Prueba CHEVROLET CRUZE
2.0d 163 CV LT Automático

INYECCIÓN DE VITAMINAS PARA EL CRUZE

Chevrolet da un nuevo impulso al Cruze al incorporar nuevas mecánicas más potentes. el Cruze es el primero de una nueva generación de automóviles que General Motors utilizará para competir con el resto de fabricantes europeos y japoneses a escala mundial.

  

NUEVA ERA

Después de varios años fabricando modelos bajo la marca Daewoo, en 2002 esta firma pasó a estar controlada por el gigante norteamericano General Motors. El nombre Daewoo se mantuvo hasta hace poco para las unidades comercializadas en Corea del Sur y Vietnam, pero General Motors ha decidido eliminarla completamente en un proceso que se inició a mediados del año 2000. En la actualidad Chevrolet vende cerca de cuatro millones de vehículos en más de 130 países y se fabrica en tres continentes: Asia, América y Europa. El Cruze es un sedán del segmento C, compacto, que mide 4,59 metros, y se postula como punta de lanza de la nueva era de Chevrolet. Recientemente ha mejorado su oferta mecánica para estar en primera línea entre la competencia gracias a sus precios competitivos. El Cruze es el primero de una serie de novedades que Chevrolet tiene previsto lanzar durante los próximos doce meses, son siete en total y entre ellos se incluyen utilitarios (Nuevo Aveo), todoterrenos (Nuevo Captiva), deportivos (Cámaro coupé y cabrio) y hasta un modelo híbrido (Volt).



LA GAMA, MOTORIZACIONES Y ACABADOS

Con la última actualización mecánica la gama queda configurada por dos motores de gasolina: 1.6 y 1.8 litros de 124 caballos (Anteriormente 113) y 141 caballos respectivamente y una sola mecánica de gasóleo de dos litros y 163 caballos (Antes 150). Las motorizaciones de gasolina tienen cinco velocidades a excepción de la versión automática del 1.8 que es de seis relaciones. En el caso del único motor diésel las marchas son siempre seis, ya sea manual o automático.

Hay cuatro niveles de acabado: L, LS, LS+ y LT, pero no están disponibles para todas las motorizaciones. El motor de acceso 1.6 se comercializa con los tres primeros niveles de acabado, el diésel de 2.0 con los tres superiores y el 1.8 solo con el superior LT.

Hay que tener en cuenta que aunque la versión de acceso 1.6 L tiene un precio de 15.400 euros éste no incluye el aire acondicionado, para poder contar con esta opción tendremos que pagar algo más y elegir el siguiente acabado LS, que cuesta 16.915 euros. Estos precios están tomados directamente de las tarifas oficiales sin descuentos promociónales, en el caso particular del mes de marzo 2011, existe una promoción especial en la que podemos disponer de un Cruze con aire acondicionado desde 13.350 euros. La versión básica L es eso, básica, cuenta con cierre centralizado, retrovisores eléctricos, elevalunas eléctricos delanteros, radio CD con MP3 y toma de audio auxiliar. El siguiente acabado, LS, ya empieza a tener un equipo algo más completo ya que añade el ordenador de abordo, control de velocidad de crucero, elevalunas eléctricos traseros, la regulación de la columna de dirección en profundidad, mandos de audio en el volante y algunos altavoces más para el equipo de audio. Donde no hay diferencias entre acabados es en seguridad, todos llevan el mismo despliegue de airbags (seis), ABS con chevrolet cruzedistribución de la frenada (EBD), control de estabilidad, control de tracción, pretensores en cinturones y por último se incluye también la alarma como equipo de serie.

Las llantas son de 16 pulgadas y chapa en acabado L y LS, aleación de 16 pulgadas en el LS+ y aleación de 17 para los acabados LT. La medida de los neumáticos con la llanta de 16 es 205/60 R16 y con llanta 17 de 215/50 R17, salvo en el diésel que aumenta a 225/50 R17. Además de todo lo que hemos citado en cuanto al equipamiento más importante, existen otras pequeñas diferencias entre acabados estéticos en el exterior y en el interior en forma de molduras cromadas o inserciones en aluminio que distinguen a las tres versiones más lujosas de la básica L.

Está previsto el lanzamiento de una nueva carrocería de cinco puertas y de estética similar a la del Opel Astra y algo más tarde llegará otra versión basada en el Cruze pero de corte familiar.



DISEÑO: MODERNO Y ACOGEDOR

Puede que el diseño del Cruze resulte a grandes rasgos conservador pero teniendo en cuenta el amplio mercado mundial al que va dirigido es comprensible, ya que tiene que agradar a todos los potenciales clientes de forma global. El responsable de su diseño es Taewan Kim, Vicepresidente de diseño de GM en Corea y sus líneas serán las que marquen la tendencia del resto de los futuros modelos de la marca con detalles como la gran parrilla frontal dividida en dos por el escudo. La primera vez que uno se sienta en el interior del Cruze, en acabado LT, queda gratamente impresionado por su diseño y lo acogedor que resulta, los guarnecidos, tapas y plásticos utilizados tienen un buen ajuste y mejor tacto.

La tapicería de tela de los asientos es la misma que se extiende por el salpicadero y rompe, acertadamente, con la monotonía habitual de la mayoría de modelos que pecan por tener exceso de plástico. Algunos elementos están tomados del Opel Insignia aunque el objetivo perseguido por los diseñadores es dividir el habitáculo en su mitad delantera en dos partes muy diferenciadas, al estilo del Corvette, al menos esa era la fuente de inspiración. Los asientos son francamente cómodos y con muy buena sujeción lateral, cuando toca practicar conducción deportiva el cuerpo queda perfectamente encajado. El volante es regulable en altura y profundidad, en este acabado, lo que unido a los ajustes disponibles de asiento logra que todos los conductores encuentren su postura ideal independientemente de la talla. El panel de instrumentos está retroiluminado por leds, es de color azul y es simple, moderno y de fácil lectura por la nitidez de los relojes analógicos.

Las plazas traseras son razonablemente amplias para tres pasajeros y cuentan con buena altura en cualquiera de las tres. Tiene un maletero correcto, 450 litros, que además es muy aprovechable por sus formas regulares. Sin embargo a pesar de tener una buena capacidad, es superado por la gran mayoría de rivales que llegan a alcanzar, en el mejor caso, hasta 560 litros.



EN CARRETERA

Es donde el Cruze se encuentra en su elemento, la generosa anchura de vías permite negociar las curvas a alta velocidad con mucho aplomo. Nuestra unidad de prueba montaba las llantas de 17 pulgadas con los neumáticos de mayor sección disponibles 225/50 R17, con esta medida el comportamiento es muy noble y la suspensión ofrece un buen confort de marcha además de permitir cierto uso deportivo ya que el aplomo, como comentábamos, es bastante elevado.

Utiliza la misma plataforma global que el Opel Astra, denominada Delta y se beneficia de su mismo esquema de suspensiones aunque no es igual para todos los países. Por ejemplo en el mercado americano monta un eje trasero de Timonería Watts mientras que las unidades destinadas a Europa montarán un eje de torsión, sistema muy simple y económico que en el caso particular del Cruze cuenta con unos tarados muy bien ajustados. La dirección asistida es algo ligera pero con el suficiente “feeling” para que las ruedas nos transmitan lo que están haciendo, tanto a alta velocidad por autovía como en conducción deportiva por carreteras secundarias.

Nuestra versión cuenta con el cambio automático de seis velocidades que admite una utilización manual si desplazamos la palanca al modo secuencial. Los cambios en modo automático son progresivos, suaves y poco perceptibles con lo que el confort de marcha es elevado. Si optamos por pasar al modo manual y practicamos una conducción con tintes deportivos su respuesta no es tan satisfactoria ya que existe cierto retardo entre el movimiento de la palanca para engranar la marcha y el momento en el que ésta se hace efectiva.



RIVALES Y CONCLUSIONES

Las prestaciones y consumos de este motor diésel convencen a grandes rasgos, pero existen en el mercado mecánicas de similar potencia que le superan en ambos apartados. Huelga decir que el Cruze está a años luz del modelo al que sustituyó, el Daewoo Nubira y que con los nuevos cánones de acabados, mecánica diésel potenciada y precios competitivos, puede pelear con un mínimo de garantías y hasta salir vencedor contra alguno de los modelos consagrados del mercado. Las versiones sedán de modelos como el Ford Focus, Toyota Corolla, Mitsubishi Lancer, Renault Fluence, Skoda Octavia o el Volkswagen Jetta son algunos de sus rivales. 

Si comparamos lar versiones de gasolina de acceso, se enfrentaría al Toyota Corolla o al Renault Fluence colocándose entre ambos por el precio pero ofreciendo un motor más potente que ellos y un diseño con mayor presencia y empaque. En el siguiente escalón de potencia de gasolina, el 1.8 de 141 caballos, pierde la batalla contra el nuevo Ford Focus que tiene mucho más que ofrecer a un precio similar, el Renault Fluence sería incluso algo más barato. En donde el Cruze brilla realmente sobre su competencia es en las comparaciones con la versión diésel. No es el vencedor absoluto en prestaciones, consumos, emisiones o espacio, pero si es un buen término medio entre todos ellos y cuenta con el aliciente de tener un precio al alcance del comprador real de un coche de este segmento. La diferencia de dinero, en el caso de esta versión diésel, con los mejores de este nicho de mercado, Focus, Jetta y Octavia, es de unos 6.000 euros por término medio. Demasiada diferencia para el comprador que no le importe perder unos cuantos litros de maletero, un segundo en aceleración o un litro más de combustible cada 100 kilómetros. Aunque no disponga de la calidad de acabados de un Volkswagen, ya no está en las últimas posiciones como sucedía en la era Daewoo, y si más cerca de marcas como Renault, Citroën o Ford. Las familias que necesiten espacio y no dispongan de un presupuesto elevado tienen una buena alternativa con el Chevrolet Cruze. Es una buena inversión por su precio más favorable, habrá que ver con el paso de los años como acusa Chevrolet la depreciación de sus modelos que, hasta el lanzamiento del Cruze, no era muy brillante.



A favor

- Precio (Si elegimos un modelo con acabado medio, como un LS, el precio resulta muy competitivo en comparación a sus rivales)

- Diseño (Aparenta ser un coche de un segmento superior, la versión de cinco puertas que todavía no se comercializa, tiene un diseño especialmente interesante)

- Prestaciones (Con 163 caballos y la forma de entregarlos, tendremos potencia de sobra incluso con cinco pasajeros y equipaje)

- Conducción (El hecho de ser un modelo eminentemente familiar no impide que sea divertido de conducir)

- Acabados (Razonablemente buenos y sobre todo un diseño del interior muy acogedor y moderno)

- Seguridad (No hay distinción entre el nivel básico y el más lujoso, todos incluyen el mismo equipamiento de seguridad activa y pasiva)

En contra

- Versión L (Demasiado espartana, no incluye ni aire acondicionado)

- Depreciación (Está por ver como será la de este modelo, pero hasta el momento no estaba entre las mejores)

- Cambio automático (Un poco lento en el manejo secuencial, en modo automático nada que objetar)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Marzo 2011

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar