Prueba CHEVROLET CRUZE
2.0 VCDi 163 CV LTZ 5 puertas

EL PENÚLTIMO CRUZE

El Cruze fue un modelo muy bien recibido cuando llegó a nuestro mercado. Es hermano del Opel Astra ya que ambas marcas, Opel y Chevrolet, son parte del gigante General Motors. Diseñado para convencer a los compradores de cualquier parte del mundo, esta versión de cinco puertas no será la última carrocería del Cruze que veamos.

  

MENOS CONVENCIONAL

Los modelos que más éxito tienen del mercado en Europa suelen ser las versiones de cinco puertas como el Ford Focus o el Volkswagen Golf por lo que el Cruze, hasta ahora, estaba en una posición clara de desventaja.

Chevrolet lo mostró al mundo en el Salón del Automóvil de Paris de 2010 y ahora el Cruze está disponible también en versión de cinco puertas. Aunque es más o menos el mismo coche, no solo es más práctico funcionalmente hablando, si no que sus líneas son bastante más atractivas y deportivas. Su gran tamaño general le otorga una habitabilidad bastante elevada tanto para los pasajeros como para su generoso maletero.



MODELOS Y VERSIONES

Junto con la versión sedán de cuatro puertas son dos las carrocerías disponibles hasta el momento. Durante este año 2012 está previsto el lanzamiento de otra variante del Cruze con carrocería familiar (Station Wagon) que dispondrá de mayor capacidad de maletero (500 litros) y será 16 centímetros más largo que la versión de esta prueba. Cuenta con cuatro niveles de potencia, dos para cada combustible. En gasolina 1.6 de 124 caballos y un 1.8 de 141 caballos, disponible, este último, también con caja de cambios automática en opción.

En diésel cuenta con un 1.7 de 130 caballos y un 2.0 de 163 caballos, en opción con cambio automático.

Los acabados se dividen en tres niveles: LS+, LT, LT+ y LTZ.

El básico, LS+, ya incluye aire acondicionado, airbag (de conductor, acompañante, laterales delanteros y de cortina), control de estabilidad y control de tracción, retrovisores eléctricos y térmicos y ordenador de a bordo.

El modelo que ilustra esta prueba es el más equipado LTZ y lleva como equipamiento opcional asientos de cuero calefactables (1.080 euros), otra opción disponible es el techo solar eléctrico por 825 euros. Con respecto a la versión básica las diferencias son llantas de aleación de 17 pulgadas, sensores de lluvia y luces, navegador con display de siete pulgadas, detalles cromados, radio Premium con USB, seis altavoces, sensor de aparcamiento trasero, faros antiniebla delanteros, climatizador automático y servicio de mantenimiento gratuito durante tres años o 100.000 kilómetros..



INTERIORES

El cuadro de mandos es atractivo y moderno, idéntico al de la versión sedán. El responsable, Taewan Kim, Vicepresidente de diseño de GM en Corea. Los materiales, todos, tienen una calidad no destacable pero si razonable y no se aprecia ninguna laguna reseñable ni zona en la que disminuya la calidad por no estar a la vista. La inspiración para el salpicadero fue tomada del interior de un Chevrolet Corvette y aunque comparando el resultado no se parece demasiado al del mítico deportivo americano, si es todo un acierto estético. Los asientos son cómodos y tienen un agarre bastante bueno para tratarse de un modelo sin aspiraciones deportivas. Nuestra unidad contaba con la opción de tapicería de cuero, a la vista no tan lograda como la de tela, el cuero utilizado no destaca por una excesiva calidad.

El display central (navegador) tiene diversos tamaños posibles en función del acabado. Nuestro modelo se corresponde con el acabado más lujoso, la pantalla del navegador (de serie en este acabado LTZ) esta situada en la zona alta de la consola central y es de gran tamaño y fácil lectura y uso. Otras versiones con la pantalla más pequeña no gozan de una visibilidad tan buena, en el mismo espacio donde se ubica la pantalla del navegador se muestran los diferentes datos del ordenador de a bordo, la climatización o los diferentes menús de audio. Como curiosidad el navegador no permite actuar sobre él mientras el coche está en marcha, lo que está muy bien si el conductor viaja solo: no es recomendable conducir e introducir texto en el navegador al mismo tiempo. Sin embargo, si vamos acompañados, este peligro no existe al poder realizar el pasajero esta acción pero no hay posibilidad de introducir direcciones en marcha.

Este modelo de cinco puertas es más corto que el de cuatro, esta merma en longitud afecta principalmente al maletero y pierde 37 litros de capacidad (413 en total) con respecto al sedán. Sin embargo si bien el sedán no destaca entre sus rivales por ser el más capaz de maletero, la versión de cinco puertas del Cruze arrasa entre todos sus rivales ofreciendo cerca de un centenar más de litros de capacidad. La pérdida de espacio del maletero con respecto al sedán, se transforma en ganancia si decidimos abatir los asientos, en cuyo caso el volumen aumenta hasta los 883 litros. Además la facilidad y comodidad para cargar el maletero es muy superior en esta versión.

El espacio es una de las grandes virtudes del Cruze en ambas versiones, de cuatro y cinco puertas. Las plazas traseras son bastante amplias y cómodas para los pasajeros tanto por espacio para las piernas como por altura y es posible acomodar a cuatro pasajeros de hasta 1,80 metros de estatura con total comodidad y sin que rocen con las cabezas en el techo. La plaza central trasera no es incómoda por altura pero si por la falta de espacio para colocar los pies debido al túnel central y por el reposabrazos escamoteable que llega a ser molesto en la espalda.

Los niveles de acabados y ajustes son correctos, si bien no son como los de un Ford Focus o un Volkswagen Golf, si que tienen un buen equilibrio por lo que pagamos por el Cruze.



EN CARRETERA

El comportamiento y el confort de marcha de este modelo en carretera son idénticos al de la berlina, es decir cómodo, muy noble y con mucho aplomo. En el modelo de nuestra prueba, el diesel más potente de toda la gama, la entrega de potencia es desde pocas vueltas, poco más de 1.000 r.p.m. lo que representa un buen valor. Sin embargo hay que estar seguros de superar estas revoluciones para obtener respuesta inmediata ya que de no ser así el motor apenas responde. Por encima de estas revoluciones la respuesta comienza a incrementarse lentamente teniendo su margen ideal de utilización entre 1.500 y 2.500 r.p.m.

El aplomo general, como comentábamos, es muy elevado al igual que el confort de marcha y todo ello a pesar de las enormes ruedas en 225/50 en 17 pulgadas. En el paso por curvas es muy estable y a la hora de realizar una conducción más deportiva, donde suelen aflorar las debilidades, siempre responde con mucha firmeza y contundencia. La dirección y la suspensión se complementan muy bien tanto en conducción deportiva como en otra más tranquila por ciudad. Tiene un buen radio de giro y a pesar de ser un coche voluminoso se mueve bien callejeando por calles estrechas.

La visibilidad en la zona trasera disminuye con respecto al sedán, pero es lógico por el descenso del techo y el menor tamaño de la luna trasera. No es algo que afecte en conducción por carretera pero si empeora levemente las maniobras de aparcamiento.

El consumo practicando una conducción “alegre” es de 7,2 litros cada 100 kilómetros en carretera aunque es posible bajar de los 6,5 litros si aflojamos el ritmo, la sexta velocidad es definitiva para lograr estas cifras.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL CHEVROLET CRUZE?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar Chevrolet Cruze 2.0 VCDi 163 Cv LTZ 5 puertas. Hemos tomado como referencia un hombre de 50 años, con 10 de antigüedad de carné, que vive en Madrid, no guarda el coche en garaje y recorre hasta 25.000 kilómetros al año Con estos datos, la compañía que ofrece un precio mas competitivo con un seguro a todo riesgo, es Balumba con un precio de 608.87 euros y con una una calidad en la póliza de 4.40, teniendo una relación calidad precio de 6.15.



RIVALES

El Chevrolet Cruze de cinco puertas se desmarca por tamaño del que debería ser su segmento y se queda en tierra de nadie. Siendo más grande que sus rivales naturales como el Ford Focus, Renault Mégane o Citroën C4, el Cruze ofrece mayor espacio interior, maletero y con él tenemos la sensación de comprar “más coche” por menos dinero que sus rivales. Los precios de partida le sitúan en un nivel de equivalente o incluso ligeramente superior al de sus rivales, sin embargo los 3.000 euros de descuento que existen para toda la gama, reposiciona al Cruze como el más barato de todos.

Si tenemos en cuenta el acabado de serie tan completo desde los modelos de acceso, el Cruze obtiene la posición más ventajosa, al menos en cuanto al precio.

Por prestaciones se mantiene en una buena media y arrasa a todos por capacidad de maletero. Un modelo más parecido por tamaño sería el Citroën DS5, pero este apunta a un segmento superior de mercado y se aleja, por precio y lujo, a años luz del Chevrolet. El más cercano por tamaño sería el Skoda Octavia que incluso supera al Cruze en maletero y tiene un espacio similar para los pasajeros, pero aunque más cerca en precio que el DS5 de Citroën sigue siendo mucho más caro que el Chevrolet.

Otros compactos con cinco puertas como el Kia Ceed o el Hyundai I30, podrían ser también rivales. Tomando el modelo CRDI de 128 caballos (el más potente de la gama) de ambos modelos coreanos y comparándolos con el Cruze 1.7 D, el Chevrolet sigue venciendo. El Cruze juega con ventaja, con cerca de 30 centímetros más de longitud bien repartidos entre plazas y maletero es claramente más amplio.

El Chevrolet tiene a su favor un aspecto atractivo, excelente relación calidad-precio-equipamiento y un espacio interior muy generoso además de un maletero grande (el más grande). Entre las debilidades que encontramos está la incógnita de su depreciación y el no tener una calidad tan elevada como la que tienen Ford Focus o Volkswagen Golf, aunque eso no signifique que su calidad sea escasa.



A favor

- Precio (con los 3.000 euros de descuento no tiene rival. El Cruze es el modelo que ofrece más, caballos y espacio, por menos dinero)

- Estética (el Cruze de cinco puertas ofrece una atractiva mezcla de elegancia y gran tamaño)

- Acabados (no destacan por ser de alta calidad, pero si razonable y por no tener ninguna laguna importante en calidad)

- Prestaciones (la mecánica diésel de 163 caballos tiene una buena respuesta a partir de 1.500 r.p.m., los consumos son razonables)

- Suspensiones (buen compromiso entre estabilidad y comodidad, incluso forzando el ritmo siempre responde con nobleza)

En contra

- Plaza central trasera (incómoda por el reposabrazos abatible y por el túnel central)

- Navegador (no utilizable en marcha)

- Respuesta (por debajo de 1.000 r.p.m. el empuje es prácticamente nulo, en salidas desde parado en pendientes hay que abusar demasiado del embrague)

Prueba y Redacción: www.arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Julio 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar