilómetros, durante la prueba y realizando una conducción agresiva la cifra más habitual ha sido de 7 litros/100 kilómetros pero es muy fácil bajar casi un litro más si se practica una conducción conservadora. Aunque lleva exactamente la misma mecánica que su hermano Opel Insignia, sin embargo consume más y tiene peores prestaciones. Ello puede ser debido a los desarrollos del cambio que en el Opel son más largos ya que el peso en este caso no influye al ser más pesado el Insignia.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL CHEVROLET MALIBU?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Chevrolet Malibu 2.0 VDCI 160 Cv LTZ, hemos tomado como referencia un varón de 50 años casado, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Madrid, guarda el coche en garaje privado y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo con una franquicia de 190 €, es Qualitas Auto con un precio de 308.21 € y con una una calidad en la póliza de 6.26.



RIVALES Y CONCLUSIONES

El Malibu es una de las mejores opciones en su clase que incluye modelostan competentes como Ford Mondeo, Toyota Avensis, Honda Accord o Citroën C5 entre otros muchos. Por precio se sitúa en la media pero con la ventaja de tener un equipamiento bastante más completo que en el resto de modelos, hay que pagar como extras. Por prestaciones y consumos, aunque razonables, se ven superadas por algunos de sus rivales o como comentábamos más arriba dentro de su propio grupo por el Opel Insignia. La capacidad del maletero del Malibu es de las mejores y aunque no es el más grande si está entre los primeros siendo superado solo por el Volkswagen Passat y el Skoda Superb. La habitabilidad para los pasajeros está en la zona media siendo el mejor de todos ellos por abrumadora diferencia el Skoda Superb. Chevrolet está en racha como lo demuestran algunos de sus modelos como el Cruze o el Captiva, el Malibu intentará emular el éxito de estos en un segmento donde la lucha es encarnizada, sus armas son un comportamiento general bueno, elevado equipamiento incluido en el precio y una estética diferente pero atractiva.



A favor

- Calidad/precio (tiene una excelente relación entre lo que ofrece y lo que cuesta)

- Diseño (tanto los interiores como en el exterior, han acertado plenamente)

- Equipamiento (salvo los últimos avances como avisador de cambio de carril o radares de distancia, todo lo demás forma parte del equipo de serie)

- Capacidad (por volumen de maletero esta entre los más capaces de su categoría)

En contra

- Posición del cambio (la guantera central molesta y hay que desplazarla hacia atrás para utilizar cómodamente la palanca del cambio)

- Plazas traseras (el pasajero trasero central puede quejarse por estar incómodo por anchura y espacio para las piernas)

- Consumos (sin ser elevados, lo cierto es que hay modelos de su competencia que gastan menos)

Prueba y Redacción: www.arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Diciembre 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar