Prueba BMW X3
2.0d 184 CV xDrive

EL X3 VUELVE A LA LUCHA

Después del nuevo X5 y de la aparición del pequeño de los SUV, el X1, BMW tenía que renovar el X3, un modelo que vio la luz en el 2004 y que se actualizó ligeramente en el 2007. Fue uno de los primeros integrantes de la categoría «Premium» de este segmento, a los que luego le siguieron el Q5 de Audi y el GLK de Mercedes-Benz. El nuevo X3 tiene unas reacciones y una agilidad muy buenas, similares al de algunas berlinas del mercado, con una suspensión muy bien puesta a punto y con la calidad de fabricación habitual de BMW. Está disponible desde 42.900 € con un motor Diesel de 184 CV.

  

ASPECTOS GENERALES

La primera vez que pude contemplar al nuevo X3 tuve varias visiones: la primera que estaba ante un X5 antiguo por su tamaño pero con un diseño muy similar al moderno. La segunda, que éste X3 no tenía que ver en nada con el X3 al que sustituye. De hecho, el nuevo es 83 mm más largo que el anterior y sólo 19 mm más corto que el primer X5. Su anchura, es superior a la de ambos modelos, 28 mm y 9 mm, respectivamente. Mientras que es más bajo que cualquiera de ellos dos, 28 mm y 51 mm en cada caso.

bmw x3Hay tres versiones del nuevo X3. Dos con motor de gasolina: xDrive28i con 258 CV y xDrive35i con 306 CV. Ambos motores son de 6 cilindros en línea y van asociados a una caja de cambios automática de 8 velocidades «Steptronic». Hasta la aparición del xDrive30d (Abril de 2011), las variantes Diesel estarán representadas por la versión xDrive20d de 184 CV. Este motor tiene un 4 % más de potencia que en el anterior X3 (177 CV), también aumenta un 9 % su par, ahora alcanza los 380 Nm. La aceleración de 0 a 100 km/h es de 8,5 s, más rápido que el anterior en casi medio segundo. El consumo medio homologado se reduce un 14 % situándose en 5,6 l/100 km.



EFFICENT DYNAMIC

Comparándolo con la generación anterior del X3, BMW ha conseguido aumentar la potencia y el par máximo de todos los motores pero consiguiendo una disminución en el consumo.

El ahorro de combustible se consigue gracias al programa de medidas «». Este conjunto incluye un sistema de arranque y parada automático del motor (denominado «Start&Stop») en todas las versiones. Es la primera vez que este sistema está presente en modelos con cambio automático. 

Con este cambio, BMW informa de que, una vez detenido el motor y activando el sistema «Auto Hold» de ayuda en pendientes, no hay que mantener el pedal de freno pisado para que el motor siga apagado (como pasa en otros vehículos). Al pisar el acelerador, se pone en marcha.

Se ha incorporado un nuevo alternador que recarga la batería principalmente en las fases de deceleración. Los neumáticos son de baja resistencia a la rodadura y la dirección es electromecánica, sólo consume energía cuando se gira el volante y no cuando va en línea recta. Por último, se ha mejorado el coeficiente aerodinámico y reducido el peso total del X3.



COMODIDAD Y AGILIDAD

Hemos probado el xDrive20d. Nuestra unidad tenía la suspensión regulable «Dynamic Drive». Este sistema permite elegir entre tres modos de conducción «Normal», «Sport» y «Sport+».

Las diferencias de comportamiento son claras. Con el sistema situado en el modo «Normal», el X3 se asemeja a una berlina, absorbe muy bien todas las irregularidades de la carretera sin transmitirlas al interior. Resulta un coche muy agradable de conducir. En curva, tomada a una velocidad elevada, tiende a inclinarse debido a que la suspensión es un poco blanda. También aparecen ligeros movimientos de rebote, pero en ningún momento se pierde la trayectoria. 

Con el sistema en posición «Sport», la suspensión se endurece, la respuesta del motor es más enérgica y el tacto del pedal y de la dirección más directos. El X3 en modo «Sport» es un coche más divertido, no nos ha resultado molesta la suspensión, por dura, para trayectos de larga distancia. La mayor diferencia se obtiene en el paso por curva. El coche obedece nuestras indicaciones ahora como si se tratara de un deportivo no como una pesada berlina y tanto la tracción total como el control de estabilidad nos permiten circular a un ritmo elevado sin que el X3 nos exija demasiado. En curva, se elimina esa sensación de que el coche se inclina y ahora tiende a redondear el tramo final de la curva.

bmw x3

El modo «Sport+» es el más extremo de los tres. En este, el control de estabilidad actúa más tarde, lo que permite movimientos de sobreviraje. Estos se perciben con mayor claridad en pistas o carreteras con gravilla.

Fuera de carretera, el X3 tiene limitaciones. Principalmente por los enormes neumáticos Runflat (245/45 R19 delante y 275/40 R19 detrás) que montaba nuestra unidad de pruebas en llantas de 19 pulgadas y por la ausencia de reductora. Tiene un sistema que ayuda a descender por pendientes que, en el caso de la versión con cambio manual, mantiene la velocidad en 9 km/h. La altura al suelo es de 212 mm (11mm más que la generación anterior), superior a la de otros todoterreno como el Toyota Rav-4 (182 mm) o un Audi Q5 (200 mm).

Lo que menos nos ha gustado de la conducción del X3 es el cambio manual de 6 velocidades. Es un cambio que tiene un tacto muy áspero, incluso da la sensación de que no se pisa bien el embrague y por eso cuesta introducir las marchas. Además, tiembla mucho. Para la versión xDrive20d también se puede escoger un cambio automático. No lo hemos probado en el X3 pero sí en un X1 y debemos decir que su buen funcionamiento bien vale los 2.664 € que BMW pide por él.

El pedal de freno tiene un tacto un poco esponjoso en la primera fase, pero es cuestión de adaptarse porque los frenos tienen un funcionamiento muy bueno y eficaz.

Respecto al anterior X3, ha cambiado la suspensión delantera, los motores y el comportamiento dinámico en general, debemos destacar el funcionamiento de la dirección. Es suave a bajas velocidades y muy precisa a medida que aumenta la velocidad. En la anterior generación, la dirección era dura en cualquier situación.



INTERIOR FAMILIAR

El interior del X3 también ha variado con respecto a la generación anterior. Se va sentado ligeramente más cerca del suelo pero, sobre todo, lo que más podemos apreciar es que ha aumentado la calidad de los materiales, el ajuste entre ellos y se ha actualizado el diseño del salpicadero.

Un diseño que resulta familiar, ya que se ha utilizado en los últimos modelos de la marca bávara. Toda la gama X3 tiene de serie una pantalla a color de 6,5 pulgadas en el centro del salpicadero, que opcionalmente puede ser de 8,8 pulgadas en combinación con el sistema de navegación «Professional» (como ocurría en nuestra unidad de pruebas). 

El mando «iDrive», que permite moverse por los menús, también forma parte del equipamiento de serie aunque con el navegador tiene teclas de acceso directo (a los mapas, al audio o al teléfono entre otras funciones). En el anterior X3 y en el actual Serie 3, si no se elige el navegador, no hay mando «iDrive» y en el salpicadero no se incluye ninguna pantalla, lo que da un aspecto demasiado sencillo.

El volante multifunción de cuero tiene un tacto muy agradable, se puede regular en altura y profundidad. La guantera está tapizada e iluminada. Lo peor es su pequeño tamaño, apenas entra la documentación y los libros de instrucciones. Unos libros que pueden no ser necesarios ya que los navegadores tienen las instrucciones grabadas en el disco duro, con imágenes y videos explicativos.

bmw x3Los asientos de serie tienen un tapizado de tela y opcionalmente pueden estarlo de cuero, como era el caso de nuestra unidad. Da una sensación muy buena de calidad, no nos han resultado calurosos pero no se si debido a este material o a los bordes del asiento, mi cuerpo no se sujetaba como era debido cuando se tomaban curvas a un ritmo rápido. Existen unos asientos más deportivos (incluidos en el «Paquete M») y unos con el contorno variable.

Respecto al anterior X3, hay más espacio interior. Y eso se nota. Tres personas (en los asientos traseros) pueden viajar sin dificultad, aunque el que este sentando en el asiento central lo hará de forma incómoda porque el relleno es duro y tendrá que abrir las piernas para salvar el túnel de la transmisión.

El maletero tiene una capacidad de 550 litros (70 litros más que la anterior generación). Sus formas son regulares y se puede aumentar hasta los 1.600 litros si se abaten los asientos traseros. Estos lo pueden hacer en dos (60/40) o en tres secciones (40/20/40). Para evitar que la carga pueda golpear a los ocupantes de las plazas delanteras cuando se abaten los asientos hay una red que queda fijada en el respaldo de los asientos y en el techo. Su instalación es sencilla y una vez que no se usa, la red queda recogida en el mismo carrete que la bandeja enrollable que cubre la carga del maletero.

Debajo del piso del maletero hay un doble fondo con poca altura. Con el «Paquete compartimentos» se incluyen dos raíles de carga con cuatro anclajes móviles, una red en el lateral izquierdo y una cinta elástica en el lateral derecho del maletero.



EL MENÚ DE LAS OPCIONES

Todas las versiones del nuevo X3 tienen de serie llantas de aleación, control de estabilidad, seis airbags, programador de velocidad, climatizador de doble zona, volante de cuero y una conexión de audio «Aux-In».

La lista de opciones es muy amplia. Existen algunas nuevas en el X3 como la mencionada suspensión adaptativa «Dynamic Drive Control», el diferencial trasero activo «Dynamic Performance Control» o la dirección deportiva adaptable.

La unidad de pruebas tenía el sistema de proyección de información sobre el parabrisas «Head Up Display» (también utilizado por primera vez en el X3). 

bmw x3BMW utiliza varios colores para la información que se muestra, como la velocidad, las indicaciones del navegador o los avisos del sistema. Al principio puede resultar un poco molesto porque tiendes a fijarte demasiado en la información mostrada. Tras un período de adaptación acaba siendo un elemento casi imprescindible. También estaba equipado con el dispositivo que permite el cambio de luces automático o la ayuda al aparcamiento «PDC» con el sistema «Top View» que mediante tres cámaras muestra una visión periférica del coche.

La lista de opciones se puede aumentar con los asientos tapizados en cuero, el techo solar panorámico y los sistemas de navegación «Business» o «Professional». Este último además del disco duro, del Bluetooth, de las conexiones de audio «Aux-In» y «USB» o el lector de DVD incluye una pantalla central de 8,8 pulgadas donde se pueden visualizar gráficos 3D con imágenes tomadas vía satélite.

Para el exterior están disponibles los faros de doble xenón con luz diurna formada por diodos luminosos. Estos faros dan una iluminación nocturna muy buena. Se puede variar la imagen del X3 con llantas de aleación de hasta 19 pulgadas, el «Paquete X-Line» (incluye distintos elementos de la carrocería en acabado aluminio satinado) o el «Paquete M» que modifica los paragolpes, suspensión y diversos elementos interiores como los asientos deportivos, el volante, la tapicería o las inserciones específicas.



RIVALES

El Mercedes GLK, el Audi Q5 o el Volvo XC60 son los rivales más cercanos por precio, calidad y enfoque. El precio base del xDrive20d es de 42.900€, mismo precio que un Audi Q5 2.0 TDI de 170 CV. Un Mercedes GLK 220CDI 4Matic con cambio automático es 4.000€ más costoso. El Volvo XC60 AWD está a la venta a partir de 39.690€.

Si se tiene pensado utilizar el vehículo por campo, pueden ser más recomendables por enfoque y precio un Toyota RAV-4 con motor de 150 CV o un Land Rover Freelander2 también con 150 CV. 



Conclusión Prueba BMW X3

 

El BMW X3 ha conseguido volver a situarse como una de las primeras opciones a la hora de escoger un «SUV Premium».

El X3 es un coche que resulta muy cómodo y agradable de utilizar. Tiene una suspensión muy bien puesta a punto y es muy estable debido, entre otras medidas, a la tracción total «xDrive» que forma parte del equipamiento de serie.

Los motores disponibles en el momento del lanzamiento dan suficiente potencia para mover con alegría al X3 y satisfacer las expectativas de cualquier conductor con unos consumos muy razonables. Es un coche que se ha fabricado pensando más para uso en carretera que fuera de ella y eso se ve entre otras cosas por la ausencia de rueda de repuesto o de reductora.

El nuevo X3 tiene un diseño acorde a los SUV actuales de la marca, con un frontal muy agresivo, unos pasos de rueda ensanchados que le dan un aspecto muy robusto y la ausencia de plásticos negros que abundaban en la anterior generación.

 



Prueba y Redacción: Lorenzo Serrano
Fotos: José A. Díaz y José Robledo
Marzo 2011

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar